Historias de terror & Leyendas

  1. #1
    Avatar de Administrador er Dire!
    Registrad@ el
    18/01/2004
    Localidad
    Madrid
    Sexo
    Chico
    Mensajes
    6.428
    Agradecido
    230 veces
    Temas
    2300

    Historias de terror & Leyendas

    Hola gente!

    Veréis, ahora para verano en LOKA queremos recuperar una mítica sección: "Tiembla". Es una página donde se publican historias de terror inventadas o reales, y leyendas urbanas.

    Bueno, la cuestión es que necesito hacerme "cuanto antes" con historias cortitas que den mucho miedo que ya tengáis escritas (o bueno, si os entra la inspiración ahora, pues genial). Molaría si fuera una historia de miedo real, es decir, algo que os haya pasado y que os haya hecho sentir mucho miedo... No me interesa que lo contéis brevemente, en plan "pues ná, estaba un día sola en casa y de repente se encendió sola la tele y blablabla", no... Me interesa que lo contéis en forma de historia, en primera persona. También puede ser algo que no os haya pasado a vosotros, sino a algún amigo/a, familiar o conocido, o directamente os lo inventéis como si os hubiera pasado. Pero ya sabéis, en plan "novela".

    La extensión no debe ser muy larga... con lo equivalente a una página de Word es suficiente.

    También necesitaría (pero esto ya es un tema más secundario y si de lo primero recojo material chulo) que contárais leyendas de vuestro pueblo o ciudad, así bien explicaditas y tal. Esto no tiene que ocupar tanto, sino la mitad de un folio, más o menos.

    Si no tenéis o no se os ocurren, también podéis copiar aquí historias que tengáis en algún libro o que hayáis visto en alguna web, o poner enlaces de algún sitio donde se recopilen historias de este tipo.

    Pero lo más importante: ¡QUE TODO ESTO DÉ MUCHO MIEDO!

    Haré lo posible por recompensar a los que seleccione para publicarlas.

    Eternamente agradecido!

  2. #2
    a.k.a Jaspers
    Registrad@ el
    28/06/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    12.382
    Agradecido
    3 veces
    Temas
    388
    Bueno lo intentaré pero después de que acaben mis examenes (21 de junio) ¿Cuándo acaba el plazo de presentación de las historias?

  3. #3
    Avatar de Grecia Still dreaming
    Registrad@ el
    24/04/2004
    Localidad
    Cataluña
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    3.224
    Agradecido
    30 veces
    Temas
    100
    Estavamos yo y mi mejor amiga,Rosa,en el balcón de mi piso,que da a los demas balcones del edificio.Eran las 2 de la madrugada,y haviamos salido ahí para poder fumar.No podimos encender la luz,por si acaso alguien nos veía.DE golpe,se empezó a oir un ruido como de acero contra el suelo,en el balcón de al lado...Cómo no veiamos nada,pasamos del ruido,y hicimos como si nada.Pero cada vez se oía mas y mas fuerte...Empezamos a tener miedo,así que entramos lo más rapido posible a mi casa.Le pregunté a mi amiga si havia visto algo,ya que ella era la que estava de cara al otro balcón.Me dijo que no del todo,pero que le havia parecido ver una sombra...Intentamos olvidar ese asunto,y ponernos a dormir.Pero no podimos,ya que cuando estavamos en la cama,el mismo ruido se oía en la calle de abajo mi ventana...Nos asomamos para ver(aunque no queriamos por lo que pudiesemos ver) y no vimos nada...Nos volvimos a acostar,intentando no hacer caso a eso...Cuando estavamos ya medio dormidas,se oyó como una pelea de gatos,y como en mi calle és habitual,no le dimos importancia,pero también se oyó como si alguien diera un golpe con un hierro en un coxe...Esa noche no dormimos.A la mañana siguiente,ningún coche aboñado,ningún gato...Hicimos ver que no havia pasado nada.Pero a la siguiente noche,estava en mi portal esperando a unos amigos,y oí el mismo ruido de barra de hierro...Estava en el balcón de unos vecinos...que no estavan en casa desde hacia dos semanas.Se estubo oyendo durante 10 minutos,y cuando me decidí a mirar...ví la sombra de un hombre,me quedé paralizada del miedo,y acto seguido,llegaron mis amigos.Al oir el ruido del coche,esa sombra,levantó la cabeza,y se puso dentro del piso...Llamé a la policia,pero no encontraron nada en el piso...Desde entonces se oye ese ruido,veo esa sombra...y cuando estan mis vecinos,se deja de oír...Me estoy volviendo loca,no soy la única que lo oye,mi mejor amiga también...tenemos miedo,de que ''eso'',nos descubra,se de cuenta de que sabemos de su existéncia,y decida hacer algo al respeto...


    Bueno xDDD En parte es algo que me pasó en varios dias,he juntado echos que me pasaron,y hay algo inventado...no sé si te servirá,ara preguntaré por aquí alguna historia rara sobre mi pueblo o alrededores.
    welcome to my nightmare






    Tye-méla..

  4. #4
    Avatar de Turista LOL
    Registrad@ el
    18/04/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    26
    Mensajes
    8.550
    Agradecido
    351 veces
    Temas
    119
    A ver, yo conozco una que a mi me dio bastante miedo, pero no sé yo si será lo que buscas... Y en primer persona... ¿vale me contaron que... y la prota es tercera persona? Yo lo pongo asi. Si te gusta y tal y en tercera persona no sirve, la cambio.
    Puede que no sea de mucho miedo al principio, pero a mi me da miedo :S

    En mi pueblo vivía una niña llamada Laura. Era muy valiente, no se asustaba de nada.
    Un día, sus padres tuvieron que ir a una cena y la dejaron a ella sola en la casa, con su perro, Poncho. Él se metió debajo del sillón, y si Laura tenía miedo, ponía la mano debajo del sillón y Poncho le daba un lametazo, para indicarle que todo iba bien.
    Laura estaba tranquila, viendo la tele, cuando derepente oyó un ruído fuera. Se asomó por la ventana y le pareció ver la sombra de alguien, pero no le dio mayor importancia. Se oyeron ruídos raros, pero pensó que sería el viento.
    Fue a la cocina a por un refresco, y se volvió a sentar en el sillón. Al rato, se oyeron ruídos procedentes del sótano. Al principio ella pasaba de esos ruídos, pero poco a poco se fue asustando. Fue junto al sillón donde se escondía su perro, y él le lamió la mano. Ella se tranquilizó, y se fue otra vez a la cocina, como antes.
    Al rato, los ruídos eran mucho más intensos, y oyó un ladrido procedente del sótano. Fue hacia el sótano, temblando, para ver qué ocurría. Bajó poco a poco las escaleras, y cuando llegó al interruptor lo encendió. Siguió descendiendo, sin lograr ver nada extraño, cuando derepente miró a la derecha. Casi se desmaya.
    Su perro, Poncho, estaba casi muerto, lleno de sangre y con un montón de cosas por encima. Con el último suspiro, él le ladró como diciendo adiós.
    Ella empezó a llorar, pero paró y se puso a pensar. "Esos ruidos son de hace tiempo, y eran del perro, que está aquí..". Vio que algo no iba bien.
    Subió corriendo las escaleras, a la velocidad que pudo y oyendo los latidos de su corazón más rápidos que nunca, y solo le dio tiempo a asomarse a la ventana para ver a un chico con cara de loco, que le gritaba "¡No solo los perros saben lamer".
    Desde entonces, Laura está ingresada en un psiquiátrico, y sueña cada noche con un perro sangrando con cara de loco.
    Última edición hecha por Turista, 15/06/2006 a las 20:55.

  5. #5
    Avatar de Grecia Still dreaming
    Registrad@ el
    24/04/2004
    Localidad
    Cataluña
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    3.224
    Agradecido
    30 veces
    Temas
    100
    Esa historia Andreuchi...me la han contado veinte mil veces,con alguna variación...pero aún así....>.< Esta noche no duermo en serio >.< La odio >.< es una de las peores historias que me han contado,no porque de mucho miedo no sé porque és...pero puede conmigo(soy muy sensible con los animales y ademas,duermos con mi gata a los pies....>.<)
    welcome to my nightmare






    Tye-méla..

