Pues como dirían las viejas de mi pueblo: No somos nadie.