Ser celoso es algo completamente normal, y en cierto modo corresponde a lo que queremos a una persona, pero no es origen de la falta de confianza, al menos no directamente.

Los celos forman un sentimiento completamente estéril que provienen de la dependencia, del necesitar a una persona, de necesitar la seguridad de que esa persona nos quiere más allá de las evidencias.

Pero es que no hay evidencias, realmente el amor es un ejercicio de fe en el que jugamos las cartas sin poder llegar a saber realmente qué es lo que piensa nuestra pareja, y así es, y así será siempre.

La dependencia es algo muy perjudicial que viene de la falta de confianza en nosotros, de la ausencia de acitividades, sociales o no, que aireen nuestra vida, y de terminar, definitivamente, cerrándonos a todo por esa persona, a la que tendemos a exijir lo mismo, y, a medida que va cediendo, exijimos más, y más, hasta que todo explota.

Si tu novio, o novia, te va a dejar, lo hará independientemente de todo, y si lo hace, evaluemos nuestros errores, el por qué de cada cosa, y, si realmente no fue por nuestros errores, por qué nos preocupamos? No merece la pena hacerlo! Una persona así no es lo que queremos, por mucho que la dependencia insista en que lo queríamos y que éramos felices con él.

Pero es mentira, los celos es el lenguaje de la dependencia, no del cariño, y por ello forman algo que nunca lleva a ningún sitio, algo estéril, y dañino.