Pasar una semana en Sevilla, montarme en un coche de caballos y ser perseguida por un tío con una guitarra cantando flamenco en el Parque de María Luisa.