- Y bien, ¿qué han encontrado en la escena del crimen?

- Se han encontrado a un varón de unos cuarenta años en estado de descomposición. El suicidio lo cometió en el baño de su propia casa.

- ¿Cómo saben que se trata de un suicidio?

- Dejó una nota.


¿Qué voy a hacer ahora? Tantos esfuerzos y tantas horas de terapia no han valido para nada... No se que va a ser de mi y de mi vida, he perdido la ilusión por todo. Estoy cansado del mundo, quiero evadirme, de la forma que sea. Lo he estado meditando durante días, he pensado en mi familia, amigos y la gente que me rodea y que me quiere. He valorado el grandísimo daño que les causaré frente al resto de insulsa vida que me queda. Pareceré egoísta, pero voy a hacerlo.


Por favor, quien encuentre esto que se lo comunique a mi familia, que le diga que me perdonen por todo, pero no aguanto mas esta situación. Lucía, te quiero. Hijos, no cometáis mis errores. Manolo, cuida de mi familia, confío en ti. Que no les falte de nada.


Por favor, respetad mi decisión, ha sido algo muy duro y que me ha costado mucho esfuerzo y dolor hacer, nada comparable al que sentiré si sigo viviendo.


Quiero morir. Deseo morir. Hasta siempre.

- Ya veo... Ejem... ¿Y qué dice el informe del forense? ¿Cómo lo hizo?

- El informe relata que el cuerpo llevaba cerca de un mes en descomposición. Es casi imposible descifrar que hizo exactamente, pero parece ser que desnudo, lleno la bañera de agua y se intentó ahorcar con la ducha. También dice que se hizo un corte bastante profundo en la muñeca, cortándose todas las venas. No sabemos por que lo hizo así, seguramente para que no sospechase nadie de su muerte hasta pasados los días.

- En fin... Parecía un buen hombre, no tenia ningún antecedente ni deudas de dinero. No se por que haría semejante tontería...

- Eh, señor. Me tome la libertad de hablar con su psicólogo, por lo visto tenia un grave problema de auto estima, decía que no se sentía parte del mundo. Sentía que nadie le valoraba y no creía que tuviese cabida en este mundo.

- Bueno... Aún así no me lo explico. Joder, era mi hermano, en casa nunca le tratamos mal, ninguno de nosotros nos hubiéramos imaginado en la vida que pudiese tener semejantes problemas... Que día joder, que día...

- Señor, si me lo permite, lamento la pérdida. No somos nadie Pablo, no somos nadie...

- Cierto, no somos nadie...