Los últimos soñadores

  1. #1
    Avatar de Jim Halpert Perfecto desconocido
    Registrad@ el
    20/03/2004
    Sexo
    Chico
    Edad
    33
    Mensajes
    8.051
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    96

    Los últimos soñadores

    Se llaman Pedro y Marta, o quizá no. Son los nombres que les he puesto después de verles pasar delante de mí todos los días, como dos fantasmas venidos de otros tiempos más lejanos. Él viste ropa añeja, una bufanda y una boina marrones, como sacado de una película del franquismo. Ella te saluda con un guiño mientras pasea, cogido de su mano, a las siete de la mañana. Ambos son apuestos, rondan la treintena y caminan con altanería. Ignoro de dónde sacan dinero, dónde viven, cómo sobreviven. Me he montado su propia historia en mi cabeza, porque se merecen tener una.

    Se conocieron de adolescentes. No se conocían de nada, ella estaba saliendo con el que ahora es un gran abogado y él era un alma errante de esas que vagan por la ciudad de los sueños. No se parecían en nada, pero el estúpido amor llamó a su corazón. Como siempre, sin avisar. Marta dejó a su novio y se unió a él en el camino hacia las estrellas. Los dos consiguieron trabajo: Él repartía panfletos de un centro comercial, ella era taquillera en una multisala de poca monta, sirviendo diversión a un puñado de parejas acarameladas.

    Por la noche, se reunían en el ático que habían comprado entre los dos, y se besaban con ternura. Y se entrelazaban las manos, deseando que aquellos momentos nunca terminaran. Y hacían el amor. Y se amaban. Hasta que un día él fue considerado demasiado mayor para continuar con su trabajo, y ella cometió una equivocación a la hora de cortar las entradas, y en dos meses se vieron sin un sueldo que llevar a casa. Para colmo, iban a tener otra boca que alimentar. Paula nació justo cuando los dos estaban en la más absoluta de las miserias.

    Sólo se tenían el uno al otro: ya no había amigos que les ayudaran, no había familia que les acompañase. Nadie en el pueblo se iba a apiadar de ellos. ¿Tendrían alguna razón? De alguna manera, consiguieron salir adelante. Y, por las noches, él la mira a ella, y, dudoso, la pregunta si le gustaría estar con el abogado aquel. Y ella sonríe, con lágrimas en los ojos. Y le besa una vez más, para que nunca se olvide de que está aquí por él. Para él.

    Quizá su historia no sea así, y quizá se conocieron hace un año y se juntaron porque no había más. Pero no lo creo. No, porque caminan con la dignidad de quien ha vivido una vida plena, de quien ha amado y ha sido amado, de quien no le importa nada más. Es todo un placer verles desaparecer por el horizonte del asfalto, firmes, abrazados, mirándose a los ojos. Como los más grandes amantes. Como los últimos soñadores.

    --Recién escrito mientras hablaba por el messenger,perdón por cosas como repetir "amor" en dos frases seguidas o indagar en los mismos conceptos una y otra vez.Es un primer borrador,nada más--
    Beets, bears, Battlestar Galactica

  2. #2
    Avatar de Taty Moderadora psico-belleza
    Registrad@ el
    23/07/2004
    Localidad
    Vigo
    Sexo
    Chica
    Edad
    29
    Mensajes
    25.285
    Agradecido
    3486 veces
    Temas
    902
    ma gustao!!! muy bonito
    Parecía un días más ...

    ... Nunca invertí en amores de una noche mi locura ...
    ... Hasta Nunca

  3. #3
    Avatar de punkinha Usuario con cuenta inactiva
    Registrad@ el
    10/04/2004
    Localidad
    DuN LuGar OnDe oS sOnHos Se FaN rEalIdAdE...
    Sexo
    Chica
    Edad
    31
    Mensajes
    3.238
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    94
    mu bnito

  4. #4
    Avatar de arándanos ¡All in!
    Registrad@ el
    15/02/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    29
    Mensajes
    4.453
    Agradecido
    5 veces
    Temas
    164
    Randy Meeks escribió:
    Se llaman Pedro y Marta, o quizá no. Son los nombres que les he puesto después de verles pasar delante de mí todos los días, como dos fantasmas venidos de otros tiempos más lejanos. Él viste ropa añeja, una bufanda y una boina marrones, como sacado de una película del franquismo. Ella te saluda con un guiño mientras pasea, cogido de su mano, a las siete de la mañana. Ambos son apuestos, rondan la treintena y caminan con altanería. Ignoro de dónde sacan dinero, dónde viven, cómo sobreviven. Me he montado su propia historia en mi cabeza, porque se merecen tener una.

