No, los pies no tienen nada que ver con el síndrome del túnel carpiano.