ReLaToS ErOtICoS

  1. #61
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    Llaméenme Benjamín, como muchos de ustedes lectores, soy un hombre al que le encanta el sexo, siempre ando en busca de nuevas formas de satisfacción y he realizado casi todo tipo de parafilias. A lo largo de todo lo que duren mis historias, iré presentando todo tipo de parafilias que he realizado a lo largo de mis 33 años de existencia, no se cuanto me tarde en contarles mis relaciones, pero espero que sean de su total agrado. Empiezo mis memorias con un poco de "amor filial":

    Foto princesa

    Yo nací en una familia acomodada y desde pequeño siempre me han enseñado que puedo tener lo que quiera con el dinero, soy alto de 1.83m, complexión delgada y bastante apuesto, estoy bien dotado y no se que mas.

    Cuando tenia 17 años me llamo mucho la atención la fotografía, siempre andaba con mi cámara de un lado a otro tomándole fotos a todos los que se me cruzaban, pero en especial a mi hermanita Mely, con la que siempre jugaba. Mely tenia en ese entonces 7 años y era muy bonita, su lindo cuerpo delgado, su piel clara, su cabello rubio, su carita adorable y su suave piel me excitaban bastante; basta decir que a esa edad ya tenia idea de lo que era el sexo pues siempre veía como mi padre les hacia el amor a las sirvientas que habia en la casa y aparte yo me compraba todo tipo de revistas de carácter pornográfico, incluso un día me compre sin saberlo una revista para gays y al verla me dieron ganas de vomitar jajá jajá; pero sigamos con la historia. Mi hermanita me excitaba y cada vez que podía, intentaba verla desnuda, algo que no ocurría muy a menudo debido al excesivo cuidado de mis padres, pero eso no me importaba, yo siempre intentaba verla desnuda. Lo mejor era que dormíamos en el mismo cuarto y ahí era donde siempre me aprovechaba de ella.

    -oye Mely- le dije –que tal si te tomo unas fotos con mi cámara- le comente.

    -¿fotos?, bueno...-me respondió un poco dudosa.

    -si, mira, unas fotos como estas- le conteste mientras le daba una de mis revistas que yo habia sacado de mi cama-

    -¿qué es esto?- me pregunto con un tono ingenuo- ¿por qué no tienen ropa estas personas?, ¿qué están haciendo?- me siguió preguntándome mientras yo me ponía mas caliente con cada pregunta.

    -están teniendo sexo hermanita- le conteste mientras me sobaba el pene por encima de mi pijama.

    -¿qué es sexo?- me dijo aun mas ingenuamente.

    -luego te enseño que es el sexo, pero ahora quiero tomarte unas fotos como las de la revista, ¿qué dices?- le pregunte mientras contemplaba su linda carita.

    -esta bien, ¿qué tengo que hacer?- me respondió con alegría, como si se tratara de un juego.

    -primero que nada tienes que quitarte la ropita- le dije mientras yo buscaba mi cámara.

    -bueno...-respondió.

    Entonces mi pequeña hermana se levanto el camisón que traía puesto y antes de que se lo pudiera quitar...

    -espera-le dije- primero quiero tomarte unas fotos con el camisón puesto- le comente mientras me alejaba de ella para poder enfocar mejor su cuerpo.-súbete en la cama y haz lo que yo te diga, ¿entiendes?- le dije mientras me seguía sobando el pene.

    -esta bien- me respondió dulcemente.

    Mely se veía preciosa con su camisón, con los hombros descubiertos y aparte era un poco corto por lo que se veian perfectamente sus lindas piernas. Supongo que la lujuria de mi padre era tal que siempre le compraba vestidos algo cortos y trajes de baño de dos piezas, pero bueno, no hablare de mi padre.

    -muy bien, ahora pon tus brazos en la nuca- le ordene.

    -¿asi?- me pregunto

    -asi muy bien, ahora ponte de pie sobre la cama- le volví a decir.

    -¿asi esta bien?- me volvió a preguntar.

    -muy bien Mely, eres muy lista- le dije para no ponerla nerviosa después.

    -gracias, jijijiji- empezó a reír tiernamente.

    Yo estaba tomándole varias fotos en diferentes poses aun con el camisón puesto.

    -muy bien hermanita, ahora levántate un poco el camisón- le decía mientras ponía otro rollo a la cámara.

    -¿asi, benjamín?-me respondió mientras sostenía su camisón por encima de sus pantis.

    -perfecto- dije- ahora no te muevas que te sacare muchas fotos.

    -esta bien, pero apresúrate que me estoy cansando- me dijo un poco agotada.

    Seguí tomándole fotos de cuerpo entero, a veces me acercaba un poco para tomarle fotos a sus pantis, otras para tomarle fotos a su alegre carita y otras tantas para levantarle un poco mas el camisón y tomar fotos de su ombligo.

    -ahora Mely, quítate el camisón completamente- le respondí aun mas excitado que muchas otras veces.

    -bueno- me respondió con su linda voz de niña inocente.

    Mely empezó a quitarse el camisón hasta que solo tenia sus bragas puestas, podía ver sus pezones claros y su linda figura de pequeña.

    -ahora hazte para atrás y sostente con tus manos- le ordene suavemente.

    -¿asi hermano?- me pregunto.

    -muy bien Mely- le respondí- ahora mira hacia la cámara.

    Mely sonrió con total ternura que no podía resistir mas con mi pene encerrado bajo el pijama; podía ver perfectamente su lindo cuerpo y sus pantis de color rosa; su pelo suelto, corto hasta los hombros; su cara angelical, dientes blancos, nariz pequeña y sus lindos ojos verdes que invitaban a la tentación.

    -ahora hermanita, quítate tu calzoncito -le dije casi babeando por esperar ver su linda vagina.

    -¿queeeee...?-me contesto sorprendida -es que me da vergüenza- termino diciéndome.

    -vamos, solo un rato- le dije –aceptaste que te tomara fotos como las señoras de la revista, y ellas no tienen bragas- le comente mientras levantaba la revista y le enseñaba la foto de una mujer completamente desnuda.

    -bu...bueno- me dijo. Entonces se levanto sobre la cama y empezó a bajarse sus pantis lentamente, pasaron lentamente por sus rodillas, luego por sus tobillos y finalmente se las quito.

    Rápidamente, Mely se tiro sobre la cama cubriéndose su vagina y sonrojándose bastante.

    -¿y ahora que hago?- me pregunto mi pequeña hermana.

    -bueno- le dije –primero quítate las manos de tu conejito- le respondí.

    -¿mi que?- me pregunto bastante curiosa.

    -tu conejito- le conteste. Entonces me acerque lentamente hacia ella y con suavidad le quite la mano de su vagina; era asombroso, su vagina era tal y como lo esperaba, pequeña, sin bello, con el clítoris escondido y con una belleza encantadora- a esto de aquí se le dice conejito, concha o vagina- le dije mientras pasaba mi dedo por su conejito, suave y hermoso.

    -me haces cosquillas, jijiji- me dijo al sentir mi dedo rozando su conchita.

    -bueno, sigamos- le dije mientras me alejaba para seguir tomándole fotos.

    -¿ahora que debo hacer?- me pregunto.

    -levántate y pon tus manitas atrás- le conteste.

    Mely se levanto y puso sus manos en la espalda. Yo seguía tomándole fotos de cuerpo completo, por atrás, por adelante, de lado, por abajo.

    -ahora quiero que te acuestes en la cama y que intentes levantar tus piernas- le dije mientras cambiaba el rollo de mi cámara.

    -¿asi esta bien hermano?- me dijo.

    Era increíble, podía verle toda el ano y la vagina, sin duda una hermosa visión. Fue tal mi excitación que eyacule debajo de mi pijama. Que increíble sensación, mi hermana desnuda y yo con unos pantalones de pijama, no lo dude mas y me los quite. Mi hermana no se asombro, ya me habia visto desnudo y también a mi papá, por lo que no se sorprendió al ver mi pene; lo que si la sorprendió fue que mi pene estaba totalmente húmedo, se acerco a mi y lo toco, la suavidad de su mano me ponía totalmente hirviendo y mas cuando vi como se embadurnaba mi semen en su mano.

    -esta cosa esta pegajosa, jijiji- me dijo mientras se intentaba limpiar la mano con su pierna.

    -eso, querida hermanita, es mi semen-le comente –pero luego te diré que es- termine diciendo antes de que ella preguntara.

    -bien, ¿ahora que hago?- me volvió a preguntar.

    -bueno- comente –ya se me acabaron los rollos que tenia, y hasta mañana comprare mas. Asi que ahora es tiempo de dormir. Metete a la cama- termine diciendo.

    Mely camino rápidamente a la cama, recogió su camisón y se lo puso, lo que se le olvido fue ponerse las pantis. Mientras tanto, yo me quite la camisa del pijama y me subí también a la cama. Ahí estaba yo, totalmente desnudo y mi pequeña hermanita con un simple camisón que se levantaba cada vez que se agachaba o en este caso, cuando se acostaba. Me acerque a mi hermana y la abrase repegando mi pene a su trasero. Ella solo lanzo una pequeña risa y se restregó mas para luego dormirse tranquilamente.

  2. #62
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    otro relato


    ¡Me estaban fotografiando! La sensación de saberlo erizaba mi piel tanto –o más- como la ígnea verga que me rompía por detrás. Mi panochita, empapada y sabrosamente adolorida, recibía feliz el furioso embate de mi corruptor, mientras uno de sus achichincles, con notoria erección bajo la ropa, tomaba acercamientos desde todos los ángulos posibles, en tanto el otro –eran dos- nos fotografiaba desde más lejos.

    Veinte mil pesos me ofreció el atractivo funcionario cuarentón, veinte mil pesos por una sesión de fotos, me dijo, apenas la tercera vez que me llevó a un hotel de Reforma, luego de cogerme bien cogida y, aunque me había llevado a seis o siete orgasmos, lo mandé a la chingada.

    -Pero si eres bien puta –protestó.

    -Ni tanto, cabrón, porque solo cojo con los que me gustan –hasta dos meses antes trabajé de hostess en el "Angus", y más de una vez me dejé levantar por algún cliente, pero solo los que me gustaban. De hecho, ahí me había levantado el cabrón este.

    -Pero eres puta, ¿qué te preocupa?

    -Que también tengo vida, cabrón, esto lo hago en mis ratos de ocio y para comprarme mis gustos. Unas fotos y se chingó Roma...

    Su mano experta regresó a mi panochita, donde su hundieron sus dedos. Me mordía los pezones y su verga se estaba parando otra vez, pronto estaba de nueva cuenta encima de mi, dándome lo mío.

    Me cogía rico, muy rico, y a media cogida su lengua de serpiente murmuró en mi oído:

    -¿No se te antojan unos fotos, mi reina?

    Sí, si se me antojaban. Abierta en dos, con ese fierro caliente que me partía, con la locura que brillaba en sus ojos, que veía yo en el espejo del elegante hotel, se me antojaban... pero a mis 21 años cursaba quinto semestre de derecho en Lasalle y ya trabajaba en un buffet, cuyo jefe me cogía religiosamente todos los lunes, miércoles y viernes cuando, nada más llegar, me hacía inclinarme sobre el escritorio ofreciéndole mi culo en popa, levantaba la breve falda de mi traje sastre y me ensartaba la verga. Yo solía calentarme a mi misma, solita, quince o veinte minutos antes para estar bien jugosa cuando llegara el patrón. Por eso, me pagaba como si fuera abogada ya, y me enseñaba el oficio.

    Les decía que ya trabajaba en un buffet y no quería que mi brillante futuro como abogada postulante se arruinara por una pinches fotos, ni siquiera en el momento enajenante del orgasmo, del rosario de orgasmos que el maldito "cliente" estaba sacando de mi.

    Bajo su peso, me fui desplomando sobre el colchón, boca abajo, con las piernas abiertas y los ojos cerrados, recibiendo mi ración de verga sin moverme más, hasta que sus resoplidos me hicieron saber que llenaba el condón gritando:

    -¡Toma puta!, ¡toma, puta!, ¡toma, putísima!

    Seguí boca abajo, las piernas abiertas, la respiración anhelante, mientras él me sacaba su verga, enfundada en plástico. Seguí ahí mientras se vestía, sin bañarse, y ahí me quedé cuando puso en el buró los billetes de mi tarifa habitual. Dejé que el sueño me ganara –la habitación estaba pagada y no era ese, oh no, un hotel de paso- mientras fantaseaba que me convertía en la revelación de la industria pornográfica.

    Una semana después, otra vez viernes, identifiqué en la pantalla de mi celular su número:

    -Papito –le dije.

    -Putita –me dijo.

    -Se me antoja tu verga, mi rey.

    -Verga te voy a dar, donde siempre... ¿en una hora?

    -Ya me estoy mojando, papi –y corté.

    Antes de salir del trabajo me quité mis pantis y mi bra, que guardé en mi bolsa, ya que camino al hotel quería ir acariciando mi panochita toda entera, por debajo de mi falda, la falda de un mínimo vestido negro de una sola pieza. Toqué la puerta de nuestra habitación ya jugos y aromática y dos minutos después ya tenía la verga adentro.

    Cuando terminó el primer asalto nos bañamos juntos. Trataba mi cuerpo como se lo merece mi palmito y yo me sentía una reina. Una reina puta, eso sí. Curioso: no me ensartó en la tina como otras veces.

    -Acuéstate, putita –me dijo al salir del baño.

    Yo sabía que le gustaba mirar y, con las piernas abiertas me acaricié, buscando mi sexo y mis chichis. Mientras lo hacía, puso su portafolios en la cama y lo abrió.

    -Traje unos juguetitos para ti, perrita.

    -El único juguete que necesito es tu verga, papi –le dije, yo de lambiscona... y eso que aún no empezaba a lamer su instrumento.

    Sin hacerme caso sacó unas esposas y un antifaz.

    -¿No me vas a lastimar, verdad? –le pregunté, aunque sabía que un solo grito bien dado en un hotel como ese acabaría con cualquier mala idea que al cabrón pudiera ocurrírsele.

    El antifaz cubría casi toda mi cara y las esposas –seguro había tomado medidas, el cabrón- me tenían con los brazos y las piernas abiertas, encadenados a cada esquina. Sus manos expertas recorrieron mi cuerpo palmo a palmo y su lengua me arrancó los primeros jadeos de esa parte de la noche... es que yo, como el personaje interpretado por la maravillosa Cecilia Roth, tengo el sí fácil y el orgasmo más fácil.

    Cuando me urgía su fierro en mi vientre, cuando ya necesitaba tenerlo adentro, bien metido, cuando pasé de la petición ("métemelo ya, cabrón") a la súplica ("lo necesito, cógeme, papi, hazme tu puta"), el muy cabrón se quitó y dejó de tocarme para acariciarse la verga, a 30 centímetros de mis ojos y lueguito fue su verga la que recorrió mi cuello, mis hombros, mis chichis, mi estómago.

    -Ton`s qué, putita barata, ¿no quieres unas fotos?

    -Lo que quiero es tu verga, cabrón.

    -Mi verga y unas fotos.

    -Ya te dije que no papi, ándale, métemela, ya no te hagas del rogar.

    -Con unas fotos...

    -No, pues.

    -Mira que así, con ese antifaz, nadie te reconocerá, cuantimás que, si salgo yo, solo serán para mi... y te pago veinte mil del águila, putita.

    Ciertamente –diría Fox-, no lo había pensado de ese modo. Y con el hambre de verga que tenía en ese momento, además cde las ganas que siempre tengo de hacer locuritas, no lo pensé más –porque no pensaba con la cabeza, sino con el clítoris- y le dije:

    -Veinticinco y copia de las fotos.

    -Okey.

    Sin moverse de donde estaba, encima de mi, con la verga en mi estómago, se inclinó hacia el burosito y oprimió una tecla de u celular. Un minuto después, o así, entraron los dos chavos que aludí al principio.

    -¿Quéhubo? –pregunté algo alarmada, sin poder moverme.

    -Son los fotógrafos, mamita –me contestó, y lo próximo que supe de mi fue su verga en la entrada de mi panochita, por fin.

    Encadenada y sin poder mover brazos ni piernas –pero qué tal mi culo, mi cadera, ¿eh?- sentía la lenta entrada y salida de su fierrote, despacito hasta enloquecerme, hasta hacerme pedir, a gritos otra vez:

    -¡Más duro papi, más duro, rómpeme!

    Y me rompió.

    Me sacó la verga y abrió las esposas. A mi me dolía mi panochita un poquito y me dolían también los muslos, como si llevara dos horas de gym o así. Quería descansar, pero me dijo:

    -Mámalo hasta pararlo otra vez, putita, que tengo que sacarle jugo a mi dinero.

    Y ahí voy yo de obediente y lambiscona, ahora sí en serio, a meterme su gelatinoso trocito en la boca, a mamársela como yo sabía que le gustaba, mientras los dos cabrones no paraban de tomar fotos.

    O ese güey, con sus cuarenta y tantos a cuestas está cabrón –que lo está... o lo estaba hace seis años, que pasó esto-, o se había tomado su viagra -¿ya había hace seis años?-, o yo soy la puta más chingona del rumbo, el punto es que al cabo de unos minutos de chupar, lamer y masticar, su verga estaba a punto, no tan dura como la primera vez –ese enfierramiento que me pone loca-, pero si lo suficiente como para recibirla en mi. Sin dejar de chuparla y acariciarla le puse el condón... y debo decir que con tanto chupete y tantas fotos yo también estaba lista otra vez para que me cogiera.

    ¿Que cómo salieron las fotos?, ¡Ah!, eso luego se los cuento, si quieren, porque ahorita de tanto escribir mi chochito está ansioso y creo que voy a pedirle una tacita de azúcar a mi vecino.

  3. #63
    Avatar de África* Atrévete a pensar.
    Registrad@ el
    20/06/2004
    Localidad
    A/La Coruña
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    12.251
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    645
    d dond sakas estos relatos?
    Soy los tres segundos antes de correrte...*

  4. #64
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    s secreto dl autor xDDDD

    www.todorelatos.com
    xo ay q registrarse y to la ostia

  5. #65
    Avatar de Sagitario :)
    Registrad@ el
    28/09/2004
    Localidad
    El Mundo
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    6.145
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    100
    Acuéstate, putita –me dijo al salir del baño.



    jaja a mi me dicen eso, y ostia q va!!! xD
    Todo es adrede. Todo hace trizas el alma.


    Mario Benedetti

  6. #publi
    Publicidad

     

  7. #66
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    Sagitario escribió:
    Acuéstate, putita –me dijo al salir del baño.



    jaja a mi me dicen eso, y ostia q va!!! xD

    q agresiva!!!!!!!

  8. #67
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    Mi nombre es Roberto, vivo en Lima-Perú, tengo 17 años, desde que tengo 12 años me he masturbado, pero llego un momento en el que eso solamente ya no me gustaba, hasta que de repente me comenzo a llamar la atención porque los hombres eramos tan debiles en los testículos, siempre habia visto en la tv o en otros lugares que cuando a un hombre le golpeaban en los huevos caia al suelo sin remedio.

    La primera vez que me golpie en los huevos fue cuando estaba manejando bici y frene y me aplaste los huevos con el tubo, realmente fue una experiencia completamente dolorosa, queria llorar, y sentado en el tubo de la bici me retorcia del dolor me quede ahí con un gran dolor sin poder hacer nada en ese entonces tendría unos catorce años.


    La segunda vez fue cuando me estaba peleando con mi hno menor y me tiro un puñetazo con gran fuerza, recuerdo que cai al suelo y me quede ahí, lo mas extraño es que el pene se me paro, estaba tendido en el suelo casi sin poder respirar ,a la vez que me cogia mis huevos que me dolian.

    Luego de estas pequeñas experiencias un dia, cuando me estaba masturbando, se me ocurrio golpearme los huevos con un plastico, lo hice muchas veces hasta que ya no pude mas y deje de masturbarme porque no resistia mas el dolor, luego segui experimentando muchas veces mas en solitario, las ultimas fueron por ejemplo cuando me golpeaba con cuadernos, o cuando agarraba mi celular y lo tiraba contra mis testículos, pero sin mucha fuerza, esto lo hacia unas cuantas veces hasta que el dolor ya no era soportable, tambien me golpeaba con mis puños pero siempre fui incapaz de hacerlo con mucha fuerza.

    Hasta que un dia cuando estaba chateando con una amiga, comenzamos a hablar de sexo y poco a poco le dije que unas de mis fantasias sexuales era que una mujer me golpee los testículos, y ella me dijo que encantada lo haría, que siempre le habia dado ganas de golpearle los hijos a alguien, bueno la cosa fue que nos encontramos un sabado, comenzamos a caminar y le propuse ir a un hotel para que ahí me torture, pero ella se nego, estuvimos andando por las calles unas 2 horas mas sin hacer nada, hasta que oscurecio, y le dije para ir a un parque y que me golpee ahí, y ella acepto, llegamos y nos escondimos en una parte oscura, y ella me dijo que me iba a patear, yo le dije que no, porque eso me iba a doler demasiado, asi que mejor probara con un rodillazo, y ella acepto, pero luego me dijo que le daba vergüenza, y yo le dije que no pasaba nada, luego yo le dije que se acerque a mi, ella se acerco y la abrace, le dije que cuando golpeara no me avisara, porque talvez iba a retroceder y que para probar me tire un rodillazo despacio, estuvimos ahí parados y tiro su primer rodillazo, pero para mi mala suerte me calló en el pene que en ese momento lo tenia parado, y me dolio, yo le dije lo que paso y ella se rió, para ese momento estaba tan exitado que ya me dolian los huevos de la excitacion, y que un golpe en ellos me doleria en el alma, luego le dije que intentara una vez más, pero ella se opuso ya que le daba vergüenza, pero al final acepto, se acerco a mi, y tras unos segundos de silencio, tiro un rodillazo pero este mas fuerte que el anterior, pero este si me dio, pero solo en el testiculo izquierdo, lo cual hizo que cayera al suelo ya que el dolor era terrible y solamente un solo huevo habia absorbido todo el impacto, ella comenzo a reirse de mi debilidad, y yo en el suelo cogiendome mi adolorido testiculo, luego de eso ella me dijo que ya tenia que irse, la acompañe hasta su casa y ella me dijo que si algun dia tenia que golpear a alguien ahí lo haria con todas sus fuerzas no como me golpeo a mi, y esa sola idea me exitaba, ya que según mi parecer el rodillazo fue muy fuerte y me hizo caer, y la sola idea de que pueda tirarme uno mas fuerte me excita mucho mas.

  9. #68
    Avatar de Daijaz chili :3
    Registrad@ el
    30/01/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    8.060
    Agradecido
    591 veces
    Temas
    171
    q dolor....las mujeres tenemos algun lugar q al golpearnos ns ocurra cmo a ls tios?,,,,,,
    Al cerrar los ojos y dormir, me gusta imaginarme un mundo en el que el amor es para siempre, un sentimiento sin fin. Lleno de responsabilidad. Sin frases hechas. Con palabras llenas de sentido y poco escaparate. Un mundo sincero, con muchos << tú >> y pocos <<< yo >>... Si quieres, hoy duerme conmigo, soñaremos juntos.




  10. #69
    Avatar de Tragicomedia Superextramegausuari@
    Registrad@ el
    08/02/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    17.489
    Agradecido
    186 veces
    Temas
    461
    mirad este XDDD


    Jo, tía!

    para Laura, que lo suyo le ha costado...


    - Jo tía!

    - Qué pasa tía? Qué pintas llevas?

    - Jo tía! Me ha pasado una cosa increíble. Creo que han sido mis mejores polvos!!!

    - En serio, jo tía que suerte!!! Y cuando? Con quien?

    - Con ellos tía, están buenísimos. Esta tarde, me han follado como a una reina, tía!

    - Con ellos? Cuantos? Estas loca tía.

    - Con tres macizorros, tía, estaban que te cagas. Mi primo, Dan, y Marcos.

    - Que puta tía!!! Con los tres a la vez?

    - Si tía, yo me pensaba que solo con Marcos, pero he terminado con los tres.

    - Dónde ha sido?

    - En la piscina de tía Carla.

    - Y cómo los has convencido a los tres?

    - Mira Silvi, yo estaba en la piscina tomando el sol, vale? Y han llamado a la puerta, y se ve que eran los amigos de mi primo, vale? Han venido a bañarse a la piscina, y entonces, me han saludado. Yo iba en top-les y ellos no paraban de mirarme, tía! Y yo pues mira, también los miraba, sabes?, tenían la polla dura, tía! Yo lo veía por que se les marcaba el rabo en el bañador. Y yo, tía, me he puesto súper caliente! Y no se por que lo he hecho, pero mira, sabes, estaba toda abierta de piernas, como pidiéndoles guerra, tía.

    - Y se te han tirado encima o qué?

    - No tía, Marcos no paraba de mirarme, y yo pues ya sabes, también le miraba, toda abierta, y con las tetas al aire, tía. Y ha venido a mi, tía, yo pues he dejado que me besara, me ha sobado toda, jo tía, me ha sacado enseguida las bragas, y me sobaba toda.

    - Delante de tu primo?

    - Claro tía, y entonces ellos se han apuntado, sabes?...y joder, me encontrado allí espatarrada, en la hamaca, con tres nabos apuntándome, jo tía, no veas!!! Mi primo la tiene enorme, tía. Y Dan tiene una polla súper oscura, todos los huevos llenos de pelos, tía, no veas!!!

    - Se la has chupado a los tres?

    - Que querías que hiciera? Imagínate, allí estaba yo, tenia seis manos por mi cuerpo, tocándome, yo estaba a punto de correrme, y claro, se las he chupado, me las he comido una a una, tía, al final me dolía la boca, todo el rato chupando, arriba, abajo, metiendomela hasta la garganta, y chupándoles los huevos, no veas tía!

    - Eres una guarra Anabel!!! Y que más ha pasado?

    - Pues mira, yo ya me había corrido, pero ellos tenían las chorras todas duras, y yo con la boca no podía más, así que mi primo, ha sido el primero que me la metido, de golpe, no veas, estaba súper mojada, y me he corrido al momento, tía y Marcos, ha preguntado que si tenia sitio, y jo tía, mi primo me la sacado, se ha tumbado en la hamaca, me ha dado un tirón y me ha vuelto a empalar, tía. Y sin darme cuenta, Marcos me estaba dando por el culo! Tu sabes, dos pollas en mi coño y culo, tía! No podía parar de correrme, tía.

    - Y Dan que? No te ha follado?

    - Siii. Espera, que te cuento, mi primo se ha corrido dentro, me he quedado toda pegajosa, sabes?...me resbalaba su leches por las piernas. Marcos como un bruto empujando mi culo, joder que gusto, tía! Y la polla de Dan, en mi mano. Al final, le he dicho a Marcos que me dejara ya el culo! Y se la he vuelto a chupar, se ha corrido en mi boca, tía. Pero no me lo he tragado todo. Debía parecer una guarrilla. Yo estaba extasiada y muy cansada, pero es que Dan, ha dicho que también me la quería meter, así que me he dado la vuelta y he dejado que me la metiera en el coño, lo tenia súper abierto. Y mi primo, tía volvía a tener el nabo duro, jo tía, yo no se como lo ha hecho, pero mientras Dan me follaba a empezado a comerme el coño, yo estaba gritando, era demasiado!!! Tía!!!

    - Joder tía! El coño debe hacerte mucho daño!

    - El coño y el agujero del culo tía! Luego mientras Dan me follaba el coño, mi primo me ha dado en el culo, jo tía, yo ya no podía mas, pero Marcos me a metido la polla en la boca. Tenia las tres pollas. Jo tía!

    - Jo tía que envidia!!!

    - Quieres venir mañana a mi casa a bañarte?

    - Claro que si tía. Que guay que eres tía!!!

    por pauline en la playa
    _________________
    ...a veces es mejor no pensar...
    Amor....



    Te podria mandar un video masturbandome a 2 manos, chupandote las tetas increpa que sea un buen plano, hablarte cara a cara, hacernos novios, corrernos a la vez los dos borrachos hasta el dia del matrimonio. ¿Cuantas noches pinte? con la leche que te eche, no puedes comprar mi nabo como un llavero del ché, y eso te duele?
    No te lo lava y huelé!


  11. #70
    Avatar de Tragicomedia Superextramegausuari@
    Registrad@ el
    08/02/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    17.489
    Agradecido
    186 veces
    Temas
    461
    este me gusta muco XDDD




    ATRAPADA EN EL CONCIERTO

    Casi por casualidad, mi novio y yo habíamos acudido a un concierto de rock, nos habían regalado las entradas a través de un amigo. El caso es que allí nos presentamos los dos sin ser muy seguidores de ese tipo de música.
    El concierto se celebraba en un pabellón de baloncesto, no muy grande por cierto, pero nos quedamos muy sorprendidos cuando al llegar a las puertas había una fila enorme de gente esperando para entrar, desde luego había más expectación de la cabría esperar...
    Tanto Cesar (mi novio) como yo, no habíamos acertado en los pronósticos del tipo de música y mucho menos con el tipo de gente que allí se congregaba, casi todos chicos más jóvenes que nosotros y muy distintos a nosotros en todos los sentidos, amantes de las motos, el rock, las litronas, alguna pastilla y seguro que bastante más violentos de lo que podíamos imaginar.
    Nada más llegar a la cola uno de ellos hizo un comentario sobre mí
    - Mira que rubita ¿está buena eh?
    Me agarré fuertemente del brazo de Cesar, sabía que se podía irritar por eso, pero muchas veces he intentado convencerle de que no se metiera en un lío por culpa de un simple comentario sobre mí, pero lejos de hacerme caso, se enfrentó a aquel chico que no debía tener más de 17 años.
    - ¿que te pasa a ti gilipollas? -le dijo en tono amenazante muy propio de su chulería.
    El chaval y los que estaban alrededor se rieron. Parecía inevitable que aquello acabase en bronca y volviendo a tomar a Cesar por el brazo tiré de él hacia dentro del pabellón intentando poner fin a lo que se avecinaba. Aún podían oírse las risas de aquellos chavales cuando desaparecíamos entre la gente, afortunadamente no pasó nada más.
    Yo le dije a Cesar que no hiciera tonterías, que sabía lo hombre que era y que no tenía que demostrármelo, que enfrentarse a esa gente traería problemas para él y nada más, así que sería mejor divertirnos y disfrutar del concierto.
    Al final pudimos entrar en el abarrotado pabellón en el que no cabía ni un alma más, estábamos tan apretados que podía olerse la humanidad y el calor se cortaba con cuchillo.
    Desde luego no encajábamos para nada en ese tumulto y yo ni siquiera iba vestida acorde a las circunstancias ya que llevaba un vestido blanco corto en vez de haberme puesto unos vaqueros mucho más apropiados para ese tipo de eventos.
    Total que el concierto comenzó entre ensordecedores gritos del líder del primer grupo que saltó al escenario para goce de todos los jóvenes que allí se congregaban y que vitoreaban y saltaban al ritmo de la batería.
    No paraba de entrar más y más gente en aquel abarrotado local y cada vez estábamos más apretujados, podía notar como a mis espaldas alguno se apretaba a mí más de la cuenta aprovechando la situación, pero lejos de decirle nada a Cesar intenté concentrarme en el concierto y disfrutar dentro de lo posible.
    El calor era sofocante y apenas se podía respirar entre el gentío. Para colmo los chavales que estaban detrás nuestro se quitaron las camisas y cuando volví mi cabeza estaba rodeada de torsos desnudos y sudorosos. El grupo, formado por seis o siete chicos me miraban y se reían por mi cara de susto. El más cercano a mi me sonrió y me ofreció dar un trago a su botella de cerveza que con una forzada sonrisa rechacé. Cesar estaba a mi lado y no me soltaba la mano pero era ajeno a lo que pasaba a mi alrededor.
    Cada vez me adaptaba mejor a la ensordecedora música cuando uno de los chicos del grupo me dijo al oído:
    - Oye tienes un polvazo...
    Yo me hice la desentendida, no quería problemas, sabía lo celoso que se pondría Cesar y no le contesté. Pero él insistió:
    - Digo que estás muy buena...
    Volví a hacerme la sorda y dejar pasar aquellos comentarios como si no fueran conmigo. Pero como aquel chico no tenía bastante colocó una de sus manos en mi culo y empezó a sobármelo descaradamente, di un bote y Cesar me preguntó:
    - ¿Que pasa?
    - Nada, nada....
    En buena hora nos metimos en aquel lugar, pero ¿cómo no nos habíamos marchado cuando llegamos a la puerta?
    La mano del chaval volvió al ataque, me puse de costado y le dije con cara seria que se parase si no quería problemas.... Aquello pareció divertirle aún más y se lo comentaba a sus amigos que reían a carcajadas...
    Volvió a comentarme al oído:
    - Te voy a follar bonita, te la voy a meter hasta el fondo....
    Me volví, puse mi cara lo más seria que pude y le contesté:
    - Párate ya, si no quieres que se lo diga a mi novio... ¿vale?
    A todo esto Cesar seguía de mi mano pero sin percatarse de nada, seguía mirando tranquilamente el concierto.
    - Díselo a tu novio, así aprenderá como se folla a una rubia como tú. - insistió mi acosador.
    Volví mi mirada hacia delante, más asustada que otra cosa, ya que imaginaba que como Cesar se diera cuenta de todo, aquello podía terminar en algo muy desagradable para nosotros, pues los chicos eran seis o siete...
    - Oye ¿el culito lo tienes virgen?
    Otra vez hice oídos sordos....
    - Me gustaría metértela por ese culito y que vieras como entra una polla de verdad....
    Sus palabras cada vez más fuertes estaban empezando a ponerme cachonda de verdad, yo quería concentrarme en el concierto y olvidarme todo, pero el chico continuaba una y otra vez, para colmo su mano volvía a sobarme el culo pero esta vez apretujando mis posaderas con toda la cara del mundo, le daba igual todo, seguramente de lo medio borracho que andaba ya. Yo no entendía muy bien que pasaba dentro de mi cuerpo, pero lejos de rechazar a aquel extraño, sentía cierta sensación de gusto por sus palabras, por su atrevimiento, por sus caricias....
    - Muñeca, debes tener el coño bien mojadito ¿a qué sí?
    Cesar me miraba de vez en cuando y me sonreía, ajeno totalmente a la situación, ¡ si tu supieras ! - pensaba yo...
    El chico se apretujó contra mi cuerpo y podía notar su abultado paquete contra mi culo, sus manos fueron subiendo de mi culo por mi cintura para llegar a mis pechos que comenzó a acariciar por los costados, para luego tocarme las tetas a placer, primero suavemente y luego con más fuerza hasta pellizcarme los pezones por encima de la tela del vestido. Como yo no llevaba sujetador el contacto de sus manos contra mis tetas era delicioso para él y también, aunque me pesara, era delicioso para mí..
    Intenté por todos los medios separarme de él:
    - Párate ya, cabrón.. - le corté quitándole las manos de encima bruscamente.
    Entre todo el lío Cesar al fin se dio cuenta que algo sucedía:
    - ¿Que pasa?
    - No, nada, que me han empujado... - contesté quitando importancia al asunto para evitar males mayores.
    Cesar se volvió hacia los chicos:
    - Oye tener cuidado, no molestéis ¿eh?
    El chico que estaba detrás de mi se envalentonó y también se encaró con mi novio.
    - ¿Que dices mamón de mierda? ¿quieres ver como te pego dos hostias?
    Agarré fuertemente la mano de Cesar, porque sabía que iba a empezar un follón que se iba a descontrolar.

    A ver, venga, empieza ¿a que esperas? - se ponía todo gallito Cesar.
    - Déjalo cariño, por favor... solo me han empujado, sigamos viendo el concierto, no les hagas caso, por favor no te metas en líos. - me interpuse entre él y los chicos porque sabía que saldría mal parado, si es que siempre se lo digo que tiene la boca muy grande y luego no es consciente del peligro que corre.
    Las aguas se calmaron, al menos momentáneamente, ya que el tipo volvió al ataque volviendo a susurrarme cosas al oído.
    - Lo que le pasa a tu novio es que no se le pina, por eso te tiene desatendida, lo que tu necesitas es un buen rabo.... tenías que ver que pedazo de polla tengo yo para darte...
    Yo tragaba saliva y esta vez ya no me volví para evitar que la cosa acabase en pelea. Yo ya no sabía que hacer, si se lo decía a Cesar se podía armar un buen follón, si me callaba estaba a expensas de lo que me hiciera a aquel tipo... Era mejor no hacerles caso, así depondrían su actitud, pero.... ¡qué equivocada estaba!
    Otra vez mis tetas fueron rodeadas por sus potentes brazos, mientras seguía susurrándome al oído.
    - Verás que polvo te voy a echar, vas a ver las estrellas, bomboncito....
    Me volví hacia Cesar y le pedí que nos fuéramos de allí.

