Entre los canis y bakaleros, los pijos, el mediometrosexual y los nuevos emo-gays se pierde la esencia del verdadero macho español