Relatos eróticos

  1. #16
    Avatar de Uritza Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    14.495
    Agradecido
    1417 veces
    Temas
    267
    A mí me hacen gracia =).

  2. #17
    Avatar de xica_sexy ***XiCa 100% SeXy***
    Registrad@ el
    08/10/2006
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    36
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    0
    me puedes poner otro lesbico...grax
    ¡¡¡En El AmOr Y eN lA gUeRrA tOdO sE vAlE!!!

  3. #18
    Avatar de Casadiella de anís Mega Usuari@
    Registrad@ el
    19/07/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    27.646
    Agradecido
    331 veces
    Temas
    415
    Ahí tienes.

    CURSO DE CAPACITACIÓN Una joven empleada debe viajar a un curso fuera de la ciudad acompañada de su madura jefa, capacitándose en el placer lésbico
    Me cambié de trabajo, y entré a trabajar a una prestigiosa empresa, donde la mayoría de los empleados eran hombres, salvo las que realizábamos atención al público.

    Al principio estaba un poco incomoda en el puesto, pero luego de unas semanas, capté el movimiento de la empresa y me desenvolví de lo más bien. Me hice amiga de las otras muchachas de la empresa, algunas casadas, pero la mayoría solteras. En total éramos un grupo de 6 más nuestra jefa, que muy poco se metía con nosotros.

    Dentro de los comentarios que andaban entre las chicas era que la jefa era lesbiana. No había nada comprobado, pero la forma de tratarlas, y el poco interés que le causaban los hombre, era un rumor en toda la empresa.

    Luego de transcurrido un mes en la empresa, se nos informó que teníamos que asistir a unos cursos de capacitación fuera de la ciudad. La empresa nos cancelaba todo, los pasajes, la comida, el hotel. La jefa nos citó en su oficina, informándonos de este curso, y que ella designaría las parejas para asistir, ya que la empresa tenía que seguir funcionando, incluyéndose ella entre las personas que asistirían a este curso de capacitación.

    A la hora de colación, las muchachas bromeaban de quien sería la elegida por la jefa, ya que seguramente, sería la que a ella le parecería una posible candidata a sus deseos sexuales.

    Dentro de los comentarios dos de las chicas estaban seguras que yo sería la elegida, ya que el trato conmigo, era diferente a las demás. Al volver de colación, la jefa ya tenía designadas las parejas y el primer turno, dijo que sería ella y yo.

    Sentí la mirada de estas compañeras que habían anunciado mi viaje, y al salir de la oficina, las risas y bromas de ellas diciéndome que me tenía que cuidar.

    Llegó el día señalado y viajamos en su auto al famoso curso. Llegamos a la casa matriz, nos saludaron, y comenzamos las charlas. Luego tuvimos un descanso a la hora de colación, para luego proseguir en la tarde.

    Una vez que salimos del curso, nos dirigimos al hotel y me di cuenta que la empresa, supuestamente había designado solo un cuarto para las dos. En ese momento, me di cuenta que mis compañeras quizás no estaban tan erradas, ya que era demasiada la coincidencia, aparte que en el trayecto, ella había indagado mucho sobre mi vida, si tenía pareja, si era un mujer liberal etc.

    Entramos a la habitación, tomamos una ducha, nos pusimos ropa más cómoda y luego salimos a dar una vuelta por la ciudad. Ya había oscurecido, cuando entramos a una fuente de soda a comer algo. Luego de la comida, nos quedamos bebiendo cervezas, que no recuerdo cuantas fueron, pero la verdad fueron muchas. Mientras lo hacíamos, sentí que ella me miraba de una forma distinta, diferente, con un tono más sensual e incluso llegaba más allá al tocarme las manos. En un principio me sentía un poco incomoda con todas estas atenciones, pero después de unas cuantas cervezas, me empecé a sentir un poco rara, y excitada, pensando en como sería estar con una mujer.

    Volvimos al hotel. Entramos al baño y luego de conversar un rato, sobre la gordura. Yo le mencioné que me encontraba un poco gorda, y un poco suelta, que antes hacía mucho ejercicio, pero que después de entrar a trabajar, ya casi no me quedaba tiempo. En ese momento prendí el televisor, cuando siento que ella me da un pellizco en las nalgas diciéndome que ella no me encontraba para nada suelta o gorda.
    Hice de cuenta como que nada había pasado y nos tendimos sobre la cama a ver la película que estaban dando. Ella no ponía ningún interés en lo que la TV mostraba y me seguía conversando.

    La verdad yo tampoco me podía concentrar, ya que me desconcentraba la cercanía de mi jefa y sus indirectas suaves.

    Hablábamos de las manchas que salen en la piel con el tiempo y me preguntó si a mí ya me habían salido. Le dije que gracias a Dios no muchas, solo algunas entre los pechos. Ahí fue cuando ella, muy suavemente me levantó la parte superior de mi vestido, y me dio una mirada entre mis pechos.

    Nunca jamás se me había pasado por la mente tener sexo con otra mujer, pero desde que mis compañeras me empezaron a m
    olestar, que yo sería el banquete de la jefa, esa idea comenzó a rondar mi mente y reconozco que me dio algo de curiosidad.

    Descaradamente me estaba coqueteando y a mi me estaba gustando. El efecto de la cerveza, y los movimientos de mi jefa me tenían muy excitada, sentía como se me humedecía la entrepierna pensar que se sentiría estar con ella, besar los pechos de una mujer, tocar un culo que no sea el mío, sentir el sabor de una vagina, todo eso me estaba volviendo loca.

    Seguimos hablando de la piel, ella diciéndome que le encantaba tomar baños de espuma, ya que la dejaban completamente suave, que ella tenía una piel muy reseca, y que por lo mismo le dedicaba mucha atención. Por mi parte pensaba que me moría de ganas de sentir esa piel desnuda junto a la mía, pero en ese tiempo era demasiado tímida.

    Nuevamente ella, hablando de ese tema, me comenzó a acariciar la pierna, diciéndome que mi pie era muy suave y que seguramente a mi novio lo hacía volver loco tocándome

    Su mano acariciando mis muslos me estaba volviendo loca, me moría de ganas que siguiera más arriba, pero ella muy suavemente seguía charlando, mientras su mano no dejaba de tocarme.
    . Dime Silvia… ¿alguna vez le has sido infiel a tu novio? -La verdad no, soy muy tímida para eso -¿Eres tímida? -Si , mucho -¿Pero si tuvieses la oportunidad, con la certeza de que él nunca se enteraría? -Con la certeza de que él nunca se enteraría … quizás si -Eres una mujer muy hermosa Silvia, he notado que llamas la atención de muchos hombre -¿usted cree? -Si , estoy segura, te he visto atendiendo público, y no solo a los hombres, también a algunas mujeres -No creo -Te lo digo en serio, ¿nunca has estado con otra mujer? -No, nunca -¿Y esa idea ha pasado por tu mente? -No -No me mientas, todas tenemos la curiosidad -Bueno , si ... alguna vez lo he pensado -Mmmm ... y por que no lo has hecho -Son solo pensamientos … no se si me atrevería -¿Por vergüenza al que dirán? -Si , también por eso -Y si tienes la oportunidad, igual que en el caso anterior, que nunca nadie lo sabría ¿lo harías? -Ehhhh .. no se…. Quizás -Silvia, debes vivir la vida, esta vida es una sola …

    Mientras lo decía su mano subió por debajo de mi vestido y comenzó a acariciarme el vientre. Yo solo cerré los ojos y sentí como su mano subía más aún, dejándome al descubierto los pechos.

    La sensación era divina, la suavidad como me los tocaba, su lengua jugando con mis pezones, me tenían completamente excitada, y ya estaba ahí, sola con ella en el cuarto, y como dijo ella nunca nadie lo sabría a si que decidí dejarme llevar.

    Abrí los ojos y vi como me succionaba deliciosamente los pechos. Luego se incorporó y me dio un suave beso. No podía creer lo que estaba sucediendo, mi jefa me estaba besando y a mi me encantaba. Sin pensarlo respondí sus besos mientras ella comenzaba acariciarme las nalgas.

    Su mano recorría cada rincón de mi cuerpo, siempre muy suave, haciéndome estremecer de placer. Sentí como me bajaba mis calzones, dejando todo mi sexo al descubierto, Una horda de placer irrumpió en mi cuerpo cuando con mucha suavidad su dedos me acariciaban mi entre pierna, primero por los costados, para luego introducirse en ella buscando el punto exacto para causarme uno de los mayores placeres de mi vida.

    Yo también comencé a desnudarla, sin parar de besarnos apasionadamente. Sus besos eran deliciosos, muy suaves, muy húmedos. Su lengua se movía deliciosa dentro de mi boca y mis manos acariciaban por primera vez los pechos de otra mujer y la sensación me encantó.
    En un movimiento, me hizo colocarme boca abajo, y comenzó a besarme las nalgas, más y más, cada vez bajando más, hasta que sentí su lengua en la entrada de mi culo, haciéndome ver estrellas. Mi novio ya lo había hecho, pero no era comparable a como ella lo hacía, se notaba su experiencia al hacer sentir a una mujer. Suavemente su lengua se deslizaba por ahí, bajando cada vez más hasta llegar a mi intimidad.

    Al introducir su lengua en mi húmeda vagina no pude aguantar y un gemido de lo más profundo de mi ser. Me entregué completamente a ella, mi cuerpo estaba ahí para que ella hiciese lo que se le plazca.

    Una y otra vez, su lengua me entregaba placer, un placer muy distinto a la brusca lengua de mi novio, sabiendo perfectamente como me hacía sentir, mientras yo gemía una y otra vez, sin poder de par
    a de hacerlo.

    Nunca en mi vida me la habían lamido tan rico, una y otra vez, su lengua se introducía en mi, causándome exquisitas sensaciones.

    Casi estuve apunto de correrme, pero no quise hacerlo, no sin antes yo probar también que se sentía tener el sexo de una mujer en mi boca

    Ella pareció escuchar mis pensamientos y se desnudó completamente, yo me di vuelta y ella se subió sobre mí, sin dejar de tocarme.

    Ante mis ojos estaba la vagina de mi jefa, jugosa, con un olor que me volvió loca. No aguanté ni un segundo y la llevé a mi boca. Mi jefa comenzó a gemir desesperadamente y me dio las gracias dándome a mí también una buena lamida.

