Mira, yo que tú le regalaba un CD de su grupo de música preferido y chutando. Es un regalo que nunca falla.