No te lo deberías tomar así, no siempre apetece, lo cual no quiere decir que ya no le atraigas. A mí mi pareja nunca me ha rechazado (qué mal suena decirlo así, no creo que sea rechazar, simplemente que en ese momento no apetece), pero a mí alguna vez no me ha apetecido y no pasa nada.