  6. #publi
    Publicidad

     

  7. #6
    Avatar de Turista LOL
    Registrad@ el
    18/04/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    26
    Mensajes
    8.550
    Agradecido
    351 veces
    Temas
    119
    Pues lo siento, no quería herirte.. Lo siento..
    Y la historia ésta sí, es muy conocida, pero si sirve.. xD Luego me invento una

  8. #7
    Avatar de Turista LOL
    Registrad@ el
    18/04/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    26
    Mensajes
    8.550
    Agradecido
    351 veces
    Temas
    119
    Mi inspiración me visitó a medias. Espero haberla aprovechado mínimamente bien

    Una mañana excesivamente nublada, yo me dirigía a la parada del autobús, como todas las mañanas, para coger el bus para ir al instituto. Como siempre, llegaría, saludaría a los otros dos con un leve movimiento de cabeza y esperaría de pie a que el bus llegara. Como siempre…menos hoy.
    Cuando llegué, ninguno de los otros dos estaba. A veces pasaba, y venían un poco más tarde. Pero pasaron cinco minutos, diez, y ni el bus ni ellos aparecieron. Ni una persona, ni un coche, nada. Parecía como si se hubiera detenido el tiempo. Miré el reloj. Marcaba la misma hora que cuando llegué a la parada, pero yo estaba segura de que había pasado el tiempo.
    Estaba empezando a inquietarme, cuando en el bosque de al lado, vi unos ojos mirándome. Eran de un azul casi pálido, y tenían un brillo que inspiraba miedo. Me quedé congelada, incapaz de apartar mi mirada de esos ojos que me provocaban miedo e inseguridad.
    Al cabo de unos segundos, desaparecieron. Yo respiré, aliviada, pero alguien me dio un toque en la espalda. Me di la vuelta y esos ojos me volvieron a mirar, acompañados de un cuerpo, que parecía sostenerse en el aire y que no tenía piernas. Era de un blanco más blanco que la piel, y solo tenía una cara formada por unos ojos y un tronco, sin brazos ni piernas.
    Esta vez, eché a correr. Dejé la carpeta, la mochila, y empecé a correr hacia el centro del pueblo, en busca de un refugio. Mientras, ese espectro me seguía, sin prisa, y yo sentía sus ojos clavados en mi espalda.
    Cuando llegué al centro del pueblo, las casas no eran las normales. Solo había un par de casas, rodeadas de niebla densa, que parecían viejas y abandonadas.
    Me metí en la primera, y avancé hasta que entré en una habitación. Cerré la puerta detrás de mi, y me apoyé en ella.
    Cuando miré hacia el interior de la habitación, sentí que nunca volvería a respirar.
    Dentro estaban unos diez espectros, similares al otro, que me miraban con esos ojos, intentando sacarme hasta el último suspiro de vida.
    Empecé a correr, y subí a la primera planta, y me volví a meter en otra habitación. Pero en seguida salí: estaba llena de gente muerta, con miradas perdidas, carne ensangrentada, sin piel, y atadas por piernas y brazos.
    Miré todas las habitaciones y todas contenían la misma escena, en mayor o menor medida, y todos empezaron a revivir, con ayuda de partes de mi energía, y me empezaron a perseguir.
    Me estaban acorralando en una esquina, cuando uno, el más repulsivo, se adelantó. Le empezaron a salir brazos, que le crecieron como si fueran los de un bebé, creciendo poco a poco, acelerando, hasta que se convirtieron en unos brazos normales, brazos que se apretaron contra mi cuello, hasta dejarme sin respiración. Me desmayé.
    Lo único que recuerdo es que esos espíritus, o lo que fuesen, me decían “Volveremos”.
    Desde ese día, siempre llevo un amuleto contra los espíritus, pero sé que cuando vuelvan ni un amuleto ni nada me podrá salvar de acabar en esa habitación, para matar inevitablemente a la próxima víctima que decidan torturar.

  9. #8
    Avatar de AnukeT Participativ@
    Registrad@ el
    20/05/2005
    Localidad
    Toledo
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    261
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    33
    Mira, busca aquí:


    http://www.kruela.ciberanika.com/



    Hay historias reales también
    ...Sólo me queda despedirme y apagar la vela que amarga mi desconcierto, para decir hola al oscuro despertar al llegar el día que acecha.. sólo quiero volar y olvidar que alguna vez sentí algo, porque el dolor nunca se va por completo, y la alegría nunca se queda para siempre...



  10. #9
    Avatar de Turista LOL
    Registrad@ el
    18/04/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    26
    Mensajes
    8.550
    Agradecido
    351 veces
    Temas
    119
    Una página, donde también puedes buscar:

    http://relatos.escalofrio.com/cat.php?ID=37

  11. #10
    Avatar de Nayeli Bla, bla, bla
    Registrad@ el
    01/09/2005
    Localidad
    Granollers
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    6.520
    Agradecido
    3 veces
    Temas
    38
    Andreuchi la historia del perro, aunque no de mucho miedo en si, la odio..:S imaginaros eso..buf..:S Y la que has escrito está bastante bien ^^



    Thank you Star.

  12. #11
    Superusuari@
    Registrad@ el
    23/01/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    3.231
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    104
    Katz, te dejo por aquí una historia de canguelo que escribí hace un par de años (bueno, en realidad es una pesadilla que tuve) y que acabo de corregir. No es que sea breve breve, ni que de miedo miedo, pero igual te vale para safar

    Pero porfaplis, si por un casual se llega a publicar, que no le pongan uno de esos títulos loka tipo 'el calderero loko' o 'ke acojone con la kaldera' que les veo venir :_ xD

    Pequeño Relato de Pesadilla

    Allí estaba yo, de pie, semioculta detrás de un mueble que había al lado de la puerta, sin saber muy bien porqué. Necesitaba agua caliente, y había bajado hasta el sótano para pedirle al calderero que atizara más el fuego. Aquel sótano parecía un pequeño infierno arrancado de lo sobrenatural, transformado en un elemento cotidiano de alguna manera al ser humano, trivializado, pero igualmente temible...

    A la derecha, empotrada en la tiznada pared, estaba la enorme caldera, una gran estructura metálica ahumada, ennegrecida por la abrasiva caricia del fuego durante décadas; con una puerta considerablemente grande que se abría hasta el suelo, como la boca de un monstruo grotesco de pesadilla, escupiendo llamas y cenizas nutridas por el carbón, pidiendo incansablemente más y más alimento...

    Allí, al lado del monstruo de hierro, estaba el calderero, una figura que hacía aquel paraje si cabe aún más extraño y horripilante...a intervalos, podía ver su cuerpo iluminado por la fuerza de las llamas: un cuerpo contrahecho, deforme, mostrando claramente las huellas de lo que sólo el fuego puede hacer en un ser humano. La piel era apenas una cáscara chamuscada, arrugada y pegada a los huesos, en algunos lugares mostrando la carne rosada de alguna herida reciente. Esto era especialmente evidente en el rostro, que recordaba más al de una momia que al de una persona viva. Los labios no existían, convirtiendo la cara en una mueca espantosa; dejando las encías al descubierto, con la descolocada dentadura dibujando una sonrisa macabra. El pelo había desaparecido casi en su totalidad, saliendo sólo algunos mechones estropajosos del repugnante cuero cabelludo. Su torso estaba lleno de pústulas sangrantes, que dejaban correr el rojo líquido cada vez que aquel desdichado ser realizaba algún movimiento.

    Sin duda, debía de sentir dolor. Quizás incluso más psicológico que físico, porque a pesar de todo era una persona prácticamente normal, capaz de realizar un trabajo, y casi con toda probabilidad completamente consciente de su estado; de su vida confinado en aquellos sótanos, condenado a no ver jamás la luz del sol, y a mantenerse alejado de las miradas de espanto de los que algún día fueron sus semejantes. Siendo un despojo humano. Probablemente habría sufrido algún accidente con la caldera, hacía años, y había sido rescatado antes de perecer, firmando sin embargo una sentencia de muerte en vida; convirtiéndose su salvador, sin saberlo, en su verdugo. Sin duda, mejor habría sido dejarle morir...

    Yo seguía espiándole, escondida, sin atreverme a acercarme hasta él; observando como por una vez no estaba enfrascado en su labor de alimentar la caldera, sino que preparaba cuidadosamente las sábanas de una especie de camilla de madera, lento y silencioso, sin desviar la mirada de aquellas blancas telas.
    Cuando hubo terminado, se acomodó encima de la camilla, recostó la cabeza y, con un suave empujón...se introdujo en la caldera.

