Yo lo leí este verano y me enganché, así que durante tres días no hice nada más que leer, leer y leer. Pero valió la pena, es precioso