Chicos/as, no creo que a Nikè le sirva de mucho leer casos trágicos sobre un problema parecido al suyo, al menos no mientras no sea capaz de hacer que su padre vaya al médico. No es a ella a la que hay que concienciar, es al padre, y creo que a Nikè le puedo doler ver algunos comentarios. Lo digo con toda mi buena fe, no pretendo ofender a nadie.