¡Hola mi niña!
Intenta hablar con él, y si no entra en razón o te lo vuelve a hacer pasa de él, como dice Salamandra: Sí papa, claro papa.