    Nunca había soñado estar así con otra mujer, pero mi excitación y mi calentura iba más allá de todos mis límites, y no paré de saborear esa deliciosa concha, tragándome ese delicioso jugo de hembra.

    Mi jefa mientras tanto me lamía la mía, me comenzaba a introducir sus dedos por ahí, bajando más su lengua y lamiéndome el ano, cosa que me movía loca.

    Al igual que ella, con mis dedos comencé a metérselos, tratando de hacerlo lo mejor posible, pensando en como me gustaría a mi que me los metiera, cada uno de mis movimientos eran acertados, ya que mi jefa solo paraba de lamer para gemir desesperadamente.

    Luego al igual que ella, comencé a jugar con mi lengua en la entrada de su ano. Ella se volvió loca y me pedía más y más. Yo le pasaba la lengua completamente abierta de arriba abajo, y trataba de ponerla dura y metérsela un poco por el culito.

    -¡Meteme un dedo por ahí! …

    Y obedientemente le coloqué un dedo en su entrada. Ella misma se abrió las nalgas y comenzó a dilatar su ano, hasta que mi dedo se fue metiendo completamente. Con el dedo en su culo, comencé un suave mete y saca mientras volvía a lamerle sus jugos. Ella me hizo lo mismo ahí. La verdad nunca me gustó e incluso me causaba algo de dolor cuando mi novio un par de veces trató de hacérmelo, pero esa noche estaba completamente entregada a mi jefa y traté de dilatar lo más posible el ano, hasta que su dedo poco a poco comenzó a entrar. Ella si lo hacía más fuerte, y yo imitándola, también aumenté mis movimientos. Al cabo de un rato, el leve dolor que sentía se fue completamente y comencé a sentir un placer que nunca antes había sentido. Sentirme penetrada por el ano, más la lengua de mi jefa haciendo maravillas en mi sexo, comencé a sentir que acababa

    -Ahhhh no aguanto más … creo que voy a acabar -¡Dámelo preciosa!.. dámelo todo acá en mi boca…. Que te voy a beber hasta la última gota.

    -Aaaaaaaaaaaahhhhhhhh yaaaaaaaaaaaa -Mmmmmmmsssss

    Sentí como un relámpago mi corrida y con mayor fuerza le chupé su sexo, cosa que también en segundos, comenzó a lanzar una gran cantidad de jugos. Aún siendo muy escrupulosa, comencé a beber directamente de su sexo cada uno de estos chorros, que salían con una fuerza sorprendente, mojándome completamente la cara. La calentura del momento no me hizo pensar en nada más que en placer, al verme en esa situación bebiéndome el orgasmo de mi jefa, un sabor completamente diferente a cualquier cosa que hubiese probado, con su boca aún en mi sexo, fue demasiado para mi y nuevamente, cosa que nunca me había ocurrido en la vida, sentí nuevamente esa electricidad y alcancé mi segundo orgasmo, cosa que mi jefa no desaprovechó y se bebió nuevamente con más ganas aún mi segundo orgasmo.

    Nos quedamos un rato en esa posición, besándonos nuestros sexos. Me encontraba completamente exhausta con toda mi cara y mi pelo mojado, sintiendo los besos de mi jefa.

    Al rato se bajó, se acostó a mi lado y me besó muy suavemente, abrazándome con ternura.


  4. #19
    Avatar de princesita89 Locaaaaaaa
    Registrad@ el
    12/02/2006
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    722
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    102
    Hetero - Primera vez
    Hetero - Flechazo
    Hetero - Infidelidad
    ¿Qué es el amor??
    De la tierra nace la planta, de la planta nace la flor...

    ¿de donde nace el amor?
    Nace de la esperanza, vive de la ilusión, se alimenta de los celos y muere por la traición.

    Siento como te afecta todo esto, pero fuiste tu el que me apartaste



  5. #20
    Avatar de Casadiella de anís Mega Usuari@
    Registrad@ el
    19/07/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    27.646
    Agradecido
    331 veces
    Temas
    415
    Alejandra escribió: Ver mensaje
    Hetero - Primera vez
    COMO PERDI MI VIRGINIDAD Él me embestía y yo seguía gozando y gimiendo… y mi prima se masturbaba con los juguetes

    Yo tendría 18 años en aquella época. Entonces tenía que ir de vez en cuando a la capital para hacer las pruebas de acceso a la universidad. Cuando iba me quedaba en casa de mis tíos, una pareja simpática y jovial que sabían como divertirse. Todos los fines de semanas quedaban con amigos para ir al cine o al teatro y luego a tomarse unas copas. Muchas veces me quedaba sola en su casa, porque a veces mi prima también salía con sus amigos. Ella era un poco mayor que yo… quizás 19 ó 20, no estoy muy segura. Siempre me pareció que era muy antipática, que se creía muy madura y crecidita.

    Cuando me quedaba allá, yo dormía en la habitación de mi prima. Había dos camas chicas, la de ella y la de su hermana mayor que hacía unos años se había ido de casa de sus padres.

    Varias veces ella llegaba en la madrugada cuando yo ya estaba acostada. Yo secretamente la esperaba, y me hacía la dormida para ver en qué estado llegaba. Ella intentaba no hacer ruido, pero a veces llegaba con un par de copas encima y apenas se quitaba los zapatos y se acostaba vestida. La verdad me daba envidia todas las libertades que tenía y yo quería ser como ella. Por eso me cabreaba tanto que fuera tan odiosa conmigo.

    Una madrugada, llegó a la habitación se desvistió y se puso su pijama. Yo estaba de lado, con la cara hacia su cama, de manera que apenas con abrir un poco los ojos podía verla. Se metió en la cama, pero no podía quedarse dormida; daba vueltas y trataba de acomodarse pero sin conseguirlo. Yo tampoco podía dormir. Me preguntaba qué era lo que la mantenía despierta. Cuando empezó a vencerme el sueño, sentí el sonido de las sábanas. Un ruido rítmico y pausado que estaba acompañado por su respiración. Entreabrí los ojos y la vi tendida bajo las sábanas, con las rodillas abiertas y un poco elevadas. A la altura de su vientre vi cómo subía y bajaba la sábana. Era evidente que se estaba masturbando… se frotaba el coño con la mano y cada vez su respiración se hacía más acelerada…

    Sentí un cosquilleo en mi coño. No me atreví a moverme aunque me hubiera encantado tocarme también. Sólo me quedé allí mirándola cómo se tocaba ella bajo las sábanas. Después de unos momentos, su mano empezó a moverse más rápidamente y sus rodillas se alzaron más. Se notaba que contenía los gemidos para no despertarme. Pero yo ya estaba despierta, la estaba mirando y estaba muy mojada.

    Yo nunca había tenido sexo con nadie, pero muchas veces me había masturbado y había visto varias películas porno. Tenía muchísimas fantasías pero ninguna me había excitado tanto como ver a mi prima masturbarse en su cama. Me imaginaba cómo estaría su coño… si ya estaría a punto de acabar… si lo aguantaría para seguir otro rato como había hecho tantas veces.

    Supe que había alcanzado el orgasmo cuando su espalda se arqueó y contuvo la respiración un momento para luego soltar un suspiro. Yo casi tuve uno también. No me tocaba pero sentía como mi vagina se abría y cerraba como deseando que le metieran algo. En ese momento, algo me hizo decir en voz alta: "No estoy dormida."

    Ella giró el rostro y me vio como la miraba. No bajó las piernas ni sacó la mano de su coño. Sólo esbozó una medio sonrisa. Entonces se incorporó, vino hacia mí y se sentó a un lado de mi cama. Yo también me incorporé y recosté mi espalda en la pared. "¿Entonces qué has estado haciendo todo este rato?" me preguntó. Yo bajé la mirada y no supe que contestarle. Ella siguió: "¿Te han besado alguna vez?". Yo le responde que sí, que por supuesto. Ella sonrió otra vez y me dijo: "En la boca no tonta, aquí." Y se tocó su coño con la mano.

    No hizo falta que le contestara. Ella se acercó y me quitó las sábanas. Me besó en la boca y mi coño empezó a mojarse otra vez. Mientras me besaba sus manos buscaban mi coño y yo le abrí las piernas para que lo encontrara. Me quito
    las braguitas y se acercó a mi coño y empezó a besarlo. Primero me besó suavemente a los lados de las piernas, luego me chupó los pelitos, después me lamió toda la rajita y se levantó un momento para decirme "Te gustó lo que viste ¿no? A mi me gusta tu sabor" Y siguió besando y lamiendo. Me daba pequeños mordisquitos en el clítoris que me hacían dar brinquitos de placer. Nunca había sentido nada como aquello.
    Aquella noche aprendí cómo chupársela a una mujer. Después de hacerme acabar varias veces, ella me dijo que me tocaba a mí. Se echó en la cama y me abrió las piernas. Yo estaba muy caliente y quise comerme su raja toda de una vez… estaba muy mojada, y su sabor me excitó muchísimo. Me recordó todas las veces que me masturbaba y llevaba mis dedos a la boca para probar. Nos metimos los dedos, nos masturbamos juntas, nos frotamos las rajas, y acabamos varias veces. Esa noche nos quedamos dormidas desnudas en la cama.

    Al día siguiente fue como si nada hubiera pasado. Yo me escondía en el baño varias veces al día para masturbarme recordando lo que había pasado. Pero en las noches todo volvía a empezar… yo le ofrecía mi coñito mojado y ella se lo comía todo. Ella compró juguetitos para usarlos en las noches. Y cómo los usábamos!... ella se dejaba meter todo hasta el fondo; a mí, como era virgen, sólo me metía la cabecita de los juguetitos. Pero igual me hacía tener unos orgasmos tremendos.

    Una de esas veces, le dije que sólo quería follar con ella. Pero ella me dijo que todavía me quedaba mucho por aprender. Que hasta que no tuviera una polla dentro no podría decidir si me sólo me gustaría follar con mujeres. Esa noche llegó a casa como siempre… y me encontró a mí en la habitación, desnuda y mojada, porque mientras la esperaba me masturbaba con los juguetitos. Ella llegó sonriente y me besó y me dijo que me tenía una sorpresa. Tras de sí entró su novio… que estaba muy guapo. Me dio vergüenza que me viera así y me tapé con la sábana. Pero ella volvió a besarme en la boca y poco a poco me la fue quitando.
    Mientras ella me besaba y tocaba la rajita, él se iba desvistiendo. Finalmente lo ví, con la polla en alto… era algo que no había visto sino en las películas porno que pasaban tarde en la noche. Ella me dijo que me acercara a él. Él empezaba a masturbarse suavemente y me excité mucho. Ella me dijo que iba a enseñarme a chuparla. Ella la cogió con una mano y se la metió en la boca. Vi como su saliva mojaba todo el pene. Con la otra mano, ella le masajeaba los huevos. Yo empecé a chuparle los pelitos. Él gemía y empujaba la cabeza de ella con fuerza. Ella se detuvo y me dijo que me tocaba. Me metí la cabeza de su polla en la boca, y empecé a masajearlo con la lengua. Ella cogió mi mano y me hizo agarrar con fuerza la polla. Y empezó a mover mi mano de arriba abajo… empecé suavemente, pero después él quiso que apretara más y acelerara el rito… sentía como su polla se contraía… Ella le dijo a él algo en secreto y el asintió.

    Ella se acostó sobre la cama y abierta de piernas empezó a masturbarse. Al cabo de unos minutos, cuando la chupada era ya frenética, con su polla en la boca veía a mi prima frotándose el clítoris, él retiró violentamente su polla de mi boca y empezó a echar sus leches sobre la raja de mi prima. Él se estremecía y gemía de una manera increíble… mi coñito se abría y cerraba solo de tanta excitación. Entonces ella me dijo que la leche me iba gustar más si la probaba en su coño. Y me lancé directamente a su raja, y me comí todos los fluidos de ella y de él. Ella acabó imponentemente. Mientras yo la chupaba, él me miraba. Cuando se acabaron los jugos, me fui desesperada a buscar lo que quedaba de la leche en su polla… me la metí en la boca nuevamente, y estaba blanda… a medida que chupaba, se iba poniendo grande y dura otra vez….

    Cuándo él estuvo listo para follar, mi prima me echó de espaldas sobre la cama y se puso sobre mí… me besó apasionadamente y me dijo que a lo mejor podía doler un poco, pero que no me preocupara, que ella sabía cómo hacerlo más fácil…. Se deslizó suavemente hacia mi coño, poniendo las nalgas a
    l alcance de él… El la ensartó por la rajita y ella empezó a sonreírse y a gemir, y metió su boquita en mi coño. Lamía todo mi coñito, y movió mi clítoris como nunca… las embestidas de él sobre mi prima hacía que con su boca me diera golpecitos súper ricos en mi coño. Cuando estaba a punto de acabar, ella se levantó y se puso a un lado pero siguió meneando mi clítoris con fuerza… empecé a acabar y en ese momento él me metió la polla hasta el fondo…. Sentí un ligero dolor pero como mi prima seguía tocándome y el orgasmo estaba tan cerquita las sensaciones se confundieron y tuve un orgasmo increíble, de los que ninguna chica tiene la primera vez. Él me embestía y yo seguía gozando y gimiendo… y mi prima se masturbaba con los juguetes. Nosotras nos mirábamos y con cada mirada nos excitábamos más… él seguía empujando y yo apretaba mi coñito para sentirlo mejor.

    Él sacó la polla de mi raja y mi prima corrí a chupármela… él se puso sobre mí y se masturbó hasta que toda la leche cayó sobre mi cara y mi boca… me la comí toda.

    Al final mi prima tenía razón, hasta que no tuve una polla dentro no podía decidir. Ahora sé que soy una perra bisexual que le encanta que la follen de todas las maneras posibles… y que no le hace ascos a nada.


  6. #publi
    Publicidad

     

  7. #21
    Avatar de Casadiella de anís Mega Usuari@
    Registrad@ el
    19/07/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    27.646
    Agradecido
    331 veces
    Temas
    415
    Alejandra escribió: Ver mensaje

    Hetero - Flechazo
    LA ENFERMERA Hicieron el amor otra vez, con más calma, besándose continuamente, acariciándose, mirándose a los ojos, ambos sabían que no seria la última, les quedaba toda una vida.

    Cuando la llamaron para aquel trabajo, pensó que era un buen sueldo para ser su primer empleo tras terminar la carrera, tendría que irse a vivir a la casa, librando dos tardes en la semana y la noche del sábado, estaría lejos de casa, otra ciudad otra gente, tras cuatro años de noviazgo la ruptura con David la había hundido en una depresión que no superaría allí, en aquel pueblo, viendo las mismas caras, irse a una ciudad le parecía una salida de lo más acertada, un buen sueldo, libre de pagar un alquiler, realmente no renunciaba a nada. Compró 3 batas blancas, las metió en la maleta y se fue.

    Jesús era un chico joven, 28 años, cuando sufrió el accidente que lo dejó en coma, era un muchacho muy guapo, con un físico envidiable, que ahora yacía postrado en una cama, tras varios meses en el hospital sus padres decidieron que se lo llevarían a casa, allí una enfermera cuidaría de él.

    Susana buscó una enfermera dispuesta a quedarse en la vivienda, ninguno accedió a eso hasta que encontró a Lydia, era una muchacha joven dos años menos que su hijo, morena, con unos grandes y enormes ojos verdes, que en un principio le parecieron muy tristes.

    Cumplía con su trabajo de una manera disciplinada, los horarios eran seguidos por ella a rajatabla, las comidas le eran dispensadas a su hijo a la misma hora, comprobaba una y otra vez la temperatura, le bañaba, le cambiaba, le afeitaba e incluso empezó a cortarle el pelo.

    En el poco tiempo que todo esto le dejaba libre, ayudaba a Susana, en lo que fuese necesario, tras unos meses en aquella casa era una más de la familia, Susana la veía tan volcada en el cuidado de su hijo que no pudo menos que cogerle cariño. Ella en contrapartida había dejado de lado la tristeza que traía al principio, incluso alguna tarde Susana la vio hablando con Jesús, le comentaba una película que había visto, le hablaba del tiempo, de las noticias, le leía, y lo hacia con un énfasis que Susana llegaba a creer que su hijo estaba despierto y escuchando.

    Le peinaba con cuidado, le afeitaba y se quedaba mirando ese rostro, para ella el dormía, solo eso, tras tantos meses ya conocía todos los detalles de la vida de Jesús al menos la que su madre conocía, había escuchado sus discos, leído sus novelas, visto su colección de películas

    Conocía a la perfección cada rincón de su cuerpo, cada lunar, cada pequeña cicatriz de aquel accidente, le lavaba, con cuidado disfrutando del tacto de aquella piel, disimulando ante Susana, cuando ella le ayudaba, pero entregada en cuerpo y alma cuando lo hacia sola. Sabía la locura que estaba viviendo, lo irreal de la situación, pero aún asi, no habia podido evitarlo, se estaba enamorando de un hombre, de un muchacho que dependía de ella por completo, de un hombre que no podía corresponderla, que no podía abrazarla cuando ella lo necesitase, que nunca podría hacerla sentir, pero pese a todo ella lo amaba, amaba lo que había sido, amaba la sonrisa sincera y abierta de las fotos, la mirada picara, amaba al niño que había sido, al adolescente rebelde, al joven mujeriego y pese a la fatalidad, al hombre postrado en aquella cama.

    Pasaban los meses y nada cambiaba, ella seguía cuidándolo con mimo, acariciando su rostro cuando estaba a solas con él, cuando cumplió los treinta se atrevió a besarlo, besó aquellos labios suavemente, con una dulzura infinita, sintiendo que su corazón desbordaba amor. Todas las noches depositaba en su frente un beso antes de irse a dormir y soñaba con él, no allí si no en la playa, en el campo, paseando de su mano, riéndose con él, abrazados frente a la chimenea, cuantas veces en sus sueños la había hecho suya, cuantas veces ella se había despertado con el pulso acelerado, casi sintiéndole aún despierta.

    Empezó a rumiar una idea, que aunque absurda, no tenía por que salir mal, nadie se enteraría nunca de ello.

    Unos días antes de cumplir veintiocho, salió para encontrarse con una amiga que estaba
    trabajando en una clínica privada, se lo contó todo, le explicó lo que sentía y lo que quería hacer, su amiga la tachó de loca, de irresponsable, de insensata, pero al final accedió a conseguir una cosa que le había pedido, cuando regresó, Susana le dijo que el día de su cumpleaños no podrían estar, que si no le importaba quedarse también ese día en casa, accedió, era perfecto, todo se aliaba en su ayuda.

    El día de su cumpleaños por la mañana, salió en busca de su amiga, le dio una cajita de caverject y le deseo suerte.
    Regresó y se despidió de Susana y su marido, no volverían hasta el día siguiente por la tarde

    A las 7 comenzó el ritual, se arregló como para una cita, dejó todo recogido, y desapareció en el cuarto de Jesús

    Era una locura, lo sabia, mientras sacaba el caverject de la cajita… si alguien se enteraba de lo que estaba haciendo iría a la cárcel, estoy loca! Se repetía una y otra vez, con sumo cuidado inyecto el medicamento en el pene y tras eso, se fue quitando la ropa, en quince minutos, podría sentirle, después de tanto tiempo, besó sus labios, sus ojos, sus manos, su cuello, le amaba.
    La erección no tardó en aparecer, ella puso uno de los discos que más le habían gustado, y se tumbó en la cama junto a él, volvió a besar aquellos labios, cuanto hubiese deseado que aquel beso fuese correspondido.

    Se colocó sobre él y muy despacio guió con la mano el pene erecto a su interior, creyó desmayarse cuando se sintió colmada de el, empezó a moverse, apoyando las manos en el pecho de aquel amante ausente, no pasó mucho tiempo antes de que de su garganta comenzase a emitir suaves gemidos, acompasados con cada una de las acometidas de su cuerpo, se dejo llevar, tuvo un orgasmo y se dejó caer sobre él, la respiración entrecortada, el pulso acelerado, el sudor, no quería terminar aún, besó su pecho mientras las fuerzas volvían a ella y comenzó a moverse de nuevo, ahora frotándose más, gimiéndole al oído, besando su rostro, perdiéndose en su cabello. El segundo orgasmo estaba cada vez más cerca, se enderezó para sentirle más adentro y en el momento cumbre de aquella sensación le miró a la cara.

    El orgasmo se murió en algún sitio de su cuerpo, cuando vio aquellos ojos abiertos, la miraba, la miraba fijamente, se quedó helada, no sabia que hacer, hubiese deseado desaparecer en aquel momento, volverse invisible, llevaba mucho tiempo soñando con verle despierto, pero no en esa situación.

    Él continuaba mirándola, con curiosidad, durante unos segundos su mirada recorrió el cuerpo de ella, sobre él , y sintiendo el calido contacto del sexo, la frente perlada en sudor, los pechos erguidos, los pezones duros por la excitación, y la palidez que la sorpresa había provocado en su cara, quiso hablar, y no pudo, ella mirándole con temor comenzó a separarse, él no quería perder aquel contacto, con la poca fuerza que el tiempo tendido en aquella cama le había dejado, alzó su mano hasta la cadera de ella, incitándola a seguir, ella desistió de apartarse y sin dejar de mirarle a los ojos, comenzó de nuevo a moverse sobre él, no podía creer lo que estaba pasando, él estaba consciente, estaba sintiendo lo mismo que ella, notó su mano, intentaba moverla pero sus músculos no respondían como él esperaba, le ayudo, cogió sus manos y las deslizó por su cuerpo, se acarició con ellas, se las llevó a la cara, las besó, luego las fue deslizando suavemente por su cuello, hasta llegar a sus pechos, el contacto fue electrizante y tuvo un orgasmo que la hizo gemir más alto de lo que la hubiese gustado, él sonrió y la miro dulcemente, Ella se atrevió a aproximarse a sus labios, y le besó, al principio suavemente, solo un roce, él respondió a ese beso, separando los labios, Lydia comenzó a acariciar sus labios con la lengua para luego cerrar aquel beso, húmedo, calido, sus lenguas se tocaron juguetearon, él bebió de aquel beso, la besó primero con calma luego con más ansias con desesperación, ella respondió a ese beso moviéndose más rápido, separó sus labios de los de él y le besó los ojos, la frente, el cuello… se quedó mirándole a los ojos Y casi sin ser
    consciente le dijo que lo quería, él cerró los ojos y comenzó a respirar más superficialmente, se iba a vaciar en ella, vio como su rostro se tensaba, notó que todo su cuerpo reaccionaba ante la sensación de placer y se dejó llevar, ella también, coincidieron en un orgasmo inmenso, intenso, largísimo, le sintió vaciarse en ella, sintió el corazón salírsele del pecho, y también el de Jesús, el mismo ritmo acelerado, se quedó tumbada sobre el pecho de el hombre al que tanto amaba, como podría explicarle aquello? Su respiración fue recuperando su ritmo normal al igual que su pulso, se enderezó un poco y le besó, luego se levantó de la cama y se cubrió con la bata, desapareció en el baño, cuando salió para limpiarle, él la miro de nuevo con curiosidad, mientras le lavaba no dejó de mirarla ni un solo momento. Cambió las sabanas, arregló la cama y situó un televisor de forma que él pudiese verlo, le acomodó colocando unos cojines bajo su espalda y volvió a desaparecer en el baño.

    Él escuchaba la ducha, se imaginaba aquella desconocida, bajo el agua, la piel que unos momentos antes había estado en contacto con él, aquel cuerpo en el que había derramado, entre todas las dudas que le asaltaban en ese momento, el saber quien era ella era de las más acuciantes. Pero habría tiempo para todo, no sabia que hacia allí tumbado, por lo débil que estaba tenia que llevar bastante, el por que era una más de las preguntas que luego habría que disipar.

    Ella salió del baño, con el pelo recogido, una bata limpia y debajo un suéter azul y unos vaqueros. Se sentó al lado del teléfono y llamó a Susana, le dijo que Jesús estaba despierto, que llamasen al medico que volviesen rápido. Y tras colgar se quedó sentada allí mirándole, le preguntó si quería comer algo, si tenia sed, el negó con la cabeza y en un susurro comenzó a hablar.

    Le preguntó quien era, ella hizo un gesto hacia la bata, tu enfermera, le dijo, le preguntó como se llamaba, y en ese momento ella se levantó y le contestó que habría tiempo para todo. Salió de la habitación y se fue al salón de la casa, donde cogió dos fotos, en una estaba él solo en una playa, sentado en la arena, miraba a la cámara y sonreía, en la otra estaba con sus padres, quizás en una boda, por lo elegantes que estaban los tres. Con las fotos en la mano se dirigió a su habitación y comenzó a preparar las maletas, cuando terminó, las bajó y las colocó en el armario del recibidor, todo había terminado ya. No podía quedarse, el escándalo cuando supiesen lo que había hecho, si la denunciaban terminaría en la cárcel. Tenia que irse.

    Preparó café, y un vaso de leche templada para subirle a Jesús. Paseó por la casa, había estado viviendo allí 17 meses, hoy cumplía 28 y se iba. Tendría que empezar otra vez.

    Cuando los padres de Jesús llegaron, corrieron a la habitación de su hijo, minutos después lo hizo el medico también, se asomó al cuarto y le miro por ultima vez, él la vio y notó algo distinto en su rostro, también Susana la miró, y vio aquella mirada otra vez, una tristeza tan profunda en aquellos ojos verdes, no quiso preguntar, ese no era el momento, el medico tomaba la tensión a Jesús. Lydia se giró y con lágrimas en los ojos abandonó la casa.

    Tras la baja por maternidad, Lydia se incorporó a su trabajo en la clínica, había tenido mucha suerte, nadie contrata embarazadas, pero una recomendación de una compañera de universidad habría abierto las puertas a un nuevo empleo, ahora siendo madre sentía que todo lo pasado, todo lo perdido tenia en parte una recompensa, su pequeño Jesús era igual que su padre, aquella noche se había quedado embarazada, y cuando se enteró, recobró la ilusión que había perdido un mes antes al dejar atrás lo que más amaba, ahora con trabajo estaba dispuesta a luchar por sacar adelante a la criatura que había crecido dentro de ella tras una sola noche en la que fue suyo.

    Se incorporó en el turno de noche, no tendría demasiado trabajo, a las tres de la madrugada sonó el timbre de una de las habitaciones, cuando entró su sorpresa fue mayú
    scula.

    Hacia más de un año que no sabia nada de Susana y ahora estaba allí, tumbada en aquella camilla. Susana también se sorprendió al verla y cuando la reconoció rompió a llorar mientras le tendía sus brazos. Lydia no sabia que hacer pero se lanzó hacia aquel abrazo. No había ni un reproche en los ojos de Susana, solo ternura, Por que te fuiste fue la primera pregunta que le hizo y Lydia agachó la mirada, al ver que no decía nada Susana continúo hablando.

    -lo se, lo se todo Lydia, Jesús nos contó todo, que aún en coma te escuchaba, que le ponías música, que le hablabas de ti, y que creía que te habías enamorado de él por algo que habías dicho.-

    En su interior Lydia sintió un inmenso alivio, Jesús no les había dicho nada del día que despertó. Susana continuó hablando, le dijo que llevaban todo ese tiempo buscándola, que Jesús quería verla, que se había recuperado casi del todo, que las secuelas eran mínimas, solo necesitaba un bastón para apoyarse al caminar ya que la pierna izquierda no se había recuperado del todo.

    Lydia la miró a los ojos y llorando le dijo que si, que se había enamorado de su hijo, que por eso se había ido, por que no quería sufrir más, ahora que él estaba despierto, teniéndole al lado sin poder hacer nada.

    -Él también esta enamorado de ti Lydia- Susana la miraba directamente a los ojos- no se como ni por que, pero te llama su ángel, lleva desde que pudo ponerse en pie buscándote, necesita verte Lydia, si aún sientes algo por él, ve a casa, háblale, por él , por ti , por los dos. Tráeme un vaso de agua, mañana tendremos tiempo de hablar.

    No iba a ir a verle, no podía, no tenia valor para enfrentarse a lo que había hecho, como le explicaría lo que hizo, como podría explicarle lo de su hijo?

    Sabía que Susana le habría contado a su hijo que ella estaba allí. Pero no podía dejar el trabajo, necesitaba el dinero, de noche mientras trabajaba su compañera de piso cuidaba al bebe, luego intercambiaban sus puestos Sandra hacía turno de mañana mientras Lydia miraba de su hijo.

    Como cada mañana entró en el piso sin hacer ruido, Sandra estaba en la cocina tomando café antes de salir a trabajar -Buenos días Lydia- la saludó alzando la taza de café- como se ha dado la noche? -Tranquila, como siempre, nada nuevo gracias a Dios- colgó la mochila del perchero- y Jesús que tal se ha portado hoy? No te habrá dado problemas esta noche? -No que va, esta dormidito, aprovecha y descansa un poco tú también,.

    -Si, hoy estoy más cansada de lo normal, me daré una ducha y me meteré en la cama el tiempo que ese bichillo me deje.-

    Dicho esto salió hacia su habitación, miró al niño que dormía en la cuna, y le acarició la cabeza suavemente, se desnudó en silencio y se metió en la ducha, dejó caer el agua caliente por su piel, había sido una noche dura, aún que no quisiese quejarse, apoyó las manos en la pared y dejó que el agua calmase sus cansados músculos.

    De repente una mano tocó su cintura, se giró ahogando un grito, para encontrar a Jesús frente a ella, con la ropa empapada, mirándola, pensó desmayarse en ese momento, el corazón se le salía del pecho, le temblaban las piernas y posiblemente si él no la hubiese agarrado hubiese caído al suelo, pero la agarró, la abrazó y la atrajo hacia si, y la besó, la besó, ella no recordaba un beso así en su vida, exploró su boca, con la lengua, mientras sus manos recorrían la desnuda espalda, las nalgas, fue un beso largo, muy largo, cuando sus labios se separaron él la miró a los ojos y le dijo simplemente.-yo también- y la abrazó más fuerte aún, ella hundió su rostro en el pecho de él , por encima del ruido del agua al caer, podía escuchar sus corazones, el suyo a punto de salírsele del pecho, me quiere, él también me quiere, era lo único que podía pensar. Solo soltó aquel abrazo para envolverla con una toalla y de su mano ir hacia la habitación, caminaba perfectamente, cuando llegaron a la cuna, él se paró y mirando al pequeño le preguntó - Como se llama?- Le tembló la voz al contestarle- Jesús como su pa
    dre- Él sonrió y la atrajo de nuevo hacia su cuerpo

    -Sabes una cosa, hace más de un año pasó algo, me traje de mi sueño a un ángel, pero no pude tocarle casi, no tenia fuerza, ahora que lo he encontrado otra vez, no va a quedar un centímetro de piel que no conozca, tanto como tu conoces la mía ya- y la besó de nuevo, esta vez más apasionadamente, fue un beso más húmedo, más caliente, más ansioso, buscaba su lengua , mientras sus manos recorrían su cuerpo, sus hombros, sus pechos, su vientre, sus nalgas, -Esta vez seré yo quien te haga el amor a ti Lydia, esta vez soy yo quien no puede estar más sin ti.