    Aquel monstruo humeante lo recibió estirando sus brazos de llamas, envolviéndolo al instante, con la fuerza inusitada que le daba aquel inesperado combustible. Pronto el olor a carne quemada invadió el ambiente, un hedor insoportable que parecía salir directamente de lo más profundo de la tierra. El crepitar de aquella piel, de aquella carne ardiendo traspasaba mis tímpanos, me mantenía allí sujeta, mi propio horror clavaba mis pies al suelo.

    Un grito desgarrador salió de aquel horno crematorio, en un instinto natural de aferrarse al último cabo de la vida, suplicando una ayuda que jamás sería concedida. Intenté darme la vuelta, pero mis miembros no reaccionaban, paralizados por aquel dantesco espectáculo. Ante mis horrorizados ojos, una mano negra como el carbón, chorreante, asomó de de la caldera en un gesto desesperado, como la mano de un espectro demoníaco que intentase arrastrarme consigo al inframundo.

    Por fin conseguí girar sobre mis talones, y, como un autómata, salí de aquella habitación infernal, con todo lo que había visto grabado a fuego en mi mente, una pesadilla que me acompañará de por vida, y de la que sólo encontraré consuelo vertiéndola sobre un papel...
    Última edición hecha por PelukaDeNiño, 21/06/2006 a las 17:31.




  13. #12
    Mega Usuari@
    Registrad@ el
    03/08/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    15.237
    Agradecido
    1 veces
    Temas
    442
    Pongo algunas que leí hace tiempo y que creo que están bien.


    Un grupo de amigos reunidos para jugar a la ouija reciben una visita insospechada que les cambiará la vida

    Ésta es mi historia: Una noche de Halloween, por hacer algo de miedo, jugamos a la Ouija, cosa de la que siempre me arrepentiré.

    La noche era fría, en el ambiente se notaba un aroma extraño, no sé definirlo con palabras; unos amigos y yo buscamos una vieja Ouija que mi familia siempre ha tenido guardada... Era de mi bisabuela, la cual había muerto cuando yo aún no había nacido, y siempre había querido conocerla. Mis amigos hacían eso por diversión, yo por un fin, puesto que quería hablar con mi bisabuela.

    La sesión comenzó, entre risas mis amigos bromeaban, yo estaba muy serio, concentrado, pero ellos no lo notaron, hasta que cayó un rayo que iluminó toda la habitación oscura, seguido de un trueno, que estremeció hasta el último de mis huesos. Asustados por el rayo, mis amigos, se quedaron en silencio, como yo, concentrándose, de repente, el puntero de la Ouija comenzó a moverse. Preguntamos al unísono, quién era, pero no respondió.

    El puntero se movía sin cesar de un lado para otro, sin formar palabras. Al final paró, y lentamente, formó las siguientes palabras: "Estoy yendo a por vosotros".

    Llamaron a la puerta, pero nadie se atrevió a abrirla, sólo oímos la voz de quien llamaba: Era una mujer, que estaba en el pasillo y gritaba por entrar a mi habitación. El cerrojo estaba echado, no podía entrar, pero parecía que iba a tirar la puerta abajo.

    La mujer gritaba desesperada, la puerta iba a caer, así que empujamos la cama para atrancarla. La mujer cada vez más desesperada, gritaba mi nombre. Yo tuve el impulso de abrir la puerta, pero me contuve, esos gritos eran desesperados.

    Entonces me di cuenta: Era mi bisabuela; algo me lo decía, aunque no podía explicar cómo lo sabía.

    Me lancé a abrir la puerta, quería verla, tenía que verla, pero mis amigos me agarraron. Los gritos cesaron, una de mis amigas, tuvo un ataque de nervios. Nos acercamos a consolarla, pero una voz grave y fuerte salió de ella diciendo que no nos acercáramos. Nos quedamos de piedra.

    La mujer del pasillo comenzó a gritar de nuevo: "¡Os lo advertí, y no me hicisteis caso, ahora moriréis!". Mi amiga comenzó a moverse de un lado a otro, diciendo que nos mataría. Intentamos abrir la puerta pero no pudimos. Los gritos volvieron a cesar, conseguimos abrir la puerta, yo salí primero, pero se cerró detrás de mí. Oí los gritos aterrorizados de mis amigos, histéricos, pidiendo socorro, dando patadas a la puerta para abrirla.

