De todos modos, es interesante lo que se les exigen a los artistas musicales hoy día. Antes procuraban cambiar de estilo para no querer encasillarse y buscar nuevas fórmulas -escuchar un disco de David Bowie era encontrarse con algo nuevo siempre, por ejemplo-. Desde los noventa, cualquier cambio es un estigma.