El aborto es, simplemente, una opción más.
Que nos parezca denigrante es otro asunto.