Diez minutos tarde, normal en ti, no se si lo haces por darte valor o quitártelo,demostrando que la puntualidad no es tu fuerte.


Aproveché para retocarme el alisado del flequillo, y limpiar a fondo mis dientes,para darte un besazo nada más abrir la puerta,


besazo que cuanto más tiempo pasaba, menos ganas tenía de plasmartelo en los labios, estaba rabiosa y a la vez deseosa,


estar quince dias sin verte es dificil de llevar, para tí no.


treinta minutos tarde,sigue siendo normal, no se ni por qué lo cronometro hay veces que llegas a tardar 24 horas en justificar tu ausencia...


y te limitas a decir que estabas cansado de tanto trabajo y que sientes el no haber avisado.


a los 60 minutos de tardanza decidí tomarme un par de valerianas y marcar el número de Laura.


Ella te escusaba, siempre lo hace, "tia igual le ha pasado algo, llámale"


Nunca la hago caso, prefiero estropearme meses de esfuerzo dejándome crecer las uñas, que llamarte.


Aborrezco la pregunta que debo decir si te llamo"¿oye..vas a venir?"o ¿te queda mucho? paso, paso...


esta vez lo hice, te llamé, más que nada por poder hacer un plan alternativo al de comer techo.


-¿Es usted familiar de Antonio Amador Alonso? -contenstaron


me aseguré de haber marcado bien el número, en mi pantalla, ponía llamada: Toni, duración de la llamada:31 segundos,era evidente que eras tú, y que yo debiá contestar


-si, soy su novia, ¿qué sucede?


No te puedo decir con exactitud cuales fueron las palabras de aquella chica, solo que mencionó urgencias,La Paz,tercera planta.


Y allí te vi, envuelto en una sábana corlor verde-hospital, de pies a cabeza, no recuerdo nada, solo pensamientos,


cosas malas que habia imaginado de ti, reproches,malas caras...


Cuantos más dias pasan,recuerdo con más detalle cada momento contigo, los malos me hacen sentir culpable y lo buenos... los buenos me quitan la vida.


y aqui estoy,quemando esta carta y tirandola a tu mar bravo, donde estás tú y tus cenizas. pronto estaré contigo, muy, muy pronto...