    Se conocieron de adolescentes. No se conocían de nada, ella estaba saliendo con el que ahora es un gran abogado y él era un alma errante de esas que vagan por la ciudad de los sueños. No se parecían en nada, pero el estúpido amor llamó a su corazón. Como siempre, sin avisar. Marta dejó a su novio y se unió a él en el camino hacia las estrellas. Los dos consiguieron trabajo: Él repartía panfletos de un centro comercial, ella era taquillera en una multisala de poca monta, sirviendo diversión a un puñado de parejas acarameladas.

    Por la noche, se reunían en el ático que habían comprado entre los dos, y se besaban con ternura. Y se entrelazaban las manos, deseando que aquellos momentos nunca terminaran. Y hacían el amor. Y se amaban. Hasta que un día él fue considerado demasiado mayor para continuar con su trabajo, y ella cometió una equivocación a la hora de cortar las entradas, y en dos meses se vieron sin un sueldo que llevar a casa. Para colmo, iban a tener otra boca que alimentar. Paula nació justo cuando los dos estaban en la más absoluta de las miserias.

    Sólo se tenían el uno al otro: ya no había amigos que les ayudaran, no había familia que les acompañase. Nadie en el pueblo se iba a apiadar de ellos. ¿Tendrían alguna razón? De alguna manera, consiguieron salir adelante. Y, por las noches, él la mira a ella, y, dudoso, la pregunta si le gustaría estar con el abogado aquel. Y ella sonríe, con lágrimas en los ojos. Y le besa una vez más, para que nunca se olvide de que está aquí por él. Para él.

    Quizá su historia no sea así, y quizá se conocieron hace un año y se juntaron porque no había más. Pero no lo creo. No, porque caminan con la dignidad de quien ha vivido una vida plena, de quien ha amado y ha sido amado, de quien no le importa nada más. Es todo un placer verles desaparecer por el horizonte del asfalto, firmes, abrazados, mirándose a los ojos. Como los más grandes amantes. Como los últimos soñadores.

    --Recién escrito mientras hablaba por el messenger,perdón por cosas como repetir "amor" en dos frases seguidas o indagar en los mismos conceptos una y otra vez.Es un primer borrador,nada más--

    Uff, leyendo esa parte me ha dado como un escalofrío
    - Dijiste que me querías. ¿Era mentira?
    El naufragio en sus ojos fue peor que el del Titanic.
    + No, claro, pero...
    - Lo dijiste.
    Después de una larga pausa le repitió lo mismo:
    + Lo siento.

    Lo sentía. ¿Qué sentía? ¿Haberle dicho que la amaba? ¿Haber empleado tantos días para conquistarla, convencerla, enamorarla? ¿Dejarla inesperadamente justo cuando ella creía que habían superado las primeras barreras del amor? ¿Arrastrarla a toda aquella locura de la que ahora no sabía como escapar?

    La persona a quién había confiado todos sus sueños, sus esperanzas, su propia vida, de pronto le decía que todo había terminado.
    Que lo sentía.
    Y que adiós.

  5. #5
    Avatar de Jim Halpert Perfecto desconocido
    Registrad@ el
    20/03/2004
    Sexo
    Chico
    Edad
    33
    Mensajes
    8.051
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    96
    Aunque sigue sin convencerme del todo,al final he dejado por imposible que de aquí salga algo bueno,así que lo dejo en ésto,un par de párrafos cambiados y alguna frase suelta.Levemente mejorado,pero sin más.Me doy un 4'5 :/

    LOS ULTIMOS SOÑADORES

    Se llaman Pedro y Marta, o quizá no. Son los nombres que les he puesto después de verles pasar delante de mí todos los días, como dos fantasmas venidos de otros tiempos más lejanos. Él viste ropa añeja y bufanda y boina marrón, como sacado de una película del franquismo. Ella te saluda con un guiño mientras pasea, cogido de su mano, a las siete de la mañana. Ambos son apuestos, rondan la treintena y caminan con altanería. Ignoro de dónde sacan dinero, dónde viven, cómo se ganan la vida, si es que aún les queda. Pero se merecen tener una historia, quizá más que ninguna otra persona.

    Se encontraron de adolescentes. No se conocían de nada, ella estaba saliendo con el que ahora es un gran abogado y él era un alma errante de esas que vagan por la ciudad de los sueños. No se parecían en nada, pero el estúpido amor llamó a su corazón. Como siempre, sin avisar. Marta dejó a su novio y se unió a él en el camino hacia las estrellas. Los dos consiguieron trabajo: Él repartía panfletos de un centro comercial, ella era taquillera en una multisala de poca monta, sirviendo diversión a un puñado de parejas acarameladas.