    Ahora no cariño - me contestó - va a salir un grupo muy bueno y cuando acabe nos vamos ¿vale?
    Estaba metida en un buen lío del que seguro no podría salir bien parada, hice de nuevo oídos sordos a todo lo que me decía aquel chico pero él insistía una y otra vez.
    - Me gustas mucho rubita, tengo el rabo como una piedra, verás que polvo te voy a echar...
    Entre sus frases y sus sobeteos a mis tetas, que cuando me las acarician como él lo estaba haciendo, toco fondo, ya no podía evitar sentirme cachonda y como mis pezones se ponían cada vez más duros.
    - Vaya tetas que tienes nena, casi no me caben en la mano, duras, redondas, como a mí me gustan...mmmmmm, vaya pezones más duros....
    Cerré los ojos, pues el gusto me iba en aumento, los latidos de mi corazón se aceleraban y mi chochito empezaba a humedecerse, no podía evitarlo, quería que todo aquello acabase pero por otro lado deseaba que no tuviera fin.
    Tan abarrotado estaba aquel pabellón, que aunque Cesar mirase de vez en cuando, estabamos muy pegados y no podía ver nada de lo que sucedía. De vez en cuando yo le apretaba la mano ya que no podía tenerme casi en pie debido a las caricias que me estaba proporcionando aquel extraño.
    Las manos de aquel tipo volvieron a mi culo y siguieron con su labor de sobar y sobar sin cortarse un pelo, pero más allá llegó su atrevimiento cuando una de sus manos se introdujo por debajo de mi vestido y comenzó a acariciar la parte interna de mis muslos. Se me escapó un suspiro...
    - Mmmmm, que muslos tienes, suaves, como terciopelo.... verás que bien lo vamos a pasar... - volvió a susurrarme el muchacho.
    De pronto noté como hurgaba en mis braguitas, desde luego que se proponía quitármelas el muy cabrón, yo intentaba moverme para separarme de él, pero lo hacía con movimientos no muy descarados para que Cesar no se percatara de nada, si en algún momento les pillaba, la cosa acabaría en pelea.
    - Déjame quedarme con tus bragas bonita, al menos tendré un recuerdo tuyo ¿no? - me decía el tipo mientras seguía intentando bajármelas.
    Yo me resistía y me sostenía mis braguitas por encima del vestido con la mano que tenía libre, pues la otra estaba de la mano de mi chico.
    - Para ya, por favor... - suplicaba yo y poniéndole cara de pena.
    El tío seguía en su intento cada vez con más voluntad, metió sus dedos en mis caderas bajo mi vestido y tiraba de mis bragas hacia abajo mientras todos sus amigos parecía divertirse y se reían sin parar... La situación les debía parecer muy cómica, pero yo estaba asustada, aunque al mismo tiempo esa situación me provocaba un gusto tremendo, me odiaba a mi misma porque el placer me invadiese, pero era inevitable, ¡ estaba atrapada !
    En el tira y afloja de bajarme las bragas, el tío lo hizo por ultima vez de un tirón que en el forcejeo llegó a rasgar parte de la tela de la prenda, eso pareció gustarle, así que en vista de que bajarlas le resultaba difícil, lo que intentaba ahora era arrancármelas, tiraba una y otra vez hacia él y mis braguitas iban rajándose cada vez más, las costuras iban cediendo y las braguitas se pegaban a mi piel, al mismo tiempo la tela se metía en mi coñito y eso me proporcionaba más gusto todavía, siguió tirando y tirando, hasta que las rasgó por completo llegando a hacerme daño, quedando prácticamente en una tira pegada a uno de mis muslos, pero el chico dio un último tirón y al fin me las arrancó de cuajo, haciéndome tambalear hasta llegar a empujar al que tenía delante.
    Cesar volvió a percatarse de algo, pero no entendía muy bien de que iba todo aquello:
    - ¿Que te pasa? - volvió a preguntarme...
    - Nada, nada, que he tropezado.- contesté azarosamente.
    Aquel tipo había conseguido arrancarme las bragas y ahora se las iban pasando entre todos y olisqueándolas como gatos en celo.
    Yo sentía como el aire fresquito se colaba por debajo de mi vestido, que era la única prenda que llevaba sobre mi piel.
    De nuevo aquel muchacho introdujo sus manos bajo mi vestido subiendo por la parte exterior de mis muslos.
    - Mmmmmm, qué caderitas, que culo tan suave....
    Yo cerraba los ojos y aquella sensación me tenía confundida, parecía todo un sueño, pero era real, demasiado real como para poderlo evitar.

    Cesar, por favor, vámonos - le supliqué de nuevo a mi novio.

    Espera un poco, media hora y nos vamos ¿vale?

    Es que tengo mucho calor....
    No me hacía caso, estaba destinada a caer en las manos de aquellos desconocidos sin desearlo ¿o realmente lo deseaba?
    - ¿Tienes calor preciosa? - me decía el tío - Yo voy a apagar ese fuego, verás...
    Esta vez sus manos se metieron por la cara interna de mis muslos y comenzó a subir su mano, notaba su calor y su sudorosa mano ascendiendo centímetro a centímetro en mi piel. De pronto noté como uno de sus dedos llegó a mi sexo. Se detuvo, acarició mis ingles lentamente, hasta que su dedo acarició mi húmeda rajita pudiendo captar mi calor. Volvió a mi oído y me dió un pequeño mordisco en el lóbulo de la oreja mientras me susurraba:
    - Vaya.... estas caliente, bien caliente y mojada, verás que bien te entra mi dedo....
    Se volvió a sus amigos:
    - Esta zorrita esta que se funde....
    Su dedo siguió jugando con mis ingles, con mis pelitos y de pronto se introdujo en mi vagina sin apenas dificultad, debía ser su dedo corazón, muy largo por cierto.
    Fue inevitable que yo soltara un nuevo suspiro y un gemido casi inaudible.
    El vestido se me pegaba por el sudor y con su mano libre seguía palpando mi culo, mi cintura y a continuación volver a restregar sus dedazos entre mis tetas. Yo miraba de reojo a Cesar pero no se daba cuenta de nada, pobrecillo... me estaban metiendo mano de lo lindo y él mirando al tendido como si nada.
    El habilidoso dedo de aquel desconocido se introducía una y otra vez en mi coñito, proporcionándome un gusto tremendo.
    - Vaya coñito tan estrecho, que rico, que rico... -me repetía una y otra vez al oído.
    El tío dejó de tocarme de repente, por un momento creía que todo había terminado, pero no era así, estaba hablando con sus amigos y preparando alguna otra estratagema. Efectivamente, hizo colocar a sus amigos tapando a Cesar para asegurarse de que no veía nada, además como la gente bailaba y saltaba, tropezábamos una y otra vez y aquello parecía formar parte del tumulto de gente.
    El chaval volvió al ataque pero esta vez no era su mano la que estaba entre mis muslos, era su aliento el que notaba en mi culo, al principio cerré las piernas, pensaba que aquello había ido demasiado lejos y quería detenerlo, al menos en parte, ya que cuando su lengua rozó mis glúteos creí morirme, pero más aún cuando con sus manos separaba mi culo y esa misma lengua exploraba mi agujerito posterior, entonces si que había perdido totalmente los papeles, estaba totalmente entregada. En un abrir y cerrar de ojos aquel chico estaba bajo mis piernas chupándome lo más intimo de mi cuerpo, iba del culo a mi coño una y otra vez, cuando su lengua rozó mi clítoris, un pequeño grito se escapó de mi garganta, afortunadamente parecía sordo, pues en el griterío de la gente apenas nadie lo oyó y mucho menos Cesar que seguía agarrado de mi mano y moviendose al ritmo de la música.
    Otra vez aquella maravillosa lengua exploraba mi conejito, instintivamente yo abría más mis piernas y la desconocida lengua continuaba jugando con mi clitoris hasta que inevitablemente me vino un orgasmo intenso y maravilloso. Tuve que apoyarme en el de delante que tampoco se enteraba de nada.
    El tipo salió de debajo de mi falda y volvió a chuparme en la oreja al tiempo que me decía.
    - Mmmmm, que coño más delicioso tienes.... ¿Que tal ? Lo has pasado genial ¿no?, ahora verás que tengo una polla como una piedra, no como la de tu novio.
    Levantó la parte de atras de mi vestido y noté como algo duro y húmedo se metía entre mis muslos, sin duda que el aparato era descomunal. Bajé mi mano libre y le agarré de la punta con mis dedos, comencé a jugar con esa maravilla de polla y la restregaba una y otra vez contra mi sexo. Nuestros jugos se mezclaban y él no dejaba de chuparme y morderme en el cuello. ¿Qué me estaba pasando? ¿Por qué había llegado hasta allí..? No podía parar, estaba como una moto.... Estaba cachondísima y deseosa de que aquel potente miembro se introdujera dentro de mi, comencé a masturbarle con mi mano por debajo de mis piernas, notaba como su capullo sobresalía de mis dedos, él hacía movimientos hacia atrás y hacia delante para favorecer la maniobra.
    Yo no aguantaba más y él parecía que tampoco.
    - Quiero metértela, quiero follarte, vas a ver como entra un hierro candente en ese agujerito....
    La posición casi no lo permitía, ya que los dos estábamos de pie y yo tampoco podía inclinarme mucho hacia delante pues ni había espacio y podía resultar sospechoso para Cesar, en cambio deseaba con todas mis fuerzas que me follaran, lo necesitaba....
    Seguimos jugando, yo con mis dedos acariciaba su glande y los pliegues de la piel de su impresionante polla, él me mordía en el cuello y apretaba su pelvis contra mi culo, el contacto de su piel contra la mía era impresionante. Nuestras respiraciones iban en aumento y nuestro gusto también.
    El tío volvió a susurrarme.
    - Te la tengo que meter, te tengo que follar, aunque sea lo último que haga en mi vida...
    Eso me encendía aún más y se me ocurrió la brillante idea de decirle a Cesar:
    - Cariño, tengo que ir al lavabo, no me aguanto...
    - ¿Ahora?, pero si no vas a poder llegar, esto está a tope - me contestó.
    - Es que no me aguanto...
    - Vale, te acompaño.
    - No, no, ya voy yo sola, sigue viendo el concierto, así iré corriendo, no te preocupes.
    - ¿Sola?
    - Si, si, no te preocupes...
    Asi fue como me pude librar por un momento de él, estaba fuera de mis cabales, me estaba comportando como una chiquilla pero no me importaba nada ni nadie, quería sentir aquella polla dentro de mí, así que me di la vuelta, tomé de la mano a aquel tío que me había puesto tan caliente y salimos corriendo entre el gentío hacia los baños. Sus amigos nos acompañaron, pues no querían perdérselo.
    Nos costó lo suyo abrirnos camino entre tanta gente, pero al fin lo conseguimos, yo estaba como una moto y no me importaban nada los golpes y roces que nos dábamos al pasar entre tanta gente. Al fin llegamos a los servicios, los de las chicas estaban completos y había fila, entramos en el servicio de los hombres y tan solo había dos chicos. Mi acompañante les dijo algo que les hizo salir de allí sin rechistar, y sus amigos hicieron guardia en la puerta para que nadie nos molestase. Allí mismo en el centro de aquel maloliente lugar comenzó a meterme mano por todos lados, esta vez sin ningún impedimento y yo naturalmente me dejé hacer. Nos besamos como dos condenados, jugando con nuestras bocas y nuestras lenguas, su mano se metía bajo mi vestido y acariciaba los pelitos de mi pubis, luego su dedo jugaba con mis labios vaginales...
    - Fóllame, fóllame . - le rogué.
    Abrimos la puerta de uno de los urinarios y a pesar de estar mugriento no me importó lo más mínimo, estaba tan deseosa de ser poseída por aquel extraño que no me importaba nada. El tío se bajó los pantalones hasta los tobillos quedando desnudo frente a mi, me encantó ver su torso desnudo y sudoroso, su polla completamente en erección y una cara de vicio fuera de lo normal. Empezó a desabotonarme el vestido, lo hacía con tanta rudeza que me arrancó dos botones, tuve que terminar yo de quitármelo para evitar salir medio desnuda de allí. Lentamente me solté todos los botones de mi pequeño vestido hasta quedarme completamente desnuda frente a aquel desconocido y sus cinco amigos que estaban a las puertas de ese pequeño recinto para no perderse detalle.
    - Ostras tía, que buena estas.... que pedazo de cuerpo.... - repetían todos.
    El tipo se quedó mirándome de arriba abajo, admirando mi desnudez. Su polla apuntaba al techo y yo la deseaba tener dentro de mi cuanto antes. Le entregué el vestido a uno de sus amigos y me agaché frente a su polla, comencé a jugar con ella, la tomé por su base con mi mano y con mi lengua subía y bajaba por su parte externa, él cerraba los ojos y yo le sonreía....
    - Como me pones pedazo de puta....
    Sus palabras podían sonar de lo más groseras en otro momento, pero a mí me encantaba oírlas, realmente me sentía como una puta y en ese momento lo era...
    Seguí jugando una y otra vez con su erguida polla hasta que me suplicó que me la metiera en la boca, no le hice sufrir mucho más y empecé a hacerle una mamada monumental, aquel enorme instrumento desaparecía dentro de mi boca hasta llegar a mi garganta y mi cabeza subía y bajaba una y otra vez...., de vez en cuando me la sacaba de la boca para observarle y dedicarle una maliciosa sonrisa.
    - Sigue zorra, sigue... que te gusta comértela... que bien lo haces....
    Seguí un buen rato dale que te pego comiéndome aquel enorme falo, recreándome con él, hasta que el tío se sentó sobre la taza del water y me dijo:
    - Ahora súbete aquí muñeca que vas a ver lo que es tener una polla bien adentro.
    Obedecí como una niña buena, me incorporé, me di la vuelta dándole la espalda y abriendo mis piernas todo lo que pude al tiempo que me agarraba a las paredes de ese habitáculo, me senté sobre aquel excitado muchacho, agarré la punta de su miembro con mis dedos y lo orienté hacia mi coñito, primero lo pasé de arriba abajo por mis labios vaginales y mi cuerpo se estremecía por esa sensación de gusto que no podía detener, de un golpe me senté sobre él sintiendo como se metía centímetro a centímetro dentro de mi. El gusto era increíble...
    - Ahhhhh, Dios, que gusto..... - gemía yo.
    Empecé a cabalgar sobre aquel poderoso miembro viéndolo desaparecer dentro de mi chochito, parecía increíble que aquello entrase con tanta facilidad, pero yo estaba tan cachonda y tan mojada que me entraba de todo.... El chico me apretujaba las tetas mientras su pelvis se movía hacia atrás para luego apretar e intentar atravesarme con su caliente daga. Nuestros cuerpos sudaban, nuestras lenguas se enredaban y nuestros cuerpos se fundían en un magnífico polvo.
    - Toma, toma, toma... - repetía una y otra vez mientras me penetraba.
    Los músculos de mi vagina se apretaban contra su poderoso miembro y mis manos se aferraban a las paredes, sus amigos nos jaleaban sin parar y se masturbaban delante de mí, la vista era espectacular, ver a cinco tíos delante haciéndose una paja era maravilloso.
    El tío me seguía follando con gran maestría, todo su cuerpo se arqueaba, se echaba hacia atrás para volver a clavármela bruscamente...
    - Si, si, fóllame, fóllame... -gritaba yo.
    El espectáculo debía ser increíble y los chicos no se limitaban unicamente a masturbarse, pues comenzaron a acariciar mis muslos, mis tetas, mi coño... Yo cerraba los ojos e intentaba sentir todas esas caricias que me maravillaban. No pude aguantar más y dando fuertes resoplidos tuve un orgasmo en medio de jadeos y gemidos.
    En pocos segundos estaba rodeada por los seis chicos, uno me estaba follando y de qué manera, otro me chupaba las tetas, otro los muslos, alguno hasta mis pies... que gozada, que maravilla...
    - Uff, ufff... Guaauuuu... - resoplaba el que tenía debajo y que me estaba penetrando hasta las entrañas.
    El muchacho seguía en su empeño de destrozarme y vaya si lo hacía bien, sus músculos se tensaban y sus dientes mordían mi cuello, yo miraba hacia abajo para ver desaparecer su preciosa polla dentro de mi coñito insaciable.
    De pronto frenó en seco, dio una última embestida dentro de mi y se corrió abundantemente dentro de mí mientras repetía una y otra vez:
    - Que polvo, que polvo, Dios, que bien follas.....
    Giré mi cabeza y seguí besándole mientras él permanecía inmóvil y sintiendo los últimos coletazos de una larga corrida dentro de mi coño. Yo no quería que acabase tan pronto, necesitaba más y más y más, estaba tan caliente que no tenía suficiente con ese polvo.
    El tipo me agarró por las axilas y nos separamos al tiempo que les decía a sus amigos:
    - Joder como folla esta tía, ir pasando por taquilla que os va a destrozar...
    Ni cortos ni perezosos fueron sentándose uno por uno sobre la taza del water y yo sobre cada uno de ellos para sentir sus grandiosas y juguetonas pollas juveniles.
    El primero, el segundo, el tercero, el cuarto y el quinto fueron pasando por la piedra y con cada uno de ellos yo gozaba más y más, me hicieron correrme varias veces, en unos polvos de los más salvajes. Mientras uno me follaba los otros me acariciaban, me mordían, me besaban, me chupaban por todos lados...
    Mi primer acosador y lider del grupo jaleaba a sus amigos:
    - Follarla bien, darle caña, que está necesitada....
    Ellos se animaban más y más y al mismo tiempo yo estaba en la gloria, nunca me habían hecho gozar de esa manera.
    - No pares, no pares, que esa puta no tiene bastante... - repetía el líder al amigo que yo tenía debajo.
    Así terminaron todos bastante agotados, incluída yo, porque a pesar de tener todos los músculos agarrotados y mi sexo más que irritado, quería más y más, follar a lo salvaje como nunca había hecho. En vista de que mis pensamientos parecían ser leídos por mi primer amante, alcanzó a decirme:
    - Verás bonita, ahora te voy a meter este pollón por el culo y vas a ver las estrellas...
    Me asusté, francamente, ya que apenas lo había intentado una vez con mi novio y no fue muy gratificante, pero por otro lado quería pasar por ese nuevo reto y ser sodomizada era lo que más deseaba en ese momento, pobre de mí, me había convertido en una muñeca, en un títere de todos aquellos chavales.
    Me hizo tumbarme boca abajo sobre la taza del water y apoyar mis manos contra la pared, escupió sobre sus dedos y me restregó la saliva por mi estrecho culito, primero un dedo, luego dos y hasta tres, lo que hizo que mi agujerito se dilatara rápidamente.

    A continuación colocó su glande entre mis posaderas y empezó a forzar la entrada suavemente, hasta que la cabeza de su enorme miembro entró por completo. Yo chillaba, el dolor era punzante, pero poco a poco mi esfinter se iba relajando, para convertir ese dolor en un gusto que iba en aumento. Él continuó metiendo solo la punta mientras me agarraba por las caderas. Después seguía apretando para que centímetro a centímetro se fuera colando. Mis gritos debían ser ensordecedores, aunque dudo que nadie, aparte de los que estábamos allí, puediera oírlo pues la música del concierto tapaba cualquier otro ruido.
    - Bien bonita, ahora vas a ver como te entra toda en ese precioso culo.... - me dijo.
    Me agarró fuertemente del pelo, tiró hacia él y de un golpe me acabó de meter todo su aparato en mi dolorido culito. Creo que perdí la noción del tiempo, no sé si incluso llegué a perder el conocimiento, pero de pronto todos mis dolores y escozores desaparecieron para experimentar un gusto que desconocía. Mi espalda se arqueaba y mis caderas se movían al compás para recibir esa daga detrás de mi. De verdad que estaba viendo las estrellas y yo le repetía:
    - Sigue cabrón, sigue.... párteme el culo....
    Él seguía mis instrucciones y no dejaba de bombear mientras tiraba de mi pelo. Mi vello se ponía de punta y un escalofrío recorría todo mi cuerpo, llegué a no sentir mis dedos, mi cara ardía, era una sensación extraña, pero notaba como se acercaba un orgasmo diferente, empecé a gemir fuertemente, cada vez más fuerte, hasta llegar a gritar, a decir cosas sin sentido, a insultar a todos los que me rodeaban y ese orgasmo me invadió desde la cabeza a los pies... fue increíble. El tipo se corrió dentro de mí casi al mismo tiempo que yo, hasta que sus piernas no le sostuvieron y cayó sobre mi sudorosa espalda.
    Sus amigos para no ser menos quisieron probar de aquel manjar y uno por uno me terminaron de destrozar el culo con sus largas, cortas, gruesas y extrechas pollas.
    Me dejaron tirada allí en medio de aquel maloliente lugar, sin ni siquiera despedirse de mi, tan solo riéndose y jactándose de haberse tirado a una tía con toda la facilidad del mundo.
    Mi cabeza daba vueltas, me sentía muy mal, sudorosa, sucia por dentro y por fuera, completamente desnuda sobre aquel asqueroso water después de haber sido follada y sodomizada con ganas por seis chavales, sin haberlo buscado, sin ser premeditado, pero comprendí que había caído en la trampa del placer, sin apenas darme cuenta y por una parte sentía remordimientos, pero por otra recordaba el gusto que había soportado y había merecido la pena, al menos como una experiencia que no voy a olvidar y creo que nunca más podré repetir....
    Me puse mi vestido sobre mi desnudo y sucio cuerpo y cuando volví en busca de Cesar, éste ya no estaba, supongo que después de haber tardado más de una hora, estuvo buscándome por los servicios de chicas, pero entre el gentío no podíamos encontrarnos ni yo a él ni el a mi.
    Salí a la calle y fui andando con la vista ida, perdida, desorientada, era como si hubiera vivido un terremoto. Hasta que no llegué a casa y me metí en la bañera no me di cuenta de lo que había sucedido realmente....
    Amor....



    Te podria mandar un video masturbandome a 2 manos, chupandote las tetas increpa que sea un buen plano, hablarte cara a cara, hacernos novios, corrernos a la vez los dos borrachos hasta el dia del matrimonio. ¿Cuantas noches pinte? con la leche que te eche, no puedes comprar mi nabo como un llavero del ché, y eso te duele?
    No te lo lava y huelé!


  12. #71
    Avatar de Poseida Participativ@
    Registrad@ el
    05/09/2004
    Localidad
    oscuridad eterna, donde se extienden las sobras, y la niebla no te deja ver el final del infernal camino ...
    Edad
    30
    Mensajes
    389
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    22
    woooooooooooooooooooooooo q gozada! XD
    CHIMAIRA

  13. #72
    Avatar de Keira Label Whore
    Registrad@ el
    28/06/2004
    Localidad
    Reus - Tarracoña
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    30.786
    Agradecido
    2189 veces
    Temas
    331
    aig...ma dao lastima el relato ese filial..pobre nena...:S
    Hay personas que tienen vicios que te ponen de los nervios, como… Bernie. A Bernie le gustaba mascar chicles. No, mascar no. Hacer pop. Un día llego a casa bastante enfadada y esperando un poco de consuelo y veo a Bernie tirado en el sofá bebiendo cerveza y mascando. No, mascando no, haciendo pop. Entonces voy y le digo: “¡Vuelve a hacer pop una vez más…!” Y lo hizo. Así que cogí la escopeta de la pared y disparé dos tiros de aviso, justo en su… cabeza.





  14. #73
    Avatar de Aklash Mega Usuaria
    Registrad@ el
    01/02/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    7.928
    Agradecido
    150 veces
    Temas
    608
    estoy umeda jajaja


    - ¿Te caistes?
    - No, el suelo estaba muy triste y fui a darte un abrazo

  15. #74
    Avatar de Tragicomedia Superextramegausuari@
    Registrad@ el
    08/02/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    17.489
    Agradecido
    186 veces
    Temas
    461
    ((_KeIrA_)) escribió:
    aig...ma dao lastima el relato ese filial..pobre nena...:S
    cual?
    Amor....



    Te podria mandar un video masturbandome a 2 manos, chupandote las tetas increpa que sea un buen plano, hablarte cara a cara, hacernos novios, corrernos a la vez los dos borrachos hasta el dia del matrimonio. ¿Cuantas noches pinte? con la leche que te eche, no puedes comprar mi nabo como un llavero del ché, y eso te duele?
    No te lo lava y huelé!


  16. #75
    Avatar de África* Atrévete a pensar.
    Registrad@ el
    20/06/2004
    Localidad
    A/La Coruña
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    12.251
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    645
    o_O
    Soy los tres segundos antes de correrte...*

Página 5 de 12 PrimeraPrimera ... 3 4 5 6 7 ... ÚltimaÚltima

Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está desactivado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados