-No, no te duermas, por favor, vamos, ven aquí, así, Belén por favor....¡Belén!¡La ambulancia!, Vamos, aguanta está de camino.
-''Miri''-Al fin consiguió articular.
''Dime Belén''
''Tengo frío''
''Toma mi abrigo pero no te duermas, hazme caso por favor.''
''Miri, te quiero''
Tras decir esto,cogió a su hermana mayor de la cintura, y la abrazó.
Y ahí estaban las dos, sentadas en un portal, rodeadas de las miradas atónitas de desconocidos, que pasaban como husmeando para saber que es lo que sucedía, o tal vez las miraban como si estuvieran locas.
''Me llamó Tami, ¿Os drogásteis verdad?Dime que no ¡Joder Belén!, la llamaré''
Cogió el teléfono con apenas ganas, se frotó los ojos y miró la hora, tenía la boca pastosa y solo pudo pronunciar ''¡Joder!''
-¿Quién es?-
-Tamara, al fin lo coges, llevo llamándote media hora, necesito saber todo lo que ha sucedido-
-Miri, estábamos mal, yo me fui, me estaba mareando, pero Belén cada vez bebía mñas y me decía que era la mejor y que nos quería mucho, no sé, burradas, la acompañé a por un taxi de vuelta a casa y me fui.
-¡Estoy aquí con ella Tami joder!Se está durmiendo-bajó un poco el tono de voz, y agachó la cabeza cuando de pronto comenzó a llorar.-
-Vamos Belén, ¿Te acuerdas cuando me decías que no fuera el conejillo de indias de esta maratón en la que la meta es morir?, pues ahora no lo debes de ser tú, Belén ¡No te duermas! ¡Mírame!¡Dónde está la jodida ambulancia!-
Insertó su mano en uno de los bolsillos de la cazadora azul cián de su hermana como buscando algún tipo de prueba para incriminarla.
Encontró varios papeles, el billete del autobús, el d.n.i 20 euros y consumiciones gratis para las discotecas.
Intentó mirar en otro bolsillo lateral y encontró una carta como sellada en lágrimas de angustia y de dolor, en ella leyó algo que le partio el corazón en la parte dorsal de la carta estaba escrito ''Te quiero Miri, sabes que no te olvidaré,pero no puede seguir siendo así''
Y con las manos temblando, abrió la carta, en ella estaba escrito:
-Mis pisadas ya yacen en la puerta del destino, y mi destino es irme con mamá.-decía con apenas un hilo de voz, cuando de repente se dió cuenta que en ningún momento había dejado de llorar-Sabes que lo necesitaba, solo necesitaba estar sola para hacerlo, pero siempre estabas tú ahí apoyándome y te doy las gracias hermana, pero hoy es mi día, y nada ni nadie lo podrá impedir.Te ruego no me llores, reza por ti, yo te quiero, pero mi cuerpo ya ccansado quiere sacar de aquí mi alma, y lo necesito, lo ansio,escribo esto con las yemas de mis dedos ya cansados y siento que me pierdo y no me recupero-

Son pequeños fragmentos de lo que me sucedió a mí con una amiga pero visto desde otro ángulo, y otras cosas recogidas de mi diario.