Yo creo que depende de si te has criado con ellos, la relación que has llevado con ellos en tu niñez, si de verdad los sientes como familia. Yo tengo primos/as por pueblos de Aragón, Barcelona y dios sabe donde más que no he conocido en mi vida y si por un casual de esta vida se juntasen nuestros caminos y órganos sexuales pues no me repudiaría en absoluto. Otra cosa sería frungir con los primos que conozco desde que era crío porque somos todos como hermanos y nos hemos criado juntos.