Hombre, lo primero deberías haberle frenado, o haberte frenado tú... Ahora habla con él primero, pero debéis decírselo. Piensa si a ti te gustaría vivir engañada, y por tu propia prima...