ReLaToS ErOtICoS

  1. #151
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    El Maestro del Sexo lll

    Tercera parte


    Después de esta Sesión de Sexo de mi mujer con los dos jóvenes amantes, Eva durmió durante varias horas en el lecho de la cama donde se suponía no seria lo único que viviríamos en los tres días que pasaríamos en la casa de Alex nuestro anfitrión.


    Alex me contaba sus viajes y experiencias en el sexo, destacando en ellos las habilidades que según el tenían las Tailandesas, unas conocedoras de todos los secretos del mismo, según el nunca había disfrutado mas del sexo que allí.


    Yo imaginaba que las dos hembras que había visto antes en el video, jugando en su piscina, tenían que ser unas autenticas piezas de caza mayor, vamos que debían follar de muerte, y además estaban de miedo, eran de estatura media no mas de 175, pero con unos pechos que estaba diciendo cómeme……….y con unas caderas, donde poderse agarrar para follar bien profundo, y una boca de vicio, si podía lo probaría, vaya que si, estaba en esos pensamientos, cunado ,e dan un toque en el hombro y me dicen Roberto me acompañas?


    Al mirar quien me llamaba, veo que es la morena de piel morena y ojos muy negros, con unos labios abultados y boca glotona, unos pechos generosos, talla 100 con unos pezones que estaban apuntándome a escasos centímetros de mi cara, estaba esplendida, con un tanga y un mini camisón que estaba abierto, dejándome ver si cuerpo en casi si totalidad, venga Roberto síguela que ahora me reúno con vosotros, no me hice repetir la orden y caminando tras la linda chica que me dijo se llamaba Patricia llegamos a la piscina cubierta, donde me retiro el albornoz y me invito a meterme en el agua tras de ella.


    Patricia en un leve gesto se sitio detrás mía, presionando sus pechos sobre mi espalda, notaba sus pezones duros presionar mi piel, con sus manos rodeando mi cuerpo, fue bajando hasta acariciarme los glúteos con una mano, mientras la otra se apoderaba de mi polla que ya estaba despertando de su letargo, ella jugaba con mis testículos y mi polla, a la vez que su otra mano me acariciaba mi culo, mi fui dando la vuelta sin soltarme de ella hasta quedar frente a frente, su pecho sobre el mió y su coñito tapado aun por un triangulo que apenas lo tapaba entero, tirando del cordón suelto su tanga y la meto mi mano entre sus piernas acariciando su monte de Venus.


    Patricia esta muy cachonda y yo no digamos, la acerco a la orilla y subiendo unos de piedra de la piscina, queda ante mi su sexo chorreando agua, su coñito no tiene nada de vello, por lo que veo sus labios vaginales, no puedo soportar sin comer ese rico coño y me lo empiezo a comer TN rico manjar, ella se abre al máximo de piernas, yo hundo mi boca jugando con su clítoris que esta a tope así estoamos por un buen rato, consigo que tenga un orgasmo en esa postura, la volteo y acaricio su ano con un dedo suavemente se va dilatando con las caricias, ya tengo dos dedos en su culito y otro a la vez en su coño así la mastaubo y con la otra mano pellizco sus pezones, ella me dice que pare que quiere mamar mi polla.


    Yo la complazco al instante y me tumbo sobre una toalla y ella se sitúa entre mis piernas y agarrando con una mano mi polla la masturba mientras que con la otra coje mis testículos y nos aprieta y juega con ello, yo me estoy derritiendo de placer, ella me dice que que quiere cubrirme los ojos para hacerme un juego sin que sepa que es lo que hace, solo que lo sienta.


    Vale Patricia, haz lo que quieras con mi cuerpo soy todo tuyo, bien Roberto, no quiero que hables y digas nada sin que yo te lo pida, le hago un gesto y ella me pone un antifaz sobre mis ojos, me coge de la mano y me lleva dentro de la casa y cuando me deja, estoy sobre una cama, me separa un brazo y me sujeta con unas esposas sobre un barrote, hace lo mismo con el otro brazo, siento como me levantan las piernas y el tronco, para quedar en posición de parto, con el culo en alto y mis piernas sujetas a ambos barrotes laterales de la cama.


    Yo noto que hay alguien mas en la habitación, pues al levantarme he notado cuatro manos sujetándome, noto sobre mi un liquido correr, esta frió, una mano lo extiende hasta recorrer mi cuerpo de arriba, desde el cuello, bajando por mi pecho, estomago y recrearse en mis testículos, bajando hasta los pies, pero antes de que esa mano suba otra vez, es otra la que hace lo mismo por el otro costado, una por la derecha y otra por el izquierdo, noto nuevamente liquido sobre mi piel, ahora al extenderlo, voy notando como mi piel se va calentado por el masaje, al llegar a mis testículos, una mano llega a mi ano que esta lleno de liquido a su alrededor, la mano roza mi ano poco a poco siento que mi tensión del primer instante va cediendo, y esos dedos se abren camino para ir entrando en mi, noto como uno se mueve dentro de mi culo a la vez que mis testículos son cava vez masajeados con mas presión, mi polla no para de entrar en la boca que me esta mamando con gran energía.


    Yo siento un placer inmenso, me encanta lo que experimento en mi cuerpo, una boca toma uno de mis pezones y jugando con el, logra excitarlo, ahora noto como unos dientes presionan cada vez mas fuerte mi pezón, una mano hace lo mismo con el otro pezón y me lo pellizcan, me hacen daño, placer, es una mezcla de ambas cosas, sobre mi siento dos bocas un cuatro manos que no paran de darme placer, mientras mi ano ya esta siendo penetrado por varios dedos a la vez, creo notar al menos tres, mi polla esta siendo mamada con maestría, mis huevos siguen siendo amasados y apretados como si se quisiera sacar su leche con esos apretones.


    Estoy sintiendo un placer sin igual, pues ya no se cuantos personas están conmigo, al menos tres con seguridad, mis pezones son ahora succionados a la vez, y otra tercera boca sigue con mi polla, por mi ano siento un liquido entrar que me hace sentir un calor raro en mis entrañas, sobre mis pezones ahora siento el frió de algo metálico que me aprieta con fuerza, quedando sobre ellos, algo les obliga a estirar a los costados, será un peso que pende de esas pinzas?


    Mi ano esta calido y a la vez húmedo pues esos dedos han estado dilatando la entrada, por lo que ahora esos dedos entran y salen a placer, Patricia me dice no te asustes pero te voy a follar, pero antes te lo voy a comer, tienes un culito de vicio, siento la humedad y el aliento sobre mi ano a la vez que la lengua me penetra jugando con mi esfínter, a la vez mi polla sigue siendo devorada por una boca glotona y una boca recorre mi boca, llegando a mis testículos y metiéndose uno y luego el otro dentro.


    Ya no noto esa lengua jugar en mi ano, pero algo esta situado a la entrada de mi culo, debe ser Patricia con algo que me esta metiendo, lo que sea me va entrando sin problemas, poco a poco mi culo va llenándose hasta sentir que llega al fondo, poco a poco comienza un mete y saca lento, luego algo mas rápido y así una progresión de profundidad y velocidad sobre mis entrañas. Durante varios minutos estoy siendo follado por algo placentero y calido, con mí cuerpo manoseado, amantado y oprimido mis pezones, estoy a punto de explotar de tanto placer unido..


    Con un pequeño grito doy muestras de mi orgasmo anal, algo que jamás sentí, pero noto como mi ano esta lleno de liquido fruto del orgasmo anal que acabo de tener, Patricia al notar mi orgasmo me dice que voy a sentirla correrse en mi culo, imagino que es por el consolador que debe tener ese dispositivo para soltar liquido mientras folla. Y de repente mi ano recibe una descarga de líquido caliente que lo inunda y sale mojando mis glúteos.


    Tras esto siento como alguien se sienta sobre mi, y poco a poco mi polla penetra algo caliente y húmedo, no cabe duda es un coño bien dispuesto a recibir mi placer dentro, sobre mi boca siento un pezón abrirse paso entre mis labios que aprisiono con mi boca y empiezo a mamar, con las ganas que tenia de mamar esas tetas tan ricas, ya no puedo aguantar mas y lo digo……….me voy a correr.


    Quien me cabalga acelera su ritmo ahora es una locomotora sobre mi polla, con un alarido salvaje me estoy corriendo como nunca en el coño mas cachondo que nunca me haya follado y con el morbo añadido de no verlo, después de haberme corrido, ya mas tranquilo, noto como me van soltando mis ataduras y retiran lo que me había dejado elevado sobre el colchón para poder ser penetrado por el ano, he de reconocer que si bien fue algo que me asusto, luego fue mucho mas el placer que recibí,.


    Roberto, Roberto…….noto que alguien me llama, te has quedado dormido un buen rato eh?, es Alex el que me llama.


    ¿Que tal lo has pasado?


    Muy bien Alex, la verdad muy bien.


    Bien pues mañana mostrare lo que has sentido, ya que no lo has visto, pero no te preocupes que no ha sido nada más que sexo con calidad y de confianza.


    Bien Alex, ahora me voy a la cama a descansar, bien Roberto, te acompaño, nos dirigimos a la habitación y antes de meterme en la cama me fui al baño, abrí el agua de la bañera y me metí en ella, dejando que el agua cayera a placer sobre mi cuerpo a la vez que me enjabonaba, ya limpio me seque con una toalla, viendo mis tetillas enrojecidas, pero satisfecho del placer que había sentido.


    Con la luz de la luna sobre la ventana me meto en la cama y me abrazo a mi mujer a su espalda, esta desnuda y placidamente dormida, al pasar una mano sobre su pecho desnudo, siento la mano de Alex que también la tiene tomado el otro pecho.


    ¿Roberto no te importara que duermo con vosotros verdad?


    No Alex no tranquilo, puedes hacerlo, dicho esto nos abrazamos a mi mujer que sigue dormida, o al menos eso me parece a mí…………….jajajajajajajaja

  2. #152
    Avatar de Kate Entendid@
    Registrad@ el
    10/04/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    683
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    25
    a ver si os gusta


    Cómo de una noche a solas con mi novio, acabó convirtiéndose en una orgía en el comedor de su casa con él, su padre y un grupo de desconocidos. Lo cierto es que ahora que intento ordenar las ideas en mi mente para poder escribir todo lo ocurrido me parece algo un poco surrealista, un "eso a mí no me puede ocurrir". Dicho lo dicho, iré al grano.

    Hace unos tres años empecé a salir con el que fue mi novio durante unos 6 meses aproximadamente, un chico extremadamente celoso y bastante salvaje (en todos los aspectos). Los primeros dos meses de nuestra relación fueron, dejando a un lado el hecho de que fuera algo posesivo, normales. Nos veíamos casi cada día ya que me venía a buscar allí donde yo tenía que ir, y con asiduidad iba a su casa a esperarle o a pasar un rato. Justo cuando hacía unos días habíamos cumplido los dos meses, me invitó a pasar la noche a su casa. Supuse así, que teniendo la casa para nosotros solos, querría aprovechar para pasar un buen rato. Antes de dirigirme a su casa me di un buen baño aromático, me puse una crema hidratante con olor a coco (a él le ponía mucho que oliera a frutas) y con una cortísima faldita de pliegues, unas botas de tacón, un corpiño y sin siquiera ropa interior corrí para llegar a la hora acordada.

    Cuando llegué, cual fue mi sorpresa cuando se abrió la puerta y apareció el rostro de su padre. Me miró de arriba a abajo, y dejándome escaso espacio para pasar al interior, me comentó que Víctor me esperaba arriba. Aquello me desorientó un poco, ya que des del día en que nos conocimos sus intentos de llegar a la penetración habían sido constantes pero no habíamos gozado de oportunidad para completarla. Así pues, empecé a pensar que quizás pretendía hacerlo con la familia en caso, a lo cual me negaría porque lo último que deseaba es que sus padres reportaran lo ocurrido a los míos, que se escandalizarían de que su pequeña ya hubiera perdido la virginidad tan jovencita.

    Subí a su habitación e inmediatamente empecé a soltarle todo lo que se me había acumulado en la cabeza desde que su padre me había abierto la puerta de entrada. Él ni se inmutó. Se giró, y vi algo descolocada como su bragueta estaba abierta, y con su miembro en la mano se acercaba rápidamente a mí, me levantaba la falda, me buscaba la rajita y me la entraba apresuradamente allí mismo. Todo mi improvisado "equipaje" cayó al suelo causando un gran estruendo, seguido del sonido de unos pasos que iba haciéndose cada vez más perceptible. Intenté apartarle diciéndole que nos iban a coger infraganti, a lo que él reaccionó empujándome contra la pared para clavarla mejor, y pasándome sus manos con mucha fuerza de mi entrepierna a mis pechos, amarrándolos y mordiéndolos. Gotas de sudor me resbalaban por la frente cuando la puerta se abrió de par en par. El padre de Víctor se quedó mirando a su hijo empujando y agarrando fuertemente mis manos, mientras toda mi faldita arremangada y mi corpiño medio desabrochado dejaban entrever mis, llamémoslas, vergüenzas.

    Todo sucedió muy rápido, pero yo sentía como ardía de calor, por el bochorno de encontrarme en una situación tan embarazosa. Víctor ni se había girado y su padre minutos después pasó a desabrocharse el pantalón y mientras se masturbaba animaba a su hijo a poner más énfasis en su tarea. Media hora más tarde, Víctor ya había acabado conmigo. Me dejé caer como un peso muerto, pared abajo hasta terminar con las piernas abiertas extendidas como pude por el suelo, descolocada, acalorada y con todas las piernas embadurnadas por su corrida. Decidí cerrar los ojos e imaginar que estaba sola y que la entrada de mi "suegro" no se había producido, cuando asiéndome de los brazos me cargaron a sus espaldas. Por la corpulencia supe que era el "suegro". Todo mi trasero debía quedar al descubierto en esa postura, y como no tenía fuerzas para llevar la contraria me resigné a esperar a ver donde me llevaba.

    Bajaron los dos las escaleras, y el ruido que al llegar a la casa había notado y adjudicado erróneamente al televisor se iba haciendo más intenso. Me bajaron al suelo, y antes que pudiera pronunciar palabra, mientras Víctor me aguantaba, su padre me colocó una venda en los ojos. Posteriormente, con uno a cada lado cogiéndome la mano, entramos a la sala de estar. Con mi entrada se hizo un silencio, roto por algún que otro silbido y pequeños cuchicheos y risitas. Llegados a lo que debía de ser el centro de la habitación, me alzaron y me quedé de pie en una mesa. Alguien subió y por detrás se encargó de atar mis manos con una especie de cuerda, y a continuación de colocarme los brazos en alto y colgar mis manos de algún artilugio (supongo alguna especie de gancho) en el techo. Por abajo también había empezado el movimiento: mis tobillos habían sido fijados con algo que debía semejarse a unos grilletes, a la mesa. De esta forma, mi movilidad quedó drásticamente reducida. El silencio terminó, alguien conectó el equipo de música y el comedor pareció convertirse en una sala de fiestas. Muchas manos pasaban por la mesa y pasaban rozando mis piernas al principio. A medida que iba pasando el rato, la mesa recibía cada vez más visitas que se apresuraban a subir... me introducían primero uno, dos... y más dedos en mi coño... que des del principio de la noche estaba muy húmedo.

    La ropa que me cubría una ínfima parte del cuerpo, fue arrancada a mordiscos y las partes antes cubiertas por ella pasaron a ser recorridas por muchas lenguas a la vez. Me sentía totalmente poseída, y deseaba más y más. Empecé a pedir a gritos que me follaran, que me tomaran e hicieran conmigo lo que quisieran. Mi petición no tardó en cumplirse. Dos cuerpos me entraron, uno por delante y otro por detrás, y yo de pie tuve que dejar caer mi cabeza hacia atrás. Quería abrir más las piernas, pero no podía moverlas. Me estaban partiendo literalmente por la mitad, mi ano debía de estar más dilatado incluso que mi vagina. Jadeaba de placer, y ellos también. De repente callaron, y noté como un líquido muy caliente me resbalaba por todo el cuerpo. Empezaron a correrse dentro de mi, pero quisieron dejar un poco para que lo probara... me embadurnaron toda, y prestaron especial atención a mi boca, siempre muy golosa.

    En mi éxtasis casi ni me percaté de que me habían desatado hasta que me quitaron la venda de los ojos y vi, en primera línea a mi novio y a su padre aún masturbándose al verme. Decidí dejarme de prejuicios, y sentándome en la mesa con las piernas bien abiertas, invité a mi "suegro" a probarme aprovechando que estaba bien lubricada. Su enorme pene fue el cuarto pero no el último que me probó esa noche tan especial.

  3. #153
    Avatar de Lokuela Mega Usuari@
    Registrad@ el
    14/03/2004
    Localidad
    Whitegate, Cork, Ireland, Ireland
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    8.716
    Agradecido
    1 veces
    Temas
    110
    joder...(babas) xDD


  4. #154
    Avatar de Kate Entendid@
    Registrad@ el
    10/04/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    683
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    25
    ai va otro:

    Tengo 35 años, y mi esposo 37, lo que voy a relatar es verdad 100 , y no producto de una fantasia incumplida. Despues de varios años de casados Adrian ( mi esposo) comenzo a inculcarme la idea de tener relaciones de a tres , H:H:M, intentando convencerme de lo bueno que seria tener dos miembros a mi disposicion , yo estaba furiosa y tuvimos muchas cabronadas por este tema. Hasta que un dia empece a notar que un muchacho ( Angel, 21 años) que trabajaba en la misma empresa que yo no me sacaba los ojos de encima y cada vez que lo pescaba se enrojecia de vergüenza, su timidez me motivó a pensar en la propuesta de Adrian, comence a saludarle y a hablar con el cuando me lo cruzaba, un dia cuando salia del trabajo Adrian me estaba esperando con el auto y nos ofrecimos a llevarlo hasta su casa, acepto, esta fue la escusa para presentarlos, en sucesivos encuentros supuestamente casuales, charlas de sexo mediante Adrian comenzo a darle señales de que lo que imaginaba hacer con mi cuerpo podia hacerse realidad ( Tengo un cuerpo de los que comunmente los hombres llaman de yegua). En esa epoca viajabamos con regularidad a la costa Atlantica buscando una propiedad para comprar , corria el mes de julio, programamos un viaje e invitamos a Angel de camino lo levantamos, cuando salimos a la ruta 2, corri un poco la butaca y me pase al asiento trasero, estaba dispuesta no solo en darle el gusto a mi marido, sino en cumplir mi fantasia de tener sexo en un vehiculo en movimiento, Angel no entendia nada yo estaba con una minifalda para facilitar las cosas si es que se daban, nuestro amigo estaba inmovil mis nervios crispados, la adrenalina al tope, tome su mano y puse sobre mi muslo , Adrian le dijo Este es el momento de que pongas en practica todo lo que imaginastes hacerle a Sandra (Yo) parecieron las palabras magicas , se abalanzo sobre mi sus manos no tardaron en dejar mis tetas al aire y en levantar mi falda hasta la cintura, su lengua entraba en forma frenetica dentro de mi boca ,la situacion era tan extraña , estaba en mi auto siendo manoseada y besada en presencia de mi marido , no podia asimilar todas las sensaciones juntas pero para mi asombro la excitación fue en aumento, y en pocos minutos mas estaba totalmente llena por la dura vara, de quien hasta hacia veinte dias, no sabia ni que existiera, mi orgazmo no se hizo esperar tampoco el de el quien con profundaz y seguidas embestidas se derramo en mi interior. El temor por la reaccion de Adrian me atormento unos minutos no sabia que pasaria ahora que me habia visto y escuchado acabar con otro, pero pronto me tranquilize ante su comentario sobre la carpa que tenia entre sus piernas por nuestra culpa. Charlamos sobre lo ocurrido nos reimos un rato y risa va risa viene, las manitos de mi amiguito nuevamente se deslizaban sobre mi, nos unimos en profuzos besos tomo mis pechos y comenzo a mamarmelos con esmero haciendome calentar como loca , la posicion no era de lo mas comoda por lo que lo hice sentar y me monte sobre el deslizando su miembro dentro mio hasta sentir sus testiculos contra mis labios, comenze a cabalgarlo ritmicamente hasta llegar a un tremendo orgazmo, mis gritos tronaron dentro del auto, . Adrian estaba excitadisimo y pedia a gritos alivio para su hinchada verga, llegamos a un parador en la ruta, estacionamos a un costado, no habia nadie, es logico en pleno invierno, con el frio y la calefaccion los vidrios estaban todos empañados, me pase adelante recline la butaca y ahora si me disponia a hacer el amor, no solo a tener sexo por el solo hecho de gozo fisico, en cuanto Adrian se subio sobre mi su miembro entro velozmente en mi dilatada y mojada vagina producto de sus putanescas actividades anteriores, fue rapido y hermosos nuestra excitación era tal que tres o cuatro embestidas nos llevaron al climax. Luego de tomar un café seguimos viaje,cuando pensaba que ya me dejarian descansar pues estaba realmente agotada, Angel me tomo desde atrás los pechos y empezo a besarme el cuello y la orejita, Adrian con la mano izquierda manejaba y con la derecha empezo a tocarme entre mis piernas, esa combinacion de manos de dos hombres sobre mi me llevo otra vez a delirar de calentura asi que sin perder tiempo me pase al asiento trasero a buscar lo que mi vagina necesitaba para saciar su hambre, Angel se arrodillo sobre el asiento levanto mis piernas llevando los muslos contra mi pecho y reclinandose sobre mi metiose dentro mio , yo estaba realmente asombrada, de lo que pense seria un polvo con un semidesconocido en el auto, estaba resultando ser una de las cogidas mas prolongadas en tan corto tiempo de toda mi vida ( lejos estaba de imaginar que esto seguiria siendo asi durante dos acalorados años),sentia como el extasis se aproximaba y comenze a gritar de placer hasta quedar rendida bajo su cuerpo. Adrian otra vez pedia ayuda por lo que me pase adelante y mame su instrumento hasta vaciarlo sobre un pañuelo para que no ensuciara mi cara. Inesperadamente mi esposo dice ahora mamale el de Angel para que vea lo bien que la chupas el otro ni corto ni perezoso sacudia semiduro su cansado miembro, me deslice atrás y comenze mi labor fue extraño chupar otra pija pero ya estaba jugada era una puta consumada y no dejaria de hacer nada de lo que me diera placer, asi que luego de dejarla bien dura me la meti en la vagina ardida pero contenta , estabamos en lo mejor cuando Adrian dice Larguen que llegamos al peaje nos separamos me cubri con una campera para disimular, pasado el contratiempo retomamos lo nuestro. Pasamos cuatro dias los tres en un Departamento ¿Se imaginan como sigue la historia?

  5. #155
    Avatar de Artemissa Mega Usuari@
    Registrad@ el
    02/10/2004
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    5.031
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    134
    Jorge finalmente estaba en España. Luego de salir de Ecuador y volar lo que para él fue un siglo, sus pies pisaban, por primera vez, suelo madrileño. Aún no salía del aeropuerto, pero podía sentir en el aire que todo lo que había escuchado de la capital española era verdad, percibía esa belleza de tan sólo haber entrado a su territorio. Lástima que eso no era causa de alegría para él. En esos momentos, el que la ciudad fuera una maravilla o no, en verdad no le importaba mucho. Su cabeza estaba bastante llena de ideas, no había espacio para una más, no para una que al fin y al cabo no era tan importante. El atractivo de Madrid era algo que de seguro habría querido disfrutar, si la situación con sus sentimientos, claro está, fuera otra. Todo el tiempo que duró el viaje, aún cuando aparentó ser eterno, no le había alcanzado para aclarar su mente. Su cabeza era un mar de preguntas. Estaba incómodo, angustiado, como que no encontraba su lugar. Todo empeoró, cuando su novia llegó a recogerlo. Cuando Jorge la vio parada en la puerta de salida, se sintió más confundido que nunca.


    Mariana, como se llamaba aquella muchacha encantadora, corrió a los brazos de su amado, a toda prisa, sin reparar en las maletas que pateó a su paso. Habían pasado ya varios meses desde la última vez que se veían, y a diferencia del chico, ella no tenía duda alguna, sólo se sentía feliz de volver a verlo. Le dio un fuerte abrazo a su novio, uno que no fue correspondido de la misma manera, pero su alegría desbordante no le permitió darse cuenta. Las palabras de felicidad no tardaron en salir de su boca. Para estas, Jorge sólo tenía sonrisas como respuesta. Sin dejar de abrazarlo, Mariana propuso que se fueran a su casa. Su novio apoyo la propuesta. Salieron del aeropuerto para tomar un taxi.


    Durante el camino a casa de la chica, los papeles no cambiaron mucho. Ella seguía hablando hasta por los codos, muestra de la gran alegría que sentía de tener a su novio a su lado. Él, sintiéndose cada vez más miserable por no poder corresponder con la misma emoción, se limitaba a sonreír. Aquel viaje parecía ser aún más largo que el que lo había traído a España. Para fortuna de Jorge, el taxi se paró afuera de la casa de su novia. Ambos bajaron del auto y entraron al edificio. Subieron al departamento donde la joven vivía con sus padres. Ésta abrió la puerta, y ya dentro, sin personas mirándolos, comenzó a besarlo efusivamente. Al principio, los besos no fueron correspondidos, pero el atormentado sujeto terminó cediendo, aún cuando lo único que él deseaba, era dormir.


    La muchacha lo fue guiando a su recámara, sin permitir que sus labios se apartaran, ni por un segundo dejaron de besarse. Cruzaron la entrada del cuarto, y ella cerró la puerta. Acercó su boca a la oreja de su novio. Le dijo en voz baja: "quiero que me hagas el amor". En otras circunstancias, Jorge se habría abalanzado sobre ella, habría recorrido su cuerpo con manos y lengua, pero no en esa ocasión. Trató de negarse, la apartó argumentando cansancio, pero Mariana no estaba dispuesta a bajar los brazos. Bajó el cierre de su vestido, y éste cayó al suelo, dejando el cuerpo desnudo de su dueña al descubierto. Era como un ángel. La poca luz que entraba por la ventana, la iluminaba de tal forma, que parecía un ser supremo. Contra panorámica como esa, ni la más grande confusión podía hacer mucho. El muchacho se acercó a ella. La besó en la boca, con una melancolía producto de recordar viejos tiempos, tiempos con ella y otros no, tiempos que lo hacían sentirse peor.


    Cuando Jorge abrió sus ojos luego del beso, Mariana ya no estaba, en su lugar se encontraba Felipe, mejor amigo y amor secreto. Estaban ahí, cuerpo a cuerpo, con el nerviosismo que te dan las nuevas experiencias, y la felicidad de cumplir deseos reprimidos. Después de mirarse a los ojos, buscando uno la aprobación del otro, se adentraron en un mar de caricias y pasión, en el cual la cama fue su barco. Dos manos no les fueron suficientes para explorar la superficie de su amante. Habrían querido tener dos bocas para abarcar más espacio. Jorge y Felipe, luego de varios años de amistad, y otros más de sutiles e inconscientes juegos de seducción, habían caído presas de sus más ocultos sentimientos. Estaban entrelazados, amándose con intensidad y a la vez nostalgia, la que sentirían después de que todo terminara, porque ese encuentro, era sobre todo, el final.


    El calor los llenaba, de la misma forma que uno llenó el vacío del otro, tanto físico como emocional. Jorge entró en Felipe y Felipe entró en Jorge, por el corazón, la boca y demás. Se dieron todo y con todo. No se reservaron nada, pero si lo guardaron por momentos. Explotaron juntos. Las aguas del mar, las de color blanquecino y consistencia espesa, entraron en su embarcación. Sus cuerpos perdieron fuerza, y sus vidas otro amor. Jorge se quedó dormido, abrazado al pecho de su hasta minutos atrás, mejor amigo y nada más. Él fingió perderse en un sueño y después se levantó. Tomó una hoja y una pluma. Escribió su despedida en cursivas. Puso la nota en la camisa de quien por única y última vez fue suyo, y se marchó sin despedirse. Las despedidas siempre son tristes, y sabía muy bien, que la suya habría sido la peor. Decidió evitar la pena a ambos.


    Cuando Jorge despertó, Felipe se había ido, dejando en su lugar el cuerpo desnudo de Mariana. Su corazón se achicaba por lo perdido y por lo que aún tenía. Extrañaría a su amigo, de eso no había duda, pero más extrañaría los días de felicidad al lado de su novia, esos en los que las dudas y remordimientos no tenían cabida. Se levantó de la cama y se encerró en el baño. Tomó una ducha, con la esperanza de que el agua se llevara por el caño, todo su malestar. Pasada su primera media hora bajo el agua, su novia también se despertó. Mariana miró el bolsillo de la camisa de su novio, adentro había una nota. La sacó y la leyó. Reunió todas sus fuerzas para no llorar. Rompió la carta y se sentó en la cama, a esperar que su novio terminara de bañarse. Más que nunca, deseaba darle un gran beso. Jorge salió del baño, con una toalla enredada en su cintura. Mariana se le acercó y tiró la toalla al piso. Volvió a decirle al oído, en voz baja: "quiero que me hagas el amor, lo deseo más que nunca". Juntaron sus cuerpos. Él esperaba no encontrar a Felipe cuando abriera los ojos. Ella, lo único que quería, era ayudarlo a conseguirlo

  6. #publi
    Publicidad

     

  7. #156
    Avatar de Kate Entendid@
    Registrad@ el
    10/04/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    683
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    25
    olle este tema esta un poco olvidado porke no continua? xD venga animaros!

  8. #157
    Avatar de Kate Entendid@
    Registrad@ el
    10/04/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    683
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    25
    ke? nadie se anima?

  9. #158
    Avatar de Lisbeth . . .
    Registrad@ el
    12/10/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    1.757
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    71
    La primera vez que estuve con Cristina fue ella la que vino a por mí. Era de noche y estábamos en una fiesta en un pueblo muy cercano al nuestro, bebiendo cervezas en la terraza de un bar. La noche estaba ideal. Era una de esas noches que, cuando pasa el tiempo, la recuerdas como una de las mejores de tu vida. Entre los dos había buena sintonía y voy a explicarles por qué.

    Vivo en Gran Canaria y aquel mes de agosto mi hermano y yo estábamos veraneando en la isla de Lanzarote. Nos quedábamos en una casa vacía de mi familia reservada para pasar las vacaciones. Esa tarde estaba caliente y, como no podía ser de otra manera, comencé a pensar en una hembra que me ayudara a apagar mis calores. Me vino a la cabeza, como otras tantas veces, una vecina que vivía en mi edificio. No conocía ni su nombre, pero tenía una cara de vicio de esas que te ponen a cien sólo con verla, unas tetas enormes y un culo precioso. No era muy guapa pero sus atributos la perdonaban. Así que estaba yo pensando en ella mientras, con mi mano, me hacía una paja deliciosa. Total que al final, y como estaba previsto, me corrí como un poseso a la salud de las tetas de mi vecina.

    A la muy cabrona le gustaba calentarme. Se le notaba. Cuando subía en el ascensor siempre sacaba pecho, como diciendo, mira lo que tengo, son mías. En muchas ocasiones le miraba las tetas descaradamente. Ella miraba la puerta, el techo, el piso, sabiendo a ciencia cierta donde estaban clavados mis ojos. A veces me miraba con una sonrisa pícara. Todavía me pregunto por qué coño no intenté nunca tener un lío con ella. Con el tiempo, me enteré que le gustaba más una polla que respirar y otra vez me maldije por no haberla atacado.

    Pero ahora volvamos al bar. Como decía, entre Cristina y yo había buena conexión debido, fundamentalmente, a que esta tarde ya estaba satisfecho y no se me había pasado por la cabeza intentar ligar con ella. Que un tío no ataque a una mujer es algo que ellas no entienden. Seguro que en otras circunstancias lo habría intentado y, muy posiblemente, la habría fastidiado.

    Pasaron un par de horas y la fiesta acababa. Teníamos un coche prestado y, como yo era el que conducía, busqué a mi hermano para irnos a dormir. Cristina me dijo entonces que me acompañaba a dejar a mi hermano a casa si luego la llevaba a la suya, en un pueblo a unos 6 kilómetros del nuestro. Encantado le dije que sí. Pero juro que no imaginaba nada de nada. Cosas de las pajas, que me nublan la vista y me atontan el cerebro.

    Una vez que dejamos a mi hermano, nos dirigimos a su casa. Recuerdo que se animó bastante, busco una cinta de música, se volvió hacia mí mientras yo conducía y, así, continuamos un buen rato. Sus ojos brillaban. Me preguntó si tenía novia y le contesté que no. Era la verdad. Durante la tarde me dijo que tenía novio, que aquellos días él estaba preparando unos exámenes y por ese motivo no quería salir. Pero que ella tenía ganas de marcha y que no pensaba quedarse en casa.

    La carretera que va en dirección a su casa está muy cerca de la costa, así que al llegar a la altura de una de las playas me pidió que parásemos un rato a ver el mar, que la noche estaba preciosa. Lo que hasta ese momento me parecía normal, ahora ya no. Las alarmas se encendieron. Ahí empecé a sospechar de cuáles eran sus verdaderas intenciones. Recuerdo que un calor me recorrió la entrepierna, teniendo que acomodarme un par de veces el paquete. Entonces, me dejé llevar.

    Una vez parado el coche, eché el sillón hacia atrás, contemplaba el cielo, miraba las olas del mar golpeando una y otra vez contra las piedras de la playa. Cristina comenzó a ponerse algo tensa. La verdad, la situación me pareció de lo más sensual. Tan a gusto estaba con mi paja de la tarde, que dejé a Cristina la iniciativa. Si quería algo que viniera a por mí. Recostado en el sillón esperé. Pero no esperé mucho. A los pocos minutos de hablar idioteces, se echó sobre mí y empezó a besarme. Yo, satisfecho como estaba, la dejé hacer. Me recorría con la lengua, la metía en mi boca y casi sin esperar empezó a quitarme la ropa. Supongo que como yo, pensaba que cuánto antes empezáramos más tiempo teníamos para jugar. Joder, una tía quitándome la ropa. No estaba acostumbrado. Muy al contrario, casi siempre eran ellas las que me decían que me tranquilizara, que no fuera tan deprisa. Y ahí estaba yo, más chulo que un ocho, con una tía desesperada encima quitándome la ropa y sobándome todo.

    Su ropa se la quitó tan rápido como había quitado la mía. Sus tetas no tenían nada que ver con las de mi vecina, eran pequeñas pero con unos buenos pezones que, tan pronto como pude, me eché a la boca. Con el control de la situación a mi favor me dediqué a gozar como hace un buen macho. Le metía mano por todos lados, le comía la boca, la nuca, las orejas, las tetas. Fui recorriendo todo su cuerpo, su piel era muy suave, se notaba que se cuidaba bastante. Acerqué mi mano a sus muslos y entonces abrió las piernas todo lo que la posición le permitía. Era una invitación a que acariciara su mejor tesoro. En ese momento su mano cogió mi polla, la apretó todo lo que pudo, tanto, que di un pequeño salto al sentir sus uñas clavarse en ella. Me gustaba y a la vez me dolía. Pero no le dije que aflojara.

    Ahí estábamos los dos, ella con su mano que no paraba de subir y bajar y yo, con la mía, acercándome al calor de sus entrañas. Cuando por fin mi mano se posó sobre su coño me llevé una de las sorpresas más hermosas de mi vida. Tenía una buena mata de pelo pero sin resultar desagradable, estaba ardiendo y lo tenía mojado como nunca antes había tocado.

    Su coño era su perdición. Fue poner mi mano encima y se paró en seco. Se quedó fijamente mirando mis ojos, abrió la boca y hasta su mano paró de masajear mi polla. Aunque, como pueden imaginar, no la soltó. Estuve un rato acariciando ese coño. Recorría una y otra vez su mata de pelo, sus labios húmedos, su clítoris. Y no movió ni una pestaña. Seguía ahí, mirándome como poseída. Joder, ¿si esto es por tocarle el coño que será cuando le meta la polla?. Pensé. Comencé a tirar un poco, a pellizcarla. Nada. No se inmutaba.

    Ahora mi polla sí que empezaba a reaccionar. Con el control que tenía de la situación, y viendo como ella estaba pensé que lo mejor era darle un poco de caña. La cogí por los pelos, acerqué su cara a la mía y le dije: Ahora me vas a chupar la polla. Juro que así fue. La muy cabrona se quedó quieta como estaba, seguía en trance, así que tuve que empujar su cabeza hacia abajo, abrí un poco más las piernas y enseguida noté su boca caliente sobre mi capullo. Empezó a mamarme despacio pero no era eso lo que yo quería. De un golpe empujé su cabeza hacia debajo de manera que se la tragó entera. Mantenía la presión sobre su cabeza para que no saliera ni un centímetro. Pasados uno o dos minutos empecé a aflojar. Le dije que me mamara la polla como una campeona y no se hizo esperar. Lentamente empezó a comerme, pasaba su lengua por toda la polla mientras yo controlaba que no hubiera nadie cerca. Había suerte, y a esa hora estábamos solos en la playa.

    Juro que no sé el tiempo que la tuve así, agachada con mi trasto en la boca. Me sentía como un rey. Y sentía como ella era mi esclava. Tal era el control que, cuando me dio la gana, la levanté de su golosina y le dije, otra vez a la cara, te voy a follar. Ella seguía sin decir ni una palabra. Obediente se acomodó en su sillón, abrió las piernas y se quedó esperando por mí. Con alguna dificultad me pasé a su lado. Me encajé en la parte baja del coche, justo delante de ella, con mi polla a reventar. Eché el sillón hacia atrás todo lo que pude. Cogí sus piernas, las abrí aún más y acerqué mi polla a su entrepierna. Estuve un rato pasando la punta por su coño, jugando con los pelos, metiendo un poco el capullo y volviéndola a sacar. Ella seguía mirándome, pero esta vez, con cara de desesperada. Me estaba diciendo fóllame con su mirada. Pero no. Quería hacerla sufrir. Como dije antes, yo había tenido mi inyección de endorfinas por la tarde. Ahora se trataba de disfrutar como un auténtico cabrón.

    Mi perdición fue cuando llegó hasta mí el olor de su coño. Ahí no pude más y, de una vez, entré hasta el fondo. Fue entonces, y por primera vez, cuando soltó un suave grito. No de dolor, sino de placer. Juro que en ese momento, y sin yo querer, le pasé el control de la situación. Estaba tan alucinado con el calor que desprendía por dentro que le hice caso. Me empezó a apretar contra ella, a decir que entrara más y yo le hacía caso. Ese no era el plan pero tampoco pude negarme. Mi debilidad comenzaba a relucir. Estuvimos así, follando un buen rato. Mi lengua se mezclaba con la de ella. Le comía las tetas, el cuello. Le pasé las manos por debajo del culo, levantándola aun más. Con la calentura que tenía no tardó en empezar las convulsiones. Pensé que me partía la polla. Comenzó a decir cosas que no entendía. Ni me importaba. Me miraba fijamente, me decía cosas y volvía a jadear. Otra vez me dijo no sé qué del bar, pero nada, no me enteraba. Lo único que me importaba en ese momento era tener la polla bien enterrada y recibiendo un buen masaje con su interior.

    La primera vez que se corrió pensé que no podía ser. Nadie puede correrse de esa manera, gritando de esa forma y moviéndose como ella lo hacía. Yo sí que soy un campeón, pensé. El segundo orgasmo le llegó casi a continuación. Otra vez lo mismo. Otra vez pensé que no podía ser. Que mi polla no daba para tanto. Entonces paré de moverme, quería hacerla sufrir. Esta vez sí que entendí lo que dijo: Muévete cabrón, méteme esa polla otra vez. Asustado por la amenaza, seguí bombeando. Al poco, su tercer orgasmo. Ahora sí que pude detener el ritmo. Jugándome la vida y apostando a ganador, le dije que no me gustó nada que me llamara cabrón. Puse cara seria y fue ella la que me pidió perdón. Que se había vuelto loca, que me tenía muchas ganas y que su tercer orgasmo le llegaba cuando decidí parar. Comprendí bien lo que me dijo, pero en todo caso la situación pasó, de nuevo, al punto inicial.

    Me acerqué a su oído y le pregunté que si sabía donde me iba a correr. Adivinando mis intenciones, asintió con su cabeza. Ahora volvía a callar. Nos intercambiamos como pudimos y ahora era ella la que estaba de rodillas entre mis piernas. Acercó sus dos manos y empezó a hacerme una paja de esas para recordar. Mi polla estaba ardiendo y totalmente mojada. Las venas hinchadas parecían que iban a estallar. Acercó su boca y mi polla y ya no la dejó más. Le dije que me lo hiciera lentamente, que quería disfrutar de su boca. Así, despacito empezó a mamarme la polla. La tuve un buen rato en esa posición. Su boca ardía más que mi polla, cosa que me sorprendió agradablemente. Cogí su cabeza por los lados y empecé a subir y a bajar su cabeza. Cuando vi salir de su boca un poco de saliva que recorría mi polla le dije que no quería ver salir nada, que se lo tragara todo. Entendió perfectamente mis indicaciones, y ya no vi salir nada más.

    Me acerqué otra vez a su oído y le dije que no quería que me pajeara con su boca, sino que quería una mamada. Son dos cosas totalmente distintas. Y ella lo entendió. Saboreaba la polla como una auténtica esclava, como si le fuera la vida en ello. Cuando por fin llegó el momento, las piernas se me tensaron, le dije que redujera el ritmo y lentamente empecé a correrme. Fueron cuatro o cinco explosiones que me dejaron seco, y a ella, con la boca llena. Estuvo un rato así, quieta con su regalo y mi polla en la boca, hasta que, de nuevo, me acerqué a ella y le dije que se lo tragara todo. De una sola vez se lo tragó todo. Estaba poseída. Nos quedamos así un buen rato. Ella a mis pies con la polla en la boca y jugando con su lengua. Yo, agradeciendo su trabajo, le acariciaba el pelo y su cara. Al rato, levantó su cabeza y con una sonrisa de lado a lado se acercó a mí, me dio un beso y también las gracias.

    No se lo dije, pero pensé que las gracias había que dárselas a las tetas de mi vecina.

  10. #159
    Avatar de ][bLâNdïBú][ juaZ
    Registrad@ el
    08/12/2005
    Localidad
    De Mi CaSa
    Sexo
    Chica
    Edad
    28
    Mensajes
    203
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    17
    pues si puedes ponme uno d autosatisfaccion y otro de confesiones xDD
    gustarles a todos es una estupidez...esta timidez no impedira mostrar mi tez!

  11. #160
    Avatar de Lisbeth . . .
    Registrad@ el
    12/10/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    1.757
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    71
    Para ][bLâNdïBú][ jeje.
    Autosatisfacción:
    UNA NOCHE A SOLAS Este es otro de los relatos que me han mandado una de mis amigas virtuales, un poco mejorado para hacerlo más interesante, dedicado a mi querida amiga aunque seas una ingrata.


    Había llegado a mi casa un poco tarde, tal vez un poco prendida porque me había bebido unos cuantos tragos, había salido con un grupo de amigas, saben un típico reencuentro de viejas amigas, la pasamos excelente aparte que el sitio era súper cool, full de gente bella etc., como dije estaba algo prendidita......y bueno, con la libido altísima, las ganas que tenía no eran normales, llevaba ya casi 6 meses sin hacer el amor, sin sentir un buen pene riquísimo para mi solita..., de hecho tuve que hacer algo al respecto... me fui para mi cuarto, me quité toda la ropa que tenía puesta, una falda cortita y un top, y me quedé con el hilo dental que tenía puesto, el cual era por demás chiquitísimo, uffffff me quedaba un poco apretado y había sentido mi cuquita apretadita toda la noche.

    Me puse una camiseta, hacía frío, tenía mis senos ricos... paraditos, y se me notaban los pezones a través de la camiseta y empecé a masajearlos por encima de la franelilla, estaba sentada en el borde de mi cama, con las piernas abiertas, así con mi cuquita muy expuesta y relativamente asomada y salida por el hilo, así como para que me la tocaran y la acariciaran por encima mientras nos besamos... las ganas estaban tan desenfrenadas que me quité la camiseta y seguía en el borde de la cama moviendo las caderas y aprisionando el clítoris contra el colchón, rozándome de esa manera me masturbada riquísimo.

    Así sentada empecé yo misma a acariciarme por encima del hilo, y lo agarré y con él empecé a masturbarme muy rico, haciendo presión en el clítoris y dándole como golpecitos de lado y lado...aparté el hilo un poco y la humedad corría y le llevaba hacia adelante y hacia atrás y me daba hasta para llevarlo hasta mi culo, me lancé al suelo, y me puse en posición de perrito y viendo como mis tetas guindaban, me balanceaba hacia delante y hacia atrás como si me estuviesen cogiendo por detrás…, pero no me quedé con las ganas y yo misma me penetré por el culo imaginando que eras tú quien me metía el pene durísimo por el culo, suavecito porque es doloroso.

    Me imaginaba que me sostenías con una mano en mi cintura y la otra en un seno, en señal de posesión ahí acabé la primera vez... descansé, pero no pasó mucho rato, me levanté y empecé a acariciarme de nuevo mi clítoris, metiéndolo entre mi dedo índice y el que le sigue moviendo hacia arriba y hacia abajo, e imaginaba, como sería agarrarte tu huevo, le pondría una liguita en la base, para hacer presión de la sangre y te masajearía las bolas, con mi lengua alrededor de tu huevo... pasearía mi lengua desde la base hasta la cabecita, y me metería la cabeza en mi boca, haciendo sonidos mientras succionó, para que escuches lo rico y como disfruto al hacerlo.

    Te pondría recostado que apenitas aposentes tus nalgas sobre un banquillo y yo de rodillas te daría una mamada a la vez que te hago una pajita riquísima, y paseo mis manos desde tu vientre, tus caderas, tus nalgas, tu culo ( ahí ya tenía mis dedos dentro de mi cuca, y acabé...........súper intensooooo uuuuufffffffffff)... descansé de nuevo, busqué mi lubricante, tenía ganas de sentirme muy húmeda y fue entonces cuando me masturbé duríiisimo, estaba de pie contra la fuera de mi cuarto, y sonada como dándole golpecitos, y yo asustada de que alguien se despertara no podía parar, eso aumentaba mi líbido y mi morbo, puse una pierna sobre la cama, y ahí, intentando mantenerme parada, acabé... diviníiiiiiiiisimo!...

    Caí desplomada, pero que vaina mis ganas no descansaban, necesitaba por lo menos otro orgasmo, y recordé tu cabeza paseándose por mi cuca, dejando llenarte de mis fluidos por todas partes e imaginaba tu lengua jugando con ella, la conoces a la perfección y metes los dedos para encontrar mi punto g (eso lo hice y lo encontré y ahí me quedé a vivir y a disfrutar y cuando estaba cerca de la acabada, me paraba y empezaba de nuevo, fue súper perverso)...pero seguía sin quedar satisfecha, y ya tenía que hacer algo menos convencional, para que la acabada fuera más intensa, entonces... busqué hielo...

    ¡Dios!! que divinidad, sentir las goticas frías caer por mi cuca y como trataban de meterse... el hielo lo pasee por todo mi cuerpo, lo llevé hasta mi cuca y después lo saboree para saber que tan rico estaba, me sentía súper sensual, súper mujer y súper perversa ahí, ufffffff el hielo sabía a sexo total, lástima que no tenía con quien compartirlo, me masturbé con el hielo, y lo metí dentro de mi cuca, pero lo resisto poco, pero ya cuando quedaba poco, lo dejé adentro, y el agua caía desde adentro y sentir como me rozaba la piel… me excitó muchísimo, me acaricié el clítoris hasta la cuca, despacito y después muy duro... y acabeeeeeeeeeee, ufffffffffffffff que un divino, ¡que no sabes!!!

    Después de eso me levanté y fui al baño y me di una ducha caliente y relajante, que delicia sentir como el agua caliente caía sobre mi cuerpo simulando las caricias, me enjaboné mis senos con mi esponja cubierta de gel, ufffffff que delicia, empecé a pasar mi esponja por mi barriga, por mi vientre, me recosté de la pared abrí mis piernas y empecé a pasar la esponja por toda mi cuca sin detenerme, la llevaba desde arriba hasta mi culo, ufffffff, realmente delicioso, después solté la esponja y acaricié mi clítoris directamente.

    Mis fluidos se confundían con el jabón lo que hacía que el roce fuera realmente delicioso, tomé mi clítoris como antes hacía, con el dedo medio y el otro y el clítoris en el medio, se me resbalaba por el jabón y mis fluidos hice presión así mientras movía mis caderas, y sentía el roce de la cerámica fría y mojada en mis nalgas, diosssssssss que rico y ahí tuve un orgasmo delicioso, ufffffffffffffffffffffffffffffffffff, terminé de sacarme el jabón, me sequé y me fui a dormir así desnudita sintiéndome riquísima y satisfecha...

  12. #161
    Avatar de Lisbeth . . .
    Registrad@ el
    12/10/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    1.757
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    71
    Confesiones:

    ME CALENTO LO QUE VI
    ME CALENTÓ LO QUE VI Volteé y la vi sentada en la cama, al ver sus muslos se me vino a la mente la mano del turista sobre su pierna y eso me puso a mil, esa noche hicimos el amor como hacía mucho no lo hacíamos


    Desde hace muchos años vengo leyendo la página de relatos y los he disfrutado mucho. Aunque hay algunos relatos que me han parecido muy falsos, la mayoría me han parecido muy buenos. Tal vez en este relato no van a encontrar litros de leche derramados ni 50 orgasmos en una sola sesión de sexo.

    Tal vez, a algunos les parecerá un relato sin chiste, pero en agradecimiento a todos aquellos que nos han permitido disfrutar de sus experiencias, quiero compartir algo que me pasó hace unos 5 años, yo 40, ella 35. En ese tiempo habíamos planeado ir de vacaciones a Puerto Vallarta (México) y así lo hicimos.

    Una de esas noches decidimos bajar al bar del hotel a tomarnos unas copas. El ambiente del bar era muy agradable, música suave donde puedes disfrutar bailando y platicando sin gritos, como a las 11:30 de la noche el bar ya estaba lleno de parejas, noté que había una pareja de extranjeros de color que no encontraban lugar donde sentarse, le hice señas a él señalándole que en nuestra mesa había dos lugares libres, esto lo hice por cortesía, así empezamos a divertirnos invitando las copas una vez cada quien y bailando intercambiando parejas de vez en cuando.

    En cierto momento, me dirigí al baño y al regresar nuestro compañero de mesa se encontraba platicando con las dos mujeres, su esposa y la mía, él estaba del lado izquierdo de mi mujer y se veía que estaban muy divertidas las dos, cabe mencionar que los dos turistas hablaban español perfectamente, así es que no había problemas con la comunicación, al ver que él estaba en mi lugar, yo me senté en el lugar que le correspondía, después de unos minutos ni una de las dos parejas hacía nada por salir a bailar, solo ordenábamos tragos y seguíamos charlando.

    Mi mujer llevaba un vestido de una sola pieza, que le llegaba arriba de la rodilla, al sentarse se le veía buena parte de los muslos, ella es de 1.65 de estatura, pechos medianos, nalgas paraditas, piernas torneadas, buena figura diría yo. Bueno, pues de pronto me quedé helado cuando me incliné para escuchar mejor lo que me decía la esposa de mi ocasional amigo.

    Sentí una mezcla de coraje, indignación y no se que tanto, cuando vi que la mano de el estaba posada sobre el muslo de mi mujer, levanté la vista para ver alguna reacción de ella y más grande fue mi sorpresa al ver que ella charlaba con él como si nada pasara. De pronto sentí deseos de levantarme y hacer un escándalo, pero me detuve por vergüenza al qué dirían de mi la gente al darse cuenta que mi mujer estaba dejando que la acariciaran, así es que opté por tratar de ponerle atención a lo que me decía la otra mujer.

    No recuerdo ni que me decía ni tampoco podía escuchar lo que él le decía a mi mujer, yo solo estaba atento a la mano de el sobre la pierna de ella, hubo un momento en que el avanzó su mano más arriba y ella abrió un poco más las piernas, yo veía la punta de su vestido arrugadita por lo que él había alcanzado a subir su mano sobre la pierna, de pronto mi mujer se levantó y me sacó a bailar, momento que aprovechó para decirme que me notaba serio, que si estaba cansado, eso me puso más en shock, ¿qué no se dio cuenta que vi cuando él le ponía la mano sobre la pierna? ¿Le gustó a ella? Obviamente si, y eso me tenía más encorajinado, porque mi esposa se supone que es muy recta, muy “decente” y quien la conoce jamás pensaría que permitió que otro hombre que no fuera yo, le acariciara la pierna.

    Después de bailar esa pieza por última vez, nos fuimos a despedir de nuestros amigos y nos dirigimos a nuestra habitación. Mientras íbamos en camino, sentí deseos de reclamarle su actitud, pero al ver su cara de inocencia me detuve de hacerle un escándalo, se veía tranquila, ya en el elevador ella me pasó sus brazos por el cuello y nos dimos un largo beso, cuando llegamos a la habitación, mientras yo ponía los seguros a la puerta, volteé y la vi sentada en la cama, al ver sus muslos se me vino a la mente la mano del turista sobre su pierna y eso me puso a mil, me dejé ir y la empecé a besar como si fuera la primera vez, esa noche hicimos el amor como hacía mucho no lo hacíamos en 15 años de casados.

    Me lo mamó, se lo mamé, cogimos en todas las posiciones que el alcohol me permitió, por cierto que esa fue la primera vez que sin pedírselo y sin que lo planeáramos se lo metí por el ano. Nunca le he reclamado ni le he preguntado por qué dejó que el turista le pusiera la mano en el muslo, y más que nada, dejar que avanzara hacía más arriba.

    Nunca le he dicho que yo vi eso. Muchas veces mientras que me la cogía se me venía a la mente la mano negra de ese turista sobre su muslo y me excitaba más, me sigue excitando ese recuerdo, creo que al final de cuentas si me hubiera gustado ver cuando otro se la coge.

  13. #162
    Avatar de kurtcobain Colaborador/a
    Registrad@ el
    16/11/2005
    Sexo
    Chico
    Edad
    35
    Mensajes
    22
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    0
    Haciendo el amor a tus oídos
    Esta noxe te prometo ke todo será diferente, esta noxe trataré de contenerme y ser lo más racional y frío posible...

    Esta noxe te prometo ke tendrás ke suplicarmelo para poder escuxar uno sólo de mis gemidos...
    Esta noxe sólo dejaré ke se deslicen palabras fuera de mi cuerpo... Esta noxe haré el amor a tus oídos...


    Pondré mis manos sobre tu espalda y, dejando ke notes el tacto de cada uno de mis cinco dedos, ascenderé lentamente por tu columna mientras, abrazanda a tu cintura con mis piernas, separaré lentamente los labios para dejar escapar todas esas palabras capaces de acariciarte el alma, haciendo ke cada sílaba se arrastre desde la punta de mi lengua hasta el centro de tu mente.




    Esta noxe seré tuyo, pero lo haré de manera silenciosa.

    Mi deseo irá creciendo con cada caricia tuya, y aprovecharé cada pausa para lamerte lentamente los dedos dejandote notar la humedad ke acompaña a cada una de las frases.

    Con cada palabra mis labios se irán entreabriendo para mostrarte el tacto ke tienen mis letras, para ke observes el movimiento deslizante, casi de puntillas, de la C y de la L por la curva de mi lengua, saliendo desde el fondo de mi garganta camino de tu corazón.



    Te lo diré todo muy despacito, sin prisa, conteniendome hasta ke no pueda aguantar más. Entonces abriré ligeramente las piernas y cerraré los ojos para susurrarte al oído ke escribas con tu lengua sobre mi piel todo lo ke te han sugerido mis palabras...



    Kurtcobain
    Última edición hecha por kurtcobain, 23/12/2005 a las 4:27.
    Vamos a juntarnos por donde se escapan las palabras, tu boca con la mía, tu lengua contra la mía luchando por entrar dentro, muy dentro. Me acerco, te acercas, agua, risa, un mordisco, SÍ. Me crecen alas q me llevan volando al abismo de tu boca. Me retuerzo incansable como una espiral y llego a tu escalofrío; q comienza en un lugar de tus labios y terminan en el escondite de mi cuerpo.


    EL HIJO DE PUTA DEL FORO

    no por eso mala gente

  14. #163
    Avatar de Lisbeth . . .
    Registrad@ el
    12/10/2005
    Sexo
    Chica
    Mensajes
    1.757
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    71
    kurtcobain escribió:
    Haciendo el amor a tus oídos
    Esta noxe te prometo ke todo será diferente, esta noxe trataré de contenerme y ser lo más racional y frío posible...

    Esta noxe te prometo ke tendrás ke suplicarmelo para poder escuxar uno sólo de mis gemidos...
    Esta noxe sólo dejaré ke se deslicen palabras fuera de mi cuerpo... Esta noxe haré el amor a tus oídos...




    Pondré mis manos sobre tu espalda y, dejando ke notes el tacto de cada uno de mis cinco dedos, ascenderé lentamente por tu columna mientras, abrazanda a tu cintura con mis piernas, separaré lentamente los labios para dejar escapar todas esas palabras capaces de acariciarte el alma, haciendo ke cada sílaba se arrastre desde la punta de mi lengua hasta el centro de tu mente.







    Esta noxe seré tuyo, pero lo haré de manera silenciosa.

    Mi deseo irá creciendo con cada caricia tuya, y aprovecharé cada pausa para lamerte lentamente los dedos dejandote notar la humedad ke acompaña a cada una de las frases.

    Con cada palabra mis labios se irán entreabriendo para mostrarte el tacto ke tienen mis letras, para ke observes el movimiento deslizante, casi de puntillas, de la C y de la L por la curva de mi lengua, saliendo desde el fondo de mi garganta camino de tu corazón.





    Te lo diré todo muy despacito, sin prisa, conteniendome hasta ke no pueda aguantar más. Entonces abriré ligeramente las piernas y cerraré los ojos para susurrarte al oído ke escribas con tu lengua sobre mi piel todo lo ke te han sugerido mis palabras...





    Kurtcobain

    Que bonita, me ha encantado

  15. #164
    Avatar de kurtcobain Colaborador/a
    Registrad@ el
    16/11/2005
    Sexo
    Chico
    Edad
    35
    Mensajes
    22
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    0
    por poner algo un poco menos porno
    Vamos a juntarnos por donde se escapan las palabras, tu boca con la mía, tu lengua contra la mía luchando por entrar dentro, muy dentro. Me acerco, te acercas, agua, risa, un mordisco, SÍ. Me crecen alas q me llevan volando al abismo de tu boca. Me retuerzo incansable como una espiral y llego a tu escalofrío; q comienza en un lugar de tus labios y terminan en el escondite de mi cuerpo.


    EL HIJO DE PUTA DEL FORO

    no por eso mala gente

  16. #165
    Avatar de mel_de_romer las noches que me invente
    Registrad@ el
    02/03/2004
    Sexo
    Chica
    Edad
    27
    Mensajes
    299
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    36
    wwwooooow....st post m encanta!!!sguir poniendo istorias k lo gozo al leerlas jajja
    Que bonito seria guardar todos los momentos felices de nuestra vida, y poder volver a ellos.

    ¿que es la felicidad?

Página 11 de 12 PrimeraPrimera ... 9 10 11 12 ÚltimaÚltima

Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está desactivado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados