Mira a ver si te puedes coger las asignaturas a unas horas que te vengan mejor y puedas compatibilizar el quedarte en el pueblo e ir a clase; si ves que no puedes no dejes los estudios porque eso le daría mucha tristeza a tu madre, y no se perdonaría que los dejases por ella (ya sabes que las madres nunca son egoístas, además ahora te estás forjando tu futuro).

Ella es la primera que no te ha pedido que te quedes para que no los aparques. Intenta mantener contacto por teléfono e ir allí más de lo que vas de costumbre, es lo único que se me ocurre. A lo mejor tu madre con hablar un rato contigo al día se sentiría mejor, mira a ver qué plan tiene vuestra compañía telefónica que os salga económico (no sé, una tarifa plana o algo así). Muchas veces las cosas que pasan te amargan y agobian más simplemente porque no te sientes libre de compartirlas con la gente. Las penas compartidas son menos penas, y si por lo menos os mantenéis en contacto casi diario pues tu madre lo agradecería.

Intenta tener detalles que le gusten. Por ejemplo, a mí me encantan las tarjetas de felicitación (desde las de "feliz cumpleaños" hasta las de "por ser mi amiga") y cuando estoy fuera suelo mandarle alguna a mi madre de sorpresa. O llévala un día unos bombones o una flor, algo que sepas que le va a hacer ilusión. Y bueno ya sabes que el que saques buenas notas la hace feliz, así que sigue esforzándote con los estudios .

Tb siéntate a hablarlo con ella sin tapujos. Dile que sabes que lo está pasando mal, que a tí también la situación te afecta y que quieres apoyarla para sobrellevar todo lo que está pasando.