Relatos eróticos

  1. #1
    Avatar de .Perséfone. Eternamente fría
    Registrad@ el
    19/04/2004
    Localidad
    Sevilla
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    2.525
    Agradecido
    195 veces
    Temas
    83

    Relatos eróticos

    Pues en el juego de "ponernos cachondos" alguien ha dado la idea y como a todo el mundo le parecía bien y nadie lo ponía aprovecho para ponerlo yo!!

    Yo no tengo imaginación suficiente como para poner un relato erótico/porno...


    ¿¿Quién se atreve a empezar??


    PD: Incluso podríamos hacer un concurso de relatos...


    'El sentimiento de desdicha es mucho más fácil de llevar que el de felicidad. En el sufrimiento nos parece tener conciencia de nuestra propia existencia, aunque sea en forma de un monstruoso egoísmo; este dolor es mío, este nervio que se retuerce es mío, me pertenece solamente a mí. La felicidad, en cambio, nos aniquila: perdemos nuestra identidad [...] Es curioso verme escribiendo estas frases como si hubiese amado lo que en realidad odio'

  2. #2
    Avatar de Dunkeliebe Reina de los condenados
    Registrad@ el
    02/03/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    2.588
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    55
    ains.... a ver kien lo pone primero...xDDDD
    There's always something different going wrong
    The path I walk's in the wrong direction
    There's always someone fucking hanging on
    Can anybody help me make things better?


  3. #3
    Avatar de Blau o ci ci
    Registrad@ el
    28/07/2006
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    2.033
    Agradecido
    2 veces
    Temas
    30
    es que yo no sé dónde encontrar relatos eróticos que estén bien. antes poníais unos que molaban xDD si sabéis alguna página yo me ofrezco voluntaria para leerme algunos y poner los que más me gusten xDD


  4. #4
    Avatar de Strausser What were you looking at?
    Registrad@ el
    27/06/2007
    Localidad
    Eliocroca
    Sexo
    Chico
    Edad
    23
    Mensajes
    4.890
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    103
    Ehm... Yo miro de vez en cuando la de todorelatos.com ; )


    Nos duele tanto separarnos porque nuestras almas están unidas. Es probable que siempre lo hayan estado y que siempre lo estén. Quizá hayamos vivido mil vidas antes que ésta y nos hayamos encontrado en cada una de ellas. Y hasta es posible que en cada ocasión nos hayamos separado por los mismos motivos. Eso significa que este adiós es a un tiempo un adiós de diez mil años y un preludio de lo que vendrá.


  5. #5
    Avatar de Cecilia ¿Y tú quién eres?
    Registrad@ el
    07/01/2008
    Localidad
    Madrid
    Sexo
    Chica
    Edad
    31
    Mensajes
    279
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    11



    No existe un momento del día
    en que pueda apartarme de ti
    te has convertido
    En parte de mi alma
    Ya nada me consuela
    Si no estás tú también.
    Contigo en la distancia
    Amado mío, estoy....

  6. #publi
    Publicidad

     

  7. #6
    Avatar de Blau o ci ci
    Registrad@ el
    28/07/2006
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    2.033
    Agradecido
    2 veces
    Temas
    30
    DIOS, he leído un par de todorelatos.com, qué beshtias son la gente xDD


  8. #7
    Avatar de Cecilia ¿Y tú quién eres?
    Registrad@ el
    07/01/2008
    Localidad
    Madrid
    Sexo
    Chica
    Edad
    31
    Mensajes
    279
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    11
    Uff, poner aqui un relato porno..pa q luego salgan con comentarios tipo Peñafiel " q pervertido" " qué guarro",en el fondo todos hacen cosas,pero luego se las dan de puritanos...se lo dejo a otro/a..

    No existe un momento del día
    en que pueda apartarme de ti
    te has convertido
    En parte de mi alma
    Ya nada me consuela
    Si no estás tú también.
    Contigo en la distancia
    Amado mío, estoy....

  9. #8
    Avatar de miki87 Superusuari@
    Registrad@ el
    04/01/2007
    Localidad
    Alicante
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    4.619
    Agradecido
    1026 veces
    Temas
    142
    Cecilia escribió: Ver mensaje
    Uff, poner aqui un relato porno..pa q luego salgan con comentarios tipo Peñafiel " q pervertido" " qué guarro",en el fondo todos hacen cosas,pero luego se las dan de puritanos...se lo dejo a otro/a..
    Atrevete! Y si alguien sale diciendo eso, a ver que hace en un foro como este

    Cecilia, queremos relato!

  10. #9
    Avatar de Björk La distancia nos acerca.
    Registrad@ el
    18/01/2004
    Localidad
    Derry, Maine
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    16.436
    Agradecido
    2405 veces
    Temas
    187
    La idea fue mía, y no lo puse porque se me pasó... Y ya que nadie lo estrena, lo haré yo, que para eso fue mía la idea. Es corto y sobretodo... Deja con las ganas.

    Con las primeras notas del saxo, en la oscuridad, mi mano comienza a deslizar la cremallera de tu vestido. Tu respiración se acompasa con el chasquido de los dientes. Luego el vestido de terciopelo negro resbala desde tus hombros, como el aceite, descubriendo tu piel a la luz azul que entra por la ventana. Mi mano atrapa con afán de posesión tu breve cintura, no sin la suavidad que requieres. Acerco los labios a tu cuello, lentamente, hasta a penas acariciarlo, para dejar escapar junto al tu oido una bocanada de aliento, casi un susuro. Entonces tu espalda se crispa como la de una gata en celo, y así tus pezones se alzan desafiando tal vez el sonido que sigue brotando de la radio.
    Muy despacio mi mano hace recuento de tus costillas, una por una hasta alcanzar el pecho, duro como... tú y yo sabemos. Lo acaricio dulcemente, me recreo en su forma, mi mano se tensa sobre el reprimiendo las ganas de estrujarlo. Y tu mano se posa entonces sobre la mia apretándola contra el pecho, pidiendo más fuerza. Tu mano, que puñetera, se posa en mi cadera, tibia y suave, como tú, y comienza a bajar, hasta agarrar bien mi culo, para apretarme contra el tuyo, fuertemente. Puedo adivinar esa curva que describe y que me vuelve loco. Mi mandíbula se tensa, loca por morder. Pero en lugar de hacerlo busco la tuya, acariciandola con la yema de los dedos, recorriendo toda tu cara, deseando tus labios y hundiendo la nariz entre tu pelo, mientras en la radio, el saxo sigue creando ese aroma de pasión. Comienzo a besar tu cuello, a humedecerlo con los labios, a morderlo, deleitándome en lo que más me gusta, el sonido acelerado de tu respiración. Y dejo caer mi lengua por tu espalda, saboreando tu piel, sintiendo su suavidad, sintiendo, siempre sintiendo, sintiendo como tú tamnbién sientes. Poso las palmas de las manos sobre tu barriga, y comienzo a jugar con el borde de tus bragas.
    Me recreo tanto en ti, que casi me olvido de la firmeza y sensualidad con la que tus manos se deslizan por mis ingles, del calor de tu espalda mientras la restregas, borracha de placer, contra mi pecho, de tus labios chasqueando en el lobulo de mi oreja... Y mis dedos se empiezan a enredar entre el pelo de tu coño. Los imaginas algo más avanzados, y eso te hace extremecer, y aprietas el culo con más firmeza contra mi polla, que grita por verse ya al calor de tu piel. Pero todavía quiero seguir gozando del tacto de tu cuerpo, al arrullo del saxo. Así que bajo por tus ingles en las que una humedad salada comienza a deslizar. Acaricio tus muslos, firmes, duros, brillantes de luz azul. Acaricio tus nalgas, vuelvo a tus muslos, esta vez con intención, poniendo la mano a la humedad y el calor con que me la aprisionas. Arranco con furia, con ira tus bragas negras. Ahora vamos a dejar que nos abrase la pasión, ahora vamos a explotar tu y yo, mientras el saxo, en la radio, sigue sonando.
    Me atrevo y te amo.

    Mi ilusión te regalo.

  11. #10
    Avatar de Cecilia ¿Y tú quién eres?
    Registrad@ el
    07/01/2008
    Localidad
    Madrid
    Sexo
    Chica
    Edad
    31
    Mensajes
    279
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    11
    Guauuu qué genial...dulce y pasional,y saxofon...Me recuerda mucho a lo q hacemos yo y mi novio...joder,ha sido como leer una de nuestras juergas de alcoba..

    No existe un momento del día
    en que pueda apartarme de ti
    te has convertido
    En parte de mi alma
    Ya nada me consuela
    Si no estás tú también.
    Contigo en la distancia
    Amado mío, estoy....

  12. #11
    Entendid@
    Registrad@ el
    17/10/2007
    Localidad
    Vigo
    Sexo
    Chico
    Edad
    30
    Mensajes
    958
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    17
    ale, ahí va un tochón (boh, tiene palabras latinoamericanas por el medio, pero qué carallo xd)


    (...)ambos sabíamos que ya no éramos vírgenes, pero esa noche descubrimos los verdaderos rincones del placer que hasta entonces nos eran desconocidos.

    Llevábamos tres meses saliendo, y como él ya tenía coche, al final del día aparcaba en alguna calle solitaria y nos dábamos tremendas manoseadas que a cualquiera dejan sin aliento.


    Nos habíamos conformado con eso, pero una tarde me invitó a su casa a merendar. Era en realidad un cuarto con su cocina a un lado, algo pequeño, pero muy acogedor. La ventana daba una tenue luz que se iba acabando con el paso de los minutos. Tomamos un café, nos sentamos a ver la televisión, por lo pequeño de la pieza no cabía un sofá así que nos sentamos sobre la cama.


    Mientras miraba un anuncio, sentí que su mano acariciaba mi espalda suavemente, se sentía muy bien, sobre todo cuando se inclinó hacia mí para brindarme su cálida respiración en el cuello. Cerré los ojos. ¡Me encantaba que hiciera eso!


    Puse mi mano sobre su pierna y la acaricié de arriba abajo, siempre ha tenido unas piernas firmes y gruesas, muy sensuales. Mientras tanto con su otra mano él acariciaba mi cuello y mi hombro. Bajé la cara y nos besamos, fue un beso profundo, sentía el calor y la suavidad de sus labios sobre los míos, y luego la humedad de su lengua abriéndose paso entre ellos. Mientras con la mano que tenía en mi espalda se apoyaba en el colchón, con la otra rozaba la parte baja de mi cuello y parte de mi escote… apenas me tocaba, sentía un cosquilleo delicioso en el vientre.


    Bajó un poco más la mano y se apoderó de uno de mis senos, interrumpí el beso para soltar un suspiro, eso me ponía muy caliente. Lo masajeaba firmemente, sin lastimarme, pero con la confianza de todo un maestro en el arte.


    Ya me había tocado antes, pero esa ocasión, la sensación fue distinta, mi piel subía de temperatura y mis piernas al parecer habían cobrado vida, queriendo separarse para lo que viniera. Siguió besando mi cuello, paseando su lengua en él, y lentamente me recostó sobre la cama. Yo simplemente me dejaba hacer, abrazándolo y acariciando su espalda.


    Cuando me hubo recostado se montó sobre mí, y pegó sus genitales a mí. Sentí claramente la erección casi total de su pene bajo el pantalón. Volvió a besarme y metió ambas manos bajo mi blusa, acariciando mis senos, luego oprimiéndolos, era una sensación deliciosa que me hacía temblar y mojar mis pantalones.


    Lentamente subió mi blusa hasta sacármela por la cabeza. Mi sujetador estaba bajo mis pechos, que no son muy grandes, pero están en su lugar. Bajó la cara hasta ellos y los lamió, los besaba deliciosamente y cada vez estaba yo más húmeda. Rápidamente me incorporó para sacarmelo y volver a acostarme. Él se movía en compás sobre mí, frotando su duro bulto en mi pubis, esperando que lo dejara entrar.


    Sin dejar de chuparme los pezones, se quitó la camisa, y con la suave luz del atardecer puede ver su piel enchinada, pareciera que cada uno de sus poros quisiera destilar deseo. Acaricié sus hombros y luego su cabeza, el volteó a mirarme con esa sonrisa traviesa y perversa que suele tener antes de gozarme.


    Dejó entonces de besar mis senos, y recorrió mi abdomen con su lengua, mientras que con una mano acariciaba mis nalgas, y con la otra desabotonaba mi pantalón. Cuando lo consiguió, se incorporó y de un jalón me despojó del pantalón y las bragas, dejando mi sexo al descubierto. Hasta ese día no había estado desnuda frente a él; pero mi calentura era tanta que no me importó. Me enderecé y tomé la hebilla de su cinturón, para desabrocharla. Pero él me detuvo tomándome de las muñecas y recostándome de nuevo.


    Esa actitud dominante terminó de encenderme, me soltó y recorrió con sus manos todo mi cuerpo, el pecho, luego el abdomen, el vientre y terminó en mis muslos, separándolos y acariciando el interior de ellos, hasta llegar a mis ardientes ingles. Las recorrió con los dedos, sin tocar mi vulva, lo que me gustó mucho.


    Besó una de mis rodillas y lamió todo mi muslo, quitó sus manos para poder lamer mi ingle y me agarró fuertemente de la cadera, entonces sopló y me dejó sentir el calor de su aliento en mi sexo, para después empezar a recorrerlo con la lengua. Yo estaba a mil y sólo atinaba a enredar mis dedos en su cabello y de cuando en cuando, al aumentar la sensación, jalarlos un poco. Sentí su lengua en mi clítoris, luego recorrió los labios hasta encontrar la entrada de mi vagina, y la metió. Movió su lengua dentro de mí, y con sus manos apretaba mis nalgas, hasta que llegué inevitablemente al orgasmo. Me estremecí completamente, mientras él bebía todos mis jugos para después levantarse y sentarse en la orilla de la cama. Esperó un momento a que me recuperara mientras acariciaba mi torso.


    Lo miré y le sonreí, él se inclinó a besarme, y sin dejar de hacerlo me ayudó a levantarme hasta que quedé sentada de nuevo en la orilla de la cama. Entonces él se puso de pie frente a mí, me tomó de las manos y las puso sobre su vientre. Yo lo acaricié, y ahora él simplemente se dejó querer. Comprendí que ahora era mi turno y me propuse hacerlo muy bien.


    Subí mis manos a su pecho, con la escasa luz que aún había logré ver su tatuaje en el lado izquierdo de su pecho. Me puse de pie para lamerlo, no tenía un sabor particular, pero sí sentí con la lengua el borde del dibujo. Subí para besarle el cuello tal como él lo había hecho y sentí cómo su respiración se hizo más corta. Pegué mi cuerpo totalmente desnudo al suyo y sentí como su pene volvió a crecer, aprisionado aún por la ropa.


    Besaba su cuello de un lado a otro, aún caliente por el rico orgasmo que me brindó. Y con mis manos recorrí su espalda hasta llegar a sus redondas nalgas. Las acaricié en círculos, y en momentos las apretaba con ambas manos. Cada vez que lo hacía con la presión lo empujaba hacia mí, y su bulto enorme oprimía mi sexo húmedo y altamente sensible.


    Lo besé intensamente antes de volver a sentarme en la cama y tomar su hebilla por segunda vez, ahora nada me detendría, pero él tampoco opuso resistencia esta ocasión. Desabroché su cinturón, y luego el pantalón. Lo bajé hasta sus rodillas y acaricié el crecido bulto bajo su trusa. Era tal la erección que estaba a punto de salir por arriba de ella. Me acerqué a besar su vientre mientras bajaba también la prenda interior y jugaba con su pene entre mis manos. Pude sentir un líquido en ellas, lo que me invitó a tomar un poco de ese néctar del placer.
    Me acerqué a la punta de su miembro y con mi lengua toqué ese pequeño orificio que destilaba el jugo. Me supo algo salado… pero me supo bien. El sabor de ese fluido era como una droga… no podía dejar d chuparlo. Recorría con mi lengua la gran cabeza cuya textura lisa y suave combinaba perfectamente con la delicia del líquido.


    Poco a poco metí su pene en mi boca, arrancando suspiros de mi amante cada vez que ganaba un poco de terreno en su pene. Finalmente lo tuve dentro de mi boca por completo y empecé a bombearlo ayudándome con la mano, y con la otra acariciaba sus redondas y pesadas bolas que se movían escurridizas entre mis dedos, como peces huyendo de su prisión. (¡Esas deliciosas pelotas cómo me han causado adicción!)


    Estuve mamándolo unos minutos, y el sabor se hacía salado y rico. Cada vez crecía más, en especial la deliciosa cabeza, y sus bolas subían y se ponían duras. En un arrebato de pasión, él me tomó del cabello y me arrebató el delicioso banquete. Me hizo soltarlo y me acostó boca arriba. Frenéticamente me besó todo el cuerpo, con su mano acarició mi vulva y estimuló mi clítoris como poseso. Me besó con locura mientras se ponía sobre mí ¡y de un solo golpe introdujo todo su falo en mi interior!


    Ahogué un ligero grito al sentir esa enorme cosa abriéndose paso en mi vagina, acompañada de una oleada de placer que invadió mi vientre y un cosquilleo en el rostro que se mantuvo durante todo el acto.
    Comenzó a cogerme, con una fuerza inaudita, cada vez que me la metía sentía sus bolas chocando en mi trasero. La maravillosa sensación era algo que no había sentido, ni siquiera con mi primera pareja. Él sí que me estaba haciendo suya, y con él me sentí mujer por primera vez.


    Era delicioso el sabor de su piel salada, la textura de su piel húmeda de sudor, ver entre las sombras su rostro crispado de placer, su cuello extendido al máximo, y verlo disfrutarme de esa manera, es una experiencia que no cambiaría por nada.



    El cosquilleo en el vientre se hizo más intenso, involuntariamente mi vagina se apretaba más, y lo oprimía con una fuerza que por mí misma no sería capaz de lograr. Él a su vez se movió con más fuerza, y más rápido, mientras ahogaba gemidos con mayor frecuencia, y de cuando en cuando me besaba con una desesperación magnífica y sublime. Me miró profundamente, parecía que quisiera decir algo, pero no salió nada de sus labios, simplemente cerró los ojos y tembló sobre mí, y al sentir un chorro hirviente en mi interior, mi vagina liberó toda la tensión que guardaba y sentí una inmensa explosión de placer en mi cuerpo, mi rostro se calentó demasiado y ya no fui capaz de ahogar el grito que escapó de mi garganta.


    ~ nιgнтѕ orιgιnal noιѕe ~

    ι love dance мυѕιc, ι dance dance мυѕιc, ι нave dance ѕoυl

  13. #12
    Avatar de Miss Animal Nocturno
    Registrad@ el
    31/08/2007
    Localidad
    Sevilla
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.183
    Agradecido
    34 veces
    Temas
    222
    yo podria describir escenas de la vida real, pero a tanto como relato nose.

  14. #13
    Avatar de ...Natasha... Muy Entendid@
    Registrad@ el
    19/04/2007
    Sexo
    Chica
    Edad
    25
    Mensajes
    1.304
    Agradecido
    35 veces
    Temas
    91
    soulmaster escribió: Ver mensaje
    ale, ahí va un tochón (boh, tiene palabras latinoamericanas por el medio, pero qué carallo xd)


    (...)ambos sabíamos que ya no éramos vírgenes, pero esa noche descubrimos los verdaderos rincones del placer que hasta entonces nos eran desconocidos.

    Llevábamos tres meses saliendo, y como él ya tenía coche, al final del día aparcaba en alguna calle solitaria y nos dábamos tremendas manoseadas que a cualquiera dejan sin aliento.


