Cómo mola ver a alguien que quiere tener la última palabra... Siempre que no sea yo, claro.