Duele más con pistola y es mucho menos seguro, por eso es más barato. Con aguja no hay prácticamente riesgos y, a pesar de lo que parece, duele menos.