    Escribo mi historia, cuarenta y cinco años después de que ocurriera, pues acabo de salir de la cárcel, culpado por el asesinato de mis amigos, los cuales encontré muertos cuando conseguí abrir la puerta de mi habitación.

    ---

    Esta es otra versión de la historia que ya ha puesto Andreuchi:

    No sólo los perros lamen

    La citada historia le sucedió a una niña de 9 años, hija única de padres de gran influencia en la política local; esta niña tenía todo lo que hubiese querido y deseado una niña normal con buena educación, pero con una soledad incomparable. Sus padres solían salir a fiestas de caridad y reuniones del ámbito político, y la dejaban sola.

    Todo cambió cuando le compraron un cachorro de raza grande (esto para que cuidase a la niña cuando creciera), pasaron los años y la niña y el perro se volvieron inseparables. Una noche como cualquier otra los padres fueron a despedirse de la niña; el perro, ya acostumbrado a dormir con la niña, se postraba abajo de la cama.

    Los padres se fueron y pronto la niña se sumió en un sueño profundo, ya aproximadamente como a las 2:30 de la madrugada, un fuerte ruido la despertó, eran como rasguños leves y luego más fuertes. Entonces, temerosa, bajó la mano para que el perro la lamiese (era como un código entre ella y el perro) y lo hizo y entonces ella se tranquilizó y durmió otra vez.

    Cuando ella se despertó por la mañana descubrió algo espantoso: En el espejo del tocador había algo escrito con letras rojas. Cuando se acercó, vio que era un rastro de sangre que decía así: "NO SÓLO LOS PERROS LAMEN".

    Entonces dio un grito de terror al ver a su perro crucificado en el suelo de su habitación.

    Se dice que cuando los padres la encontraron ella no hablaba de otra cosa más que de "¿quién me lamió?" y decía el nombre de su perro, se volvió loca y hasta la fecha está en un manicomio y sus padres, tratando de olvidar lo que hallaron en el cuarto y a su hija, se fueron al extranjero.

    Y la incógnita más grande es: según los que fueron a investigar al cuarto de la niña, el perro ya estaba muerto, es decir crucificado en el suelo, desde hace horas. ¿Quién le lamió la mano a la niña debajo de la cama?
    Última edición hecha por Cinderella, 20/06/2006 a las 17:46.

  14. #13
    Mega Usuari@
    Registrad@ el
    03/08/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    15.237
    Agradecido
    1 veces
    Temas
    442
    Nueve veces Verónica

    Esto es justo lo que nunca debes hacer: ponerte frente al espejo y repetir nueve veces seguidas el nombre de Verónica. No serías el primero que se ríe al conocer esta historia, que lleva circulando por el mundo desde hace varias décadas. Muchos antes que tú han pensado que se trataba de un cuento chino y se han burlado, pero otras personas aseguran que quienes no han hecho caso de la advertencia y han aceptado el desafío, han cargado con una maldición terrible.

    ¿Quién es Verónica? O mejor dicho: ¿quién era? Se trataba de una chica de 14 años que, estando en el pueblo con sus amigos, hizo espiritismo en una casa abandonada. Todo el mundo sabe que es algo tremendamente peligroso y que jamás debe tomarse como un juego. Ella no siguió las reglas de los fantasmas, se burló durante toda la invocación y una silla que había en la habitacion cobró vida y la golpeó mortalmente en la cabeza.

    Sin embargo, Verónica aún no descansa en paz. Su espíritu está condenado y vaga buscando venganza entre aquellos que no saben respetar el Mas Allá, como le sucedía a ella en la vida real.

    Ana era una chica de la edad de Verónica que conoció la leyenda en su instituto. Sus amigos la picaron, diciedole que no se atrevía a decir 'Verónica' nueve veces ante el espejo. A ella le daba miedo, pero venció su terror porque le avergonzaba quedar mal ante todo el mundo. Una compañera fue a los servicios de esa planta del instituto para comprobar, entre risas, si cumplía la prueba.

    Lo hizo, no pasó nada y el grupo lo olvidó enseguida. Menos Ana. Para ella, la autentica pesadilla comenzó esa misma noche. Estaba en la cama, cuando un sonido la despertó. No se trataba de un estrépito, sino de una especie de susurro indescifrable que oía cerca de la nuca, mientras sentía como si alguien respirara en su cuello. Aterrada, se levantó y encendió la luz. Allí sólo estaba ella. A pesar de eso, no pudo dormir en toda la noche.

