El post del miedo

  1. #46
    Avatar de Bulletproof Cupid Fac ut gaudeam
    Registrad@ el
    17/05/2009
    Localidad
    Granada
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    1.028
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    12
    Pongo esto de dos niños asesinos que me sorpredió muchísimo cuando lo leí Es larguísimo, pero muy interesante xDDD


    Robert Thompson y Jon Venables: "Los niños asesinos de Liverpool".

    (Parecen majos y todo...)

    Nacidos en Liverpool, Gran Bretaña, en 1983, los niños Robert Thompson y Jon Venables tenían diez años de edad y un historial problemático en la escuela. Provenían además de familias disfuncionales. Eran chicos que siempre reprobaban en el colegio, con dramas de alcoholismo, violencia familiar y divorcios en sus casas. Robert Thompson era un niño que había aprendido a desconectarse emocionalmente por los traumas que había sufrido desde pequeño, sobre todo el abandono de su padre, que les dejó cuando tenía seis años, y la violencia que había visto en casa antes y después de eso.

    Los paralelismos con Jon Venables resultaban evidentes: ambos tenían problemas en su casa, un entorno violento donde se abusaba del alcohol, graves conflictos entre sus padres, hermanos con dificultades de aprendizaje y, además, sufrían el acoso de sus compañeros. Por eso se hicieron tan amigos.

    Unos días antes, habían visto juntos la tercera película de Chucky, el Muñeco Diabólico. Esa cinta, según declararían meses después, los inspiró para cometer la acción que emprenderían poco después.

    El 12 de febrero de 1993, Robert Thompson y Jon Venables faltaron a la escuela. Días antes habían intentado robarse a un niño, pero la madre había regresado pronto y no lo habían conseguido. Ese día lo intentarían de nuevo. Habían estado dando vueltas por los alrededores del Centro Comercial Strand, de Bootle, Merseyside (Liverpool), en Inglaterra.

    Tiempo después, una anciana recordó que ese día los chicos se burlaron de ella por caminar encorvada. Una empleada afirmó que los echó de la oficina hipotecaria donde trabajaba, después de que entraran gritando y revolvieran los folletos de información. Uno de ellos fue visto también en la librería del centro comercial, hojeando un cómic; cuando la dependienta le preguntó si quería algo, "tiró el cómic y salió huyendo".


    Jon Venables y Robert Thompson al acecho, momentos antes del secuestro



    Mientras tanto, Denise Bulger y su hijo de dos años, James Patrick Bulger (nacido el 16 de marzo de 1990), estaban haciendo compras. Para las 15:37 horas, el pequeño James y su madre entraban en una carnicería. Las cámaras de vigilancia del centro comercial registraban todo, paso a paso, con la hora sobrepuesta a las imágenes. Una documentación en video del itinerario fatal de esa mañana invernal.

    James Bulger, la víctima



    Cerca de allí, los dos niños vigilaban. A las 15:38, el pequeño estaba junto a la puerta de la tienda, esperando a que su madre terminara. A las 15:39, cuando Thompson y Venables le tendieron la mano, el niño, curioso y de naturaleza jovial, no lo pensó dos veces. A las 15:40, Denise salía de la tienda y buscaba a James. A las 15:41, James reaparecía en otra cámara: caminaba por la galería principal del centro en compañía de dos niños mayores que él. A las 15:42, James se acercaba a la puerta del recinto, dando la mano a uno de sus acompañantes. A las 15:43, el trío abandonaba el centro. Esa fue la última imagen de James Bulger con vida. La madre lanzó la alarma de inmediato, pero ya era tarde: James se había alejado con sus asesinos por una salida secundaria, como mostraron luego las cámaras del circuito cerrado de televisión.

    La imagen que dio la vuelta al mundo: el instante del secuestro


    Las últimas horas de James Bulger consistieron en una larga y terrorífica caminata desde el Centro Comercial hasta un descampado junto a una vía férrea, cerca de un río. En el trayecto, treinta y ocho testigos los vieron pasar. Fueron cuatro kilómetros de marcha agotadora, durante los cuales James Bulger lloró casi ininterrumpidamente. Varios testigos recordaban a James lloroso y con magulladuras en la cara.

    Una mujer dijo haber visto cómo los otros dos niños cogían a James de las manos, uno a cada lado, y lo balanceaban hacia delante y detrás "subiéndole hasta la altura de sus cabezas". El niño parecía muy asustado, explicaría tiempo después.

    Otro testigo dijo haber visto cómo los acusados "cogían al más pequeño por los brazos y le arrastraban". "Me pareció que el más pequeño quería huir", señaló. Treinta y ocho testigos admitieron ver a los chicos maltratando a James Bulger durante el trayecto que hicieron, pero ninguno intervino ni lo defendió.

    Eso apenas fue el comienzo de una larga agonía. Cuando llegaron a una vía férrea del paraje de Walton, Robert Thompson y Jon Venables no mostraron piedad alguna. Primero lo pintaron de verde. Luego le arrojaron ladrillos encima al pequeño y lo golpearon repetidas veces con una barra de metal. Thompson le dio una patada tan fuerte en la cara que le dejó la huella marcada en la piel. Le rompieron las manos y los dedos pisoteándoselos. De allí le quitaron los pantalones y los pañales y lo torturaron con baterías eléctricas, mismas que terminaron introduciéndole por el recto como parte del abuso sexual que cometieron con él. Se pararon luego sobre el niño y le brincaron encima de su estómago y pecho. Después lo patearon en el vientre hasta reventarlo. Ya muerto, colocaron el cadáver sobre las vías férreas, para que el tren lo destrozara y simular un accidente. Se alejaron riendo y burlándose de algunos detalles, de regreso a sus respectivas casas.

    El secuestro desató una cacería humana sin precedentes: Scotland Yard movilizó a cientos de agentes por toda Gran Bretaña. El cadáver del niño fue hallado el 16 de febrero, tras cuatro días de búsqueda nacional: el tren lo había cortado en dos.

    Los investigadores examinaron las cintas de los videos de seguridad una y otra vez antes de darse cuenta de lo que había ocurrido en realidad y lo que observaron los dejó atónitos: James había sido sacado por otros dos niños. Al principio se pensó que se trataba de dos chicos enviados por el verdadero secuestrador, pero la realidad de lo ocurrido horrorizó a la opinión pública.

    Robert Thompson y Jon Venables fueron arrestados en una movilización policíaca digna de una película de acción. Por decisión expresa del gobierno, fueron juzgados como adultos; los ingleses deseaban darle una lección al mundo.

    Durante el juicio, los dos acusados asistieron impasibles a la reconstrucción efectuada por el fiscal en los juzgados de Preston, a unos 30 kilómetros del solar donde James fue muerto a golpes y pedradas. El jurado examinó las imágenes grabadas por la cámara de seguridad del Centro Comercial Strand, donde los dos acusados secuestraron al pequeño. Con la hora sobreimpresa en las imágenes, resultó sencillo ordenar la secuencia de los hechos.

    En el juicio, los niños asesinos nunca tuvieron la menor oportunidad de defenderse: la prensa y la opinión pública siempre los trató como adultos. Jon Venables aprendió a desconectarse de lo que se decía en la sala, para concentrarse en sus zapatos o en jugar con las manos. El juicio se convirtió en un acto de histeria colectiva donde la gran perdedora fue la infancia británica.

    Venables y Thompson jamás fueron vistos como si fueran niños durante el juicio pero los demás chicos británicos perdieron su libertad, su derecho a hacer mandados, a jugar a la pelota en su barrio con sus amigos o simplemente andar en bicicleta en la vereda, su derecho a la infancia. La filosofía de que los niños no estaban seguros en ninguna parte se impuso. No se podía dejar a los hijos con nadie a cargo: miles de mujeres abandonaron sus empleos para ocuparse solamente de sus chicos ante el síndrome y el miedo al secuestro. Nada volvió a ser como antes.

    Varios psicólogos de la defensa sostuvieron que los asesinos pensaban que sólo era un juego. Pero ese argumento no sirvió de nada: al final, fueron condenados a cadena perpetua. Los tabloides británicos glorificaron la condena a perpetuidad. A los jueces británicos les bastó que los chicos diferenciaran "el Bien del Mal" para aplicarles la condena. La máxima concesión que los acusados recibieron fue que sus nombres no se conocieran, pero los tabloides violaron las reglas.

    Jon Venables y Robert Thompson pasaron ocho años y cuatro meses en prisión. Aunque en prisión estuvieron separados, las vidas de Jon Venables y Robert Thompson no fueron muy diferentes. Ambos estuvieron rodeados de fortísimas medidas de seguridad y de una legión de especialistas. El gobierno británico gastó en su rehabilitación tres millones de libras esterlinas (cuatro millones de dólares). A pesar de que los niños se pasaron durante años la pelota de la responsabilidad por la muerte de Bulger, ambos terminaron por asumir su culpabilidad. Su horario en prisión, sin embargo, no era tan estricto: entre semana, se levantaban a las 7:00. A las 9:15 horas comenzaba su jornada educativa, hasta las 15:15 horas. Por la tarde permanecían encerrados en su celda hasta que, a las 22:00 horas, las luces se apagaban. Los fines de semana tenían permiso para quedarse en cama hasta las 11:00 horas. En sus cumpleaños, recibían diez libras. Incluso, Venables y Thompson realizaron varias salidas supervisadas al exterior, muchas de ellas al teatro.

    A quien más le costó adaptarse a la vida en la cárcel fue a Jon Venables, quien en prisión siguió evadiéndose de la realidad. Pero en noviembre de 1997, la psiquiatra Susan Bailey informaba que lo había asumido todo. En prisión, Venables estudió duro, terminó la escuela primaria y varias asignaturas de la secundaria. Sus educadores afirmaron que podría ir a la universidad. Durante su largo proceso de recuperación, el niño de los dientes separados contó siempre con el apoyo de su madre. Todos los fines de semana recibió la visita de su progenitora, Susan, y de su padrastro, Neil.

    Robert Thompson, a quien le costó trabajo superar el bachillerato elemental, se reveló como un artista. Al poco de ingresar en prisión, le hizo a su madre una mesa de café. Luego diseñó un vestido de novia que él mismo realizó con la ayuda de una aguja y un dedal. Sus dotes artísticas se pueden apreciar en la sala de visitas de la prisión, donde hay colgados varios de sus cuadros.

    Otro escándalo ocurrió cuando, en el juego electrónico basado en la serie de televisión La Ley y el Orden, se incluyó la imagen del secuestro en uno de los escenarios. La madre del pequeño James protestó públicamente por este hecho y la imagen fue retirada.

    En 2001, una comisión independiente dirigida por el Ministerio del Interior decidió, tras cuatro días de debate, que los dos muchachos estaban rehabilitados. El Ministro del Interior, David Blunkett, comunicó la decisión de la Comisión, presidida por un juez de la Alta Corte, con una respuesta escrita a una interrogación parlamentaria. Subrayó que "nadie podrá jamás olvidar el caso de James y el dolor de su familia. El asesinato del niño James Bulger fue un suceso terrible para su familia y para toda la nación, pero no sería de interés público perseguir a los responsables ahora que la junta de libertad bajo palabra ha decidido que ya no es necesario para la seguridad del público que estén confinados", afirmó.

    Pero en Gran Bretaña, donde nadie pudo olvidar la historia de la sádica ejecución del pequeño James Bulger, la noticia provocó furia. La ferocidad de la acción de los niños homicidas asombró al mundo. Cuando se enteraron de la decisión de liberarlos, la madre y el padre del pequeño James, ya divorciados, se dijeron "profundamente doloridos y conmocionados" por la decisión. "Estoy disgustada, tanto por el Gobierno como por la Comisión", subrayó la madre, Denise. "La vida de mi hijo fue robada de una manera inimaginable. Ahora tengo miedo. No me atrevo a mandar a mi hijo a la escuela. ¿Quién me puede asegurar que estos dos no estén al acecho?", se preguntó.

    Por eso, la justicia estimó que los asesinos no podían pisar la calle con su verdadera identidad. Como espías, fueron entonces instruidos en el arte del engaño. Los más astutos cerebros del Ministerio de Interior se afanaron en darles nombres y apellidos falsos, un pasado falso, una historia falsa. Así lo ordenó la jueza Elisabeth Butler-Sloss, quien aseguró: “Existe la posibilidad real de que encuentren la muerte a manos de miembros de la familia Bulger o de individuos vengativos”. Esto a raíz de la amenaza lanzada por el padre de James, Ralph Bulger: “No pararé hasta dar con ellos”. Nadie, excepto un círculo pequeño, sabe qué caras tienen en este momento. Ni siquiera si son gordos o flacos, altos o bajos. El fallo judicial prohíbe que se difunda cualquier detalle sobre ellos.

    Venables y Thompson recibieron una nueva identidad y una casa segura: una operación que le costó al gobierno británico más de cuatro millones de euros. La justicia británica ordenó que las nuevas identidades de los asesinos nunca sean publicadas. No podrán estar en contacto entre sí, ni con la familia de su víctima, y tienen prohibido acercarse a Meyerside, su localidad natal y donde cometieron el crimen.

    Pero los especialistas descreen de la posibilidad de una "nueva vida" para los asesinos. Sostienen que la avidez de los medios y el repudio de la sociedad harán que tarde o temprano se los encuentre. Poco después de su reubicación, salieron a la circulación dos versiones con supuestas fotografías recientes de Robert Thompson, lo que desató en el gobierno el temor de que su identidad pueda llegar a conocerse.

    Según Harry Fletcher, presidente de la Asociación de Funcionarios Supervisores de Presos en Libertad Provisional, las posibilidades de que algún día se conozca la verdadera identidad de los dos homicidas es muy alta. "¿Qué pasa si comienzan una relación con una chica? ¿Qué pasa si alguno de los dos es detenido por la policía, o queda ingresado en un hospital, y la policía comprueba sus antecedentes?", se preguntó. "Habrá un número importante de gente que sepa sus identidades reales, y casi con toda seguridad se filtrarán", afirmó.

    ¿Dónde comenzaron su nueva vida? En un primer momento, las autoridades pensaron trasladarlos al extranjero. Australia, Canadá, Nueva Zelanda... pero estos países se negaron a recibir a los famosos asesinos. Además, fuera del Reino Unido, era mucho más difícil monitorear a los jóvenes criminales. Porque aún en libertad, la policía decidió seguirlos de cerca para asegurarse de que su proceso de rehabilitación no se tuerza, pero también para protegerlos del peligro de que alguien averigüe su identidad y decida hacer justicia por mano propia. Todas las habitaciones de las casas de Thompson y Venables cuentan con alarmas conectadas con la policía, que acudirá ante cualquier emergencia.

    Las vidas de Venables y Thompson recomenzaron en alguna ciudad del norte de Inglaterra, donde su acento de Liverpool pasaría desapercibido. Viven en un centro urbano por aquello del anonimato de las ciudades y, por supuesto, ambos tienen sus domicilios en localidades diferentes. Dada la combinación fatal que forman, nunca, jamás, podrán encontrarse. De hecho, hace ya ocho largos años que no se ven las caras. La última vez fue el 24 de noviembre de 1993. Tenían once años y estaban sentados en el banquillo de los acusados, escuchando la sentencia.

    Para evitar riesgos, los miembros del Ministerio del Interior británico procuran que su nueva historia familiar sea lo más parecida posible a la auténtica. ¿Cómo saldrán del paso si, después de decir que han estudiado en tal o cual colegio, alguien les dice que no los recuerda? La idea preocupa a los asesinos. Susan, la madre de Jon Venables, fue una de las primeras en ensayar la "vida de mentira". Por seguridad, adoptó un nombre falso y dejó atrás Merseyside, donde era conocida como “la madre del monstruo”. La madre de Robert Thompson, Ann, quien tiene otros siete hijos, también cambió de nombre y se mudó varias veces para evitar la ira de los vecinos.


    Otro problema es la prensa. Los tabloides británicos y la prensa sensacionalista están al acecho y la prohibición de publicar detalles que puedan desenmascararlos sólo rige en Inglaterra y Gales. La madre del pequeño James Bulger, Denise, sedienta de venganza, recordó que la difusión en Internet de detalles e incluso fotos de los asesinos sería legal.

    “Cada minuto que pase, deberán vigilar sus espaldas. Aunque se vayan a vivir en el fin del mundo, nunca podrán estar tranquilos”, declaró. También ha predicho que algún día alguien los matará y que ella apoyará a sus asesinos en caso de que se celebre un juicio", declaró Denise Bulger.

    En una entrevista que publicó el Daily Mail, Denise (ahora apellidada Fergus) comenta: “No hablo de la pena de muerte, pero creo que van a morir porque hay personas que van a matarlos”. La madre de James Bulger, que se declara todavía “llena de odio, ira y miedo” años después de la muerte de su hijo, cree que Jon Venables y Robert Thompson acabarán por ser encontrados a pesar de la nueva identidad de la que disponen y de la protección de su anonimato.

    “Y si alguien los mata, yo estaré a su lado en el tribunal para decir: ‘El responsable es el Gobierno porque sólo apoya a los asesinos’. Un día, una pistola apuntará hacia ellos, aunque no sea yo quien la sostenga”. Ya no son Jon Venables y Robert Thompson, pero, en el fondo, siguen siendo y serán por siempre los asesinos de James Bulger.


    Edito. fuente: http://cmcorpkillers.blogspot.com/20...-los-nios.html
    Última edición hecha por Bulletproof Cupid, 01/09/2009 a las 14:49.
    “Tienes frente a ti sólo dos opciones: vivir o morir. Morir es sencillo y no es necesario dejar de respirar para hacerlo. Sin embargo, para vivir es necesario morir”.

  2. #47
    ..
    .. está desconectado/a
    Mega Usuari@
    Registrad@ el
    29/04/2009
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    13.011
    Agradecido
    2192 veces
    Temas
    210
    Oh Dios, lo que sufrí cuando leí lo de esos dos :S
    Pobre niño :/



  3. #48
    Avatar de Misaki Orgasmofónica
    Registrad@ el
    13/10/2008
    Localidad
    Delante del PC, como todos
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    2.056
    Agradecido
    1 veces
    Temas
    34
    Madre mia pobre niño...
    Se debería empezar muriendo y así ese trauma está superado. Luego te despiertas en una residencia mejorando día a día. Después te echan de la residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión. Trabajas cuarenta años hasta que seas bastante joven como para disfrutar del retiro de la vida laboral. Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas sexo y te preparas para empezar a estudiar. Luego empiezas el cole, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé y los últimos 9 meses te pasas flotando tranquilo con calefacción central, room service, etc.Y al final abandonas este mundo en un orgasmo.


  4. #49
    Avatar de Lisbeth . . .
    Registrad@ el
    12/10/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    1.757
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    71
    Ilse Koch, la zorra de Buchenwald
    Fiscal del juicio celebrado en 1951: "Fue uno de los elementos mas sádicos del grupo de delincuentes nazis. Si en el mundo se oyó un grito fue el de los inocentes torturados que murieron en sus manos"Nacida en 1906 en Dresde, en la Alemania rural, Ilse Koch fue hija de un labriejo. En la escuela era considarada una niña tranquila y de buen comportamiento, que procedia de buena familia y fue popular entre los chicos de su edad. A los 15 años dejó los estudios y empezó a trabajar en una fábrica, aunque no tardó en convertirse en dependienta de una librería. Por ese entonces Alemania estaba sumida en un increible estancamiento económico y todavía padecia las consecuencias de la primera guerra mundial.
    Inmersa en la soledad, la joven ilse se interesó por los nuevos y enërgicos personajes que frecuentaban la librerïa, entre los cuales se encontraban una rama oficial del Partido Nazi. La joven atractiva y pelirroja no tardo enabrirse paso entre sus filas y tuvo aventuras con varios miembros de la SS.
    Ilse se convirtió en secretaria de los nazis y fue personalmente elegida por Heinrich Himmler, jefe de las SS y de la Gestapo, para que se casase con Karl Koch, su ayudante principal. Con el tiempo Karl Koch fue nombrado coronel del infame campo de concentración de Sachsenhausen, construido en las proximidades de la ciudad capital.
    En 1936, Karl e Ilse contrajeron matrimonio a medianoche en medio de un rosedal, a la reciën casado no le molestaba la profesión de su esposo. Al contrario, se enorgullecia pues habia pasado de campesina a mujer de un alto funcionario.
    Karl, era un nazi ejemplar, su especialidad consistia en golpear a los prisioneros con un látigo lleno de cuchillas de afeitar. En 1939, año en que la blitzkrieg, guerra relámpago, nazi asoló Europa, Karl fue ascendido a comandante de una nueva instalacón, Buchenwald
    Construido en 1937 en la región rural de Weimar, Buchenwald fue uno de los primeros y mas grandes campos de concentración nazi. El campo se dividia en tres secciones principales. En el "gran campo" se albergaban prisioneros de cierta antiguedad, en el "campo pequeño" se alojaban los que estaban en cuarentena y en el "campo de tiendas de campaña", miles de detenidos polacos, enviados despuës de la invasión alemana del país en 1939. Buchenwald incluía otra faceta todavia más sobrecogedora, la investigacón mëdica, la misma consistia en las esterilizaciones sin anestesia, las inyecciones experimentales de nuevas drogas y disparatadas pruebas de resistencia humana ante el dolor, el calor y el frío. Ademas inculaban a las víctimas enfermedades letales y luego las sometían a un estrecho seguimiento.
    Cuando llegaron a Buchenwald, Karl e Ilse Koch dedicaron los primeros meses a tener otro hijo para contar con el mínimo de dos vástagos que se exigia a los miembros más antiguos del Partido Nazi. Una vez cumplida la formalidad, el marido continuó con su trabajo y no tardó en olvidarse de ella.
    Ilse pudo por fín emprender su propia tarea...........
    Al principio, sólo se tomó pequeñas libertades, por ejemplo exigió a los prisioneros que la llamasen "Gunadige Frau", aunque no tardó en abarcar otras actividades. Obsesionada con su aspecto, Ilse se daba baños en vino de Madeira mientras miles de prisioneros morían de hambre.a pocos metros de la entrada de su casa. De día caminaba por el campo látijo en mano y pegaba a los detenidos cuyo aspecto no le gustaba. Echaba el perro a las embarazadas y chillaba encantada al comprobar que se asustaban. De noche organizaba orgías lësbicas con las esposas de los oficiales. Luego se dedicó a los subordinados de su marido y llegó a tener aventuras con doce a la vez. Ilse quedó fascinada con las tëcnicas de castigo y la tortura y no tardo en ganarse la fama de ninfómana y sádica. Uno de sus múltiples y retorcidos placeres consistió en permanecer a la entrada del campo a medida que llegaban nuevos prisioneros, los esperaba con los pechos desnudos, los acariciaba y gritaba comentarios subidos de tono, si alguno cometía el error de mirarla lo golpeaba hasta perder el sentido.
    Al mismo tiempo que la maquinaria bëlica nazi se atascaba en el frente oriental, Ilse trataba el campo de la muerte como su terreno de juegos predilecto. Cierto día los guardias ejecutaron a unos prisioneros mientras trabajaban, Ilse se exitó notoriamente, aferro una pistola e incorporóa veinticuatro víctimas a la lista de muertos. A Ilse le encantaba adornar su hogar con trofeos malsanos y ordenó que decapitaran a varios prisioneros y encogiesen químicamente sus cabezas para que quedaran del tamaño de un pomelo, docenas de esas cabezas decoraban su comedor, en el que cada día compartia el alimento con sus hijo. Cierto dia se le ocurrio una idea, ordenó que a varios internos los desollaran y que con su piel la costurera preparara cubiertas para libros, billeteros, guantes y pantallas. Mientras la mayoria de las madres alemanas tejían para sus hijos bufandas y calcetines de lana, Ilse producia artesanias con restos humanos.
    Cuando los soviëticos avanzaron y el poderoso Tercer Reich comenzóa desplomarse, su sumo a los miles de personas en movimiento y se dirigió al oeste, en busca de la seguridad de los aliados. Durante los meses seguientes Ilse se perdió en el anonimato convencida de que los aliados estaban buscando a gente más importante. En 1947 fue capturada y encarcelada. A las puertas de la sala del tribunal se congregó una multitud que exigió su ejecución inmediata. Las autoridades la condenaron a cadena perpetua con trabajos forzados. En 1951 el general estadounidense Lucius D. Clay le concedio la libertad, basándose en "insuficiencia de pruebas" y en cuanto salió de la carcel fue nuevamente arrestada y juzgada.
    En 1967, desde su celda de la carcel bávara de Aichach, Ilse escribió a su hjo una carta en la cual no manifestó remordimientos ni la menor pena por los crímenes cometidos. El 1 de septiembre, a los sesenta y un años Ilse Koch ató varias sábanas, las sujetó de la lámpara que colgaba encima de su cama y se ahorcó. En su última carta escribió: "No hay otra salida para mí, la muerte es la única liberación"


    http://209.85.229.132/search?q=cache...&ct=clnk&gl=es


  5. #50
    Avatar de AlanVega Suicide
    Registrad@ el
    21/01/2004
    Localidad
    NY
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    14.438
    Agradecido
    1971 veces
    Temas
    601
    Lo mejor sobre Ilse es que ha inspirado la mejor película de todos los tiempos,Ilsa la loba de las SS.

  6. #publi
    Publicidad

     

  7. #51
    Avatar de Björk La distancia nos acerca.
    Registrad@ el
    18/01/2004
    Localidad
    Derry, Maine
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    16.436
    Agradecido
    2405 veces
    Temas
    187
    Una leyenda del Metro de Madrid que la pusieron en Cuarto Milenio hace muuuucho mucho. No sé si estará puesta. Sorry por la calidad, pero es que no he encontrado otro...




    Me mató esa cara :_ .
    Me atrevo y te amo.

    Mi ilusión te regalo.

  8. #52
    Avatar de Misaki Orgasmofónica
    Registrad@ el
    13/10/2008
    Localidad
    Delante del PC, como todos
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    2.056
    Agradecido
    1 veces
    Temas
    34
    La Vampira de Barcelona



    Su nombre era Enriqueta Martí y sembró de horror la Barcelona de 1912. Secuestraba, prostituía y asesinaba a niños para extraerles la sangre, las grasas y el tuétano de los huesos y elaborar pócimas que sus clientes consideraban mágicas. El relato de las dos niñas que liberó la policía fue recogido por la prensa de la época con buena dosis de morbo. Tras el nombre de Enriqueta Martí se esconde una de las personalidades criminales más feroces de la historia negra de España. Secuestradora, prostituta, alcahueta, falsificadora, corruptora de menores, pederasta, bruja y asesina son algunas de las actividades que ejerció durante su vida esa mujer a la que se la bautizó como “La Vampira de Barcelona” o “la Vampira del Carrer Ponent”.
    Por aquellos días de febrero de 1912, apenas tres años después de la Semana Trágica, la mayor parte de ciudadanos de Barcelona andaban preocupados por la desaparición de una niña de cinco años llamada Teresita Guitart sobre cuyos detalles y circunstancias se estaba extendiendo ampliamente la prensa. El gobernador civil trataba de convencer a todos de que era “completamente falso el rumor que se está extendiendo por Barcelona acerca de la desaparición durante los últimos meses de niños y niñas de corta edad que según las habladurías populacheras habrían sido secuestrados…”. Pero el rumor, ese runrún que se extendía por calles y plazas, mercados y patios de vecinos, era completamente cierto. Eran muchos los niños que a diario desaparecían en las grandes ciudades durante aquellos años y los padres, para amedrentar a sus hijos, para hacerlos más precavidos, les contaban tétricos relatos sobre “el hombre del saco”.
    Barcelona vivió más de dos semanas con el corazón en un puño pensando en la suerte que habría podido correr la infeliz Teresita Guitart. Todos los esfuerzos policiales resultaron nulos. Pero sería una vecina fisgona la que descubriría el paradero de la niña desaparecida. Su nombre Claudina Elías, y un buen día se fijó en la carita de una niña que la miraba a través de los sucios cristales de un ventanuco y le pareció que su expresión era implorante. Era la casa de la vecina del entresuelo, en la que vivía con un niño y una niña, pero el deplorable rostro de aquella criatura de cabeza rapada no le resultaba familiar. “Mira que si se tratara de la desaparecida Teresita”. Se lo comentó al colchonero que tenía la tienda en la misma calle de Ponent (hoy Joaquín Costa) y éste se lo hizo saber al policia municipal José Asens, quien se lo comunicó a su jefe, el brigada Ribot.
    A primera hora de la mañana del 27 de febrero de 1912 el brigada Ribot se presentó en el entresuelo 1ª del número 29 de la calle de Ponent. Con la falsa excusa de que iba a inspeccionar una denuncia sobre la pertenencia de “gallinas” en aquel domicilio el brigada Ribot penetró en el piso descubriendo al fondo del pasillo a dos niñas de corta edad. En la Jefatura de Policía, que entonces estaba en la calle de Sepúlveda y cuyo máximo responsable era José Millán Astray, la secuestradora fue identificada como Enriqueta Martí Ripollés, de 43 años y con antecedentes… por corrupción de menores. Ya había sido detenida en 1909, donde descubrieron que tenía un prostíbulo de menores de ambos sexos y de edades que iban desde los cinco hasta los 16 años. Con ella había sido detenido un cliente joven que resultó ser hijo de familia distinguida. Enriqueta fue procesada, pero la causa se perdió en los archivos gracias a las influencias ejercidas por una persona muy conocida y muy poderosa de la ciudad.
    Poco a poco, a base de testigos que se presentaban espontáneamente a declarar, pudo irse trazando la personalidad de la secuestradora. A pesar de que no tenía problemas económicos, solía mendigar y acudía, vestida como una pordiosera y acompañada casi siempre de un niño o una niña, a centros de acogida, conventos, parroquias y asilos pidiendo limosna y comida.
    Ésta era su ocupación por las mañanas, pero a media tarde salía de su casa elegantemente vestida con sedas y terciopelos y tocada la cabeza con pelucas y sombreros. ¿Qué lugares frecuentaba? ¿A quién visitaba?
    Cuando el juez ordenó el registro del piso propiedad de Enriqueta Martí, sito en la calle Ponent fue cuando vinieron las mayores sorpresas de la investigación. Los del juzgado se quedaron atónitos cuando entre aquellas habitaciones sórdidas y malolientes descubrieron un suntuoso salón amueblado con gusto exquisito. El mobiliario, las lámparas, el cortinaje, las butacas y los sofás debían de haber costado una fortuna.
    En un armario colgaban dos trajecitos de niño y otros dos de niña; había medias de seda y zapatitos a juego con los trajes. Y también fueron encontrados las pelucas rizadas y los finos trajes de confección que Enriqueta vestía en sus misteriosas salidas.
    Un paquete de cartas llamó la atención de los funcionarios. La mayoría estaban escritas en lenguaje cifrado, y abundaban en ellas las contraseñas y las firmas con iniciales. Apareció también una lista, una relación de nombres, que daría mucho que hablar a la opinión pública.
    En la cocina encontraron el saco del que habían hablado las dos niñas y, efectivamente, contenía un trajecito de niño y un cuchillo ensangrentados. En otra habitación descubrieron un saco de lona, aparentemente lleno de ropa sucia y vieja, pero en cuyo fondo había huesos de reducido tamaño que posteriormente se confirmaría que eran de criaturas infantiles.
    Hasta 30 se contaron entre costillas, clavículas, rótulas… Todos ellos presentaban la particularidad de que tenían señales de haber sido expuestos al fuego, lo que, según los médicos, excluía que pudieran servir para estudios anatómicos y hacía suponer que más bien los pobres niños habían sido sacrificados para extraer grasa de sus cuerpecitos. Esta afirmación era en respuesta a la explicación que días más tarde daría Enriqueta justificando que tenía recogidos aquellos huesos para estudios de anatomía.
    Tras un armario descubrieron la cabellera rubia de una niña de unos tres años, y la macabra expedición concluyó en una habitación cuya cerradura tuvieron que forzar y en la que aparecieron medio centenar de frascos, rellenos, unos, de sangre coagulada; otros, de grasas, y el resto, con sustancias que fueron enviadas a un laboratorio para su análisis.
    Junto a las pócimas había un libro antiquísimo con tapas de pergamino que contenía fórmulas extrañas y misteriosas. Y también un cuaderno grande lleno de recetas de curandero para toda clase de enfermedades, escritas a mano, en catalán y con letra refinada.
    No tan sólo el piso de la calle de Ponent fue registrado a fondo, sino también los otros domicilios que Enriqueta había tenido durante los diez últimos años. Y el resultado fue aterrador: en un piso de la calle de Picalqués fue descubierto un falso tabique que ocultaba un hueco en el que aparecieron más huesos, entre ellos varios de manos de niño. Dice la crónica que “con los huesos fue encontrado un calcetín de niño que debió de pertenecer a un hijo de familia muy humilde, porque está zurcido y añadido desde su mitad con hilo de otro color”.
    En un piso de la calle de Tallers, en un escondrijo, hallaron huesos y dos cabelleras rubias de niñas de corta edad. En una torre de Sant Feliu de Llobregat aparecieron libros de recetas y nuevos frascos con sustancias desconocidas. Y finalmente, en el patio de una casa de la calle de los Jocs Florals de Sants descubrieron el cráneo de un niño de unos tres años, que todavía presentaba adheridos a la piel algunos cabellos y una serie de huesos que los forenses reconocieron como pertenecientes a tres niños de tres, seis y ocho años.
    Diez fueron las criaturas identificadas como víctimas de Enriqueta que se incluyeron en el sumario. Los periódicos escribieron frases como: “Esos huesos hablan de crímenes bárbaros, y esos emplastos y esas curas, de supercherías medievales”. Y Millán Astray, jefe superior de policía, definió a la Martí como “una neurótica que se creía curandera, un caso de bruja antigua que hubiera sido quemada en Zocodover”.
    Durante los meses siguientes la noticia era el pan de cada día de los habitantes de Barcelona, no se hablaba de otra cosa en la ciudad y los periódicos traían diariamente alguna entrega nueva sobre “La Vampira del carrer Ponent”. Pero como todas las noticias el transcurrir del tiempo hizo que fuese perdiendo el interés masivo y fue querando relegado a un segundo termino.
    Enriqueta Martí había sido encarcelada y la vigilancia sobre ella era constante, ya que había intentado suicidarse contándose las venas en su celda. Para rematar la pérdida de interés por el tema, a mediados de abril, un trasatlántico se hundió tras chocar con un iceberg. Se llamaba Titanic y las noticias sobre aquel desastre apartaron definitivamente de las rotativas a la Vampira del Carrer Ponent.
    Meses después se supo que Enriqueta Martí había fallecido en el patio de la cárcel linchada por sus compañeras presas. Se especuló que antes de ser golpeada ya estaba muerta, envenenada por encargo de alguien interesado en su desaparición. Nada se pudo probar. Lo único cierto es que nunca llegó a celebrarse el juicio, que aquellas personas que figuraban en la lista, “tan amantes de la caridad”, se acostaron aquel día más tranquilas y que Enriqueta Martí Ripollés se convirtió en leyenda.
    Se debería empezar muriendo y así ese trauma está superado. Luego te despiertas en una residencia mejorando día a día. Después te echan de la residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión. Trabajas cuarenta años hasta que seas bastante joven como para disfrutar del retiro de la vida laboral. Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas sexo y te preparas para empezar a estudiar. Luego empiezas el cole, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé y los últimos 9 meses te pasas flotando tranquilo con calefacción central, room service, etc.Y al final abandonas este mundo en un orgasmo.


  9. #53
    Avatar de Bitch Mega Usuari@
    Registrad@ el
    03/04/2004
    Localidad
    Bora Bora
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    10.877
    Agradecido
    157 veces
    Temas
    216
    No me puedo creer que aún no se haya hablado de ED GEIN, sirvió de inspiración para Psicosis o la Matanza de Texas entre otras.
    Me habría gustado tomarme una leche con galletas con él, la verdad, me cae muy bien.



    ED GEIN, EN CARNICERO DE PLAINFIELD.

    Ed Gein, el carnicero de Plainfield nació el 26 de agosto de 1906. Gein vivió solo desde la muerte de su madre en 1945, haciendo diversos trabajos para todo el pueblo, sobre todo en el aserradero. Anteriormente (y como suele suceder en estos casos) había sufrido malos tratos de su padre, que se emborrachaba y desencadenaba grandes peleas en la familia.



    Pero el caso (criminológicamente hablando) comienza en 1954, cuando un granjero de Plainfield (Wisconsin) entró en la taberna de los Hogan, topándose con la gran sorpresa de que el suelo de madera estaba encharcado de algo que parecía ser sangre. Mary Hogan, la propietaria, había desaparecido.

    Cuando el sheriff llegó al lugar, comenzaron los interrogantes. Para empezar, la caja registradora estaba llena, por lo que no se trataba de un robo. Además, no había señales de lucha como podrían indicar vasos rotos, o taburetes por el suelo. Cuando unos días más tarde, Ed Gein se acerca al aserradero, el propietario de este le comenta a Gein que habían raptado a Mary Hogan, y que estaba desaparecida, este respondió: No está desaparecida. La tengo en mi granja .
    Sin embargo, no lo tomó en serio ya que Ed Gein era una persona excéntrica que solía contestar a todo con ironías y salidas de tono. El sábado 16 de noviembre de 1957, cuando Bernice Worden se dispuso a abrir la ferretería del pueblo, de la que era propietaria, no sabía que su vida cambiaría radicalmente desde aquel día.

    Ed Gein, el vecino del que nadie sospecharía, entró por la puerta y pidió un anticongelante. Bernice lo apuntó en el libro de contabilidad, se introdujo en el almacén para buscar dicho material, cuando salió solo fue consciente de una cosa. Ed Gein la apuntaba con su viejo rifle de caza. Y sin tener tiempo para gritar o pedir auxilio, la bala salió del cañón y quedó incrustada en la cabeza de Bernice Worden.


    Ed Gein se metió en el mostrador, cargó con el cuerpo de la propietaria y lo metió rápidamente en su furgoneta, tratando de no ser vista por ningún testigo. Entonces se marchó del lugar? Pero su astucia de lobo quedó nublada por el error que cometió. En el libro de contabilidad quedaba constancia de que él había sido el último cliente. El auténtico terror comienza entonces para los dos oficiales de policía que realizan un registro en la casa del asesino, mientras otros dos se encargan de arrestarlo y llevárselo del lugar.
    Cuando uno de los policías entra en la casa, queda marcado para siempre por lo que ve y siente en ese lugar. Desde el primer momento un olor horrible acompaña a estos dos agentes. Además, una cantidad exagerada de moscas rompe el silencio de la casa. Cuando uno de los dos policías continúa avanzando, siente cómo algo choca contra su hombro. Y al darse la vuelta, al girar sobre sus pasos, se arrepentiría para siempre de haber entrado en el lugar ya que colgado de un gancho del techo por los pies, decapitado y abierto en canal yacía el cadáver de quien posteriormente sería reconocida como Bernice Worden, propietaria de la ferretería, y última víctima de Ed Gein.




    Auténticos cráneos yacían en la cocina, partidos por la mitad para ser utilizados como cuencos. Una de las sillas del lugar estaba forrada con piel humana. Pero las lámparas, los mangos de los cuchillos o incluso un chaleco eran también del mismo material? Piel humana. En la habitación de Gein se descubrió la cabeza de Bernice Worden, rodeada de máscaras hechas también con piel (esta vez de la cara), y con pelo auténtico.

    La única habitación de la cara que no parecía ?decorada? dentro de aquel museo de los horrores, era la habitación de su madre, que según aseguró Gein posteriormente, quedó intacta tras su muerte debido a que pudo comunicarse con ella después de muerta durante un año.



    En uno de los juicios de 1968, Gein solo reconoció dos asesinatos. El resto de material que había utilizado para su particular museo, procedía de cadáveres que él mismo había desenterrado del cementerio. Nueve cadáveres fueron utilizados para la decoración del lugar.

    Aseguró además que aspiraba a realizarse (él mismo) un cambio de sexo, quería convertirse en mujer, fascinado por este tipo de operaciones. Finalmente, es internado en un psiquiátrico, como trastornado mental debido probablemente a las fuertes palizas y a la educación de su madre. Confesó además que aspiraba a abrir su casa como museo de los horrores.

    Fallece el 28 de julio de 1984 por una insuficiencia respiratoria, y como paciente modelo. Sus restos descansan en el cementerio de Plainfield, al lado de los restos de su madre.

  10. #54
    Avatar de Kullervo Mega Usuari@
    Registrad@ el
    22/01/2005
    Sexo
    Chico
    Mensajes
    18.914
    Agradecido
    1286 veces
    Temas
    764
    Desde luego la crueldad no tiene límites.

  11. #55
    Avatar de Alamez hi-dilly ho-dilly!
    Registrad@ el
    18/01/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    6.892
    Agradecido
    168 veces
    Temas
    205
    voy a dejar de entrar a éste post :_

    tengo una GRAN duda:
    Kid.B. escribió: Ver mensaje
    ¿ésta foto es real o es ficción?
    quiero decir, ahí se ven unas rodillas que parecen de mujer, decidme que no son las de la víctima ._.

  12. #56
    Avatar de AlanVega Suicide
    Registrad@ el
    21/01/2004
    Localidad
    NY
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    14.438
    Agradecido
    1971 veces
    Temas
    601
    Ni idea,pero en la página original salen fotos del cadaver descurtizado en todas las posiciones,asi que a saber.

  13. #57
    Entendid@
    Registrad@ el
    13/02/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    907
    Agradecido
    11 veces
    Temas
    23
    JonBenét nació en el Northside Hospital, Atlanta, Georgia y se mudó junto a su familia a Colorado cuando tenía sólo un año de vida. Su nombre es la combinación del primer y segundo nombre del padre, John Bennett Ramsey (nacido el 7 de diciembre de 1943). Su madre, Patricia "Patsy" Ramsey (nacida el 29 de diciembre de 1956 y fallecida el 24 de junio de 2006), presentó a su hija en numerosos concursos de belleza. Incluso, financió algunos certámenes donde JonBenét participó. Patsy fue reina de belleza en su juventud, obteniendo el título de Miss West Virginia en 1977. John Ramsey, es un hombre de negocios, presidente y jefe ejecutivo de Access Graphics, una compañía de servicios informáticos. Su hermano, llamado Burke (nacido el 27 de enero de 1987), era dos años mayor que ella.
    La niña obtuvo diversos títulos en concursos de belleza, incluyendo: America's Royal Miss, Colorado State All-Star Kids Cover Girl, Little Miss Charlevoix Michigan, Little Miss Colorado, Little Miss Merry Christmas, Little Miss Sunburst y National Tiny Miss Beauty.
    La sepultura de JonBenét se encuentra en el Saint James Episcopal Cemetery en Marietta, Georgia, al lado de la tumba de su madre.




    La desaparición


    El 26 de diciembre de 1996, la madre de JonBenét encontró una carta de tres páginas en el primer piso de su casa. En la nota se exigían 118.000 dólares por el rescate de la niña. Los padres llamaron a la policía, desobedeciendo las específicas instrucciones que el captor les dio: no debían contactar ni a las autoridades, ni a ningún familiar o amigo. La nota también sugería que la recolección del dinero sería monitoreada por el criminal y que JonBenét estaría de vuelta en casa tan pronto le dieran el monto solicitado.
    Ese mismo día, la detective de la policía de Boulder, Linda Arndt, le pidió a Fleet White, un amigo de los Ramsey, que llevara a John junto a él y que buscaran en la casa “algo inusual”. El padre de la niña, junto a dos amigos, comenzó la búsqueda en el sótano. En la bodega de vinos y ocho horas después de percatarse de su desaparición, encontraron el cuerpo de JonBenét Ramsey cubierto por una sábana blanca. John tomó el cadáver de su hija y lo llevó al primer piso de la casa, lo que las autoridades interpretaron como un acto para enturbiar futuras investigaciones. Esa noche, las autoridades permitieron la remoción del cuerpo de la menor.

    La autopsia

    Los resultados de la autopsia revelaron que la víctima había sido asesinada por estrangulamiento y por una fractura de cráneo. Su boca estaba tapada con cinta adhesiva.Un garrote, confeccionado con una correa de nailon y el mango de una brocha, fue utilizado para estrangularla.Su cabeza se dañó al recibir severos traumas. Probablemente, fue abusada sexualmente. La causa de muerte oficial fue asfixia por estrangulamiento, asociado con trauma cráneo-cerebral.
    Los exámenes también evidenciaron que la niña había comido piña pocas horas antes de su muerte, momento en el cual su madre alegó haber estado ausente.

    Pistas

    Algunas pistas encontradas por los investigadores en la escena del crimen:

    • Una ligadura blanca y sintética (una soga o una cuerda) atada alrededor de su cuello, y otra pieza flojamente anudada a su muñeca derecha, sobre la manga de su camiseta.


    • La cuerda alrededor de su cuello estaba enrollada en una barra de madera de 10 centímetros, con la palabra «Korea» impresa en ella con tinta dorada. Una porción de otra palabra en la barra de madera fue ilegible.


    • La barra de madera estaba quebrada irregularmente en ambos lados, y estaba cubierta con diversos colores de pintura y posiblemente barniz. La policía cree que la barra fue usada para apretar la cuerda alrededor del cuello de la niña.


    • Algunos de sus cabellos estaba entrelazados con la soga del cuello.


    • JonBenét estaba acostada de espaldas en el piso, cubierta por una sábana y una sudadera del equipo de hockey Colorado Avalanch. Cinta adhesiva de tela fue encontrada en su boca, de acuerdo a John Ramsey.


    • Su cabeza estaba girada hacia la derecha y sus brazos estaban extendidos sobre su cabeza.


    • Vestía una camiseta blanca de manga larga sin cuello, con una estrella plateada al centro decorada con lentejuelas. Además llevaba ropa interior blanca, y se encontraron manchas rojas y de orina en sus pantis.


    • El dibujo de un corazón hecho con tinta roja estaba en la palma de su mano izquierda, y una cruz dorada colgaba de su cuello. También llevaba un anillo en la mano derecha y un brazalete de identificación estampado con la frase «JonBenet 12-25-96».


    Las sospechas hacia sus familiares

    Desde el comienzo de la investigación, llamó la atención de las autoridades la actitud defensiva que habían adoptado los padres de JonBenét. También consideraron extraña la contratación de dos abogados criminalistas por altos precios e, incluso, la asesoría que recibían de una relacionadora pública.
    Asimismo, su hermano Burke, quien siempre había vivido a la sombra de su famosa hermana, se consideró sospechoso. Esto a raíz de un posible resentimiento que podría albergar. Aunque la familia aseguró que ambos chicos tenían una buena relación, en el verano de 1994, Burke golpeó accidentalmente a JonBenét con un palo de golf en el rostro. La mejilla izquierda de la menor tuvo que ser reconstruida por un cirujano plástico. Otro indicio que ayudaría a culpar al niño es una frase que le habría dicho a su psicóloga, Suzanne Bernhard, trece días después de morir su hermana: «Ahora estoy recuperando mi vida». Por último, trascendió que luego del asesinato, Burke pasaba todo el día llorando y mirando un vídeo donde aparecía JonBenét en uno de sus tantos concursos de belleza.
    Aunque batallaron durante años, John y Patsy nunca pudieron zafarse de la condena social que los medios de comunicación se encargaron de difundir. Como cuando la revista Vanity Fair aseguró que la niña había fallecido mientras sus padres practicaban junto a ella un juego sexual que se escapó de control.
    Finalmente, la justicia consideró que las pruebas halladas en el sitio del crimen no eran suficientes para culpar a sus familiares. Asimismo, las pruebas de ADN practicadas posteriormente descartaron a todos los miembros de la familia.

    http://es.wikipedia.org/wiki/JonBen%C3%A9t_Ramsey

  14. #58
    Avatar de вєαυтιfυ¢к Rockabella
    Registrad@ el
    18/06/2008
    Localidad
    Asturias
    Sexo
    Chica
    Edad
    29
    Mensajes
    5.918
    Agradecido
    289 veces
    Temas
    98
    Hospital del Tórax (Tarrasa)

    Hospital del Tórax es el nombre con el que se conoce al edificio que albergó a pacientes con enfermedades del aparato respiratorio de 1952 a 1997. Se encuentra en el norte de la ciudad catalana de Tarrasa, en la carretera de Matadeperas. Actualmente alberga un centro psquiátrico y las oficinas de una productora de cine.

    Historia
    A finales de la primera mitad del Siglo XX el Ministerio de Sanidad decide abrir cerca de Barcelona un inmenso hospital que acogiera a la gran cantidad de enfermos que había en Cataluña aquejados de Tuberculosis, cancer de pulmón y fibrosis. Se elige el Término Municipal de Tarrasa porque, a la vez que estaba cerca de la capital regional, en sus afueras, contaba con un bosque, conocido como la Pineda, cuyo aire fresco y puro era muy bueno para este tipo de enfermos. A partir de 1952 comienzan a llevarse pacientes al lugar hasta finales de la década de 1970. Posteriormente, funcionó como un hospital más.

    La negra estadística
    Si algo tiene de tétrico el antigo Hospital del Tórax son sus estadísticas siendo durante muchos años el centro sanitario español que más suicidios registraba. Se dice que los enfermos se arrojaban desde la novena planta al jardín. La media de estancia de un paciente en el Hospital era de un año, pues la mayoría no conseguía superar las graves dolencias de la Tuberculosis. La rápida y dolorosa muerte que advenía a los enfermos, que además estaban aislados del mundo, provocaba una psicósis general que, en muchos casos, acababa en el suicidio; de ahí la estadística.

    El edificio
    La construcción es una inmensa mole dividida en dos alas principales, de nueve pisos de altura más los sótanos, a las que hay que añadair edificios anexos como la capilla o el depósito de cadáveres. Como en la mayoría de centros sanitarios, en las plantas baja y primera estaban la recepción, urgencias y las consultas externas; mientras que, en las nueve plantas superiores, estaban las habitaciones. Lo que ya no es común hoy en día (sí en su épocca) es la distribución de éstas, habiendo habitaciones sociales o para la clase obrera y habitaciones de lujo. Las primeras eran grandes salas donde llegaban a albergarse hasta diez enfermos. Había un cuarto de baño común para cada seis habitaciones de este tipo y una única terraza por planta. Por otro lado, a los pacientes de buena familia los alojaban en la otra ala, dónde las habitaciones albergaban como máximo cuatro enfermos; tenían cuarto de baño y terraza propia, separada de la contigua por una manpara de cristal. El Hospital cuenta con 1500 habitaciones en total.
    Contigua al edificio principal encontramos la Capilla.

    Vandalismo y leyenda
    Como cualquier edificio abandonado en España en lugar de ser considerado patrimonio es vandalizado. Cuando en 1997 la Generalidad de Cataluña retiró la vigilancia el lugar pronto fue asaltado por curiosos y bandas callejeras dejando tras de sí paredes pintadas, cristales rotos... En 2003 los Mozos de Escuadra detuvieron a un grupo de menores que habían encontrado unos fetos humanos aún conservados en formol. Ello, unido a ser un lugar abandonado y a la negra estadística que soporta, ocasionaron la leyenda. Desde entonces son muchos los que afirman haber tenido en las viejas instalaciones experiencias parapsicológicas.

    Actualidad
    A día de hoy el antiguo Hospital del Tórax se encuentra en proceso de remodelación para albergar oficinas y locales de uso para los ciudadanos de Tarrasa.
    En su planta baja se encuentra ubicado el Centro Psiquiátrico de La Pineda y una de sus alas ha sido adquirida por la Productora Cinematográfica Filmax.
    Allí tiene pensado trasladarse en su totalidad, ahora que el edificio es propiedad de la Generalidad, el Parque Audiovisual de Cataluña y albergará distintas empresas relacionadas con el vestuario, el maquillaje y la caracterización.
    En él se graba el programa La Caja de Telecinco. Mientras, la Capilla, el depósito y otras instalaciones siguen cerradas pero su entrada, como a cualquier propiedad privada, está castigada como allanamiento de morada.

    Datos curiosos
    Hospital español con el índice de suicidios más alto
    Unos jóvenes encontraron fetos humanos conservados en formol
    Al cerrarse las instalaciones quedaron dentro numerosos archivos con el historial médico de los pacientes
    Los vigilantes encontraron a altas horas de la madrugada a una alumna de Bellas Artes dibujando en su cuaderno las pinturas de las paredes de la capilla
    En la década de 1990 la Policía Nacional interrumpió varias misas negras. Se cree que en una de ellas tuvo lugar un sacrificio humano y el caso aún se investiga
    El programa de televisión Cuarto Milenio dedicó un episodio a este Hospital
    Algunos todavía buscan la morgue










  15. #59
    Superusuari@
    Registrad@ el
    07/07/2007
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    3.960
    Agradecido
    421 veces
    Temas
    64
    The Black Cat escribió: Ver mensaje
    Qué buen post


    El famoso asesinato de la Dalia Negra.

    Elizabeth "Beth" Short nació en Massachussets el 29 de julio de 1924. Cuando era niña, su madre desapareció. La relación de Elizabeth con su padre fue siempre tirante.

    Estuvo comprometida en dos ocasiones con militares, los cuales murieron trágicamente. Todo ello la deprimió.

    A los diecinueve años se marchó de su casa y se dirigió, haciendo autostop, a Santa Bárbara (California). La policía la arrestó cuando se encontraba alcoholizada en un bar, en compañía de varios marineros, y la regresó a casa de su padre.

    Pero Beth Short estaba decidida a irse de nuevo, esta vez con rumbo a Hollywood, para convertirse en una estrella.

    Su maduración fue muy rápida; Elizabeth era una mujer muy hermosa. Blanquísima, tenía un cuerpo escultural, unos enormes ojos verdes y un cabello ensortijado de color azabache.

    Su cabello, así como su costumbre de usar siempre vestidos negros y provocativa ropa interior oscura, le valieron el sobrenombre con el cual pasaría a la historia: la Dalia Negra (The Black Dahlia), haciéndose eco de una película famosa por entonces, La Dalia Azul. Y, sin saberlo, su muerte la convertiría en un apasionante personaje en los anales del crimen.

    Su llegada a la Meca del Cine no fue como ella esperaba. Incapaz de conseguir algún papel, terminó relacionándose con varios personajes sórdidos. Encontró en el alcohol un refugio y pronto comenzó a prostituirse.

    Se reunía además con varias lesbianas, ya que era bisexual. Así la conoció Robert "Red" Manley, un joven pelirrojo recién casado que se convirtió en su confidente, amigo y amante.

    Fue Manley quien la llevó de Pacific Beach a Los Ángeles la noche del 8 de enero de 1947. La Dalia Negra se dedicó a recorrer algunos bares angelinos.

    Fue vista con vida por última vez la madrugada del 9 de enero en el Hotel Biltmore, donde estaba hospedada. Al salir, dijo que "iba a conocer a un caballero". Se fue del hotel para nunca regresar.

    (Aquí comienza el mambo, puede herir sensibilidades)
    Sus últimos días de vida constituyen un misterio reconstruido fragmentariamente. El asesino la capturó, la llevó a algún lugar apartado y allí comenzó a torturarla. Primero la amordazó y desnudó completamente; luego la amarró de las muñecas y los tobillos con una cuerda, y la colgó de cabeza, suspendida del techo.

    Así colgada, la golpeó a puñetazos en repetidas ocasiones en todo el cuerpo. Después le quitó la mordaza y procedió a cortarle con un cuchillo los músculos risorios del rostro, para mantenerla sonriendo grotescamente mientras duraba el brutal martirio.

    El asesino se dedicó entonces a aplicarle cigarrillos encendidos en los pechos, tras lo cual seccionó un pezón. Le hizo además incisiones con una navaja en varias partes del cuerpo. Con el mismo instrumento, grabó en uno de sus muslos las letras mayúsculas "BD", iniciales de "Black Dahlia".

    Le arrancó pedazos del muslo y se los introdujo en el ano y la vagina. El examen de su estómago indicaba que la obligó a comer excremento. Finalmente, la partió en dos a nivel de la cintura. Su tormento duró varios días y todo el tiempo estuvo consciente.

    Su cadáver fue hallado el 15 de enero en el distrito de Crenshaw, al lado de la carretera, por un niño y su madre.

    Mucha gente había visto el cuerpo pero, dado su estado, supusieron que se trataba de un maniquí. Impactaba la macabra sonrisa dibujada a cuchillo de oreja a oreja, así como la colocación del cuerpo, con los brazos doblados y señalando hacia arriba. El escándalo fue mayúsculo; la saña con que aquella chica de veintidós años había sido atormentada y asesinada era un reflejo de la sociedad estadounidense de posguerra.

    Para leer más y ver imágenes [+18, algunas son gores]: http://cmcorpkillers.blogspot.com/20...lia-negra.html




    Dios que horror!!! el video mejor no mirarlo..

    "Jamás duró una flor dos primaveras como no dura mucho lo bonito"

    ​​


  16. #60
    Avatar de Björk La distancia nos acerca.
    Registrad@ el
    18/01/2004
    Localidad
    Derry, Maine
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    16.436
    Agradecido
    2405 veces
    Temas
    187
    Joder la foto esa del cuerpo colgado sin cabeza y medio abierto... YA NO ENTRO MÁS AQUÍ. Jum.
    Me atrevo y te amo.

    Mi ilusión te regalo.

Página 4 de 6 PrimeraPrimera ... 2 3 4 5 6 ÚltimaÚltima

Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está activado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados
  • Temas similares

    1. Miedo
      Por Sigrid en Esoterismo y Ciencias Ocultas
      Respuestas: 55
      Último mensaje: 22/06/2008, 19:55
    2. ¿Miedo?.
      Por Bαby~ en elKonsultorio Sentimental
      Respuestas: 70
      Último mensaje: 06/10/2007, 16:07
    3. miedo a que..
      Por princesita89 en elKonsultorio Sentimental
      Respuestas: 28
      Último mensaje: 08/12/2006, 20:06
    4. Miedo
      Por Taty en El Tablón
      Respuestas: 3
      Último mensaje: 26/09/2005, 19:14
    5. El MiEdO
      Por Lakanary en Foro General
      Respuestas: 20
      Último mensaje: 26/08/2004, 16:33