- Dos niños se cortaron el flequillo mutuamente con las tijeras mientras yo no miraba.

- Un día una niña no tenía que ir en autobús porque sus padres venían a por ella. Por la costumbre, se me pasó y la mandé al autobús. Menos mal que me di cuenta a tiempo, me pegué la carrera de mi vida mientras una compañera se quedaba en mi clase con los niños a los que tenían que recoger sus padres, y la recogí.

- Bajando a los niños para dárselos a sus padres, uno se volvió a subir y no me di cuenta (iba al final de la fila). Me esperé un poco a la puerta, como siempre, pero dentro no quedaban niños y tampoco estaba su madre, así que no caí y me fui. Me llamó mi compañera a los 5 minutos porque el niño estaba solo en la escalera llorando.