Mejor seguir aguantando un infierno y que se divorcien.
En manos de un abogado ya puedes estar segura. (más segura)