    La tumbó en la cama y se quitó la ropa mojada. Comenzó besando sus ojos, Lydia lloraba, quería explicarle, le tapó los labios con un beso, luego fue bajando, lentamente por su cuello, sus hombros, sus pechos, de detuvo en ellos, los lamió, succionó, besó, mientras ella creía volverse loca de placer, debía estar soñando, no podía ser real, en cualquier momento despertaría como había hecho tantas y tantas veces y seguiría estando sola. Él continuó descendiendo, besó su vientre mientras con las manos acariciaba sus piernas y las separaba suavemente, siguió descendiendo con sus labios hasta colocarse entre ellas y comenzó a besarla ahí, Lydia creyó estallar al contacto, aquellos labios, aquella lengua, no podía aguantarlo más y tuvo un orgasmo que la desgarró de arriba abajo. Él continuó jugando mientras ella se retorcía de placer, de ansiedad, si era un sueño, por Dios que no terminase nunca, le pidió que entrase en ella y él se aproximó a su cuerpo y la besó, y mientras la besaba comenzó a introducirse en ella, suavemente, ella gimió, deleitándose en la sensación, recordando entonces lo que sintió la vez anterior y antes de que el comenzase a moverse tuvo otro orgasmo, se abrazó a él con fuerza, para no dejarle ir jamás, y él comenzó a moverse sobre ella con más fuerza, penetrándola con intensidad. Se mordió los nudillos para no gritar cuando el tercer orgasmo sacudió sus sentidos como un terremoto, él le dijo que la quería, mientras el ritmo de sus embestidas iba en aumento, más fuerte, más rápido, más profundo, y dijo su nombre en el momento en que por segunda vez en su vida se vaciaba en ella, se quedó tumbado sobre ella, respirando con dificultad, aún dentro de ella, no supo cuanto tiempo, solo que cuando la miró ella lloraba, seguía llorando, volvió a besar sus ojos, ella movió levemente una pierna, y ese movimiento fue suficiente, para que aún dentro de ella, una nueva erección comenzase a hacerse evidente, hicieron el amor otra vez, con más calma, besándose continuamente, acariciándose, mirándose a los ojos.

    Ambos sabían que no seria la última, les quedaba toda una vida, todas las noches de una vida, para amarse, para sentirse el uno al otro, para ser felices juntos. Había sido un largo camino, pero desde este punto lo recorrerían juntos.


  8. #22
    Avatar de Casadiella de anís Mega Usuari@
    Registrad@ el
    19/07/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    27.646
    Agradecido
    331 veces
    Temas
    415
    Alejandra escribió: Ver mensaje

    Hetero - Infidelidad
    NO POR FAVOR, SOY CASADA Empezó a cogerme salvajemente, sentía como entraba su verga, esa verga que tan deliciosamente me llevaba a los límites del placer, gritaba, gemía

    Hacia ya tiempo que le dije a mi esposo que tenia que reparar la chapa de la puerta de la recamara, pero como todos los hombres siempre dejaba las cosas para después.

    Y uno de esos días como muchos otros, el se tenia que ir a trabajar más temprano que de costumbre, así que salí a despedirlo a la puerta, yo andaba vestida con un camisón transparente que me llegaba a cubrir solo la mitad de mis nalgas, además cubiertas por una tanguita de encaje, no precisamente de hilo dental, pero si dejaban la mayor parte de mis nalgas descubiertas.

    Antes de que saliera como todos los días le di un beso de lengüita, el cual como casi siempre correspondió, tomándome de las nalgas, bajó hasta el cuello, luego besó mis pechos, yo empecé a calentarme y él pues siempre andaba caliente, y varias veces se regresaba y prefería llegar tarde al trabajo, pero terminábamos haciendo el amor, solo que ese día tenia una cita importante, se le hacia tarde y solo me dejó muy caliente, salió y cerré la puerta por dentro, por seguridad siempre lo hago.

    Subí las escaleras hacia la recamara, y decidí darme un baño, pero en eso se escuchó el timbre, así que pensé que mi esposo decidió regresar a terminar lo que empezó, muy emocionada bajé, abrí la puerta pensando que era el y para mi sorpresa era un señor como de 1.65 de estatura, aperlado, de bigotito, buen cuerpo, que se me quedó mirando atónito los pechos casi descubiertos que tenia, los cuales son los que más llaman la atención de todo mi cuerpo.

    Sorprendida por la situación y al no poder ocultar más mi cuerpo, decidí actuar con naturalidad y le preguntó que deseaba y me contestó:

    Si le dijera lo que deseo no me lo daría oh si? , y recorrió fijamente con su mirada todo mi cuerpo.

    Me puse roja, y le dije: claro que no porque soy casada.

    Bueno, realmente vengo porque su esposo me llamó para arreglar la chapa de una puerta, me dijo.

    ¡Uhmm!! Bueno sígame.

    A donde usted quiera, mamacita, perdón, srita. Contestó, y se vino tras de mi, sintiendo su mirada penetrante en mis nalgas, que por cierto me estaba poniendo ya nerviosa.

    Al llegar a las escaleras, lo esperé y le dije que subiera el primero.

    De ninguna manera, primero usted, me contestó.

    Ya me estaba incomodando, pero pensé como quiera que más me pueda ver.

    Subí las escaleras primero y sentí como iba tras de mi muy cerca, casi sentía el aliento de su boca cerca de mis nalgas.

    Al terminar de subir las escaleras, vi tirada sobre la alfombra una pulsera la cual me agaché a levantarla e inconscientemente le ofrecí una vista espectacular de mi sexo, y él chocando conmigo repegó su cuerpo contra mis nalgas y sentí como su trozo de carne cubierta por su pantalón hacia contacto con mis nalgas, tomándome de la cintura al mismo tiempo para no tirarme.

    Me enderecé rápidamente y antes que dijera una palabra, puso el dedo índice de su mano en mis labios y me dijo ¡shhhhh!, no supe que decir e inmediatamente me plantó un beso en la boca, el cual sin querer correspondí, pues me supo delicioso.

    En seguida empezó a besar mi cuello, Luego abrió mi camisón y chupó deliciosamente mis pechos, sentía riquísimo, así que apreté su cabeza sobre mis pechos para que me los chupara aún más, y en ese momento sentí como sus manos acariciaban mis nalgas abriéndolas para acariciarme el ano.

    Mi respiración era agitada, estaba totalmente excitada, entregada a ese hombre, solo como ultimo recurso defensivo de mi boca salio la frase:

    "no por favor, soy casada"

    Pero eso no le importó, de un solo paso se quitó su playera, dejándola caer al piso, siguió chupando mis pechos, bajó por mi estomago hasta llegar a mi tanguita, la cual hizo a un lado junto con mis piernas y metió su cabeza entre ellas, chupándome la vagina con su deliciosa lengua, hasta sentir como chorros de mis jugos resbalaban en su boca sintiendo un grandioso orgasmo.

    Luego me dio vuelta hacia
    una mesita que tenemos allí, me empinó, bajó mi tanguita y pensé que me penetraría en ese momento, algo que ya estaba deseando ardientemente, pero lo que hizo fue abrir mis nalgas y meter su lengua entre mi ano, chupándolo muy rico, era un placer indescriptible el que me estaba dando ese hombre, en seguida bajó sus pantalones y le dije:

    Si metémelo papito, por favor !!!

    Pero lo que hizo fue voltearme de frente a él, tomó mis hombros e hizo que me pusiera de rodillas, aún tenia su truza puesta, se asomaba la punta muy gruesa de su pene por encima y mi cara estaba frente a ese pene que deseaba ansiosamente ser chupado y yo encantada de brindarle y brindarme a la vez ese placer.

    Pero aún así no quise tomar la iniciativa haciéndome la inocente, como no sabiendo lo que él quería, sin embargo su respuesta inmediata fue tomarme del pelo haciéndome para atrás y me dijo:

    "baja mis calzones rica puta y mámame la verga"

    Lejos de sentirme insultada, me sentí deliciosamente dominada, bajé sus calzones y empecé a chuparle su pene, era muy grueso, así que batallé al principio para meterlo a mi boca, y cuando ya lo estaba chupando, me tomó de los cabellos y empezó a cogerme salvajemente por la boca, tratando por momentos de introducirlo totalmente pero mi garganta lo detenía sintiendo que se me iba la respiración, luego lo sacaba todo ensalivado, y eso hacia que su pene se viera más jugoso.

    Me lo pasaba por toda mi cara, y yo ansiosamente lo buscaba con mi boca, deseaba tenerlo dentro de ella, lo chupaba nuevamente, ahora era yo la que deseaba metérmelo hasta adentro, pero mi garganta no lo permitía.

    "No que no lo querías putita" me dijo

    Me levantó, tomó mi mano y me dijo:

    Llevame a la cama donde te coge tu marido, pues ahora sabrás lo que es un verdadero macho.

    Llegamos a la cama y me acosté boca arriba, suplicándole con la mirada que ya me metiera ese pene tan delicioso.

    "Así no putita, empínate y dame tus nalgas como debe de ser."

    Tomé una almohada, la puse bajo mi estomago y me empiné ofreciéndole mis nalgas a ese hombre desconocido, que ni siquiera sabia su nombre.

    ¿Quieres que te meta mi verga? Me preguntó.

    Si mi amor, por favor ya metémela…

    Abrió mi vagina con una mano y lentamente metió la cabeza de su pene, sentí un poco de dolor, pero enseguida cuando metió la mayor parte, empecé a sentir mucho placer, la movía lentamente y eso me desesperaba, sentía rico pero quería que ya me bombeara.

    Por favor, le dije suplicándole, ya cogeme.

    Primero dime de quien son estas nalgas, me preguntó mientras me cogía muy lentamente.

    Tuyas papi, soy todo tuya !!!!

    ¿Eres mi puta?

    Si, soy tu puta, soy lo que tu quieras !! Estaba desesperada, quería que ya me cogiera.

    Esta bien putita, te has ganado mi verga, me dijo.

    Y empezó a cogerme salvajemente, sentía como entraba su verga, esa verga que tan deliciosamente me llevaba a los límites del placer, gritaba, gemía, le decía que no parara, no podía abrir mis ojos, y en ese momento de mi boca salieron frases:

    Que ricooooooo !!!Assiiiiii papito asiiiiiii más !!! Me voy a venir !!!

    Y sentí un grandioso orgasmo al mismo tiempo que mis fluidos calientes bañaban la verga de ese gran amante que me llevaba a placeres insospechados, y sin sacarme su pene, se recostó boca arriba quedando yo sentada sobre de él, brindándole una visión de mis nalgas que en ese momento eran solo de él.

    Empecé a cabalgar, a moverme de tal manera que pudiera sentir el máximo placer posible y después de un rato sin sacar el pene de mi vagina me di la vuelta sentada en él, pero ahora mirando su cara, y seguí cabalgando, de inmediato él tomando mis nalgas empezó a levantarse y a cogerme salvajemente, estaba brincando realmente, sus movimientos eran potentes, sentía morirme de placer, y llego otro orgasmo más, sentía que no soportaba más.

    Unos segundos después me volteó boca arriba, sin sacar su pene, quedando encima de mí, y empezó con sus movimientos rápidos, metiendo su verga profundamente, yo también empujaba pues estaba por venirme, le supliqué que se viniera conmigo, aceleró más, sentí como me venia, e inmediatamente escuché sus quejidos:

    "me voy a venir",
    dijo.

    Como que quiso sacarlo y lo detuve envolviendo su cintura con mis piernas, rasguñe un poco su espalda abrazándolo fuertemente y le dije:

    "vente dentro de mi papacito, échame todo tu semen "

    Y sentí como su leche caliente invadió todo mi ser, y le di muchísisimos besos, mordiéndole incluso sus labios, quería comérmelo, aún no sabia quien era y sin querer le dije:

    "te amo, te amo, te amo"

    Quería sacar su pene de mi vagina y no se lo permití, déjalo un momento más le dije.

    Un minuto después, lo saco y sentí la necesidad de chuparle su pene para limpiarle parte de su leche y mis jugos impregnados en agradecimiento a esa verga maravillosa que me había proporcionado tanto placer, Luego nos recostamos un momento a descansar, y puse mi cabeza en su pecho mientras él acariciaba mi cabello.

    Momentos después salió a comprar una pieza que necesitaba para arreglar la chapa, mientras, me di un baño, Luego regresó, estaba arreglando la chapa y a poco rato llegó mi esposo a comer, él terminó y no le quiso cobrar, le dijo que había sido algo sencillo, que mejor lo recomendara para más trabajos.

    Esa misma tarde mi esposo no regresó a trabajar, porque deseaba terminar lo que había empezado en la mañana, también hice que se viniera dentro de mi, pues temía haber quedado embarazada, ya que no estaba tomando nada para protegerme, pero afortunadamente no hubo problema.


  9. #23
    Avatar de The.KooK Participativ@
    Registrad@ el
    03/06/2006
    Localidad
    Almería y Granada
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    348
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    38
    uno de orgias y otro de autosatisfaccion anda!! asi provamos de todo!! xD besos



    En ocasiones el corazón debería seguir a la mente.

    En otras ocasiones el corazón debería decirle a la mente: quédate en casa, ¡y no te entrometas!

    Natura - ¡Piensa globalmente, actúa loca[L]mente!


  10. #24
    Avatar de Casadiella de anís Mega Usuari@
    Registrad@ el
    19/07/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    27.646
    Agradecido
    331 veces
    Temas
    415
    aRWeN escribió: Ver mensaje
    uno de orgias y otro de autosatisfaccion anda!! asi provamos de todo!! xD besos

    Marchando...

    Orgías:

    Al salir de facultad. Hetero, orgía. Unos compañeros de clase, dos parejas muy cachondas, alquilan un par de películas porno y luego montan la suya propia en una fenomenal orgía.


    Aquella parecía una tarde primaveral como otra cualquiera, estábamos en clase de E.T.C. , es decir, en clase de Estructura y Tecnología de los Computadores, un autentico coñazo, más aún con nuestro profesor que un poco plasta...
    Por fin las clases terminaron, mi novia Marta, su amiga Silvia y su novio John salimos como de costumbre a la cafetería a tomar un mini de kalimotxo, y unas bravas para charlar un rato, fumar, cotillear y echarnos unas risas. Aquella tarde teníamos que hacer un trabajo del laboratorio que teníamos que entregar a los dos días.
    Salimos de la facultad y nos fuimos a dar una vuelta por el centro, aún no era la hora de comer, así que vimos algunas tiendas de discos, de tatuajes , de ropa, de piercings... y pasamos por un videoclub porno bastante grande, así que entre risas decidimos entrar ... Los 4 somos bisexuales, y nos aceptamos todos a todos, así que no fue extraño que nos dispersásemos y mientras Marta y Silvia se fueron a la sección de películas " lásbicas ", John estaba viendo las pelis gays de negros y yo las de jovencitas y las ultimas de GGG. Entre tantos pasillos nos encontramos los unos a los otros varias veces, no podíamos evitarnos lanzarnos una sonrisa de complicidad, y curiosidad por lo que veíamos, podíamos observar a Marta y Silvia viendo las carátulas de las pelis de zoofilia y escato con una cara de asco total... como diciendo " dios.. ¿ cómo puede hacer la gente esto ?
    Al final decidimos entre todos alquilar una peli de jovencitas que se montaban una orgía en una piscina y una peli de PUAKA de orgías en el campo con los coches un fin de semana, " carcruising " es como llaman a esa practica. Nos acercamos al mostrador y las alquilamos entre todos aunque lo hicimos a mi nombre puesto que soy el único que es socio de ese videoclub. Bueno, antes de salir con Marta visitaba a menudo el videoclub para encontrar algo que calmase mi soledad y me descargase del calentón de los fines de semana, así que tenía que alquilarme alguna peli para hacerme unas buenas pajas los domingos por la tarde, sí, ya sé que podría haber elegido ir a misa, ir a comer con papi y mami, yo las tardes de los domingos las prefería pasar con mi rabo y la compañía de una buena película en la soledad de mi habitación. Aunque ahora que salgo con Marta me alquilo con ella películas muchas veces para verlas en su casa o en la mía.
    ---- ¿ Dónde vamos a ver las películas ? , dije yo con curiosidad, aunque sabía de sobra que estos no iban a querer poner sitio y ya que estaba yo en mi casa solo, decidimos que las veríamos allí.
    Llegamos a mi casa, después de hacer un rato el notas en el coche, pedimos una pizza para los 4 y después de la pizza pusimos algo de música en el equipo y comenzamos a ver la película. John y yo ya empezábamos a tener la polla dura, mientras que Marta y Silvia ya estaban muy cachondas y no dejaban de sobarse la una a la otra y de darse un morreo de impresión.
    Me estaba poniendo mogollón ver el paquete de John a través del pantalón, así que no dudé ni un instante y le bajé los pantalones para poder sóbraselo por encima del bóxer negro. John tiene 22 años, y está como un tren, es negro, es fuerte, y haciendo par con su edad, tiene unos 22 cm de polla que son la envidia de cualquiera.
    En la pantalla de la televisión, una de las jovencitas que se lo estaba montando en la piscina, estaba recibiendo una corrida de impresión , por parte de dos jovenzuelos, y ella como buena chica se tragaba toda la leche que los dos mozarrones la ofrecían.
    Yo no me lo pensé más, y ya sin camiseta, y en calzoncillos, unos bóxer azules con la bandera de España a los lados, me puse de rodillas a lamer el pedazo de rabo de John, era negro, y durísimo, y desde que empecé a saborearlo me di cuenta que era verdad eso que dicen que una polla de chocolate sabe mucho mejor, sí, es como la diferencia entre comerse un donuts normal y corriente a media mañana entre clase y clase, y lo que se siente cuando en vez del donuts normal te zampas entre pecho y espalda un donuts relleno de chocolate por dentro y con nata por fuera, pero bueno, no es de donuts de lo que quiero hablaros, sino de la polla de John, esa tremenda pollaza negra que yo me estaba comiendo , para mí solo, aunque claro está, sé que la tendría que compartir con su novia, y con mi novia.
    En el sofá Marta y Silvia ya estaban desnudas, la tele seguía con la porno, pero ya pasábamos de la porno, la verdad es que no sé cómo la alquilamos porque sabíamos que a los 15 minutos íbamos a pasar totalmente de la película para realizar entre nosotros una orgía de impresión. Mmmm las dos se habían depilado sus coñitos, y parecían como los de una niña, bueno, para tener 20 añitos recién cumplidos, mi novia y la novia de John tenían un polvazo de impresión. Yo seguía jugueteando con el glande de la polla de John, y recorrer su falo desde abajo hasta arriba con mi lengua... mi novia se acercó y se puso a 4 patas y John empezó a penetrarla por el coño, yo me puse en el otro sofá y Silvia con las piernas abiertas esperaba ansiosa que la hiciese una buena comida de coño, mis labios se juntaron con sus otros labios, al mismo tiempo en el que sentía otros labios en mi polla, era mi novia que mientras era follada por mi adorado negrazo alcanzaba a mis 19 cm de rabo y se los comía muy golosamente, mientras que yo disfrutaba del coño de Silvia, afeitadito, jugoso y realmente delicioso, la corrida de Silvia se acercaba, sus gemidos aumentaban de volumen, y sus manos unidas a las contracciones de su vientre terminaron en una explosión de flujo que me empapó la cara literalmente, joder, vaya corrida que se había pegado la muy guarra, se ve que se lo ha pasado de puta madre.
    Seguidamente se pone con su novio para que la folle un poco, se sienta encima de él y como una posesa empieza a pegar botes sobre esos 22 cm de carne negra mientras yo empiezo a comerle el culito a mi novia, meto un dedo en el ano de Marta y lo lubrico bien con saliva, para empezar a meter mi polla bien dura lentamente en su culo, me encanta hacerla sufrir y metersela muy despacito al final y empezar un mete y saca muy lento al principio y más adelante follarla el culo a un ritmo brutal hasta que me voy a correr...
    Silvia está de rodillas con la polla de su novio en la boca, que la avisa que se va a correr como un autentico semental negro, los chorros de lefa salen como un geiser , un geiser de lefa que llena la cara de Silvia, su boca que es la que más cantidad de lefa ha recogido se dedica a saborear tan delicioso manjar, mi novia acude a limpiarle la polla a John, mientras él me termina de chupar la polla a mí, Silvia me está dando un morreo de impresión dejándome saborear un poco de la lefa de John .
    --- Me corrooooo
    Mi leche también sale disparada, esta vez es John el que recoge mi semen en su boca, y se lo pasa a mi novia Marta en un morreo de impresión. Los tres nos quedamos tirados un par de minutos en el suelo del salón de mi casa, pero ellas aún con ganas de juerga nos piden que seamos sus ponys, y nosotros accedemos y dejamos que se suban encima de nosotros. Silvia se sube sobre mi espalda, Marta sobre la de John, y nos llevaron al cuarto de baño, nos metieron en la bañera y ellas se pusieron una a cada lado y entre el agua caliente mi novia empezó a mear a John en su cara y su pecho, Silvia hizo lo propio meandose sobre mi pecho, joder, qué ganas de mear tenía la cabrona, porque su meada salía a presión e impactaba sobre mi pecho, era delicioso sentir el calor de su meada después del polvazo que habíamos echado los cuatro. Las duchas se apagaron y nos "obligaron" ya sin agua allí mismo en la bañera a que las comiésemos el coño hasta que se corriesen de nuevo, y a eso nos dedicamos, esta vez seguíamos con las parejas cambiadas y así pude volver a disfrutar del coño de Silvia, el piercing de mi lengua iba recorriendo su clítoris, su vulva, sus muslos, cuando nuestras chicas se corrieron, ellas se tumbaron a hacer un 69 mientras John y yo ya salíamos de la bañera, las enchufamos el sistema de hidromasaje para que disfrutasen más aún, y las presté unos aceites, y allí las dejamos solas en aquella gran bañera del cuarto de baño de mi casa, aquella enorme bañera con jacuzzi que mi padre decidió comprar para darse un capricho ( y seguramente para hacer muchas guarrerías con mi madre allí dentro ). Creo que ha sido la mejor compra que se podía hacer.
    Nos tomamos unas coca-colas mientras vimos la segunda peli, y nos fumamos unos cigarros, después de recoger todo un poco, comenzamos a hacer el trabajo y nos quedaríamos allí hasta la noche, a la hora de cenar llegaron mis padres --- Hola chicos , Hola John, Marta y Silvia ¿ qué tal ?
    --- Muy bien, hemos venido aquí todos porque estamos haciendo unas prácticas de implementación de circuitos digitales que hay que entregar el viernes, llevamos aquí desde que hemos salido de clase.
    --- ¿ Habéis comido? --- Sí, hemos pedido unas pizzas para todos mami, no te preocupes
    Mis padres se adentraron en el pasillo, mientras que pude oír como mi madre le murmuraba a mi padre...
    --- Desde luego hay que ver... estos chicos, les hacen currar todo el día, y se machacan con los estudios, no les dejan ni respirar, se pasan el día trabajando...


  11. #25
    Avatar de Casadiella de anís Mega Usuari@
    Registrad@ el
    19/07/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    27.646
    Agradecido
    331 veces
    Temas
    415
    Autosatisfacción

    RECUERDO
    Paso repetidamente mis manos por la parte inferior de las piernas, tocándome suavemente, casi solamente rozándome, la rodilla y su parte trasera, me pongo a cien.

    Recuerdo aquel día que por la radio escuché que se iba a impartir una conferencia en el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona sobre el tantrismo por un prestigioso experto suizo sobre el tema.

    No tenía nada que hacer y me acerqué a la sede de la C/ Bosanova y se empezó a llenar de gente el salón de actos. Además ahora parece que todo el mundo sabe algo sobre el tema, pero hace unos quince años, pocos habíamos leído u oído hablar sobre el tantrismo.

    Básicamente lo que recuerdo de la conferencia es que debíamos disfrutar lentamente de nuestros sentidos y que a veces nuestros ojos hacían que deambulásemos más de la cuenta.

    El conferenciante nos propuso un juego, que parecía inicialmente totalmente inocente, acercarnos a la persona que teníamos más cercana de nuestra butaca, tomarnos las manos y acariciárnoslas lentamente y con fruición, cerrando los ojos.

    Yo apenas había mirado a la persona que tenía al lado, el conferenciante no había especificado sexo, a mí me tocó en suerte un señor de unos cincuenta años largos bien conservado, aunque apenas le miré la cara, cerré los ojos y nos tomamos las manos, yo le daba mi mano derecha y él la tomó con su mano izquierda, empezamos lentamente a acariciarnos.

    El primero tomó el dedo meñique empezando por la base de la falange más cercana a la palma de la mano, y con las yemas de su pulgar y su índice empezó a subirlos hasta la yema de mi dedo, yo me dejaba hacer, al principio no notaba nada y no le di más importancia, siguió por el anular, lo tomó, entre sus yemas e hizo lo mismo, desde la base hasta mi yema, así mismo con en mi dedo corazón entreteniéndose algo más en el nacimiento del dedo, rozando sus yemas suavemente y siendo insistente, siguió por mi índice, ya había manoseado mis cuatro dedos, y sentía como mi respiración se hacía más lenta.

    Empecé a acariciarle con las yemas de mis dedos su palma, era apenas un roce suave, deleitándome tal como él lo había hecho con suavidad en cada dedo, seguíamos con los ojos cerrados, como había indicado el conferenciante y oía su voz a lo lejos, y mi respiración se alteraba cada vez más, la suya no la oía, pero mis pezones empezaban a sobresalir y los notaba debajo de mi ropa queriéndose salir, hubiese deseado rozármelos, pero allí en aquel ambiente, no me atreví a hacerme nada.

    Apenas habíamos empezado a descubrirnos nuestras manos, seguimos los dos al mismo tiempo, acariciándonos solamente una mano, no sé si en algún momento él supo lo que me hacía sentir, porque en ningún momento me atreví a mirarle a sus ojos, quizás él lo hacia a hurtadillas, no lo sé, pero yo me estaba poniendo a cien.

    Sus yemas sobre la palma una y otra vez, y sobre el dorso, y las mías sobre su dorso, y al revés, estábamos haciendo el amor con fruición, solamente tocándonos las manos, aquello, aquella tarde no me lo esperaba yo.

    Finalmente después de un cuarto de hora o más, solamente nos habíamos tocado las manos, ni tan siquiera nos habíamos llegado a tocar nuestras muñecas, a mi inicialmente me pareció una eternidad, ahora recordándolo, ojalá me hubiese entregado a aquellas caricias y hubiesen seguido.

    Tenía mi mano sensible, y mi boca estaba llena de saliva, seguíamos con los ojos cerrados, cuando el conferenciante hizo pasar a todos los asistentes un papel cuadrado, y nos pidió que lo tocásemos y lo abriésemos, como si fuese la primera vez que viésemos algo semejante,… Después de cinco minutos lo pudimos abrir, y siguiendo sus instrucciones me metí en la boca, lo que había dentro del cuadrado de papel.

    Empecé a saborearlo lentamente, era de sabor dulce, lentamente lo pasaba entre todas las partes interiores de mi boca, mis dientes, mi lengua, mi paladar, sacaba mi lengua y rozaba sensualmente mis labios, se estaba deshaciendo dentro de mi cálida cavidad, era un chocolate delicioso de origen suizo como
    el conferenciante,…

    Mi cuerpo estaba encantado con aquella deliciosa sensualidad dirigida por aquel conferenciante. Lo he recordado más de una vez y me hubiese gustado que alguien me hubiese tocado todo mi cuerpo como aquel caballero tocó mi mano.

    De vez en cuando y sobre todo últimamente leyendo los relatos de esta página, empiezo a tocarme los dedos de los pies suavemente y la planta de los pies, suavemente con las yemas de los dedos, me pongo a cien, paso repetidamente mis manos por la parte inferior de las piernas, tocándome suavemente, casi solamente rozándome, la rodilla y su parte trasera, ¡qué sensación más maravillosa!, se me eriza mi piel y sigo adelante.

    Tengo un suéter sin mangas muy fino que me pongo encima sin sujetador, que hace que sienta como mis pezones aumentan de tamaño, y yo me los acaricio con las yemas de mis dedos encima del suéter tan fino, que solamente sintiéndolo encima sin más, me excita porque es como una caricia, lo hago durante unos cinco minutos,… y vuelvo a rozarme con mis yemas la parte interna de los brazos. Me noto dulcemente húmeda.

    Bajo hasta las pantorrillas, y empiezo a acariciarme las ingles rozando el vello púbico, de vez en cuando estirando algún pelillo, ¡qué delicia!

    Estoy cada vez más húmeda, no lo puedo remediar, muchas veces me quedo así, esperando encontrar a algún hombre, que me guste y que me haga sentir su reina, al menos por un día, pero eso cuesta encontrarlo, y de momento no me queda más remedio que conformarme con la suavidad de las yemas de mis dedos.


  12. #26
    Avatar de Kry
    Kry
    Kry está desconectado/a
    Ódiame.. Ámame..
    Registrad@ el
    17/04/2004
    Localidad
    Paraiso Privado...
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    11.056
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    117
    Llamadme inculta xD pero qué es eso de filial?

    Pon relatos lésbicos plis^^
    Con algo de ti emocióname.

  13. #27
    Avatar de Casadiella de anís Mega Usuari@
    Registrad@ el
    19/07/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    27.646
    Agradecido
    331 veces
    Temas
    415
    Sexo filial es entre familiares


    MI PRIMERA VEZ CON UNA CHICA Su lengua jugó con mi culo, lo humedeció, que placer me daba, nunca había sentido un placer tan intenso

    Hola Me llamo Ana tengo 19 años, soy una chica normal 162 y 52 kilos y de pecho uso una 80 o sea que pequeño. He salido con dos chicos, bueno como se diría he tenido dos novios, el primero a los 16, en el aspecto sexual pues no pasábamos de las caricias y besos, duró 6 meses, con el siguiente casi estuvimos un año, con el conocí los primeros contactos más íntimos, descubrí el sexo, nos acostamos tres veces, decidimos dejarlo, eran demasiados inconvenientes, él se fue a estudiar a otra ciudad y seguimos siendo amigos pero nada más, total que llevaba como desde Navidades sola saliendo con el grupo de amigos y amigas.

    Tenia entonces 18 años recién cumplidos cuando descubrí el sexo entre chicas, descubrí el sexo con mayúsculas, diferente, sensual, al que nunca imaginé que podría llegar, sobre todo después de haber tenido novio y haberlo hecho con él. No se como me saldrá el relato nunca he hecho una cosa así, contar mi deseo, contar mis intimidades, pero estoy animada después de descubrir esta página de relatos, espero que me perdonéis si no lo hago muy bien.

    Era septiembre, a primeros, mi hermano se habia ido con sus amigos a la playa y yo me quedé sola en casa con mis padres, estos tenían que visitar a unos amigos en un pueblo cercano, y antes de quedarme sola decidí acompañarlos, salimos el viernes después de comer a eso de las 6 llegamos a nuestro destino, yo solo los conocía de haberlos visto un par de veces, al llegar entramos en la casa y nos recibieron muy amablemente ellos y una hija, Maria, que tenía 21 años y que se encontraba pasando los últimos días del verano con sus padres, era morena un poco más alta que yo, con una figura estupenda, con un pecho estupendo, más grande que el mío, a veces tengo complejo por tenerlo pequeño, en fin enseguida congeniamos, me llevó a la habitación donde dormiríamos las dos, tanto el viernes como el sábado me ayudó a colocar los cuatro trapos que llevaba en la bolsa, después salimos a conocer el pueblo mientras mis padres iban con los suyos por otro lado, la conversación se hizo amigable, en poco recorrimos el pueblo, charlando riéndonos, en fin que congeniamos, tras cenar salimos a tomar un helado a uno de los bares del pueblo, me presentó a otros chicos y chicas, y riéndonos y hablando se nos hizo la una de la mañana, yo le dije que estaba algo cansada y ella se disculpó por no pensarlo, y nos fuimos a casa, estaba vacía, nuestros padres no habían regresado, estábamos en el piso de arriba.
    Nos desnudamos, no nos importó hacerlo yo me quedé en braguitas sin sujetador y con una camiseta amplia, ella se quitó el tanga y cojió una braguitas y se fue al baño a asearse, dejó el tanga encima de la cama, yo estaba sentada en la cama, sin saber porque coji el tanga y me lo acerqué a la nariz para olerlo, olía a perfume, pero también olía de forma especial, no se porque lo hice pero lo hice, lo olí y una extraña sensación me invadió, no sabría explicarla, olí la parte que había estado en contacto con su coño y la tira que había estado en contacto con su culo, no se, pero la sensación me gustaba, un escalofrío recorrió mi cuerpo, estuve unos segundos así, y no me di cuenta que ella estaba en la puerta observándome, cuando lo hice me puse colorada, y no me salía ninguna palabra, ella cerrando la puerta me sonrió y se sentó a mi lado, diciéndome que no me preocupara, me dijo, ¿que has sentido al oler mi tanga? y le dije que era mi primera vez que no sabia por que lo había hecho, y que era una extraña sensación.

    Me invitó a quitarme mis braguitas para así olerlas ella, no se porque pero lo hice, se las di se las llevó a la cara, las olio, suspiró y me dijo que le gustaba el olor que desprendían, yo seguía estando muy cortada, ella lo notó y me dijo que eran cosas que sucedían que no me preocupara, me dijo que si tenia novio y le conté brevemente mis experiencias, ella se acercó y me dio un beso en la mejilla y me abrazó, no se que me pasó pero al notar
    sus pechos contra los míos un nuevo escalofrío me recorrió la espalda, ella lo debió de notar porque me dijo.. tranquila.. susurrándome al oído… al separarse noté como sus pezones habían crecido y se notaban debajo de la camiseta, ella se fijó en que yo los estaba mirando y sin decir nada se quitó la camiseta y se quedó con esos pechos tan bonitos al aire, me dijo me siento excitada…. Mira como se me han puesto los pezones, me cojió una mano y se la llevó a uno de sus pechos yo estaba coloradísima, pero al contacto con su pezón duro, de nuevo volvió a mi esa extraña sensación, ella lo volvió a notar pues mi respiración se hizo algo más agitada, me dijo, ¿lo has hecho alguna vez con una chica?, y le contesté que no, que solo con chicos, y me dio un suave beso en los labios.

    Yo notaba que mi humedad crecía era imposible era una chica me estaba acariciando y me excitaba y me empezaba a gustar, me volvió a besar yo entreabrí los labios y su lengua jugó muy suavemente con la mía, mis pezones crecieron, ella seguía jugando con mi boca y sus manos estaban encima de mis rodillas, iba sin bragas, mi corazón se salía de mi pecho cuando su mano acarició mis muslos, y me dijo que me quitara la camiseta, ella me ayudó, y cuando hubo caído al suelo su beso fue apasionado, no puede más, se lo devolví, era maravilloso.

    Estaba excitadísima, estaba besando a otra chica, eran unos sentimientos y sensaciones maravillosas, mientras nos besábamos acarició mis pechos, estaban duros, sin decir nada sus labios me los besaron y se entretuvo chupándome y besándome los pezones, creí morir, que gusto estaba sintiendo, me tumbó en la cama y ella a mi lado comenzó acariciarme el estómago, las ingles y sus dedos rozaron mi coño humedecido, me separó las piernas poco a poco, y sus besos fueron bajando desde el ombligo y su lengua estaba subiendo y bajando por mi raja, debí perder la noción del tiempo, sentí como sus dedos abrían mis labios, los acariciaban y un dedo se paseaba por ellos, estaba excitada, muy mojada como nunca lo había estado, estaba descubriendo otro mundo del sexo, su dedo se introdujo en mi coño de forma suave un par de veces, gemí y le dije que me gustaba, ya no podía callar lo que sentía, ella sacó su dedo y me lo acercó a mi boca, lo pasó por mis labios y yo loca de placer los chupé, estaba probando mis jugos, salado pero me excitaba su olor, después su boca se acercó y recorrió mi coño cuando jugó con mi clítoris, no puede más, estallé en un orgasmo sensacional, incluso lloré, mi cuerpo se levantaba y ella no apartaba la boca, se bebió todo y tras un momento subió y me besó apasionadamente en los labios, que gozada, que morbo me dio, pero si creía que había terminado, no era así, de nuevo volvió a jugar con mi clítoris.

    Me introdujo un dedo luego otro, me estaba follando y me gustaba, de nuevo tenia placer, su lengua bajó más de lo normal y me besaba el culo, intenté apartarla y no me dejó, su lengua jugó con mi culo, lo humedeció, que placer me daba, nunca había sentido un placer tan intenso, noté que algo presionaba mi ano, era un dedo, me dijo que me relajara, que me gustaría, y me lo fue metiendo poco a poco mientras me comía el clítoris, no podía más, el placer me invadía, me venia otro orgasmo, era demasiado.

    Intenté que parara pero no insistí mucho, me sentía mujer, me sentía diferente, me sentía satisfecha, no pude más y de nuevo volví a gritar diciendo que me gustaba, que por favor no parara, mientras mi cuerpo se estremecía y se arqueaba, fue intensísimo el placer, tanto que creo que llegué a soltar algunas gotas de pis, la abracé y me dijo que ahora era mi turno, yo le dije que no se si lo haría bien, pero ella me dijo que recordara lo que me había hecho, pero eso, si me atrevo y vuestros comentarios son favorables, pues os lo contare en otro gracias por aguantarme, me siento como mejor, incluso algo húmeda, ¡palabra!!


  14. #28
    Avatar de Kry
    Kry
    Kry está desconectado/a
    Ódiame.. Ámame..
    Registrad@ el
    17/04/2004
    Localidad
    Paraiso Privado...
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    11.056
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    117
    Jjajaj Gracias Mal de güeyu!^^
    Con algo de ti emocióname.

  15. #29
    Avatar de The.KooK Participativ@
    Registrad@ el
    03/06/2006
    Localidad
    Almería y Granada
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    348
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    38
    pon alguno de filial que te haya gustado a ti, mal de güeyu!



    En ocasiones el corazón debería seguir a la mente.

    En otras ocasiones el corazón debería decirle a la mente: quédate en casa, ¡y no te entrometas!

    Natura - ¡Piensa globalmente, actúa loca[L]mente!


  16. #30
    Avatar de xica_sexy ***XiCa 100% SeXy***
    Registrad@ el
    08/10/2006
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    36
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    0
    pon mas relatos lesbicos porfis
    ¡¡¡En El AmOr Y eN lA gUeRrA tOdO sE vAlE!!!

Página 2 de 3 PrimeraPrimera 1 2 3 ÚltimaÚltima

Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está desactivado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados
  • Temas similares

    1. Juegos eróticos.
      Por Bαby~ en elKonsultorio de Sexualidad
      Respuestas: 13
      Último mensaje: 22/10/2006, 18:13
    2. ReLaToS ErOtICoS
      Por Artemissa en elKonsultorio de Sexualidad
      Respuestas: 167
      Último mensaje: 19/10/2006, 22:47
    3. mandais o os suelen mandar sms eroticos?
      Por Safiya en elKonsultorio de Sexualidad
      Respuestas: 16
      Último mensaje: 16/11/2005, 19:15
    4. Sueños eróticos xD
      Por Feniletilamina en elKonsultorio de Sexualidad
      Respuestas: 24
      Último mensaje: 15/06/2004, 23:19
    5. Libros eroticos
      Por 0mAeT en Literatura
      Respuestas: 32
      Último mensaje: 06/06/2004, 1:07