ReLaToS ErOtICoS

  1. #46
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    -¡¡Mmmhhh…ahhh…mmm…!!-se escuchaban los gemidos de Lydia, que apenas podía contrarrestar los violentos ataques sexuales de Pilar. A pesar de que era evidente que a Lydia le gustaba follar con Pilar y de que yo había visto que no oponía resistencia , me era difícil sustraerme a la morbosa impresión de que Pilar estaba realmente violando a Lydia. No era así en un modo absoluto, pero si en un modo extraño y, digamos, subliminal, o eso era lo que yo quería ver, ya que me excitaba.

    De todas formas, el polvo de Pilar y Lydia estaba llegando a su fin. La tetuda de Lydia aferró violentamente las nalgas de Pilar y empezó a aumentar el ritmo y la intensidad de sus gemidos de placer, mientras agitaba fuertemente las piernas en el aire.

    -¡AAhhh…Pilar…siii….me coorrooo…ahhhh!!-gritó Lydia, alzando sus piernas hasta lo más alto, para dejarlas caer acto seguido. Era evidente que se había corrido.

    Pilar salió de entre los muslos de Lydia, avanzó hacia delante y situó su coño directamente sobre la gimiente cara de la tetuda.

    -Chúpamelo , zorra –le dijo. Y Lydia lo hizo, sin decir nada. Empezó a comerle el conejo a su amiga, aunque yo no podía verlo bien desde mi posición.

    Pronto otros menesteres atrajeron mi total atención. La resistencia de mi tiesa polla llegaba a su fin y , sin poder evitarlo, me corrí dentro de la boca de Margarita, que me estaba haciendo una magnífica mamada.

    -¡¡AAhhh…siii…bebetelo todo, puta….ahhh!!-exclamé, llenando con mi semen la boca de mi amiga. Mi verga, impulsada por la violencia del orgasmo, salió despedida de la boca de Margarita y empezó a lanzar chorros de semen directamente sobre su cara.

    Me debatía espasmódicamente bajo el influjo del orgasmo, corriéndome todavía, aunque con poca intensidad, cuando Juan llamó mi atención. Yo estaba de rodillas, con la verga a escasos centímetros de la cara de Margarita. Juan, de pie a mi lado, me presentó su dura y tiesa polla y , simplemente, me pidió que se la chupara.

    No pensé. Estaba cachondo y excitado y, simplemente, me metí aquella verga en la boca y la chupé. La chupé a fondo durante un par de minutos. La sentí golpear el interior de mi boca y mi dentadura, sentí su sabor…y sentí como algunas gotas de jugos se derramaban dentro de mi garganta. Luego, Juan gimió y, sin más, se corrió.

    Lo hizo dentro de mi boca al principio. Tuve que tragar parte de su semen , cosa que hice sin pensar. Luego, la polla salió de mi boca y empezó a eyacular por completo, lanzando chorros de semen que se estrellaban contra mi cara una y otra vez, dejándome chorreante.

    Al fin, terminó de correrse y se tumbó, aparentemente agotado. Yo basculé también hacia el suelo y allí me quedé, viendo como terminaban los demás. Sólo quedaban Margarita y Pilar por correrse.

    La primera fue Margarita. No se si excitada por nuestra actuación, la mejor amiga que tenía allí se corrió poco después de ver como Juan se corría dentro de mi boca. La vi gemir y retorcerse, llenando con sus jugos la boca de María, la puta rubia, que aún después de correrse, mantenía sus labios en contacto con el coño de Margarita.

    Luego, Pilar. Tenía atrapada la cabeza de Lydia entre sus muslos y, literalmente, la obligaba a chuparle el conejo, cosa que nuestra tetuda amiga hacía de muy buena gana, por los gemidos que arrancaba de Pilar.

    -¡¡AAhhhh….puuuutaaa….puutaa…me corroo…puta!!..¿lo oyes, puta?..¡Me corro!-gritaba Pilar, eyaculando sobre la boca y la cara de Lydia. Ahora, si pude ver como la cara de mi bella y tetuda deseada se manchaba con los jugos de Pilar. Y la cosa me puso cachondo, a pesar de que acababa de correrme.

    Todos nos habíamos corrido. Minutos después, descansábamos los unos junto a los otros, pegados, brazo contra brazo, pierna contra pierna, apelotonados y sudorosos, todos desnudos, todos calientes, todos con el sexo a punto para el acto final.

    No sé muy bien quien empezó de nuevo.

    Sólo sé que , de pronto, tenía a Lydia encima. Ella sonreía, mientras mi polla, endurecida, se abría paso a través de los pliegues de su coño mojado.

    -Fóllame- me dijo. Y yo lo hice. Me la follé. La había deseado durante largo tiempo y ahora estaba allí , desnuda, con las enormes tetas bailando a un lado y a otro de su cuerpo, con su cara cubierta por los jugos derramados de otra mujer, sonriéndome abiertamente con su hermosa boca de gruesos labios.

    Mi polla tocó fondo. Lydia se quedó quieta, lanzando la cabeza hacia atrás, mientras gemía suavemente. Yo no hacía más que fijarme en sus gruesos y erectos pezones, digno colofón de unas tetas de ensueño. Sin pensarlo, metí mi cara entre sus grandes tetas y comencé a lamerlas.

    -Slurp…ahhh…ahh…slap…mmmhh…-gemía yo mientras chupaba aquellas maravillosas tetas.

    -AAhhh…siii…mis tetas…te gustan…siii…cometelas…son sólo tuyas….cómete mis tetas…-susurraba ella, con los ojos brillantes de deseo.

    Mis manos, ansiosas, se deslizaron por la espalda de Lydia, hasta alcanzar su delicioso culo.

    -Ohhh…-gimió Lydia, al sentir mis manos posarse sobre sus nalgas.

    Me dediqué a acariciar a fondo aquel culo maravilloso, y luego, a pellizcarlo, capturando entre mis dedos jugosos y pequeños michelines de carne caliente.

    Lydia empezó a moverse. Primero hacia arriba, luego hacia abajo. Primero, lentamente, luego, muy, muy rápido. Estaba follando y lo hacía realmente bien. Su coño se ensartaba y se desensartaba de mi polla una y otra vez, en un movimiento ondulante que me estaba volviendo loco.

    -Sii…folla, puta…-dije yo, mientras Lydia me follaba sin complejos.

    -¡AAAhhh…ahhhh…ahhh…siii…ahhh…!!-jadeaba Lydia, con el cuerpo perlado de sudor.

    Con un movimiento seco y certero, agarré la cintura de Lydia y detuve sus meneos. Luego, sin decirle nada, le metí un dedo en el culo , penetrándola por el agujero anal rápidamente, hasta metérselo todo bien adentro. Solté mi otra mano y Lydia volvió a follar.

    -¡¡AAhhh…siii…hasta el fondo…ahhh…!!-gemía, con los ojos semicerrados y sacando la lengua de cuando en cuando.- ¡¡AAhhh…mi cuuloo…ahhh…no voy a poder resistir…más….ahhh…!!-

    Y en efecto. No lo hizo. Instantes después, Lydia se corría violentamente. Sentí como una cascada de jugos me inundaba la polla y luego, la bella pechugona aplastó su cuerpo contra el mio. Sus tetas se estrellaron contra mi pecho , clavándome los pezones, duros como piedras, en la piel. Lydia no paraba de gemir mientras se corría.

    -¡¡AAhhh…me corroo…annnmmmmhhh…siii…ohhh…es maravilloso….ahhh!!-jadeó una y otra vez, temblando de placer. Cuando sus movimientos terminaron, la aparté suavemente a un lado, no sin antes depositar un apasionado beso en su boca entreabierta.

    Saqué mi dedo de su agujero anal, y, poco después, también saqué mi polla de su chocho. Ella se había corrido, pero yo no ; y estaba cachondo a más no poder. Miré a mi alrededor. El resto de mis amigos no había perdido el tiempo mientras yo follaba con Lydia. Marcos se la estaba metiendo por el culo a Pilar. La muy puta gemía y jadeaba con la lengua fuera, gritando de placer , a cuatro patas, mientras Marcos se la metía por el agujero del culo.

    -¡¡AAhhhhh…mi…mi cuuuloo…ahhh…me estás matandooo….ahhh!!-gritaba Pilar , con los ojos desorbitados. Marcos manejaba a la perfección su enhiesta polla, metiéndosela y sacándosela del culo a la puta de Pilar una vez tras otra, incansablemente.

    La escena era maravillosa y mi verga lo agradeció. Pero había más. Mucho más. Junto a mí, tan pegados que podía sentir sus desacompasadas respiraciones, estaban Juan y María , la puta rubia. María estaba debajo, abierta de piernas por completo y Juan, encima de ella, la follaba con tesón, metiéndole y sacándole la verga del coño sin parar.

    -¡¡AAhhh…siii…fooollamee…ahhh…fooollamee….soy tu puutaa…!!-gritaba María, con la boca babeante y la lengua casi fuera del todo.

    -Sii…sii…puutaa…puutaa…ahhh…como me gustas, puutaa….ahhh…¡PUUTAAA!-gemía Juan, follándose a María frenéticamente. Mis ojos, desorbitados, se volvieron hacia la última pareja. Enrique estaba boca arriba, y Margarita, la de las pequeñas tetas y el culo perfecto, estaba haciéndole una mamada. Por los gemidos de Enrique, aquella era la mejor mamada que nunca le habían hecho.

    -¡¡AAhhh…siii…puutaa…cometela toda…mi polla es toda tuya…ahhh..pronto te daré de beber…siii!!-gemía Enrique , en extasis. Pero Margarita tenía otros planes. Con una mirada brillante en los ojos, dejó de chuparle la polla a Enrique y le dijo algo al oido. Acto seguido, se puso encima de nuestro amigo, con la cabeza entre las piernas del hombre…y el coño justo encima de la cabeza del caliente macho. Extasiado, contemplé el sesenta y nueve que mis amigos formaban. Margarita chupaba con pasión la polla de Enrique, mientras éste no paraba de comerle el conejo. ..Y entonces, los gemidos de la sala subieron de tono. Era Margarita, que se corría sobre la cara y la boca de Enrique…pero también era María, que eyaculaba brutalmente, mojandole la polla a Juan. Y, poco después, la puta de Pilar se venía por completo, manchando sus propios muslos con auténticas cataratas de cremosos jugos.

    Las agotadas mujeres se juntaron , pegadas las unas a las otras, como para darse calor. Todas se habían corrido y todas sonreían, nos sonreían a nosotros, mostrándonos sin pudor sus hermosos cuerpos desnudos…sus tetas, sus culos, sus piernas, sus coños chorreantes…¡Y todos nosotros teníamos las pollas duras y en tensión!

    Unos segundos de tensa espera pasaron. Y entonces, Pilar se acercó a Juan.

    -Juan…mira que polla tan dura y tan tiesa tiene Marcos, ahí a tu lado…¿no te gustaría chupársela?¡A las chicas y a mí nos encantaría tanto ver como se la chupas!

    Juan no dijo nada. Marcos tampoco. Todos nos quedamos callados. Y un segundo después, Juan empezó a mamársela a su amigo, delante de todos.

    -Vamos-intervino la puta rubia- Nosotras…queremos ver una orgía de machos…así que…Enrique…¿por qué no se la metes por el culo a Juan?..Y tú…-dijo dirigiéndose a mi-…métesela por la boca a Marcos…seguro que te la chupa…y seguro que te gusta…vamos…estamos esperando…no hagan esperar a sus putas…o no jugaremos más con ustedes.

    Y, como en un sueño, Enrique obedeció y empezó a darle a Juan por el culo. Y yo, bueno, yo cogí mi verga, que estaba tiesa y dura como una jodida piedra, y se la puse delante de la boca a Marcos. Este, sin más, la tomó entre sus labios y empezó a chupármela.

    Las cuatro putas, Lydia, Pilar, Margarita y María, miraban atentas y regocijadas el espectáculo. Pronto, las cuatro rameras empezaron a acariciarse los chochos y también a acariciarse las unas a las otras. Y poco después, nuestra representación de sexo masculino tenía su réplica ante nosotros, con las cuatro putas besándose y acariciándose unas a otras…

    -¡¡SSiii…siii…Enrique…dale más fuerte por el culo a ese cerdo de Juan…siii…ahhh…!!-gritaba la puta de Pilar, entre beso y beso a María. La puta rubia, cuando Pilar le dejaba la boca libre, gritaba a su vez:

    -¡¡Chúpasela a fondo, cerdo, chúpasela…!!-decía, dirigiéndose a Juan y a Marcos, los dos que estaban chupando.

    Pronto todo terminó. Juan no pudo más y empezó a correrse, lanzando chorros de semen a uno y otro lado, con la polla loca y sin control. Enrique, que lo estaba enculando, sacó su verga del agujero anal de su amigo y se corrió a su vez , mojándole el culo a Juan con sus torrentes de semen descontrolado. Marcos, con la verga castigada duramente por la ansiosa boca de Juan, no pudo contenerse y eyaculó violentamente, dentro y fuera de la boca de su amigo. Y yo,por mi parte, al ver tamaño espectáculo, combinado con las sensaciones que me producia la lengua de Marcos jugueteando con mi polla, no pude más y también me corrí, llenándole la boca al hombre que me la chupaba.

    Nos derrumbamos, agotados y sudorosos. Las mujeres se acercaron a nosotros, solícitas, y empezaron a lamer nuestros derrotados miembros. Por suerte para mí, Lydia me eligió para hacerme una mamada y disfruté de lo lindo mientras, hábilmente, intentaba que mi pene volviera a vibrar en plena erección. El resto de las chicas hacían magníficamente bien su trabajo con mis amigos. Y , relativamente pronto, tuvimos las pollas dispuestas de nuevo.

    Entonces, nuestras miradas de hombres excitados se cruzaron. Y sin decir ni una palabra, nos abalanzamos como águilas sobre las cuatro complacientes putas que nos estaban mamando las pollas.

    Yo agarré bestialmente a Lydia por el pelo, la obligué a darse la vuelta y a ponerse a cuatro patas y sin dejarle tiempo siquiera para respirar, le metí la polla por el agujero del culo , hasta el fondo, sin pausa alguna.

    -¡AAAggghhh…!!- gimió ella, volviendo la cabeza hacia mí y mostrándome su hermoso rostro contraido por el placer… Sin inmutarme, empecé a darle por el culo a mi deseada Lydia, bombeando mi polla dentro de su conducto rectal, penetrando a través de su ano una vez y otra, y otra más…

    -¡Ohh…mi…mi …cu…cuuloo!- gemía ella, jadeando deliciosamente, con la lengua fuera. Lleno de deseo, la agarré por el pelo y tiré de su cabeza hacia mí, me incliné hacia delante y le estampé un sonoro beso en la boca, mientras le daba por el culo con violencia redoblada. Disfruté durante eternos segundos del placer de lamerle la lengua a Lydia, del abandono de llenarme la boca con su saliva, de la delicia que era para mí deslizar mi lengua sobre sus muelas y acariciar su garganta…Mientras, mi polla seguía dándole y dándole por el culo a la tetuda Lydia…Y hablando de tetas…Pronto me acordé de que, en efecto, si en algo destacaba Lydia era en el tamaño de sus tetas, así que deslicé mis manos bajo su cuerpo, agarré sus enormes melones y empecé a estrujarlos como si en ello me fuera la vida.

    -¡¡Ohhh…siii…fóollame…foollame toda….soy toda tuya…ahhh!!- jadeó Lydia, temblorosa y caliente, mientras se acariciaba el coño con sus propias manos para aumentar la excitación.

    Y eso no podía permitirlo. Que una mujer se tuviera que acariciar el coño mientras yo tenía una polla dura y en disposición de combate, no , eso no…Así que, saqué la verga del culo de mi deseada Lydia y se la metí por el coño. Lydia agradeció el cambio con un potente gemido de placer.

    -¡¡AAAhhh…siii…asiii…ohhh…!!-gimió la bella, mientras mi polla penetraba en su delicioso coño mojado y caliente.

    Mientras me follaba a Lydia, miré hacia mis amigos. Marcos se estaba tirando a María por el culo, enculándola una y otra vez, haciendo que la puta rubia aullase de placer. Juan se estaba follando por el coño a Pilar, en la misma postura en que yo me estaba follando a Lydia, esto es, con la hembra a cuatro patas y nosotros detrás, con nuestras pollas en ristre. Enrique disfrutaba de las delicias que le proporcionaba en perfecto culo de Margarita, jodiéndola por detrás con toda potencia y arrancando a nuestra común amiga gemidos de intenso placer.

    Volví a concentrarme en Lydia.

    Le metí y le saqué la verga del chocho una y mil veces, disfrutando del excelso placer que me proporcionaba el roce de las paredes de su vagina contra el tronco de mi polla, sintiendo la presión contra mi glande hinchado y a punto de explotar. Noté que Lydia estaba cada vez más caliente, pues tenía el coño tan mojado que parecía que estaba follando en un lago cremoso. Sentí que mi hermosa puta comenzaba a temblar de placer…

    -¡¡AAAhhh….ahhh…me…co…rroooo….ahhh!!- exclamó, corriéndose y en abundancia sobre mi verga en erección, mojándome por completo, lanzando chorros y más chorros de viscosos jugos que encharcaron no sólo mi polla, sino también sus ya mojados muslos y el propio suelo, formando un pequeño lago bajo sus piernas.

    -¡¡AAhhh…puutaa…puta…PUTA!!- gemí yo, mientras, ya sin control, sacaba la polla de su vagina y empezaba a eyacular sobre sus deliciosas nalgas desnudas, mojándolas por todas partes, llenándoselas de semen caliente que caía hacia abajo, resbalando inexorablemente por las redondeces de su culo magnífico. Y miré a mi alrededor mientras me corría y vi que también mis amigos y amigas estaban corriéndose. Marcos había llenado por completo el culo de María con sus chorros de esperma, Juan se había corrido sobre las tetas de Pilar y Enrique había cubierto el culo de Margarita con una capa de blanco semen recién ordeñado. Las putas también se habían corrido, pues todas mostraban impúdicamente sus entrepiernas llenas de jugos rezumantes y recién salidos de sus hermosos coños. Los gemidos de placer inundaban la habitación y todos caimos al suelo, rendidos, tumbados por aquella vorágine de sexo sin final…

    Estábamos cansados y debíamos terminar. Todos allí reunidos, todos desnudos, todos pegados los unos a los otros, con los cuerpos calientes y llenos de semen y de femeninos jugos, todos satisfechos…

    Estábamos calientes todavía. Todavía nuestras pollas estaban proporcionándonos algo de placer, allí , tendidas sobre nuestros muslos…Las mujeres, sonrientes, se aprestaron a acariciar nuestros nabos aparentemente acabados, a limpiar con sus lenguas de putas calientes nuestras vergas mojadas.

    -Todo ha terminado- dijo Lydia, mientras me lamía la polla.- Al menos, por ahora…

    -Si- dije yo.- Por ahora…dime…¿ te ha gustado?

    -Mucho. Me gustó mucho follar contigo, y con todos los demás amigos…y amigas…ha sido maravilloso.

    -¡Tenemos que repetirlo!- terció Marcos.

    -Si- dijo Juan, que estaba recibiendo una poderosa mamada de Pilar- Pero al aire libre…

    -¿ En una playa…nudista, tal vez?- completó Enrique.

    Y todos asentimos, riendo. Eramos jóvenes, estábamos cansados y ahora sólo queríamos dormir. El día siguiente, puede que fuera una hermosa e intensa jornada en una playa solitaria, bajo el potente sol, todos desnudos sobre la arena…ahhh…me ponía cachondo sólo de pensarlo. En fin, puede que esa sea otra historia.

  2. #47
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    es solo uns historia xo no ntraba ntera n un mnsaje x eso a ocupao tanto

  3. #48
    Superusuari@
    Registrad@ el
    07/06/2004
    Localidad
    Gran Canaria
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    4.856
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    235
    °o.O NERE O.o° escribió:
    -¡¡Mmmhhh…ahhh…mmm…!!-se escuchaban los gemidos de Lydia, que apenas podía contrarrestar los violentos ataques sexuales de Pilar. A pesar de que era evidente que a Lydia le gustaba follar con Pilar y de que yo había visto que no oponía resistencia , me era difícil sustraerme a la morbosa impresión de que Pilar estaba realmente violando a Lydia. No era así en un modo absoluto, pero si en un modo extraño y, digamos, subliminal, o eso era lo que yo quería ver, ya que me excitaba.

    De todas formas, el polvo de Pilar y Lydia estaba llegando a su fin. La tetuda de Lydia aferró violentamente las nalgas de Pilar y empezó a aumentar el ritmo y la intensidad de sus gemidos de placer, mientras agitaba fuertemente las piernas en el aire.

    -¡AAhhh…Pilar…siii….me coorrooo…ahhhh!!-gritó Lydia, alzando sus piernas hasta lo más alto, para dejarlas caer acto seguido. Era evidente que se había corrido.

    Pilar salió de entre los muslos de Lydia, avanzó hacia delante y situó su coño directamente sobre la gimiente cara de la tetuda.

    -Chúpamelo , zorra –le dijo. Y Lydia lo hizo, sin decir nada. Empezó a comerle el conejo a su amiga, aunque yo no podía verlo bien desde mi posición.

    Pronto otros menesteres atrajeron mi total atención. La resistencia de mi tiesa polla llegaba a su fin y , sin poder evitarlo, me corrí dentro de la boca de Margarita, que me estaba haciendo una magnífica mamada.

    -¡¡AAhhh…siii…bebetelo todo, puta….ahhh!!-exclamé, llenando con mi semen la boca de mi amiga. Mi verga, impulsada por la violencia del orgasmo, salió despedida de la boca de Margarita y empezó a lanzar chorros de semen directamente sobre su cara.

    Me debatía espasmódicamente bajo el influjo del orgasmo, corriéndome todavía, aunque con poca intensidad, cuando Juan llamó mi atención. Yo estaba de rodillas, con la verga a escasos centímetros de la cara de Margarita. Juan, de pie a mi lado, me presentó su dura y tiesa polla y , simplemente, me pidió que se la chupara.

    No pensé. Estaba cachondo y excitado y, simplemente, me metí aquella verga en la boca y la chupé. La chupé a fondo durante un par de minutos. La sentí golpear el interior de mi boca y mi dentadura, sentí su sabor…y sentí como algunas gotas de jugos se derramaban dentro de mi garganta. Luego, Juan gimió y, sin más, se corrió.

    Lo hizo dentro de mi boca al principio. Tuve que tragar parte de su semen , cosa que hice sin pensar. Luego, la polla salió de mi boca y empezó a eyacular por completo, lanzando chorros de semen que se estrellaban contra mi cara una y otra vez, dejándome chorreante.

    Al fin, terminó de correrse y se tumbó, aparentemente agotado. Yo basculé también hacia el suelo y allí me quedé, viendo como terminaban los demás. Sólo quedaban Margarita y Pilar por correrse.

    La primera fue Margarita. No se si excitada por nuestra actuación, la mejor amiga que tenía allí se corrió poco después de ver como Juan se corría dentro de mi boca. La vi gemir y retorcerse, llenando con sus jugos la boca de María, la puta rubia, que aún después de correrse, mantenía sus labios en contacto con el coño de Margarita.

    Luego, Pilar. Tenía atrapada la cabeza de Lydia entre sus muslos y, literalmente, la obligaba a chuparle el conejo, cosa que nuestra tetuda amiga hacía de muy buena gana, por los gemidos que arrancaba de Pilar.

    -¡¡AAhhhh….puuuutaaa….puutaa…me corroo…puta!!..¿lo oyes, puta?..¡Me corro!-gritaba Pilar, eyaculando sobre la boca y la cara de Lydia. Ahora, si pude ver como la cara de mi bella y tetuda deseada se manchaba con los jugos de Pilar. Y la cosa me puso cachondo, a pesar de que acababa de correrme.

    Todos nos habíamos corrido. Minutos después, descansábamos los unos junto a los otros, pegados, brazo contra brazo, pierna contra pierna, apelotonados y sudorosos, todos desnudos, todos calientes, todos con el sexo a punto para el acto final.

    No sé muy bien quien empezó de nuevo.

    Sólo sé que , de pronto, tenía a Lydia encima. Ella sonreía, mientras mi polla, endurecida, se abría paso a través de los pliegues de su coño mojado.

    -Fóllame- me dijo. Y yo lo hice. Me la follé. La había deseado durante largo tiempo y ahora estaba allí , desnuda, con las enormes tetas bailando a un lado y a otro de su cuerpo, con su cara cubierta por los jugos derramados de otra mujer, sonriéndome abiertamente con su hermosa boca de gruesos labios.

    Mi polla tocó fondo. Lydia se quedó quieta, lanzando la cabeza hacia atrás, mientras gemía suavemente. Yo no hacía más que fijarme en sus gruesos y erectos pezones, digno colofón de unas tetas de ensueño. Sin pensarlo, metí mi cara entre sus grandes tetas y comencé a lamerlas.

    -Slurp…ahhh…ahh…slap…mmmhh…-gemía yo mientras chupaba aquellas maravillosas tetas.

    -AAhhh…siii…mis tetas…te gustan…siii…cometelas…son sólo tuyas….cómete mis tetas…-susurraba ella, con los ojos brillantes de deseo.

    Mis manos, ansiosas, se deslizaron por la espalda de Lydia, hasta alcanzar su delicioso culo.

    -Ohhh…-gimió Lydia, al sentir mis manos posarse sobre sus nalgas.

    Me dediqué a acariciar a fondo aquel culo maravilloso, y luego, a pellizcarlo, capturando entre mis dedos jugosos y pequeños michelines de carne caliente.

    Lydia empezó a moverse. Primero hacia arriba, luego hacia abajo. Primero, lentamente, luego, muy, muy rápido. Estaba follando y lo hacía realmente bien. Su coño se ensartaba y se desensartaba de mi polla una y otra vez, en un movimiento ondulante que me estaba volviendo loco.

    -Sii…folla, puta…-dije yo, mientras Lydia me follaba sin complejos.

    -¡AAAhhh…ahhhh…ahhh…siii…ahhh…!!-jadeaba Lydia, con el cuerpo perlado de sudor.

    Con un movimiento seco y certero, agarré la cintura de Lydia y detuve sus meneos. Luego, sin decirle nada, le metí un dedo en el culo , penetrándola por el agujero anal rápidamente, hasta metérselo todo bien adentro. Solté mi otra mano y Lydia volvió a follar.

    -¡¡AAhhh…siii…hasta el fondo…ahhh…!!-gemía, con los ojos semicerrados y sacando la lengua de cuando en cuando.- ¡¡AAhhh…mi cuuloo…ahhh…no voy a poder resistir…más….ahhh…!!-

    Y en efecto. No lo hizo. Instantes después, Lydia se corría violentamente. Sentí como una cascada de jugos me inundaba la polla y luego, la bella pechugona aplastó su cuerpo contra el mio. Sus tetas se estrellaron contra mi pecho , clavándome los pezones, duros como piedras, en la piel. Lydia no paraba de gemir mientras se corría.

    -¡¡AAhhh…me corroo…annnmmmmhhh…siii…ohhh…es maravilloso….ahhh!!-jadeó una y otra vez, temblando de placer. Cuando sus movimientos terminaron, la aparté suavemente a un lado, no sin antes depositar un apasionado beso en su boca entreabierta.

    Saqué mi dedo de su agujero anal, y, poco después, también saqué mi polla de su chocho. Ella se había corrido, pero yo no ; y estaba cachondo a más no poder. Miré a mi alrededor. El resto de mis amigos no había perdido el tiempo mientras yo follaba con Lydia. Marcos se la estaba metiendo por el culo a Pilar. La muy puta gemía y jadeaba con la lengua fuera, gritando de placer , a cuatro patas, mientras Marcos se la metía por el agujero del culo.

    -¡¡AAhhhhh…mi…mi cuuuloo…ahhh…me estás matandooo….ahhh!!-gritaba Pilar , con los ojos desorbitados. Marcos manejaba a la perfección su enhiesta polla, metiéndosela y sacándosela del culo a la puta de Pilar una vez tras otra, incansablemente.

    La escena era maravillosa y mi verga lo agradeció. Pero había más. Mucho más. Junto a mí, tan pegados que podía sentir sus desacompasadas respiraciones, estaban Juan y María , la puta rubia. María estaba debajo, abierta de piernas por completo y Juan, encima de ella, la follaba con tesón, metiéndole y sacándole la verga del coño sin parar.

    -¡¡AAhhh…siii…fooollamee…ahhh…fooollamee….soy tu puutaa…!!-gritaba María, con la boca babeante y la lengua casi fuera del todo.

    -Sii…sii…puutaa…puutaa…ahhh…como me gustas, puutaa….ahhh…¡PUUTAAA!-gemía Juan, follándose a María frenéticamente. Mis ojos, desorbitados, se volvieron hacia la última pareja. Enrique estaba boca arriba, y Margarita, la de las pequeñas tetas y el culo perfecto, estaba haciéndole una mamada. Por los gemidos de Enrique, aquella era la mejor mamada que nunca le habían hecho.

    -¡¡AAhhh…siii…puutaa…cometela toda…mi polla es toda tuya…ahhh..pronto te daré de beber…siii!!-gemía Enrique , en extasis. Pero Margarita tenía otros planes. Con una mirada brillante en los ojos, dejó de chuparle la polla a Enrique y le dijo algo al oido. Acto seguido, se puso encima de nuestro amigo, con la cabeza entre las piernas del hombre…y el coño justo encima de la cabeza del caliente macho. Extasiado, contemplé el sesenta y nueve que mis amigos formaban. Margarita chupaba con pasión la polla de Enrique, mientras éste no paraba de comerle el conejo. ..Y entonces, los gemidos de la sala subieron de tono. Era Margarita, que se corría sobre la cara y la boca de Enrique…pero también era María, que eyaculaba brutalmente, mojandole la polla a Juan. Y, poco después, la puta de Pilar se venía por completo, manchando sus propios muslos con auténticas cataratas de cremosos jugos.

    Las agotadas mujeres se juntaron , pegadas las unas a las otras, como para darse calor. Todas se habían corrido y todas sonreían, nos sonreían a nosotros, mostrándonos sin pudor sus hermosos cuerpos desnudos…sus tetas, sus culos, sus piernas, sus coños chorreantes…¡Y todos nosotros teníamos las pollas duras y en tensión!

    Unos segundos de tensa espera pasaron. Y entonces, Pilar se acercó a Juan.

    -Juan…mira que polla tan dura y tan tiesa tiene Marcos, ahí a tu lado…¿no te gustaría chupársela?¡A las chicas y a mí nos encantaría tanto ver como se la chupas!

    Juan no dijo nada. Marcos tampoco. Todos nos quedamos callados. Y un segundo después, Juan empezó a mamársela a su amigo, delante de todos.

    -Vamos-intervino la puta rubia- Nosotras…queremos ver una orgía de machos…así que…Enrique…¿por qué no se la metes por el culo a Juan?..Y tú…-dijo dirigiéndose a mi-…métesela por la boca a Marcos…seguro que te la chupa…y seguro que te gusta…vamos…estamos esperando…no hagan esperar a sus putas…o no jugaremos más con ustedes.

    Y, como en un sueño, Enrique obedeció y empezó a darle a Juan por el culo. Y yo, bueno, yo cogí mi verga, que estaba tiesa y dura como una jodida piedra, y se la puse delante de la boca a Marcos. Este, sin más, la tomó entre sus labios y empezó a chupármela.

    Las cuatro putas, Lydia, Pilar, Margarita y María, miraban atentas y regocijadas el espectáculo. Pronto, las cuatro rameras empezaron a acariciarse los chochos y también a acariciarse las unas a las otras. Y poco después, nuestra representación de sexo masculino tenía su réplica ante nosotros, con las cuatro putas besándose y acariciándose unas a otras…

    -¡¡SSiii…siii…Enrique…dale más fuerte por el culo a ese cerdo de Juan…siii…ahhh…!!-gritaba la puta de Pilar, entre beso y beso a María. La puta rubia, cuando Pilar le dejaba la boca libre, gritaba a su vez:

    -¡¡Chúpasela a fondo, cerdo, chúpasela…!!-decía, dirigiéndose a Juan y a Marcos, los dos que estaban chupando.

    Pronto todo terminó. Juan no pudo más y empezó a correrse, lanzando chorros de semen a uno y otro lado, con la polla loca y sin control. Enrique, que lo estaba enculando, sacó su verga del agujero anal de su amigo y se corrió a su vez , mojándole el culo a Juan con sus torrentes de semen descontrolado. Marcos, con la verga castigada duramente por la ansiosa boca de Juan, no pudo contenerse y eyaculó violentamente, dentro y fuera de la boca de su amigo. Y yo,por mi parte, al ver tamaño espectáculo, combinado con las sensaciones que me producia la lengua de Marcos jugueteando con mi polla, no pude más y también me corrí, llenándole la boca al hombre que me la chupaba.

    Nos derrumbamos, agotados y sudorosos. Las mujeres se acercaron a nosotros, solícitas, y empezaron a lamer nuestros derrotados miembros. Por suerte para mí, Lydia me eligió para hacerme una mamada y disfruté de lo lindo mientras, hábilmente, intentaba que mi pene volviera a vibrar en plena erección. El resto de las chicas hacían magníficamente bien su trabajo con mis amigos. Y , relativamente pronto, tuvimos las pollas dispuestas de nuevo.

    Entonces, nuestras miradas de hombres excitados se cruzaron. Y sin decir ni una palabra, nos abalanzamos como águilas sobre las cuatro complacientes putas que nos estaban mamando las pollas.

    Yo agarré bestialmente a Lydia por el pelo, la obligué a darse la vuelta y a ponerse a cuatro patas y sin dejarle tiempo siquiera para respirar, le metí la polla por el agujero del culo , hasta el fondo, sin pausa alguna.

    -¡AAAggghhh…!!- gimió ella, volviendo la cabeza hacia mí y mostrándome su hermoso rostro contraido por el placer… Sin inmutarme, empecé a darle por el culo a mi deseada Lydia, bombeando mi polla dentro de su conducto rectal, penetrando a través de su ano una vez y otra, y otra más…

    -¡Ohh…mi…mi …cu…cuuloo!- gemía ella, jadeando deliciosamente, con la lengua fuera. Lleno de deseo, la agarré por el pelo y tiré de su cabeza hacia mí, me incliné hacia delante y le estampé un sonoro beso en la boca, mientras le daba por el culo con violencia redoblada. Disfruté durante eternos segundos del placer de lamerle la lengua a Lydia, del abandono de llenarme la boca con su saliva, de la delicia que era para mí deslizar mi lengua sobre sus muelas y acariciar su garganta…Mientras, mi polla seguía dándole y dándole por el culo a la tetuda Lydia…Y hablando de tetas…Pronto me acordé de que, en efecto, si en algo destacaba Lydia era en el tamaño de sus tetas, así que deslicé mis manos bajo su cuerpo, agarré sus enormes melones y empecé a estrujarlos como si en ello me fuera la vida.

    -¡¡Ohhh…siii…fóollame…foollame toda….soy toda tuya…ahhh!!- jadeó Lydia, temblorosa y caliente, mientras se acariciaba el coño con sus propias manos para aumentar la excitación.

    Y eso no podía permitirlo. Que una mujer se tuviera que acariciar el coño mientras yo tenía una polla dura y en disposición de combate, no , eso no…Así que, saqué la verga del culo de mi deseada Lydia y se la metí por el coño. Lydia agradeció el cambio con un potente gemido de placer.

    -¡¡AAAhhh…siii…asiii…ohhh…!!-gimió la bella, mientras mi polla penetraba en su delicioso coño mojado y caliente.

    Mientras me follaba a Lydia, miré hacia mis amigos. Marcos se estaba tirando a María por el culo, enculándola una y otra vez, haciendo que la puta rubia aullase de placer. Juan se estaba follando por el coño a Pilar, en la misma postura en que yo me estaba follando a Lydia, esto es, con la hembra a cuatro patas y nosotros detrás, con nuestras pollas en ristre. Enrique disfrutaba de las delicias que le proporcionaba en perfecto culo de Margarita, jodiéndola por detrás con toda potencia y arrancando a nuestra común amiga gemidos de intenso placer.

    Volví a concentrarme en Lydia.

    Le metí y le saqué la verga del chocho una y mil veces, disfrutando del excelso placer que me proporcionaba el roce de las paredes de su vagina contra el tronco de mi polla, sintiendo la presión contra mi glande hinchado y a punto de explotar. Noté que Lydia estaba cada vez más caliente, pues tenía el coño tan mojado que parecía que estaba follando en un lago cremoso. Sentí que mi hermosa puta comenzaba a temblar de placer…

    -¡¡AAAhhh….ahhh…me…co…rroooo….ahhh!!- exclamó, corriéndose y en abundancia sobre mi verga en erección, mojándome por completo, lanzando chorros y más chorros de viscosos jugos que encharcaron no sólo mi polla, sino también sus ya mojados muslos y el propio suelo, formando un pequeño lago bajo sus piernas.

    -¡¡AAhhh…puutaa…puta…PUTA!!- gemí yo, mientras, ya sin control, sacaba la polla de su vagina y empezaba a eyacular sobre sus deliciosas nalgas desnudas, mojándolas por todas partes, llenándoselas de semen caliente que caía hacia abajo, resbalando inexorablemente por las redondeces de su culo magnífico. Y miré a mi alrededor mientras me corría y vi que también mis amigos y amigas estaban corriéndose. Marcos había llenado por completo el culo de María con sus chorros de esperma, Juan se había corrido sobre las tetas de Pilar y Enrique había cubierto el culo de Margarita con una capa de blanco semen recién ordeñado. Las putas también se habían corrido, pues todas mostraban impúdicamente sus entrepiernas llenas de jugos rezumantes y recién salidos de sus hermosos coños. Los gemidos de placer inundaban la habitación y todos caimos al suelo, rendidos, tumbados por aquella vorágine de sexo sin final…

    Estábamos cansados y debíamos terminar. Todos allí reunidos, todos desnudos, todos pegados los unos a los otros, con los cuerpos calientes y llenos de semen y de femeninos jugos, todos satisfechos…

    Estábamos calientes todavía. Todavía nuestras pollas estaban proporcionándonos algo de placer, allí , tendidas sobre nuestros muslos…Las mujeres, sonrientes, se aprestaron a acariciar nuestros nabos aparentemente acabados, a limpiar con sus lenguas de putas calientes nuestras vergas mojadas.

    -Todo ha terminado- dijo Lydia, mientras me lamía la polla.- Al menos, por ahora…

    -Si- dije yo.- Por ahora…dime…¿ te ha gustado?

    -Mucho. Me gustó mucho follar contigo, y con todos los demás amigos…y amigas…ha sido maravilloso.

    -¡Tenemos que repetirlo!- terció Marcos.

    -Si- dijo Juan, que estaba recibiendo una poderosa mamada de Pilar- Pero al aire libre…

    -¿ En una playa…nudista, tal vez?- completó Enrique.

    Y todos asentimos, riendo. Eramos jóvenes, estábamos cansados y ahora sólo queríamos dormir. El día siguiente, puede que fuera una hermosa e intensa jornada en una playa solitaria, bajo el potente sol, todos desnudos sobre la arena…ahhh…me ponía cachondo sólo de pensarlo. En fin, puede que esa sea otra historia.

    MADRE D DIOS!! , hoy no duermo

  4. #49
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    Saritâ escribió:
    MADRE D DIOS!! , hoy no duermo

    muy poco t kita a ti l sueñooo

  5. #50
    Avatar de Keira Label Whore
    Registrad@ el
    28/06/2004
    Localidad
    Reus - Tarracoña
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    30.786
    Agradecido
    2189 veces
    Temas
    331
    Juas..somos unas pornografikas e? xD
    Hay personas que tienen vicios que te ponen de los nervios, como… Bernie. A Bernie le gustaba mascar chicles. No, mascar no. Hacer pop. Un día llego a casa bastante enfadada y esperando un poco de consuelo y veo a Bernie tirado en el sofá bebiendo cerveza y mascando. No, mascando no, haciendo pop. Entonces voy y le digo: “¡Vuelve a hacer pop una vez más…!” Y lo hizo. Así que cogí la escopeta de la pared y disparé dos tiros de aviso, justo en su… cabeza.





  6. #publi
    Publicidad

     

  7. #51
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    jajajajaj keira como tin q ser!!!

  8. #52
    Avatar de Keira Label Whore
    Registrad@ el
    28/06/2004
    Localidad
    Reus - Tarracoña
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    30.786
    Agradecido
    2189 veces
    Temas
    331
    pos si...viva nosotras!! xDDDD
    Hay personas que tienen vicios que te ponen de los nervios, como… Bernie. A Bernie le gustaba mascar chicles. No, mascar no. Hacer pop. Un día llego a casa bastante enfadada y esperando un poco de consuelo y veo a Bernie tirado en el sofá bebiendo cerveza y mascando. No, mascando no, haciendo pop. Entonces voy y le digo: “¡Vuelve a hacer pop una vez más…!” Y lo hizo. Así que cogí la escopeta de la pared y disparé dos tiros de aviso, justo en su… cabeza.





  9. #53
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    ((_KeIrA_)) escribió:
    pos si...viva nosotras!! xDDDD

  10. #54
    Avatar de Keira Label Whore
    Registrad@ el
    28/06/2004
    Localidad
    Reus - Tarracoña
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    30.786
    Agradecido
    2189 veces
    Temas
    331
    se m va la olla..
    Hay personas que tienen vicios que te ponen de los nervios, como… Bernie. A Bernie le gustaba mascar chicles. No, mascar no. Hacer pop. Un día llego a casa bastante enfadada y esperando un poco de consuelo y veo a Bernie tirado en el sofá bebiendo cerveza y mascando. No, mascando no, haciendo pop. Entonces voy y le digo: “¡Vuelve a hacer pop una vez más…!” Y lo hizo. Así que cogí la escopeta de la pared y disparé dos tiros de aviso, justo en su… cabeza.





  11. #55
    Avatar de Poseida Participativ@
    Registrad@ el
    05/09/2004
    Localidad
    oscuridad eterna, donde se extienden las sobras, y la niebla no te deja ver el final del infernal camino ...
    Edad
    30
    Mensajes
    389
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    22
    XD viva la pornografia! XD jeje me an gustao ls istorias! yeeeeee viva el sexo!
    CHIMAIRA

  12. #56
    Avatar de Sagitario :)
    Registrad@ el
    28/09/2004
    Localidad
    El Mundo
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    6.145
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    100
    como triunfa este post no?
    Todo es adrede. Todo hace trizas el alma.


    Mario Benedetti

  13. #57
    Superusuari@
    Registrad@ el
    07/06/2004
    Localidad
    Gran Canaria
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    4.856
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    235
    Nere, kreo ke te estas enganxando muxo... se t ve sueltita!


    xD

  14. #58
    Avatar de Sagitario :)
    Registrad@ el
    28/09/2004
    Localidad
    El Mundo
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    6.145
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    100
    uis la nere siempre!
    xD
    Todo es adrede. Todo hace trizas el alma.


    Mario Benedetti

  15. #59
    Avatar de Keira Label Whore
    Registrad@ el
    28/06/2004
    Localidad
    Reus - Tarracoña
    Sexo
    Chica
    Edad
    30
    Mensajes
    30.786
    Agradecido
    2189 veces
    Temas
    331
    jajajja
    Hay personas que tienen vicios que te ponen de los nervios, como… Bernie. A Bernie le gustaba mascar chicles. No, mascar no. Hacer pop. Un día llego a casa bastante enfadada y esperando un poco de consuelo y veo a Bernie tirado en el sofá bebiendo cerveza y mascando. No, mascando no, haciendo pop. Entonces voy y le digo: “¡Vuelve a hacer pop una vez más…!” Y lo hizo. Así que cogí la escopeta de la pared y disparé dos tiros de aviso, justo en su… cabeza.





  16. #60
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    Saritâ escribió:
    Nere, kreo ke te estas enganxando muxo... se t ve sueltita!


    xD
    Sagitario escribió:
    uis la nere siempre!
    xD

    joer como os pasais
    VIVA EL SEXO!!!

Página 4 de 12 PrimeraPrimera ... 2 3 4 5 6 ... ÚltimaÚltima

Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está desactivado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados