Intenta pensar lo mínimo en ello. La cuestión es que estás bien, y eso es lo que importa. Es normal que recuerdes el golpe, ya que es algo que no pasa todos los días, pero bueno, que la cosa es esa, que estés relajada e intentes distraerte para no recordarlo.