    Por la noche, se reunían en el ático que habían comprado entre los dos, y se besaban con ternura. Y se entrelazaban las manos, deseando que aquellos momentos nunca terminaran. Y hacían el amor. Y se amaban. Hasta que un día él fue considerado demasiado mayor para continuar con su trabajo, y ella cometió una equivocación a la hora de cortar las entradas, y en dos meses se vieron sin un sueldo que llevar a casa. Para colmo, iban a tener otra boca que alimentar. Paula nació justo cuando los dos estaban en la más absoluta de las miserias.

    Sólo se tenían el uno al otro: los pocos amigos que les quedaban no tenían con qué ayudarles, y la familia les había ignorado desde el mismo día que comenzaron a compartir sus vidas. ¿Quién se iba a apiadar de Pedro, el vagabundo, y de Marta, la neurótica? Dado que sólo ellos podían aguantar los vaivenes de la vida, lo intentaron sólos. Y, de alguna manera, consiguieron salir adelante. Y ahora, por las noches, él la mira a ella, y, dudoso, la pregunta si le gustaría estar con el abogado aquel, durmiendo en un colchón de lujo y no en uno que encontraron abandonado. Y ella sonríe, con lágrimas en los ojos. Y le besa una vez más, para que nunca se olvide de que está aquí por él. Para él.

    Quizá su historia no sea así, y quizá se conocieron hace un año y se juntaron porque no había más. Pero no lo creo. No, porque caminan con la dignidad de quien ha vivido una vida plena, de quien ha amado y ha sido amado, de quien no le importa nada más. Es todo un placer verles desaparecer por el horizonte del asfalto, firmes, abrazados, mirándose a los ojos. Como los más grandes amantes. Como los últimos soñadores.
    Beets, bears, Battlestar Galactica

  6. #publi
    Publicidad

     

  7. #6
    Avatar de Mrs Brightside Quee?
    Registrad@ el
    12/08/2004
    Localidad
    ....
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    6.444
    Agradecido
    1 veces
    Temas
    128
    pues a mi me parece que está muy bien, aunque si quieres hacerlo un poco mas largo deberias contar un poco mas la historia de cada uno, desarrolando los parrafos....no se si me explico. Si quieres que sea breve pues en mi opinon está bastante bien . Ya me gustaria ami escribir asi.
    A Dios le gusta observar, es un bromista: dota al hombre de instintos, nos da esta extraordinaria virtud, y ¿qué hace luego? Los utiliza para pasárselo en grande, para reírse de nosotros, para ver como quebrantamos las reglas. Él dispone las reglas y el tablero y es un auténtico tramposo: “mira, pero no toques”; “toca, pero no pruebes”; “prueba, pero no saborees”. Y mientras nos lleva como marionetas de un lado a otro, ¿qué hace él? Se descojona, ¡se parte el culo de risa!

  8. #7
    Mega Usuari@
    Registrad@ el
    08/03/2004
    Edad
    30
    Mensajes
    5.244
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    380
    m ha encantado q bien escribes
    A Veces Cuando Me Besas, Me Gustaria Poder Apartarme Para Así Observarnos Desde Fuera. Necesito Saber Con Los Ojos Y No Con La Piel, No Con Los Labios, Cómo Tus Caricias Dibujan En Mi Rostro La Amenaza De Tus Besos Incipientes. Quiero Verme Recibir Esos Besos, Enredarme En Ellos, Devolvertelos. Ven Ya, Comienza A Besarme Despacito, Déjame Hundirme En El Placer Lento De Nuestros Besos...

    Te KeRu !!!

    MiS nEnIs DeL FoRo Os KeRo MaZoooo !!!

  9. #8
    Mega Usuari@
    Registrad@ el
    03/08/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    15.237
    Agradecido
    1 veces
    Temas
    442
    Escribes muy bien Randy, deberías valorarte más; y la historia es preciosa .

  10. #9
    Avatar de arándanos ¡All in!
    Registrad@ el
    15/02/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    29
    Mensajes
    4.453
    Agradecido
    5 veces
    Temas
    164
    Bueno, mientras no cambies lo de que caminan con dignidad xD
    - Dijiste que me querías. ¿Era mentira?
    El naufragio en sus ojos fue peor que el del Titanic.
    + No, claro, pero...
    - Lo dijiste.
    Después de una larga pausa le repitió lo mismo:
    + Lo siento.

    Lo sentía. ¿Qué sentía? ¿Haberle dicho que la amaba? ¿Haber empleado tantos días para conquistarla, convencerla, enamorarla? ¿Dejarla inesperadamente justo cuando ella creía que habían superado las primeras barreras del amor? ¿Arrastrarla a toda aquella locura de la que ahora no sabía como escapar?

    La persona a quién había confiado todos sus sueños, sus esperanzas, su propia vida, de pronto le decía que todo había terminado.
    Que lo sentía.
    Y que adiós.

Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está desactivado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados