Prólogo de mi primer intento de novela

Allez allez!

New member
Os dejo el prólogo de mi primer intento de novela que creé cuando tenía 19 tacos.

-------------------------------------------------------------------------------


La lluvia mojaba la gran ciudad, las sirenas y ambulancias rompían la tranquilidad y el silencio que reinaba en sus calles. En un callejón yacía un cuerpo brutalmente mutilado.

—Otro más, llevamos tres en esta semana.

El joven de pelo castaño miró la espeluznante escena. Su nombre era Sammi Hämäläinen aunque todos le llamaban Shandy tenía veintitrés años y era de la fría región de Kainuu, en el este de Finlandia. Sus casi dos metros de altura asustaban, por eso para él era un complejo, sus ojos eran azules y siempre tenía una sonrisa pintada en la cara.

Uno de los inspectores vio que el cuerpo tenía algo extraño: un ojo era azul y el otro verde.

—Parece que le han extirpado un ojo y le han puesto otro. Dijo moviendo los labios.
—Como los otros cuerpos, a uno le faltaba la lengua, al de ayer le habían puesto un brazo más moreno… cada vez peor.
—El grado de sadismo es impresionante.

Cada vez la lluvia era más fuerte y podía borrar las posibles pruebas que hubiera en el cuerpo que tenía por lo menos cincuenta años, era varón y de pelo canoso.

—Todo esto está llegando demasiado lejos. —Expresó enfadado apretando el puño.

Dos jóvenes protegieron el cuerpo hasta que llegó el juez y ordenó el levantamiento del cadáver.
En la comisaría, los archivos de asesinatos se amontonaban en la mesa de Shandy, quien suspiró al verlos todos desperdigados por el pequeño escritorio.

—Mañana lo limpio todo. —Parecía decidido.
—Siempre dices lo mismo.
—Cállate, Charlie. —Replicó casi gritando.
—Hasta mañana y descansa bien.

Se levantó y cogió la chaqueta negra que hacía juego con su camisa del mismo y sus vaqueros azules. Salió por la puerta y se montó en el coche, un Audi A3 bastante antiguo. Puso música para relajarse, sonaba una canción de Judas Priest, le subió el volumen y arrancó.

Era la última casa que quedaba en la ciudad, la había construido su padre tiempo atrás, invirtiendo en ella todos sus esfuerzos, por lo que tenía un gran valor sentimental para él.

Era una pequeña casa, las habitaciones eran demasiado oscuras y algunas muy pequeñas, menos la de matrimonio, donde pasó los mejores días con su pareja. Por el pasillo, la tercera puerta era el baño, pequeño también, pero con una bañera bastante grande. El salón era lo más grande de la casa.

Shandy recordaba a menudo las últimas palabras de su padre desaparecido de forma misteriosa. ''Cuida de la casa'' se repetían una y otra vez en su cabeza, como si de un acertijo se tratase, y una y otra vez intentaba descifrar en vano el sentido de aquella frase.

Pusieron la denuncia y todos salieron a buscarle pero nadie le encontró. Cinco días después, un excursionista encontró el cadáver detrás de unos arbustos de bayas rojas. Tenía trozos de piel implantados, le habían degollado salvajemente y había símbolos de lucha, ya que el viejo señor tenía las uñas rotas.

Fue el primer asesinato del “asesino del bisturí”.

Aparcó el coche en el garaje y abrió la puerta de la pequeña casa. Encendió la calefacción y llenó la bañera de agua.

Tengo que relajarme un poco, estoy muy tenso. —Hablaba para sí mismo mirándose al espejo.

Cuando la bañera estuvo llena se desnudó y se metió dentro, el agua estaba caliente como le gustaba a él. Sacó de un armario un botecito de sales de baño y esparció unas pocas por el agua, dándole un color azul y un aroma increíble.

Se recostó en el reposacabezas y cerró los ojos, pensó en su padre y en su funeral cuando juró que iba a cazar al asesino que había hecho aquello con su querido progenitor.

De sus ojos escaparon unas cuantas lágrimas que él se ocupó de limpiar apenas las sintió correr por sus mejillas. Definitivamente, ya no era el mismo que en antaño, y eso, le gustase o no, se notaba. Ahora lo único que quería, era vengar la muerte de su padre, y juraba por su memoria, que no descansaría hasta lograrlo.

El teléfono le despertó, se había quedado dormido en la bañera. Su piel estaba muy arrugada, tanto que incluso le dolía.

Escuchó la puerta abrirse, era su pareja; le besó y se sentó en el sofá cabizbajo.

— ¿Qué te pasa? —Le tocó la espalda.
—Tengo que atrapar al asesino y hacerle pagar por todo el daño que está haciendo a esta ciudad.
—No pienses en eso, relájate un poco.

Elena era pelirroja, no muy alta pero muy inteligente, conoció a Shandy en el instituto, donde empezó a sentir una atracción muy fuerte por él.

Su padre le maltrataba de pequeña, a ella y a su madre hasta que una noche se escaparon de casa dejando al cruel hombre allí. Éste cayó en una depresión de la que no pudo salir, una noche el señor dejó abierto el gas y encendió una cerilla haciendo volar la casa con él dentro, quedó reducido a ceniza.

En la fiesta del dieciocho cumpleaños de Shandy la pelirroja se declaró al joven y empezaron a salir.

—Tengo que irme.
—Ya… —Bajó la cabeza.
—Lo siento, el trabajo me engulle.
—Ángel City ya no es lo que era.
—Y que lo digas.

Fue hacia su cuarto y se vistió, cogió las llaves y se fue cerrando la puerta a sus espaldas. Bajó por las escaleras y entró en el coche; apoyó la cabeza sobre el volante unos segundos y arrancó después.
Llegó pronto a la morgue, allí había tres bolsas.

Tom, el forense, cuarenta años, fuerte y bajo, examinaba los trozos de la joven que fueron arrancados.

—Ya estoy aquí.
—Pasa Shandy. —Dijo el forense, con una sonrisa.
— ¿La has identificado?
—No, solo sé que es una chica.

El joven se acercó a donde estaba la cabeza y con unos guantes le abrió los ojos, eran de color aguamarina.

—Era preciosa.
—Eso parece, pobrecilla.
—Lo de identificar no se puede ya que no tiene yemas ni pelo… pero al asesino se le olvidó quitarle los dientes.
—Es verdad, un error.
—Grave error por parte del asesino.

Miraba los ojos de la joven y la cara, que parecía estar asustada ya que tenía la boca abierta, ¿qué había visto esa joven? Era la pregunta que se hacia el de pelo marrón.

—Por fin apareces, gandul.
—Siempre con lo mismo, Charlie, no sé cómo no te manda a tomar viento. —Dijo Tom mientras miraba de reojo a Shandy.
—Porqué me conoce muy bien, ¿a que sí? —Le dio un codazo en el costado.
—Arg… eres un pesado, Charlie. —Se tocó la zona donde le dio.
—Pronto sabremos quién eres, preciosa.

Le cerró los ojos y la boca con la mano enguantada en látex.

-------------------------------------------------------------------------------

© Cristíona O'Hara -2007-


Pues esto chicos, era el prólogo de mi primer intento de novela a mis 19 tacos, hace seis años lo dejé de escribir y ahora, en un ataque de nostalgia quería que la leyeseis para ver que ya tenía cierto talento para las novelas negras (o eso me dijo mi profesora de literatura)


Saludetes y espero que disfrutaseis de la lectura. Esto es todo amigos.
 

:)

New member
La idea me parece interesante, pero en mi opinión pasa a la acción demasiado rápido. Me refiero a que en la cuarta línea tenemos un cadáver mutilado en plan hardcore, está bien que metas pronto algo quite despierte el interés y no soy fan de la paja, pero tal vez deberías esperar un poco.
Por supuesto es sólo mi opinión, pero felicidades por ello :)

Enviado desde la App de elKonsultorio
 

HiperBatsa

Live to ride/ride to live
A mí me gusta la atmósfera e historia que parece que vas a contar. Lo que no me gusta son algunos trozos donde parece que introduces las cosas con calzador. Cosas que habrían de introducirse en otro momento si vinieran más a cuento. El ejemplo más claro para mí es:

Elena era pelirroja, no muy alta pero muy inteligente, conoció a Shandy en el instituto, donde empezó a sentir una atracción muy fuerte por él.

Su padre le maltrataba de pequeña, a ella y a su madre hasta que una noche se escaparon de casa dejando al cruel hombre allí. Éste cayó en una depresión de la que no pudo salir, una noche el señor dejó abierto el gas y encendió una cerilla haciendo volar la casa con él dentro, quedó reducido a ceniza.

En la fiesta del dieciocho cumpleaños de Shandy la pelirroja se declaró al joven y empezaron a salir.
Es todo demasiado brusco y forzado, no sé. Pero en general me gusta.
 

Pandemonium

M for Misha
El guión es demasiado banal. Ejemplo: ''Esto está llegando demasiado lejos''. Joder, pues claro, es que tienes un cadáver desojado en el suelo''.

Todo demasiado rápido.
 

Allez allez!

New member
Tenía 19 años Batsa, a esas edades no sabes ni lo que escribes :D Pues si, estoy pensando en retomarla de nuevo algo así como un spin-off (ya que tiene que ver la ubicación) de la otra historia que estoy escribiendo. Me ha alegrado mucho que os haya gustado, de verdad.
 

Lovejoy

. بيلي&#
Las palabras gandul, pobrecilla... Yo no las escribiría en un escrito formal y menos en un libro xd pero es mi opinión personal.
 
Última edición:

Steppenwolf

El "oculta-pulseras"
Hmmm no está mal, acabo de recordar que me dejaste hace unos meses un mensaje para que me pasara a leer tu novela por tu blog y se me ha olvidado por completo, pero bueno después de ver esto espero que no se me vuelva a olvidar y tenga un rato en el que echarle un ojo.

Estoy bastante de acuerdo con lo que ya han dicho.

A los diálogos les falta un poco de pulimento, una ejemplo de lo que no me ha gustado es este:

— ¿Qué te pasa? —Le tocó la espalda.
—Tengo que atrapar al asesino y hacerle pagar por todo el daño que está haciendo a esta ciudad.
Otra cosa es que justamente el padre del personaje principal de la trama sea el primer asesinado es un poco... Forzado, sin contar con que a un chaval de 23 años que llevará siendo policía muy poco al que acaban de cargarse a su padre no creo que le asignen justo ese caso, por el tema de las venganzas y eso.

¿La pelirroja no sería la que se cargó a su padre abriendo el gas para que este en algún momento en el que estuviera borracho estallase no? No sé por que pero después de leerlo así es casi como que invita a pensarlo.

Por no decir que yo escucho a un tío decirle a su reflejo en el espejo con ese tono frío que parecía tener:
Tengo que relajarme un poco, estoy muy tenso.
Y pienso que es un psicópata o algo.



Ojo esto es mi opinión y yo no soy tampoco un Douglas Preston ni Lincoln Child, así que tampoco le hagas especial caso, y menos si lo escribiste hace mucho, aunque por lo general el ambiente que expresa es bastante bueno, a mi al menos que el género de novela policíaca me mola si que me gusta y eso es bastante importante. Supongo que con la práctica se pulen los aspectos que menos te puedan gustar.

Lo que si que te voy a decir es que escribir novelas ambientadas en otros lugares puede ser complicado, por que si es verdad que todos somos personas pero la forma de relacionarse entre las personas suele cambiar mucho, y la forma de proceder de la policía, y los jueces pueden variar mucho, por lo que requiere mucho trabajo de informarse y conocer gente sobre todo el ambiente donde se suceda la trama.

A mi personalmente no me gustaría narrar algo situado en un lugar, y que si lo leyera alguien de allí pensara, "venga, este tío no tiene ni puta idea" XD

Y nada más ánimo y a ver que tal te va.
 
Arriba