Vas, te pide perdón, quedas como una reina y santas pascuas. ¿Para qué prolongarlo más?