    Nos habíamos conformado con eso, pero una tarde me invitó a su casa a merendar. Era en realidad un cuarto con su cocina a un lado, algo pequeño, pero muy acogedor. La ventana daba una tenue luz que se iba acabando con el paso de los minutos. Tomamos un café, nos sentamos a ver la televisión, por lo pequeño de la pieza no cabía un sofá así que nos sentamos sobre la cama.


    Mientras miraba un anuncio, sentí que su mano acariciaba mi espalda suavemente, se sentía muy bien, sobre todo cuando se inclinó hacia mí para brindarme su cálida respiración en el cuello. Cerré los ojos. ¡Me encantaba que hiciera eso!


    Puse mi mano sobre su pierna y la acaricié de arriba abajo, siempre ha tenido unas piernas firmes y gruesas, muy sensuales. Mientras tanto con su otra mano él acariciaba mi cuello y mi hombro. Bajé la cara y nos besamos, fue un beso profundo, sentía el calor y la suavidad de sus labios sobre los míos, y luego la humedad de su lengua abriéndose paso entre ellos. Mientras con la mano que tenía en mi espalda se apoyaba en el colchón, con la otra rozaba la parte baja de mi cuello y parte de mi escote… apenas me tocaba, sentía un cosquilleo delicioso en el vientre.


    Bajó un poco más la mano y se apoderó de uno de mis senos, interrumpí el beso para soltar un suspiro, eso me ponía muy caliente. Lo masajeaba firmemente, sin lastimarme, pero con la confianza de todo un maestro en el arte.


    Ya me había tocado antes, pero esa ocasión, la sensación fue distinta, mi piel subía de temperatura y mis piernas al parecer habían cobrado vida, queriendo separarse para lo que viniera. Siguió besando mi cuello, paseando su lengua en él, y lentamente me recostó sobre la cama. Yo simplemente me dejaba hacer, abrazándolo y acariciando su espalda.


    Cuando me hubo recostado se montó sobre mí, y pegó sus genitales a mí. Sentí claramente la erección casi total de su pene bajo el pantalón. Volvió a besarme y metió ambas manos bajo mi blusa, acariciando mis senos, luego oprimiéndolos, era una sensación deliciosa que me hacía temblar y mojar mis pantalones.


    Lentamente subió mi blusa hasta sacármela por la cabeza. Mi sujetador estaba bajo mis pechos, que no son muy grandes, pero están en su lugar. Bajó la cara hasta ellos y los lamió, los besaba deliciosamente y cada vez estaba yo más húmeda. Rápidamente me incorporó para sacarmelo y volver a acostarme. Él se movía en compás sobre mí, frotando su duro bulto en mi pubis, esperando que lo dejara entrar.


    Sin dejar de chuparme los pezones, se quitó la camisa, y con la suave luz del atardecer puede ver su piel enchinada, pareciera que cada uno de sus poros quisiera destilar deseo. Acaricié sus hombros y luego su cabeza, el volteó a mirarme con esa sonrisa traviesa y perversa que suele tener antes de gozarme.


    Dejó entonces de besar mis senos, y recorrió mi abdomen con su lengua, mientras que con una mano acariciaba mis nalgas, y con la otra desabotonaba mi pantalón. Cuando lo consiguió, se incorporó y de un jalón me despojó del pantalón y las bragas, dejando mi sexo al descubierto. Hasta ese día no había estado desnuda frente a él; pero mi calentura era tanta que no me importó. Me enderecé y tomé la hebilla de su cinturón, para desabrocharla. Pero él me detuvo tomándome de las muñecas y recostándome de nuevo.


    Esa actitud dominante terminó de encenderme, me soltó y recorrió con sus manos todo mi cuerpo, el pecho, luego el abdomen, el vientre y terminó en mis muslos, separándolos y acariciando el interior de ellos, hasta llegar a mis ardientes ingles. Las recorrió con los dedos, sin tocar mi vulva, lo que me gustó mucho.


    Besó una de mis rodillas y lamió todo mi muslo, quitó sus manos para poder lamer mi ingle y me agarró fuertemente de la cadera, entonces sopló y me dejó sentir el calor de su aliento en mi sexo, para después empezar a recorrerlo con la lengua. Yo estaba a mil y sólo atinaba a enredar mis dedos en su cabello y de cuando en cuando, al aumentar la sensación, jalarlos un poco. Sentí su lengua en mi clítoris, luego recorrió los labios hasta encontrar la entrada de mi vagina, y la metió. Movió su lengua dentro de mí, y con sus manos apretaba mis nalgas, hasta que llegué inevitablemente al orgasmo. Me estremecí completamente, mientras él bebía todos mis jugos para después levantarse y sentarse en la orilla de la cama. Esperó un momento a que me recuperara mientras acariciaba mi torso.


    Lo miré y le sonreí, él se inclinó a besarme, y sin dejar de hacerlo me ayudó a levantarme hasta que quedé sentada de nuevo en la orilla de la cama. Entonces él se puso de pie frente a mí, me tomó de las manos y las puso sobre su vientre. Yo lo acaricié, y ahora él simplemente se dejó querer. Comprendí que ahora era mi turno y me propuse hacerlo muy bien.


    Subí mis manos a su pecho, con la escasa luz que aún había logré ver su tatuaje en el lado izquierdo de su pecho. Me puse de pie para lamerlo, no tenía un sabor particular, pero sí sentí con la lengua el borde del dibujo. Subí para besarle el cuello tal como él lo había hecho y sentí cómo su respiración se hizo más corta. Pegué mi cuerpo totalmente desnudo al suyo y sentí como su pene volvió a crecer, aprisionado aún por la ropa.


    Besaba su cuello de un lado a otro, aún caliente por el rico orgasmo que me brindó. Y con mis manos recorrí su espalda hasta llegar a sus redondas nalgas. Las acaricié en círculos, y en momentos las apretaba con ambas manos. Cada vez que lo hacía con la presión lo empujaba hacia mí, y su bulto enorme oprimía mi sexo húmedo y altamente sensible.


    Lo besé intensamente antes de volver a sentarme en la cama y tomar su hebilla por segunda vez, ahora nada me detendría, pero él tampoco opuso resistencia esta ocasión. Desabroché su cinturón, y luego el pantalón. Lo bajé hasta sus rodillas y acaricié el crecido bulto bajo su trusa. Era tal la erección que estaba a punto de salir por arriba de ella. Me acerqué a besar su vientre mientras bajaba también la prenda interior y jugaba con su pene entre mis manos. Pude sentir un líquido en ellas, lo que me invitó a tomar un poco de ese néctar del placer.
    Me acerqué a la punta de su miembro y con mi lengua toqué ese pequeño orificio que destilaba el jugo. Me supo algo salado… pero me supo bien. El sabor de ese fluido era como una droga… no podía dejar d chuparlo. Recorría con mi lengua la gran cabeza cuya textura lisa y suave combinaba perfectamente con la delicia del líquido.


    Poco a poco metí su pene en mi boca, arrancando suspiros de mi amante cada vez que ganaba un poco de terreno en su pene. Finalmente lo tuve dentro de mi boca por completo y empecé a bombearlo ayudándome con la mano, y con la otra acariciaba sus redondas y pesadas bolas que se movían escurridizas entre mis dedos, como peces huyendo de su prisión. (¡Esas deliciosas pelotas cómo me han causado adicción!)


    Estuve mamándolo unos minutos, y el sabor se hacía salado y rico. Cada vez crecía más, en especial la deliciosa cabeza, y sus bolas subían y se ponían duras. En un arrebato de pasión, él me tomó del cabello y me arrebató el delicioso banquete. Me hizo soltarlo y me acostó boca arriba. Frenéticamente me besó todo el cuerpo, con su mano acarició mi vulva y estimuló mi clítoris como poseso. Me besó con locura mientras se ponía sobre mí ¡y de un solo golpe introdujo todo su falo en mi interior!


    Ahogué un ligero grito al sentir esa enorme cosa abriéndose paso en mi vagina, acompañada de una oleada de placer que invadió mi vientre y un cosquilleo en el rostro que se mantuvo durante todo el acto.
    Comenzó a cogerme, con una fuerza inaudita, cada vez que me la metía sentía sus bolas chocando en mi trasero. La maravillosa sensación era algo que no había sentido, ni siquiera con mi primera pareja. Él sí que me estaba haciendo suya, y con él me sentí mujer por primera vez.


    Era delicioso el sabor de su piel salada, la textura de su piel húmeda de sudor, ver entre las sombras su rostro crispado de placer, su cuello extendido al máximo, y verlo disfrutarme de esa manera, es una experiencia que no cambiaría por nada.



    El cosquilleo en el vientre se hizo más intenso, involuntariamente mi vagina se apretaba más, y lo oprimía con una fuerza que por mí misma no sería capaz de lograr. Él a su vez se movió con más fuerza, y más rápido, mientras ahogaba gemidos con mayor frecuencia, y de cuando en cuando me besaba con una desesperación magnífica y sublime. Me miró profundamente, parecía que quisiera decir algo, pero no salió nada de sus labios, simplemente cerró los ojos y tembló sobre mí, y al sentir un chorro hirviente en mi interior, mi vagina liberó toda la tensión que guardaba y sentí una inmensa explosión de placer en mi cuerpo, mi rostro se calentó demasiado y ya no fui capaz de ahogar el grito que escapó de mi garganta.



    oh Dios Mío

  15. #14
    Entendid@
    Registrad@ el
    17/10/2007
    Localidad
    Vigo
    Sexo
    Chico
    Edad
    30
    Mensajes
    958
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    17
    por qué nadie ha puesto el archidesobraconocido " y nos dieeeron las dieeez y las oncee..." ???


    Fue en un pueblo con mar
    una noche despues de un concierto;
    tú reinabas detrás
    de la barra del único bar que vimos abierto
    -”Cántame una canción
    al oido y te pongo un cubata”-
    -”Con una condición:
    que me dejes abierto el balcón de tus ojos de gata”-
    loco por conocer
    los secretos de su dormitorio
    esa noche canté
    al piano del amanecer todo mi repertorio.
    Los clientes del bar
    uno a uno se fueron marchando,
    tú saliste a cerrar,
    yo me dije:
    “Cuidado, chaval, te estas enamorando”,
    luego todo pasó
    de repente, su dedo en mi espalda
    dibujo un corazón
    y mi mano le correspondió debajo de tu falda;
    caminito al hostal
    nos besamos en cada farola,
    era un pueblo con mar,
    yo quería dormir contigo y tú no querías dormir sola…


    ~ nιgнтѕ orιgιnal noιѕe ~

    ι love dance мυѕιc, ι dance dance мυѕιc, ι нave dance ѕoυl

  16. #15
    Avatar de Dunkeliebe Reina de los condenados
    Registrad@ el
    02/03/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    2.588
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    55
    Mm.... me encanta el del saxo...^^
    There's always something different going wrong
    The path I walk's in the wrong direction
    There's always someone fucking hanging on
    Can anybody help me make things better?


Página 1 de 2 1 2 ÚltimaÚltima

Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está desactivado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados
  • Temas similares

    1. Relatos eróticos
      Por SaRiChi en elKonsultorio de Sexualidad
      Respuestas: 1
      Último mensaje: 28/12/2006, 11:38
    2. Relatos eróticos
      Por Casadiella de anís en elKonsultorio de Sexualidad
      Respuestas: 42
      Último mensaje: 23/10/2006, 0:18
    3. ReLaToS ErOtICoS
      Por Artemissa en elKonsultorio de Sexualidad
      Respuestas: 167
      Último mensaje: 19/10/2006, 22:47
    4. web de relatos
      Por Shëkinah en El Tablón
      Respuestas: 1
      Último mensaje: 11/12/2004, 13:16
    5. concurso de relatos
      Por Trinity en Esoterismo y Ciencias Ocultas
      Respuestas: 18
      Último mensaje: 06/05/2004, 19:54