Dios, pero qué horror de hilo.