Qué genial la película. De bizarrada en bizarrada con comentarios jocosos por parte del personaje de Clive Owen que uno se descojona si está dispuesto a dejarse llevar. Ojalá cada año hubiese una película de acción (pero sólo una, que esto en grandes dosis puede ser el horror) así.