Yo creo que cambiando de hábitos, si no hay una enfermedad subyacente, todo el mundo puede adelgazar. Ojo, adelgazar, no dejar de ser "gordo", porque aquí ya entramos en la también eterna discusión gordo vs rellenito. Lo digo porque es relativamente fácil pasar de tener sobrepeso a estar en un peso normal y saludable, pero a partir de ahí es muy difícil eliminar los michelines que te puedan quedar sin reducir mucho la ingesta calórica o invertir mucho tiempo en hacer ejercicio. Una mujer de 1.65 m está en un peso saludable pesando 51 kg o 60 kg, en el primer caso se la verá delgadita y en el segundo igual tiene una molleja asomando. Y perder esos 9 kg posiblemente le cuesta un mundo.