Es verdad, al final siempre mandan las mujeres.