Mägo de Oz no canta la Canción del Pirata, Sabina; eso es una broma que te gasta el Emule. Te dice que es de Mägo, pero en realidad es la de Tierra Santa de toda la vida. A no ser que este grupo haya hecho también su versión, que entonces acabo de quedar como el culo.

De todas formas, Espronceda no se acaba con la Canción del Pirata, que parece que fue lo único que escribió. A mí me gusta más un soneto dedicado a José Torrijos.

Helos allí: junto a la mar bravía
cadáveres están ¡ay! los que fueron
honra del libre, y con su muerte dieron
almas al cielo, a España nombradía.

Ansia de patria y libertad henchía
sus nobles pechos que jamás temieron,
y las costas de Málaga los vieron
cual sol de gloria en desdichado día.

Españoles, llorad; mas vuestro llanto
lágrimas de dolor y sangre sean,
sangre que ahogue a siervos y opresores,

y los viles tiranos con espanto
siempre delante amenazando vean
alzarse sus espectros vengadores.