Cuento de Navidad

  1. #1
    Avatar de Kuke* [QZ]
    Registrad@ el
    24/05/2007
    Localidad
    Barcelona
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    21.110
    Agradecido
    4467 veces
    Temas
    357

    Cuento de Navidad

    ¿Alguien me puede pasar algún cuento de Navidad o de invierno?

    Estoy buscando por el Google, pero toodos los que encuentro son super largos, y me interesa sobre todo que sean cortitos, por que tengo que memorizármelo :_



    Os agradecería que me ayudaráis, por favor xd
    Gracias.

    Mi blog, échale un ojo si ves qué tal: http://comprascompulsivascompartidas.blogspot.com.es/ (compras internetiles, maquillaje, etc.).

  2. #2
    Avatar de Charlie Pace BIBA eK
    Registrad@ el
    07/11/2009
    Localidad
    Málaga
    Sexo
    Chico
    Edad
    27
    Mensajes
    1.421
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    33
    ¿Quieres un cuento de navidad? Pues busca algún resumen de alguna versión de "Cuento de Navidad" xDDD hay versiones como las de Disney, cortitas cortitas.

    De todas maneras, ¿De qué extensión hablamos aproximadamente?
    Las cosas no son consecuentes, el bien no lleva al bien ni el mal al mal. Algunos roban y no los atrapan, viven la buena vida. Otros mienten y engañan, y los votan... Alguien ayuda a un conductor en apuros y lo mata un camión que pasa a toda velocidad. No hay explicación para ello. Cómo juegas tus cartas es lo único que importa.

  3. #3
    Avatar de Kuke* [QZ]
    Registrad@ el
    24/05/2007
    Localidad
    Barcelona
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    21.110
    Agradecido
    4467 veces
    Temas
    357
    Extensión mínima, ya que no tengo capacidad para recordad casi nada xddd

    (Sigo buscando cuentos, pero me irá bien tener varios, por que busco alguno original y que sea bonito/divertido, no sé. Lo importante de contar un cuento es, sobretodo, que te guste).

    Mi blog, échale un ojo si ves qué tal: http://comprascompulsivascompartidas.blogspot.com.es/ (compras internetiles, maquillaje, etc.).

  4. #4
    Profesor de Pociones
    Registrad@ el
    25/12/2008
    Localidad
    El Reino de los Gatos, con Totoro
    Sexo
    Chico
    Edad
    25
    Mensajes
    11.294
    Agradecido
    21 veces
    Temas
    256
    Coge uno largo, leelo y resumelo.

  5. #5
    Avatar de Kuke* [QZ]
    Registrad@ el
    24/05/2007
    Localidad
    Barcelona
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    21.110
    Agradecido
    4467 veces
    Temas
    357
    Ya...también estoy haciendo eso.

    De momento tengo este:

    Dindón era un duendecito alegre y movedizo que vivía junto a su familia en una gran ciudad habitada sólo por duendes.
    Siempre estaba contento y hacía reír a los demás, no sólo con sus ocurrencias, sino porque era muy, pero muy distraído. Perdía muchas de sus cosas pues jamás recordaba dónde las había dejado. Todo lo que podía ser olvidado en algún lugar, él lo olvidaba y perdía.
    Si iba a la escuela, su mamá salía corriendo tras él para alcanzarle la mochila, si iba a jugar a la pelota, se acordaba al momento de patear que la había dejado en su casa.
    Nuestro duendecito era famoso en su cuidad por perder las cosas, pero como todos lo sabían, cada cosa que aparecía y no tenía dueño, ya sabían a quién preguntarle.
    Dindón amaba la Navidad. La esperaba con ansias y -siempre y cuando no los perdiera- le gustaba mucho leer cuentos y ver películas de Navidad. Sus padres no creían demasiado y por ende no le hablaban de lo que era realmente, por lo que el duendecito creció creyendo que la realidad era lo que le mostraban los libros y las películas. Mientras fue muy chiquito no hubo problemas, pero cuando creció las cosas se complicaron.
    Desde muy pequeño Dindón creció -como tantos niños escuchando historias de blancas Navidades- donde todos los paisajes se cubrían de nieve, los niños hacían muñecos con bufandas y los arbolitos más que verdes, eran blancos.
    En las películas que veía ocurría también lo mismo, Papá Noel, muy abrigado, sobrevolaba con su trineo blancas montañas y sus renos tenían siempre la punta de nariz llena de nieve. En cada cuento, en cada relato y cada película Dindón se acostumbró a ver una Navidad blanca, paisajes con nieve, gente abrigada, árboles plagados de copos y renos con la punta de las narices muy frías.
    Con el tiempo Dindón creció y ahí empezó la gran confusión.
    La primera Navidad que Dindón tuvo más conciencia de las cosas, se enfrentó a lo que él creyó era un grave problema.
    Esperaba la Navidad con muchas ganas como siempre y también como era costumbre leía y releía los mismos cuentos y veía las mismas películas; las que le habían quedado, pues otras las había perdido.
    Un día salió a la calle y se dio cuenta que, a pesar de faltar poco para el 25 de diciembre, el calor era realmente agobiante, el sol se había quedado como paradito firme arriba de él y todo brillaba bajo su luz.
    Nada encontró de blanco en el paisaje que veía, los verdes eran muy verdes, no había renos, sino perros callejeros cuyas narices no estaban para nada congeladas y por más que buscó y buscó no encontró ni un solo muñeco de nieve.
    Comenzó a correr desesperado, creyendo que –una vez más- había perdido algo.
    Los otros duendes que lo vieron pasar corriendo y con carita de preocupado, le preguntaron qué le pasaba
    – ¿Dónde está? ¿Dónde está? Gritaba Dindón desesperado.
    – ¿Dónde está qué amiguito? Le preguntaba los vecinos, creyendo que –como era costumbre- había perdido algo.
    – ¿Dónde está? ¡No la veo, no la veo!
    – ¿Qué perdiste esta vez Dindón? Se escuchó al unísono
    – Perdí la Navidad. Se perdió, no está, la debo haber perdido yo. Sollozaba muy triste el duendecito.
    Nadie entendía nada. Todos los duendes se miraban entre sí y finalmente miraban al pobre Dindón que no hacía más que llorar sin consuelo.

    – ¿Cómo se va a perder la Navidad amiguito? ¿Qué estás diciendo? Preguntaban unos.
    – Con este duendecito nunca se sabe. Decían otros. Vive perdiendo todo, a ver si termina siendo cierto y nos quedamos todos sin Navidad.
    Cuando pudo calmarse un poco Dindón les explicó:
    – La Navidad es blanca, tiene nieve, renos con la punta de la nariz como helados de agua, muñecos hechos en las plazas con narices de zanahoria, hace frío y los árboles no son verdes, pues están llenos de copos blancos que los cubren. ¡Todo eso se perdió! Volvió a sollozar nuestro amiguito.
    Los demás duendes lo miraban creyendo que el pequeño no sabía lo que decía, pero en realidad sí sabía. Nadie le había enseñado lo que era la Navidad realmente y fue creciendo creyendo la realidad salía de un cuento o de una película.

    – ¡Ya decía yo que este pequeño era un peligro! Miren lo que fue a perder ahora. Intervino un duende gruñón que nada entendía de ilusiones, creencias y Navidades.
    – ¡Pero qué dice! Le contestó otro, ¿no ve que está confundido?
    – ¡Es culpable! Decían unos que tampoco creían mucho en nada.
    – ¡Culpable de qué! Retrucaban otros que no sólo creían, sino que sabían verdaderamente lo que era la Navidad y de qué se trataba.
    – Creo que acá hay una gran confusión, dijo un duende viejito y muy sabio. Dindón no hay de qué preocuparse. Agregó.
    – ¡Cómo que no! Lo que veo en nada se parece a cómo yo veo que es la Navidad. ¡Se perdió, se perdió y seguro yo tengo que ver con esto!
    – Tranquilo amiguito. Aquí no se perdió nada. Lo que ocurre es que creciste sin que nadie te explicara se qué trataba y cómo era. Navidad, es siempre Navidad, haya nieve o sol, calor o frío. No pasa por el paisaje y lo que nos cuentan relatos o películas de otros países.
    – No entiendo, no entiendo. Decía Dindón agarrándose su gorrito de duende temiendo perderlo.
    – En Navidad celebramos el nacimiento del niño Jesús, para esta época en algunos lugares hace mucho frío, en otros, como nuestra cuidad, mucho calor. Lo importante es festejar junto a los seres que amamos que Jesús ha nacido y que con él, nacen nuevas esperanzas y una vida nueva para todos.
    – ¿Y la nieve, y los renos con sus narices congeladas? Preguntó Dindón.
    – Esa es la forma con la que representan en otros lugares, pero la Navidad es una, está en el corazón de cada uno, en el amor hacia los otros, en compartir con los seres queridos ese momento tan importante. Se trata de estar en familia, con calor o frío, con lluvia o sol.
    Dindón miraba al duende viejo tratando de entender lo que nunca nadie le había explicado correctamente.
    – Te repito amiguito, la Navidad no depende de lo que veas a tu alrededor, cada 25 de diciembre se produce el mismo milagro, el niño Jesús vuelve a hacer y lo hace en el corazón de cada uno de nosotros, los que creemos.
    – ¡Ahora sí entiendo! Entonces no se perdió, yo no hice nada, no importa que nuestro paisaje no sea el que siempre vistió la Navidad para mis ojitos.
    – Eso es, no busques afuera lo que está dentro tuyo, creo que sería bueno que hables con tu familia sobre esto ¿no te parece?
    – ¡Gracias, muchas gracias amigo! Grito el duendecito y salió corriendo muy contento a su casa.
    Por primera vez y gracias a la confusión de Dindón, su padres se pusieron a pensar que jamás le habían enseñado a su hijo de qué se trataba realmente la Navidad. Fue hermoso descubrirlo juntos, en familia.
    Así fue que Dindón y sus papás también, aprendieron realmente que el milagro de la Navidad no vive en un copo de nieve, ni en un paisaje blanco. Es un milagro que año a año se renueva en el corazón de cada duende o persona que cree.
    De todos modos y por las dudas, cada diciembre Dindón les recordaba a su familia y todos los que lo quisieran escuchar de qué se trataba la Navidad, no fuera cosa que el verdadero espíritu navideño volviera a perderse.


    (Qué inocente soy, nadie lo va a leer xdddddddddd).

    De todas formas, sigo buscando.

    Mi blog, échale un ojo si ves qué tal: http://comprascompulsivascompartidas.blogspot.com.es/ (compras internetiles, maquillaje, etc.).

  6. #publi
    Publicidad

     

  7. #6
    Avatar de Mademoiselle I'm sexy and i know it.
    Registrad@ el
    02/04/2007
    Localidad
    Del sur
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    11.253
    Agradecido
    160 veces
    Temas
    217
    Sans toi, les émotions d'aujourd hui ne seraient que la peau morte des émotions d'autrefois.

  8. #7
    Avatar de Raise Random Error Saysa de Vill
    Registrad@ el
    16/02/2004
    Localidad
    Madrid
    Sexo
    Chica
    Edad
    33
    Mensajes
    29.031
    Agradecido
    1495 veces
    Temas
    279
    Cuenta la historia de Rudolf.

  9. #8
    Profesor de Pociones
    Registrad@ el
    25/12/2008
    Localidad
    El Reino de los Gatos, con Totoro
    Sexo
    Chico
    Edad
    25
    Mensajes
    11.294
    Agradecido
    21 veces
    Temas
    256
    Inventate uno sobre un niño que se portaba mal. Cuenta cosas malas, pero tampoco te pases.

  10. #9
    Avatar de Kuke* [QZ]
    Registrad@ el
    24/05/2007
    Localidad
    Barcelona
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    21.110
    Agradecido
    4467 veces
    Temas
    357
    Lo de inventar cuentos no es lo mío xd

    Mi blog, échale un ojo si ves qué tal: http://comprascompulsivascompartidas.blogspot.com.es/ (compras internetiles, maquillaje, etc.).

  11. #10
    Profesor de Pociones
    Registrad@ el
    25/12/2008
    Localidad
    El Reino de los Gatos, con Totoro
    Sexo
    Chico
    Edad
    25
    Mensajes
    11.294
    Agradecido
    21 veces
    Temas
    256
    Haz una plantilla:
    Pepito hace algo mal. Pepito empeora lo que hace mal. Pepito empeora aun mas lo que hace mal. A pepito le pasa algo malo, pero no se arrepiente. A pepito le pasa algo peor y no se arrepiente aun. A pepito le pasa algo aun peor y se arrepiente. Cena con su familia en Navidad y recibe muchos regalos.
    Moraleja: Si pepito se porta bien, tendra regalos; si no, se arriesga a que papa y mama no los compren a ultima hora.

    Ahora añadele detalles, nombres a los personajes, echale cuerpo a la historia. Incluye descripciones de los personajes y los lugares. Puedes añadir pequeñas anecdotas divertidas: Al dia siguiente pepito iba por la calle y escucho como su padre decia "vaya culo!", le pregunta que que ha dicho y el padre dice que ha dicho "vaya buho!", etc...
    Seguro que te sabes el chiste.

    Lo bueno de estas cosas es que las cuentas despacio y con que te sepas la plantilla, puedes inventarte el cuento sobre la marcha.

  12. #11
    a.k.a Jaspers
    Registrad@ el
    28/06/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    12.382
    Agradecido
    3 veces
    Temas
    388
    No intentes memorizarte un cuento largo ni de coña... Ni uno corto tampoco. El cuento tiene que gustarte para empezar, porque sino duermes al personal. Lo que puedes hacer si no tienes uno que te guste mucho, busca alguno q te llame la atención por internet (el que has puesto te vale), leetelo varias veces y cuentalo como a ti te salga. No hace falta q digas al pie de la letra cada palabra y cada intervencón de los personajes, porque asi solo la vas a cagar xD

    Tienes que transmitir contando, da igual q sea uno ya hecho q uno inventado, pero hazlo tuyo, q es lo más importante. =)

  13. #12
    Avatar de Kuke* [QZ]
    Registrad@ el
    24/05/2007
    Localidad
    Barcelona
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    21.110
    Agradecido
    4467 veces
    Temas
    357
    Lo sé, lo sé, Jas. He pensado en hacer eso. "Hacer mío" el que he puesto, por que me gusta, y como eso es lo más importante...ya me las apañaré ^^

    Gracias.

    Mi blog, échale un ojo si ves qué tal: http://comprascompulsivascompartidas.blogspot.com.es/ (compras internetiles, maquillaje, etc.).

  14. #13
    Avatar de kkwsk Me estoy tocando.
    Registrad@ el
    09/01/2005
    Localidad
    Cambiando la rueda en la AP-7
    Sexo
    Chico
    Edad
    34
    Mensajes
    3.208
    Agradecido
    18 veces
    Temas
    51
    Kuke* escribió: Ver mensaje
    Ya...también estoy haciendo eso.

    De momento tengo este:

    Dindón era un duendecito alegre y movedizo que vivía junto a su familia en una gran ciudad habitada sólo por duendes.
    Siempre estaba contento y hacía reír a los demás, no sólo con sus ocurrencias, sino porque era muy, pero muy distraído. Perdía muchas de sus cosas pues jamás recordaba dónde las había dejado. Todo lo que podía ser olvidado en algún lugar, él lo olvidaba y perdía.
    Si iba a la escuela, su mamá salía corriendo tras él para alcanzarle la mochila, si iba a jugar a la pelota, se acordaba al momento de patear que la había dejado en su casa.
    Nuestro duendecito era famoso en su cuidad por perder las cosas, pero como todos lo sabían, cada cosa que aparecía y no tenía dueño, ya sabían a quién preguntarle.
    Dindón amaba la Navidad. La esperaba con ansias y -siempre y cuando no los perdiera- le gustaba mucho leer cuentos y ver películas de Navidad. Sus padres no creían demasiado y por ende no le hablaban de lo que era realmente, por lo que el duendecito creció creyendo que la realidad era lo que le mostraban los libros y las películas. Mientras fue muy chiquito no hubo problemas, pero cuando creció las cosas se complicaron.
    Desde muy pequeño Dindón creció -como tantos niños escuchando historias de blancas Navidades- donde todos los paisajes se cubrían de nieve, los niños hacían muñecos con bufandas y los arbolitos más que verdes, eran blancos.
    En las películas que veía ocurría también lo mismo, Papá Noel, muy abrigado, sobrevolaba con su trineo blancas montañas y sus renos tenían siempre la punta de nariz llena de nieve. En cada cuento, en cada relato y cada película Dindón se acostumbró a ver una Navidad blanca, paisajes con nieve, gente abrigada, árboles plagados de copos y renos con la punta de las narices muy frías.
    Con el tiempo Dindón creció y ahí empezó la gran confusión.
    La primera Navidad que Dindón tuvo más conciencia de las cosas, se enfrentó a lo que él creyó era un grave problema.
    Esperaba la Navidad con muchas ganas como siempre y también como era costumbre leía y releía los mismos cuentos y veía las mismas películas; las que le habían quedado, pues otras las había perdido.
    Un día salió a la calle y se dio cuenta que, a pesar de faltar poco para el 25 de diciembre, el calor era realmente agobiante, el sol se había quedado como paradito firme arriba de él y todo brillaba bajo su luz.
    Nada encontró de blanco en el paisaje que veía, los verdes eran muy verdes, no había renos, sino perros callejeros cuyas narices no estaban para nada congeladas y por más que buscó y buscó no encontró ni un solo muñeco de nieve.
    Comenzó a correr desesperado, creyendo que –una vez más- había perdido algo.
    Los otros duendes que lo vieron pasar corriendo y con carita de preocupado, le preguntaron qué le pasaba
    – ¿Dónde está? ¿Dónde está? Gritaba Dindón desesperado.
    – ¿Dónde está qué amiguito? Le preguntaba los vecinos, creyendo que –como era costumbre- había perdido algo.
    – ¿Dónde está? ¡No la veo, no la veo!
    – ¿Qué perdiste esta vez Dindón? Se escuchó al unísono
    – Perdí la Navidad. Se perdió, no está, la debo haber perdido yo. Sollozaba muy triste el duendecito.
    Nadie entendía nada. Todos los duendes se miraban entre sí y finalmente miraban al pobre Dindón que no hacía más que llorar sin consuelo.

    – ¿Cómo se va a perder la Navidad amiguito? ¿Qué estás diciendo? Preguntaban unos.
    – Con este duendecito nunca se sabe. Decían otros. Vive perdiendo todo, a ver si termina siendo cierto y nos quedamos todos sin Navidad.
    Cuando pudo calmarse un poco Dindón les explicó:
    – La Navidad es blanca, tiene nieve, renos con la punta de la nariz como helados de agua, muñecos hechos en las plazas con narices de zanahoria, hace frío y los árboles no son verdes, pues están llenos de copos blancos que los cubren. ¡Todo eso se perdió! Volvió a sollozar nuestro amiguito.
    Los demás duendes lo miraban creyendo que el pequeño no sabía lo que decía, pero en realidad sí sabía. Nadie le había enseñado lo que era la Navidad realmente y fue creciendo creyendo la realidad salía de un cuento o de una película.

