Mítico, como para no saberlo...