Roberto.

  1. #1
    Superusuari@
    Registrad@ el
    23/01/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    3.231
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    104

    Roberto.

    La señorita Carmen nos ha pedido que escribamos una redacción sobre nuestro mejor amigo. Yo nunca he tenido un amigo corriente, así que no sé cómo son los amigos de verdad ni qué se siente al tener uno, pero intentaré describir lo más parecido a una amistad que he conocido.

    Roberto era un niño un poco extraño. Llegó a clase en tercero de primaria, cuando ya había empezado el curso. Hablaba muy poco, y casi siempre estaba solo, leyendo algún libro sentado en uno de los bancos del patio. Era delgado y pequeño, demasiado pequeño para su edad. Tenía el pelo castaño, y parecía como si nunca se hubiese peinado, de lo alborotado que lo llevaba. No era demasiado guapo, ni demasiado feo, pero unos grandes ojos azules iluminaban su cara como si fuesen dos canicas enormes con un mar inmenso atrapado en ellas. Se escondían detrás de unas gafas metálicas de color rojo con las patillas torcidas y descascarilladas, que se resbalaban continuamente hasta la punta de su menuda nariz, así que había adquirido un pequeño tic que le hacía arrugar la nariz y guiñar los ojos para devolverlas a su sitio.

    No le gustaba jugar al fútbol, ni lanzar globos de agua ni rollos de papel higiénico mojado como a los demás niños, así que se metían mucho con él. Le escondían las gafas en el retrete, le llamaban 'maricón', y ninguno de sus abrigos tenía ya botones, porque solían arrancárselos a tirones. Creo que era un niño triste, aunque nunca llegué a hablar con él. Me daba mucha pena porque a mí también me habían pegado e insultado muchas veces, hasta que llegó él y acaparó las burlas de todos y a mí me dejaron un poco más tranquilo. Me habría gustado defenderle alguna vez, pero tenía miedo. Así que lo único que podía hacer por él era no molestarle, y guardar silencio cada vez que veía una lágrima estrellándose sigilosamente sobre las páginas amarillentas de sus libros.

    Un día, cuando aún faltaban seis meses para acabar el curso, Roberto no vino a clase. Todos, incluso aquellos que se metían con él, nos extrañamos al ver su pupitre vacío. Pasó una semana y Roberto seguía sin aparecer, así que empezamos a hacer preguntas. Entonces la señorita nos mandó sentarnos y estar callados, como cuando nos van a poner una vacuna o va a venir alguien importante a darnos una charla sobre lo malo que es drogarse o el hambre que pasan los niños del tercer mundo. Carraspeó un poco, cogió aire y dijo:

    -Roberto ha sufrido un accidente de tráfico, y sus padres han muerto. Él ahora no está bien, y puede que pasen muchos meses antes de que vuelva a clase. Cuando lo haga, quiero que seáis amables con él y no comentéis nada acerca de esto que os he dicho. Podéis bajar al patio.

    Y eso fue todo. Al cabo de unos días, todo volvió a la normalidad, y nadie volvió a hacer ninguna pregunta sobre Roberto y su accidente. Era como si nunca hubiese existido, y lo único que quedó de él fue ese pupitre vacío y triste. Pero yo no podía dejar de pensar en ello. Imaginaba cómo estaría después de una experiencia tan fuerte, cómo se sentiría ahora que no tenía padres, si estaría tan triste como para no querer salir nunca más de una habitación ni volver a pisar el colegio, o si se habría callado para siempre. Y cada día entraba en clase y miraba a su pupitre esperando verle allí sentado, con sus gafas descascarilladas sumergidas en uno de sus libros.

    Sin embargo, un mes después de su desaparición, ocurrió algo que nos sorprendió a todos. La señorita volvió a mandarnos callar como cuando nos dió aquella noticia, pero esta vez sonrió y sacó algo de su bolso. Era una carta. Una carta de Roberto.

    La desdobló cuidadosamente y empezó a leer:

    'Hola a todos. Os habréis dado cuenta de que hace mucho tiempo que no voy a clase, así que me sentía obligado a daros una explicación. Puede que no os importe el motivo, o que ni siquiera os interese saber si voy a volver o no, pero así yo estaré también más tranquilo.