    Al día siguiente, no se atrevió a contárselo a nadie. Estaba muerta de miedo, y en medio de la clase tuvo que salir al servicio para mojarse la cara y despejarse. Pero cuando entró al baño, hacía mucho frío (como estaban en invierno no le dio importancia) y una capa de vaho cubría el espejo. Ana lo limpio con la mano para comprobar horrorizada que tras ella había una chica que no había visto jamás, con una expresión de espanto y sangre en la cabeza. Fue sólo un instante. Cuando se volvió a mirar, ya no había nadie. Ana rió nerviosamente, pensando que todo era fruto de su imaginación, los nervios y el cansancio. Sin embargo, cuando se volvió hacia el espejo vio algo que la dejó helada. Al borrarse el vaho una frase había permanecido escrita: 'Soy Verónica. No debiste invitarme a volver'.

    Ana no pudo soportarlo. Hoy pasa sus días encerrada en un manicomio, y solo habla para jurar y perjurar que el fantasma de Verónica la sigue atormentando.



    La gata blanca

    Cuentan que hace muchos años existió un matrimonio aparentemente feliz; la mujer, llamada Carmen, sentía adoración por su marido... pero ella tenía una extraña enfermedad que la mantenía en cama todo el tiempo... Felipe, al contario, aburrido de su padecimiento, la engañaba con una prostituta del pueblo.

    Varias veces durante sus encuentros, la amante había observado que en la ventana, mientras hacían el amor, los observaba una gata blanca que no dejaba de maullar horriblemente todo el tiempo; los miraba fijamente hasta que un día, ya enfadada de que esto sucediera, se lo dijo a Felipe, pero él no le tomó importancia.

    Una noche, Carmen estaba muy grave, a punto de morir, suplicándole a Felipe que se quedara con ella hasta los últimos momentos, pero al cabo de unas horas, él decidió "salir a tomar el aire"... Así que fue al encuentro con la otra mujer y, como en las noches anteriores, la gata blanca se encontraba en la ventana, maullando más que nunca... Pero en esta ocasión fue Felipe quien la vio y decididó con un puñal en mano darle muerte... La apuñaló en su pecho... Quedaron horrorizados al escuchar los maullidos y gritos de dolor que la gata producía de dolor.

    A la mañana siguiente, al volver Felipe a casa, descubrió que Carmen estaba agonizando desde la noche anterior... Llamándolo, pronunciando su nombre, con sangre en su pecho, con dolores muy fuertes... ... Pero lo más horrible es que estaba maullando... Sí, maullando como una gata... una gata blanca...

  15. #14
    Avatar de Administrador er Dire!
    Registrad@ el
    18/01/2004
    Localidad
    Madrid
    Sexo
    Chico
    Mensajes
    6.428
    Agradecido
    230 veces
    Temas
    2300
    Madre míaaa!!!

    Hacía días que no me pasaba por aquí, pensando que casi nadie habría respondido, y me encuentro con esto!!

    Jo, muchísimas gracias, en serio

    Las tengo que leer detenidamente. El otro día leí las dos primeras (de KorpeSita y Andreuchi), y la de Korpesita la vamos a publicar (si lees esto, mándame un privado con tu nombre y dirección para enviarte una camisetilla), y la de Andreuchi es una pena pero ya se publicó en la revista hace un tiempo (con lo que me ha gustado).

    En fin, en cuanto lea más detenidamente os voy contando. Pero de nuevo ¡¡muchísimas gracias!!

  16. #15
    Mega Usuari@
    Registrad@ el
    03/08/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    15.237
    Agradecido
    1 veces
    Temas
    442
    Katz, si no te importa te pongo una más, que antes me vino la inspiración para escribir . Es la historia real que me pasó cuando hice la ouija con unos colegas, con un poco de maquillaje para que dé más miedo...


    Ouija y brujas Madison

    Una noche del mes de noviembre de hace dos años, hice la ouija con unos amigos. Algunos de ellos ya la habían hecho anteriormente, y los novatos teníamos muchas ganas de hacerla para saber qué pasaría, aunque a la vez nos daba un poco de miedo y de respeto.
    Víctor, el más experto en el tema, nos tranquilizaba. Había hecho la ouija más de diez veces, a veces se habían encontrado con un espíritu bueno y otras con uno más sospechoso, pero él y sus compañeros seguían vivos.

    Buscamos un rincón alejado del centro del pueblo. Preparamos todo el material, y justo antes de empezar, Víctor recordó que aquella vez sería la décimo tercera ocasión que haría la ouija. Al ver que el número 13 aparecía de esa forma, una de mis amigas, Lorena, se asustó más de lo que ya estaba y se puso muy nerviosa. Víctor la tranquilizó y le mostró un amuleto que llevaba colgado en el cuello: era el símbolo de tres brujas muy poderosas, conocidas como las hermanas Madison, y ellas nos protegerían.

    Empezamos la ouija. Al principio el vaso no se movía, pero pronto empezó a dar vueltas por la tabla. Primero círculos pequeños, y después más grandes... Mi amiga Lorena y yo éramos las que teníamos más miedo, las dos temblábamos y queríamos acabar con eso ya.
    Pero acabábamos de empezar. Los demás empezaron a hacer preguntas, pero el vaso no marcaba bien las letras. Hasta que a un chico se le ocurrió preguntar a "aquello" quién era. El vaso se movió y marcó tres letras: la D, la I, y la E. Entonces un amigo cayó en la cuenta "die es muerte en inglés" dijo, con la voz helada. Yo grité, aunque sabía que no debía hacerlo, y Lorena temblaba más que nunca. El vaso seguía moviéndose, ahora marcaba los espacios donde ponía malo y burlón, haciéndonos dudar sobre el tipo de espíritu que era.

    Rompimos el vaso y salimos corriendo, sin pedirle permiso a 'aquello'. Yo me caí mientras corría, y cuando dos compañeros se acercaron a ayudarme, vieron que en lugar donde habíamos hecho la ouija se veía algo parecido a una silueta blanca, medio transparente. Algunos dimos por hecho que era por el viento, pero lo cierto es que aquella silueta tenía forma de persona.

    Nos alejamos de ese lugar. Nadie de nosotros estaba tranquilo, y al ver que ya era hora de que cada uno volviera a su casa, Lorena tuvo un ataque de nervios y no dejaba de llorar. Víctor se quitó el colgante de las brujas Madison para prestárselo esa noche, para que estuviera tranquila. Pero ocurrió algo que nos asustó todavía más. Cuando el chico se quitó el cordón del cuello, el amuleto se soltó, pero sin romperse. Se había separado del cordón por arte de magia, no había ninguna anilla rota ni nada similar. Interpretamos aquello como que las brujas no querían separarse de Víctor.

    Todos nos fuimos a casa, y aquella noche apenas pudimos dormir. Lorena me contó, al día siguiente, que había encontrado la puerta de su bloque de pisos abierta del todo, cuando a esas horas siempre estaba cerrada y con llave. Eso le pareció extraño, pero intentó no darle importancia.
    Mientras dormía, sintió un leve cosquilleo en los pies y se despertó. Abrió los ojos y vio que en el espejo de su habitación había una extraña silueta reflejada. Tuvo mucho miedo, y se tapo la cara con el edredón para no ver más.

    Nos reunimos todos. Los demás no habíamos sentido ni visto nada extraño esa noche. Pero entonces alguien se percató de que Víctor ya no llevaba el amuleto de las brujas Madison colgado. Él no se había dado cuenta, y aseguró que no se lo había quitado. Lo buscó por toda su casa y por el camino hacia ella, pero no lo encontró.

    Unos días después decidimos volver al lugar donde habíamos hecho la ouija. Era de día, y no nos daba miedo. Vimos que la vela, los trozos del vaso y demás seguían por ahí tirados. Todo normal. Entonces empezó a soplar un viento fuerte, y como nos recordó al de aquella noche, decidimos irnos. Víctor era el que iba detrás, y mientras caminaba vio algo brillante por el suelo. Su amuleto. Todos nos quedamos callados, y no nos hemos atrevido a volver a ese lugar...
    Última edición hecha por Cinderella, 21/06/2006 a las 14:32.

Página 1 de 2 1 2 ÚltimaÚltima

Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está desactivado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados