MADRID (AFP) - Al menos 186 personas murieron y más de mil resultaron heridas el jueves, a tres días de las elecciones generales españolas, al estallar 10 bombas en tres estaciones de trenes de Madrid y su periferia, atentados que el gobierno atribuyó a la organización separatista armada vasca ETA.

"No hay ninguna duda" de que ETA "está detrás" de los atentados, afirmó el ministro español del Interior, el ministro del Interior, Angel Acebes. "ETA buscaba una masacre y ha conseguido su objetivo", añadió, antes de dar cuenta del número de muertos y heridos.

Diez explosiones se produjeron entre las 07H30 y 08H00 locales (06H30 y 07H30 GMT) en tres estaciones de trenes: tres en la estación de Atocha, en el sur de Madrid, cuatro en inmediaciones de un callejón lindante con la parte trasera de esa estación de ferrocarriles, una en la estación de Santa Eugenia y dos en el apeadero de El Pozo del Tío Raimundo, dos barrios obreros de la periferia madrileña.

Artificieros procedieron a tres detonaciones controladas de bombas trampa con temporizadores, dos de ellas en la estación de Atocha.

Acebes explicó que trece bombas fueron utilizadas para la serie de ataques cometidos a una hora punta, cuando la gente va a trabajar. Diez de las bombas estallaron y tres fueron detonadas de forma controlada por artificieros.

El ministro del Interior confirmó que el explosivo utilizado en las 13 bombas es el "habitual" que utiliza la organización armada.

Acebes afirmó que las explosiones se produjeron sin ningún aviso previo, como suele hacer ETA.

Interrogado acerca de si las autoridades habían recibido alguna reivindicación no sólo de ETA, sino puntualmente de la red terrorista Al Qaida, Acebes respondió: "Nadie ha reivindicado el atentado. ETA no siempre reivindica los atentados" y cuando lo hace, "no suele hacerlo de manera inmediata".

El ministro atribuyó las especulaciones sobre una supuesta autoría islamista a "intoxicaciones" provenientes del portavoz de la coalición radical vasca Batasuna, ilegalizada por ser brazo político de ETA a Arnaldo Otegi, a quien calificó de "miserable".

El portavoz del ilegalizado partido radical vasco Batasuna, considerada por la justicia brazo político de ETA, Arnaldo Otegi, condenó el atentado y afirmó que no cree "ni como hipótesis" que esa organización armada esté detrás del ataque, lanzando la posibilidad de que los autores fueran de la "resistencia árabe".

Decenas de ambulancias, vehículos de la policía y de bomberos, se dirigieron rápidamente hacia la estación de Atocha, mientras la policía municipal controlaba el tráfico capitalino para hospitalizar a los heridos.

Numerosos heridos algunos con el rostro ensangrentado y la ropa destrozada, comenzaron a ser evacuados minutos después de las explosiones desde la estación de Atocha, comprobó una periodista de la AFP.

"Había gente tirada por el suelo, tapándose la cara ensangrentada", relató a la AFP Francisco Alberto, un dominicano de 25 años que debía tomar un tren cuando se produjeron las deflagraciones.

"Vi muchos heridos y un señor muerto", añadió, antes de que su voz quedara ahogada por la conmoción.

Voluntarios para donar sangre abarrotaron los hospitales capitalinos y las unidades móviles de donación habilitadas en numerosos puntos de la ciudad. Los nosocomios de la ciudad estaban colapsados, repetían los canales de televisión que se dedicaron completamente a la cobertura de la tragedia.

"Sólo podemos aspirar a la derrota completa del terrorismo", expresó el presidente del gobierno español, José María Aznar, siete horas después de los atentados, antes de calificar los ataques de "atentados masivos"·.

La clase política española reaccionó inmediatamente a los ataques y en primer lugar decidió suspender los actos de campaña electoral del jueves y viernes, en vísperas de las elecciones generales del domingo próximo.

"Se acabó la campaña electoral", afirmó el candidato a la presidencia del gobierno del Partido Popular (PP, derecha, en el poder), Mariano Rajoy, mientras que su rival a la presidencia del gobierno por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) José Luis Rodríguez Zapatero, condenó la acción de los "canallas de ETA".

En el País Vasco (norte), el presidente del gobierno regional, el nacionalista moderado Juan José Ibarretxe, estimó que ETA "ha pretendido dinamitar la democracia". "No son vascos, son simplemente alimañas, asesinos", afirmó Ibarretxe.

El gobierno español decretó tres días de luto nacional y pidió a todos los españoles que se concentren el viernes a las 19H00 locales (18H00 GMT) en toda España. Miles de personas se manifestaron espontáneamente para repudiar los atentados en diversas ciudades españolas.

De confirmarse que detrás de esta serie de atentados está ETA, será el ataque más mortífero atribuido a esa organización en sus más de treinta años de historia, desde el ataque del 18 de junio de 1987 cuando un coche bomba causó la muerte a 21 personas en un hipermercado de Barcelona (Cataluña, noreste).

El 18 de febrero pasado ETA anunció una tregua indefinidad limitada a Cataluña.

Desde el papa Juan Pablo II hasta la ONU, pasando por presidentes europeos, estadounidense y latinoamericanos expresaron su condena por la cadena de atentados.


ultimas noticias: mas de 190 muertos y mas de 1200 heridos...
huerfanos, viudos, viudas, familias destrozadas, desparecidos....

ETA NO!!