    No os lo vais a creer, pero he embarcado en un buque pirata. Siempre quise ser un pirata, tener una pata de palo y llevar un parche con una calavera en el ojo, y surcar los mares y buscar tesoros escondidos en las profundidades, así que no podía desaprovechar esta oportunidad, espero que lo comprendáis.

    Aún llevo muy poco tiempo, de momento sólo soy un grumete y tengo que hacer cosas como fregar la cubierta, pulir y limpiar los cañones, preparar la comida o remendar las ropas descosidas del resto de la tripulación. Es un trabajo muy duro, pero soy feliz porque cada mañana me despierto con la brisa de alta mar silbando en mis oídos y el suave crujido de la madera del barco mecido por las olas resonando en mi cabeza. Estoy intentando hacerlo muy bien, para que el capitán se fije en mi esfuerzo y me ascienda rápido y pueda luchar por fin contra otros piratas con una espada grande y afilada, y celebrar mis victorias bebiendo ron y cantando y bailando hasta el amanecer. Entonces será genial, y quizás mi nombre sea tan famoso como temido en todo el mundo.

    Me despido ya, pues tengo muchas cosas por hacer y nuestro tiempo libre es muy escaso. Cuando consiga hacer algo realmente importante prometo que seréis los primeros en saberlo.

    Un abrazo, Roberto.

    P.D.: Perdonad lo mal escrita que está esta carta, el barco no para de balancearse y es imposible escribir derecho. Perdone usted también, señorita, las faltas de ortografía si es que las hay, ya sabe que los piratas apenas saben leer y aún menos escribir, así que hago lo que puedo.'


    Nos quedamos todos boquiabiertos, incapaces de decir nada. Era lo último que nos esperábamos, pero nos gustó imaginar a Roberto convertido en un pirata, aunque supiéramos que no era verdad.

    Al mes siguiente llegó otra carta. En ella, Roberto nos contaba cómo habían estado cerca de la muerte por culpa de una terrible tempestad, cómo el barco había quedado prácticamente destrozado por la furia del mar y cómo había sido él quien rescató al capitán de las aguas embravecidas con sus propias manos. Era fascinante, todos admirábamos a Roberto. Todos habíamos olvidado aquel aspecto pálido y casi enfermizo, aquellas gafas que necesitaba para poder ver a más de medio metro, y nos dejamos envolver por su fantástica aventura.

    La lectura de las cartas de Roberto se convirtieron en una especie de ritual para nosotros. Mes tras mes, esperábamos impacientemente una nueva entrega de sus increíbles hazañas, disfrutábamos viendo como poco a poco se convertía en un pirata de verdad, deseábamos que encontrase algún tesoro que le convirtiese en el más famoso bucanero jamás existido, temíamos con toda nuestra alma que una ola lo devorase y acabase con su historia de un plumazo.

    Y así, entre carta y carta, el curso pasó volando. Justo en el último mes de clase, en el punto culminante de la historia, Roberto dejó de escribirnos. Empezamos a maquinar distintas hipótesis para explicar lo ocurrido, y pronto la suerte de Roberto se convirtió en el tema principal de todas las conversaciones, incluso entre los profesores. Algunos decían que seguramente habría conocido a una princesa atrapada en una cueva, que se habría enamorado y ahora estaría muy, muy lejos viviendo con ella; otros, que quizás había caído en una candorosa batalla, por supuesto salvaguardando su honor; pero la mayoría pensábamos que igual ya se había cnvertido en un pirata tan temible y respetado que no podía dedicarse a tareas tan banales como escribir cartas a unos estúpidos niños de primaria.

    El último día de clase, en la entrega de notas, Roberto volvió a la escuela. Su revoltoso pelo castaño había desaparecido por completo, estaba todavía más delgado, y su cara estaba llena de cicatrices. Aquellos enormes ojos azules parecían cubiertos por un velo de tristeza, enmarcados en unas profundas ojeras. Era como un fantasma, y su aspecto confirmaba que aquel magnífico cuento de piratas, tesoros y princesas sólo era una ilusión. Pero no nos importó lo más mínimo. Roberto seguía siendo nuestro héroe, y lo recibimos con un entusiasmo digno del más insigne bucanero. Y Roberto tuvo de golpe todos los amigos que nunca había tenido en su vida, y rompió a llorar con las lágrimas más felices del mundo.

    Nunca más volví a verlo desde aquel día, la señorita nos contó que se había marchado a otra ciudad, donde viviría con sus abuelos. Pero estoy seguro de que no voy a olvidarlo en mi vida, y sé que algún día podré decir con la boca bien abierta que el pirata más temido de los siete mares es mi mejor y único amigo: Roberto.
    Última edición hecha por PelukaDeNiño, 07/05/2006 a las 0:11.




  2. #2
    Avatar de Excarcha Superusuari@
    Registrad@ el
    22/05/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    3.278
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    48
    Qué chulo, tienes alma de escritora
    Te invito a que cambiemos de planeta,
    y a dormir en las aceras.
    Te llevaré donde la luna siempre está llena

    de cosas buenas.

  3. #3
    Avatar de Señorita M Empty
    Registrad@ el
    23/01/2005
    Localidad
    Bcn
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    8.480
    Agradecido
    1 veces
    Temas
    243
    me encanta

  4. #4
    Avatar de Lucyah Sayuri-san
    Registrad@ el
    18/02/2005
    Localidad
    Elche, ciudad de Palmeras
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    3.321
    Agradecido
    7 veces
    Temas
    25
    Tía, es precioso!
    Se me han puesto los pelos de punta.
    Sigue escribiendo!
    L+R
    ...tQ...

  5. #5
    Avatar de silviuki lO buenO se haCe esperaR*
    Registrad@ el
    26/12/2005
    Localidad
    Avilés =)
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    241
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    6
    mi madre!! es precioso! me encanta!!

  6. #publi
    Publicidad

     

  7. #6
    Superusuari@
    Registrad@ el
    23/01/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    3.231
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    104
    T.T

    muchas gracias, la verdad no esperaba que nadie se fuese a leer tan tremendo tochón, y mucho menos que le quedasen ganas de contestar xD *^^*




  8. #7
    Avatar de Echoica Superusuari@
    Registrad@ el
    16/09/2005
    Sexo
    Chica
    Edad
    29
    Mensajes
    4.566
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    16
    no te canses
    Que te jodan.

  9. #8
    Barbi superstar
    Registrad@ el
    13/03/2004
    Localidad
    Sota una estrella... hi haurà algú sempre... que sigui com tú.. que estigui perdut..
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    4.638
    Agradecido
    8 veces
    Temas
    179
    Ostia me ha encantado, en serio que bonito
    Una vez terminado el juego el rey y el peón vuelven a la misma caja.

  10. #9
    Avatar de Hécate Femme Fatale.
    Registrad@ el
    08/02/2004
    Localidad
    Prytania.
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    22.083
    Agradecido
    1507 veces
    Temas
    564
    Es muy tierno :__
    ¿Encuentras que este sistema funciona bien? O déjame adivinarlo, nunca lo has probado antes, en realidad tú no le entras a las chicas normalmente ¿me equivoco? La verdad es que eres uno de esos chicos silenciosos y delicados, pero si estoy dispuesta a arriesgarme quizás podría llegar a conocerte mejor, ingenioso, aventurero, apasionado, cariñoso, leal (¡Taxi!), un poquito chiflado, un poquito malo, pero... ¿acaso no es eso lo que a las chicas nos vuelve locas?... ¿Bueno, qué pasa chaval, te ha dado un pasmo?


    She's bad. Oh, she's bad!

  11. #10
    Avatar de Grecia Still dreaming
    Registrad@ el
    24/04/2004
    Localidad
    Cataluña
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    3.224
    Agradecido
    30 veces
    Temas
    100
    me ha encantado tia! Escribes muy pero que muy bien,podrias dedicarte a ello si te gustasse lo suficiente
    welcome to my nightmare






    Tye-méla..

  12. #11
    Mega Usuari@
    Registrad@ el
    29/02/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    14.498
    Agradecido
    76 veces
    Temas
    50
    estan chulas las cosas que escribes(las q he leido)


Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está desactivado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados