No, nunca. Si me pillaran me moriría de vergüenza. No podría soportar esa situación.