os dejo aki una historieta escrita x mi, q opinais?

  1. #1
    Avatar de Nika Colaborador/a
    Registrad@ el
    28/01/2007
    Localidad
    Valencia
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    59
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    3

    os dejo aki una historieta escrita x mi, q opinais?


    HELLTAHJE GOTH ’ S


    Meroe era una chica solitaria y con mucha dificultad para hacer amigos/as debido a su temperamento. Sus padres ya no sabían que hacer y temían decirle a su hija la nueva noticia porque se hacían una ligera idea de cómo reaccionaría. Ellos pensaban que se encerraría en su habitación durante una semana sin querer salir ni para comer, pero les sorprendió.
    Al parecer, al señor Pikae, el padre de Meroe, le habían ofrecido un trabajo mejor pagado en una ciudad llamada Helltahje como profesor de teología en una universidad de mucho prestigio.
    El señor y la señora Pikae les dieron la noticia a sus hijos en la cena. Rojen, el hermano mayor de Meroe, de diecinueve años, fue quien peor reaccionó. Él tenía muchos amigos en la universidad y no estaba dispuesto a abandonar todo.
    Meroe, por el contrario, no hizo ningún comentario al respecto, pero estaba dispuesta a conocer gente nueva y a empezar de nuevo en la nueva ciudad.
    Meroe y Rojen habían acabado el curso en el instituto y la universidad respectivamente hacía unos pocos días y en menos de una semana recogieron todas sus cosas y Rojen se despidió de sus amigos mientras Meroe se quedaba en casa escuchando música y dibujando.
    Una vez llegaron a la nueva ciudad Meroe cogió su i-pod y se fue a dar una vuelta para conocer un poco Helltahje y no tardó mucho en encontrar, en un parque muy grande, sentados en el césped, a una pandilla de chicos y chicas, también góticos que tenían más o menos su edad.
    Al principio dudó un poco en si acercarse o no, pero lo hizo y pasó por su lado. Se sentó bajo un viejo árbol de tronco grueso a escuchar su música tranquila y en unos minutos se le acercó Sumae, uno de los chicos del grupito, mientras los otros les miraban sin quitarles los ojos de encima.
    Sumae invitó a Meroe a unirse a su grupo de amigos y los dos se dirigieron juntos hacia los otros chicos.
    Tenían diecisiete años y eran tres chicas (Ethe, Kero, Nasey) -bueno, cuatro contando a Meroe- y cuatro chicos, Thör, Sumae, Woldiv y Hiujt.
    Meroe estuvo toda la tarde hablando con sus nuevos amigos y no pensó en la hora que era y cuando se dio cuenta llegaba muy tarde a casa y Sumae se ofreció a acompañarle a su casa.
    Cuando llegaron, estuvieron un buen rato mirándose el uno al otro sin decir nada en el porche, delante de la puerta principal de la casa de Meroe, sonreían y decían cualquier chorrada. Meroe no tardó en entrar dentro y, aun sabiendo que sus padres le iban a echar el sermón del siglo, ella estaba más contenta que nunca porque había conocido al que ella pensaba que era su verdadero amor.
    Una vez dentro, su padre le esperaba en el salón para reñirle pero ella hizo oídos sordos y, más contenta que unas pascuas, se dirigió a su cuarto tarareando una canción de uno de sus grupos preferidos y se tiró encima de la cama en cuanto cruzó la puerta.
    Pero Meroe no era la única que se sentía rara y contenta. Sumae se pasó todo el camino de vuelta a casa pensando en Meroe y casi le atropelló un coche por no prestar atención y estar en las nubes.
    Al día siguiente empezaba el instituto y a los dos les aguardaba una agradable sorpresa que no tardarían en descubrir.
    A la mañana siguiente Meroe se levantó tras oír el despertador, se vistió deprisa y corriendo y bajó a desayunar. Después fue a su cuarto de nuevo para maquillarse, peinarse y coger su mochila.
    Ella era muy blanca de piel y tenía el pelo negro, así que se puso una sombra de ojos también negra, con la ralla por dentro del ojo también negra y dos trenzas unidas con una goma del pelo para que no le molestase en la cara todo el día. En cuanto acabó salió pitando de casa porque no quería llegar tarde el primer día y, nada mas salir de casa, vio a Sumae en la puerta que había ido a buscarla para ir juntos al instituto. Los dos estuvieron hablando y riéndose durante todo el camino y ahí fue donde Meroe se dio cuenta de que ella también le gustaba a Sumae.
    El instituto era muy grande y para llegar a la puerta principal había que subir unas escaleras muy altas de piedra que estaban muy estropeadas.
