Ha sido un verano estupendo, he aprovechado al máximo el poco tiempo que tuve. Desde el 31 de junio hasta el 13 de agosto he estado trabajando en un campamento de monitora, como cada verano. He currado a dolor, pero he disfrutado mucho y he aprendido más. Además, he conocido a nuevos monis que se han creado un hueco en mi vida más allá del trabajo. Esto de estar aislados de la realidad une mucho. Desde que he vuelto, he ido a las fiestas de mi pueblo, a una fiesta en un barco, una fiesta en una maxi casa con piscina, me he ido una semana a recorrer la costa gallega con unos amigos durmiendo cada día en un sitio. He ido a las fiesta de la historia que tanto deseaba ir y he podido disfrutar de algo de las rebajas. Además, en el trabajo me mandaron de coordinadora a una actividad, cosa que para mí es un gran avance, y me siguen llamando para actividades puntuales. Ah, y he acabado mis estudios, por lo que no he tenido que estudiar nada nadiña este verano. Un verano espléndido, he trabajado y he disfrutado, por lo que verano de 10! Y aún queda.