Me dejo llevar por las primeras impresiones aunque luego pueden cambiar, para bien o para mal. Al principio soy neutral, claro.
Y filosofando creo que lo natural es odiarse.