Hay cosas que se piensan antes de decirlas, porque luego te juegan una mala pasada. Te lo digo por esperiencia. Suerte