    – ¡Ya decía yo que este pequeño era un peligro! Miren lo que fue a perder ahora. Intervino un duende gruñón que nada entendía de ilusiones, creencias y Navidades.
    – ¡Pero qué dice! Le contestó otro, ¿no ve que está confundido?
    – ¡Es culpable! Decían unos que tampoco creían mucho en nada.
    – ¡Culpable de qué! Retrucaban otros que no sólo creían, sino que sabían verdaderamente lo que era la Navidad y de qué se trataba.
    – Creo que acá hay una gran confusión, dijo un duende viejito y muy sabio. Dindón no hay de qué preocuparse. Agregó.
    – ¡Cómo que no! Lo que veo en nada se parece a cómo yo veo que es la Navidad. ¡Se perdió, se perdió y seguro yo tengo que ver con esto!
    – Tranquilo amiguito. Aquí no se perdió nada. Lo que ocurre es que creciste sin que nadie te explicara se qué trataba y cómo era. Navidad, es siempre Navidad, haya nieve o sol, calor o frío. No pasa por el paisaje y lo que nos cuentan relatos o películas de otros países.
    – No entiendo, no entiendo. Decía Dindón agarrándose su gorrito de duende temiendo perderlo.
    – En Navidad celebramos el nacimiento del niño Jesús, para esta época en algunos lugares hace mucho frío, en otros, como nuestra cuidad, mucho calor. Lo importante es festejar junto a los seres que amamos que Jesús ha nacido y que con él, nacen nuevas esperanzas y una vida nueva para todos.
    – ¿Y la nieve, y los renos con sus narices congeladas? Preguntó Dindón.
    – Esa es la forma con la que representan en otros lugares, pero la Navidad es una, está en el corazón de cada uno, en el amor hacia los otros, en compartir con los seres queridos ese momento tan importante. Se trata de estar en familia, con calor o frío, con lluvia o sol.
    Dindón miraba al duende viejo tratando de entender lo que nunca nadie le había explicado correctamente.
    – Te repito amiguito, la Navidad no depende de lo que veas a tu alrededor, cada 25 de diciembre se produce el mismo milagro, el niño Jesús vuelve a hacer y lo hace en el corazón de cada uno de nosotros, los que creemos.
    – ¡Ahora sí entiendo! Entonces no se perdió, yo no hice nada, no importa que nuestro paisaje no sea el que siempre vistió la Navidad para mis ojitos.
    – Eso es, no busques afuera lo que está dentro tuyo, creo que sería bueno que hables con tu familia sobre esto ¿no te parece?
    – ¡Gracias, muchas gracias amigo! Grito el duendecito y salió corriendo muy contento a su casa.
    Por primera vez y gracias a la confusión de Dindón, su padres se pusieron a pensar que jamás le habían enseñado a su hijo de qué se trataba realmente la Navidad. Fue hermoso descubrirlo juntos, en familia.
    Así fue que Dindón y sus papás también, aprendieron realmente que el milagro de la Navidad no vive en un copo de nieve, ni en un paisaje blanco. Es un milagro que año a año se renueva en el corazón de cada duende o persona que cree.
    De todos modos y por las dudas, cada diciembre Dindón les recordaba a su familia y todos los que lo quisieran escuchar de qué se trataba la Navidad, no fuera cosa que el verdadero espíritu navideño volviera a perderse.


    (Qué inocente soy, nadie lo va a leer xdddddddddd).

    De todas formas, sigo buscando.




  15. #14
    Avatar de Kuke* [QZ]
    Registrad@ el
    24/05/2007
    Localidad
    Barcelona
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    21.110
    Agradecido
    4467 veces
    Temas
    357
    Eh, ¿qué problema tienes tú con mi cuento? xd

    Mi blog, échale un ojo si ves qué tal: http://comprascompulsivascompartidas.blogspot.com.es/ (compras internetiles, maquillaje, etc.).

  16. #15
    a.k.a Jaspers
    Registrad@ el
    28/06/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    12.382
    Agradecido
    3 veces
    Temas
    388
    Kuke* escribió: Ver mensaje
    Lo sé, lo sé, Jas. He pensado en hacer eso. "Hacer mío" el que he puesto, por que me gusta, y como eso es lo más importante...ya me las apañaré ^^

    Gracias.

    Claro, pero eso, no intentes memorizarlo porque... x_x

    Suerte!

Página 1 de 2 1 2 ÚltimaÚltima

Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está activado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados
  • Temas similares

    1. Cuento de Navidad - 3D
      Por Ronnie en Cine
      Respuestas: 9
      Último mensaje: 14/11/2009, 17:06
    2. Navidad. Navidad lalalalala
      Por satelitee en Foro General
      Respuestas: 20
      Último mensaje: 31/12/2007, 0:13
    3. CONCURSO DE POESÍA Y CUENTO DE NAVIDAD
      Por Safo18 en Literatura
      Respuestas: 18
      Último mensaje: 15/12/2007, 23:38
    4. Cuento de Navidad
      Por Synthia en El Tablón
      Respuestas: 5
      Último mensaje: 05/12/2005, 18:48
    5. Mi cuento
      Por LODVG_16 en Literatura
      Respuestas: 5
      Último mensaje: 09/03/2004, 17:02