    En la puerta del centro habían unas listas para que los alumnos supiesen a qué clase tenían que ir, y, al ver las listas, Meroe se llevó otra grata sorpresa, le había tocado en la misma clase que Sumae y sus nuevos amigos, así que se apartó de la multitud y esperó a sus compañeros en un rincón para ir a clase todos juntos.
    Los chicos pasaron a la clase y, en la mesa del profesor había un señor sentado. Era un hombre de unos cincuenta años con poco pelo y no muy alto. Llevaba gafas viejas e iba muy bien vestido, como si fuese a una boda. Era el señor Ylönen, su profesor de historia y su tutor.
    En un principio Meroe se iba a sentar en primera fila, pero Sumae la agarró del brazo y la llevó al final de la clase para que fuese su compañera de pupitre y se sentara también junto a sus amigos.
    La clase con el señor Ylönen no fue precisamente divertida y Meroe y Sumae se pasaron toda la hora riéndose y escribiéndose notitas y sus compañeros se burlaban de ellos diciéndoles que parecían una de esas parejas que salían en las telenovelas, pero a ellos no parecía importarles lo que les dijesen.
    Pero no todo era perfecto en su clase. Había un grupito de chavales que no dejaban de meterse con los chicos, diciéndoles que los góticos eran aliens que se habían adaptado a la vida de la Tierra y que su forma de vestir, sus símbolos y demás cosas eran su forma de comunicarse entre ellos. Esto no les gustaba nada y Thör casi siempre salía en su defensa y de sus compañeros respondiéndoles que si eran aliens, ellos chavales eran descendientes de los mamuts que habitaban en la Tierra hacía millones de años, porque eran enormes y parecían gigantes.
    Meroe era muy contestona y no se lo pensó dos veces a la hora de defender a sus amigos y Sumae, al ver que los mamuts, como les llamaban ellos, se pusieron a vacilar a Meroe se puso como una furia y cogió a uno del cuello y le estampó contra la pared pero sus amigos consiguieron tranquilizarle.
    A la hora del recreo, Ethe, Kero y Nasey estuvieron hablando de ir a una tienda gótica del centro de Helltahje después de las clases para mirar ropa y jollería y pasar el rato, y le propusieron a Meroe que les acompañara. Meroe aceptó sin pensárselo y, puesto que era viernes, los chicos dijeron de ir al cine todos juntos a ver alguna película de miedo y luego a cenar al restaurante del padre de Hiujt.
    Meroe llamó a sus padres por teléfono desde su móvil para avisar que no cenaba en casa y nada más salir del instituto se vieron todos en la puerta. Los chicos dijeron que irían allí después de su entrenamiento de natación y las chicas irían en autobús. Cuando fueron a despedirse Meroe y Sumae se quedaron callados mirándose el uno al otro y Sumae, sin pensárselo dos veces, acercó su cara a la de Meroe y la besó. Todos se quedaron asombrados, pero al parecer no eran la única parejita. Woldiv y Kero estaban abrazados y jugando a hacerse cosquillas la mayor parte del tiempo. Eran como dos niños pequeños.
    Kero, Ethe, Nasey y Meroe se fueron andando a la parada del autobús cercana a su colegio y se montaron en el primer autobús que vieron.
    Estuvieron unas tres horas metidas en la tienda gótica probándose cosas y al final compraron casi media tienda entre las cuatro y se lo pasaron de maravilla burlándose de la ropa tan ridícula que llevaban algunas personas que habían por el centro comercial.
    A eso de las ocho y media fueron a la puerta de los cines, donde habían quedado con los chicos, pero aún no habían llegado y, mientras esperaban, se les acercaron <los gigantes>, empezaron a rodearlas y a reírse de ellas sin ningún motivo y Meroe empezó a insultarles y a decirles que les dejaran en paz pero ellos no le hicieron caso, es mas, empezaron a acosarlas y Ethe no reaccionaba, parecía una estatua pegada en el suelo. En ese momento llegaron los chicos y se los quitaron de encima, pero Ethe se había desmallado, así que Thör la cogió en brazos y se dirigieron al Kolua (el restaurante del padre de Hiujt), entraron en una habitación vacía y Thör tumbó a Ethe en una cama que había al final del cuarto. Nasey y Hiujt fueron a por paños limpios y agua caliente para curar la herida que Ethe tenía en la frente debido a la caída. Thör les dijo a sus compañeros que se fueran a cenar si querían, que él se quedaría a cuidar de Ethe, pero ellos se quedaron allí con él y la chica. Hiujt fue a la cocina, preparó bocatas para todos y se los llevó a sus amigos. Todos estaban en silencio mirándose unos a otros y Meroe parecía no tener mucho apetito, pero era comprensible por lo que habían pasado esa tarde. Era ya tarde y el padre de Hiujt les dijo que se quedaran allí a dormir, que él llamaría a sus padres para decirles donde estaban, para que no saliesen y les volviera a ocurrir lo mismo. Todos, excepto Thör, fueron a buscar colchonetas para dormir en el cuartito y las colocaron en el suelo. Thör se tumbó al lado de Ethe y no pudo dormir en toda la noche.
    Los demás se durmieron en seguida y, a la mañana siguiente, Ethe al fin ya había despertado, pero estaba un poco confusa. Desayunaron en el salón del restaurante antes de que se abriera a los clientes y se fueron cada uno a su casa. Sumae y Meroe estuvieron todo el camino hacia casa cogidos de la mano y muy callados y, al llegar a la puerta de la casa de Meroe se quedaron mirándose el uno al otro y se abrazaron fuertemente. Meroe estaba asustada y se echó a llorar en los brazos de Sumae.
    Ethe y Thör vivían en la misma calle y fueron los dos juntos. Thör se pasó todo el camino mirando a Ethe y se dio cuenta de que esa chica le gustaba mucho, pero no sabía cómo decírselo. Llegaron a la casa de Thör y se quedaron los dos mirándose el uno al otro. Los dos estaban muy inseguros y nerviosos por lo que había sucedido y no sabían qué decir. Thör puso su mano en la cara de Ethe y la besó, pero la chica se apartó y se fue corriendo a su casa.
    A la semana siguiente las cosas se habían tranquilizado ya entre el grupito y decidieron organizar un festival del instituto en el centro de la ciudad, cerca del Kolua, aunque sabían que no resultaría nada fácil.
    Finalmente, llegó la noche especial y los chicos se arreglaron y asistieron al parque, donde habían acordado encontrarse, para asistir todos juntos al lugar del festival.
    Sumae estuvo muy nervioso durante todo el camino y no se atrevió a dirigirle la palabra a Meroe por lo ocurrido la semana anterior, pero por suerte para ellos fue ella quien rompió el hielo y les preguntó a sus compañeros que como se imaginaban que iba a salir el festival, pero nadie contestó, nadie excepto Sumae, quien dijo que se imaginaba aquella noche a él mismo bailando con la chica que más le gustaba, y el resto de sus compañeros empezaron a burlarse de la parejita.
    Cuando al fin llegaron se quedaron asombrados de ver lo bonito que había quedado aquello, pero no todo sería perfecto esa noche.
    Al cabo del rato se dejaron caer por allí <los mamuts> y Sumae y Hiujt fueron a decirles que se fuesen, q no los querían volver a ver cerca de las chicas, pero no les hicieron el menor caso: mientras el cabecilla de <los mamuts> y dos de sus amiguitos estaban hablando con Sumae y Hiujt, los otros dos fueron directos hacia donde se encontraban las chicas y en ese momento apareció Thör, que avisó corriendo a Sumae, quien les estampó con una farola y así consiguió que les dejasen en paz. Esta vez no se desmayó nadie, pero Meroe y Kero comenzaron a llorar de impotencia, por haberse quedado ahí plantadas sin decirles nada, pero lo cierto es que Kero no era una de esas chicas bacilonas que se metían con todo dios, al contrario, por más que le insultasen ella prefería quedarse en silencio, y a Meroe parecía que se le hubiesen pegado los pies al suelo porque no se pudo ni mover.
    Sumae estaba muy arisco y de muy mal humor y sin darse cuenta lo pagó con quien no debía, con sus compañeros, pero especialmente con su chica, ya que cuando intentaban decirle cualquier cosa él les levantaba la voz y se iba pensativo mirando al suelo.
    ... continuará cuando tenga más ideas.





    Welcome to the crazygothworld!!! V&G 4ever

  2. #2
    Avatar de dollhead Zero Posted
    Registrad@ el
    16/12/2006
    Localidad
    Yo Es Que Sólo Quiero Tener Un Poco De
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    2.741
    Agradecido
    62 veces
    Temas
    11
    eh¿? xDDD de dónde sacas tantos nombres raros?
    madremía... creo que es lo más simple y falto de argumento que he leído nunca xD

Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está desactivado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados
  • Temas similares

    1. Lo dejo no lo dejo.
      Por ^PaRaNoIa^ en elKonsultorio Sentimental
      Respuestas: 30
      Último mensaje: 30/10/2006, 16:12
    2. Expresión escrita (EOI)
      Por crazy-bee en Aula eK
      Respuestas: 11
      Último mensaje: 01/09/2006, 14:26
    3. Pa quien se aburra, mi historieta de amor...
      Por olayita en elKonsultorio Sentimental
      Respuestas: 10
      Último mensaje: 29/10/2004, 22:32
    4. Os Dejo Pa Siempre... :'(
      Por !|PiCaRa|¡ en Foro General
      Respuestas: 39
      Último mensaje: 01/07/2004, 14:37