Sin city

  1. #46
    Avatar de Echoica Superusuari@
    Registrad@ el
    16/09/2005
    Sexo
    Chica
    Edad
    29
    Mensajes
    4.566
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    16
    Muy buena la peli pero más el cómic
    Han clavado muchas cosas (;
    Que te jodan.

  2. #47
    Avatar de freddyvoorhees Acantilado de conocerte
    Registrad@ el
    21/04/2005
    Localidad
    Elm Street
    Sexo
    Chico
    Edad
    33
    Mensajes
    1.458
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    24
    Creo que no lo había puesto, por si a alguien le interesa (no creo...):

    "El bombardeo a lo largo de los últimos (y lo que aún nos espera) es tal que cuando uno oye que va a adaptarse otro cómic al cine no puede evitar pensar que nuevo superhéroe (o personaje/s, aún sin serlo, en su línea, tipo "Hellboy") va a adueñarse de nuestra pantalla de cine y si la película seguirá la vertiente más ("Batman Begins", "X-Men") o menos ("Daredevil", "Catwoman") interesante de las cintas que hemos visto hasta la fecha. No obstante, de cuando en cuando hay otro tipo de cómics (siempre considerando la palabra cómic como los originarios de USA y no la oferta europea o el manga japonés), aunque en ocasiones quizá le pegue más la denominación novela gráfica, que van dando su salto al cine. A lo largo de los últimos años han ido llegando la notable "Ghost World", la excelente "Camino a la perdición", la aceptable "From Hell" o la sobresaliente "American Splendor" (de lo mejorcito que se haya estrenado este año en España) como ejemplos más destacados y la verdad es que la calidad media es bastante superior a la vertiente superheroica, pero también el resultado comercial, con la excepción de "Camino a la perdición", pero es que era la nueva película del director de "American Beauty" con Tom Hanks de protagonista y el hecho de adaptar un cómic era algo secundario a lo que no se dio gran importancia en su día. En la línea apuntada cabe adscribir a Sin City, prestigiosa obra de Frank Miller que éste no estaba dispuesto a que se llevase al cine por temor a un destrozo de campeonato tras varias experiencias cinematográficas previas decepcionantes.

    El cómo Miller aceptó ceder los derechos de una de sus obras capitales (de la cual reconozco no haber leído nada hasta varios meses antes de su estreno en España) es una de las notas más curiosas de la cinta. Ya apunté la escasa predisposición de Miller, a lo que cabe añadir las voces que tachaban de inadaptable cinematográficamente al cómic, pero ya el colmo de lo sorpresivo es que el único que realmente se arriesgó y finalmente se llevó al gato al agua fuese Robert Rodríguez, al que tenía por un realizador megalomaníaco (no hay más que ver la multitud de facetas que llega a acaparar para sí en sus filmes) y bastante mediocre hasta la fecha. Pues bien, Rodríguez decidió rodar por su cuenta y riesgo una de las historias cortas de "Alcohol, chicas y balas" (el más flojo Sin City de los que he leído) y hacérsele llegar a Miller para que si le gustaba le diese la oportunidad de adaptarlo y sino que hiciera con la cinta lo que le diese la real gana, con la consecuente pérdida económica para Rodríguez por el dinero y tiempo empleado. A estas alturas resulta lógico y previsible que a Miller le gustó lo que había rodado el responsable de la trilogía de "Spy Kids" (la cual amenaza con una cuarta entrega, pero esta vez en forma de dibujos animados), pero tras conseguir los derechos se enfrentaba al deseo de contar con una implicación total de Frank Miller en la película, por lo que le ofreció codirigir la película. Miller terminó por aceptar, pero esta decisión trajo consigo problemas con la principal asociación de directores de USA, la cual impide que dos directores aparezcan como los realizadores de una misma película (amén de muchas otras, una de las cuales impidió en su día a Steven Spielberg dirigir "Poltergeist", por lo que ese cargo recayó en Tobe Hooper, aunque aún hoy no está del todo claro cuánto de cada realizador hay en esa cinta), así que la solución fue la más radical posible, es decir, Rodríguez abandonó la asociación (lo cual en su día leí que le costó el dirigir la que hubiese sido su primera gran superproducción) y consiguió salirse con la suya para rodar una cinta de una fidelidad extrema respecto a los cómic (por lo que podría hablarse más de traducción que de adaptación cinematográfica) en la que la principal regla es aceptar la fórmula adoptada (básicamente convertir el cómic en película pagando el mínimo peaje en el cambio de formato), porque sino lo mejor es no molestarse en verla.

    Los que suelan leer mis opiniones echarán en falta el párrafo de rigor dedicado al argumento de la película, pero es que "Sin City" es una película que cuenta 3 historias más un breve prólogo y epílogo, por lo cual he preferido reestructurar el estilo habitual de mis escritos para dedicar un apartado a cada una de las historias más otro a las generalidades de las mismas, para así poder ser justo (no dar prioridad a una sobre otra) con cada una de las tramas y personajes (amén de un apartado final de generalidades) y de paso ofrecer varios tiempos muertos a los lectores que prefieran leerse a trozos el (me temo que bastante extenso) escrito. Antes de entrar en materia con la primera de las historias (he optado por empezar por la primera que se nos cuenta completa y no la primera que aparece) he de comentar que "Sin City" se inicia con la adaptación de "El Cliente Siempre Tiene la Razón", una breve y misteriosa historia sobre dos personas que desde una azotea pueden observar varias de las calles y edificios de la ciudad y en la que ya se nos presagia varios de los elementos con los que nos vamos a encontrar en la película: Mujeres en apuros, misterios, reflexiones introspectivas, crímenes y asesinos entre otros muchos. Conviene apuntar que la historia en sí misma no traspasa el umbral de lo anecdótico, pero es una excelente forma de introducirnos en ese pequeño universo que es la Ciudad del Pecado.

    EL DURO ADIÓS

    Marv es un gigantón muy poco agraciado físicamente que ha pasado la noche de su vida junto a una joven desconocida llamada Goldie. A la mañana siguiente, Marv despierta y se encuentra el cadáver de Goldie a su lado y las sirenas de la policía en la calle, por lo que todo apunta a una encerrona orquestada por alguien con muchos medios, ya que sólo él y el asesino están al tanto del crimen. Marv logra huir de la policía y comienza su búsqueda del asesinato de Goldie, empezando primero por los típicos secuaces para ir sonsacando poco a poco la información que necesita para dar con el sigiloso asesino y la persona que dio la orden. No obstante, no será fácil, porque si el criminal ya consiguió despistar una vez a Marv nada impide que pueda lograrlo de nuevo.

    "El duro adiós"es la historia recogida en el primer (y excelente) volumen de la saga de Miller (el cual cuenta con un breve papel en esta historia como un cura al que Marv interroga) y por tanto su presencia en el filme era prácticamente obligatoria. De una forma harto sui generis esta primera historia se inscribe en la tradición de cierto cine negro en la que un detective se ve envuelto en una misteriosa trama de misterios que poco a poco irá resolviendo hasta dar con la sorprendente verdad. No obstante, en un principio la mencionada línea argumental parece más deudora de las películas de vengadores urbanos al estilo de las cintas protagonizadas por Charles Bronson en los años 80. Gracias a dios esa sensación es lo suficientemente tenue para no descolocar al espectador, algo a lo que también ayuda las notables dosis de violencia con las que Marv va consiguiendo la información, aunque a su vez él reciba una monumental paliza. El interés de esta historia reside mayoritariamente en los motivos que tenía Goldie para acabar acostándose con Marv, porque por lo demás son dos personajes los que acumulan para sí mismos los mayores centro de interés de la cinta. Por una parte, Marv es un gigantón con no demasiadas luces pero las ideas claras que consigue enganchar al espectador desde el primer momento. Por otro lado, Kevin es el sigiloso y extremadamente ágil y fuerte asesino de Goldie que guarda un oscuro secreto entorno a sus acciones. Dichos personajes revitalizan increíblemente el interés de "El duro adiós" como ya sucedía en el cómic para acabar por formar un maravilloso cóctel con la violencia inherente a "Sin City" y unas pequeñas dosis de preciosismo visual (la escena inicial con Marv y Goldie intimando).

    En la faceta interpretativa destaca el rol protagónico de Mickey Rourke como el temible Marv. Rourke arruinó una carrera prometedora bastantes años atrás y últimamente había sobrevivido gracias a jugosos secundarios en cintas como "Legítima defensa" (último y notable filme de Francis Ford Coppola hasta la fecha, el cual consiguió hacernos olvidar ese bodrio titulado "Jack") o la floja "El mexicano", la cual sin duda le dio cierta prioridad a la hora de encarnar a Marv, ya que también estaba dirigida por Rodríguez. Conviene apuntar que el personaje de Marv requirió que Rourke tuviera que ser maquillado durante varias horas cada día para lograr una increíble semejanza con el original del cómic. Además de hablar de una caracterización física notable hay que aclarar que la actuación de Rourke se encuentra entre lo más destacado de la película, haciendo prácticamente imposible imaginar a otro en el papel. Rourke consigue dotar a su personaje de las dos características esenciales que necesitaba, es decir, ser temible y tener un carisma sin igual, alcanzando este dato su cenit en las escenas en las que va sonsacando información a los secuaces de turno (impagable cuando alaba las gabardinas de sus enemigos).

    Acompañando a Rourke destaca la presencia de Carla Gugino, Jaime King, Rutger Hauer y Elijah Wood. Gugino (la madre de los "Spy Kids") da vida a Lucille, la agente de la condicional de Marv con convicción, otorgando al personaje el toque entre sexy y duro que requería. King presta sus rasgos a la sensual Goldie, pero también a la hermana gemela de ella, lo cual causará la confusión de nuestro protagonista. La dureza, belleza y ganas de venganza son las líneas maestras de una actuación a la que no se le puede poner ningún pero. Hauer interpreta al cardenal Roark, el hombre más influyente del estado y que hubiera podido hacer en la vida lo que le diese la gana. Hauer parece especializado últimamente en pequeños papeles como demuestra su participación en filmes como éste o "Batman Begins" y sobre su actuación meramente decir que cumple su cometido con creces (hablar más de él sería revelar demasiada información a los que no hayan leído el cómic). Por último tenemos a Elijah Wood (el protagonista de "The Faculty", es decir, otro viejo conocido de Rodríguez) como Kevin, un letal asesino cuyas acciones son el detonante de toda la historia. No voy a ocultar que una vez leí "El duro adiós" me informé ipso facto sobre quién iba a dar vida a Kevin y leer el nombre de Elijah Wood supuso una total decepción al ser un papel que a priori no le pegaba en absoluto a nuestro querido Frodo de "El Señor de los Anillos" (y es que haga lo que haga seguirá siendo recordado por la trilogía basada en el celebérrimo libro de Tolkien), pero finalmente el hecho de no tener que decir palabra alguna y el juego de luces y sombras entorno a su personaje (sólo con ver una imagen suya, concretamente de su cara y gafas queda todo dicho) favorecen enormemente una actuación basada en la faceta física y en una gélida e impactante inexpresividad de sus propios rasgos faciales. Es verdad que vista la película resulta complicado hablar de una actuación elaborada, pero sí del hecho que Elijah logra ser el Kevin perfecto.

    LA GRAN MASACRE

    Dwight está en la casa de su "novia" Shellie cuando llama a la puerta Jackie Boy, un antiguo amante de la muchacha que quiere continuar tirándosela y que trae consigo a varios hombres como posible ayuda ante un conflicto. Dwight, mediante medios muy poco higiénicos, logra que Jackie Boy y sus hombres se marchen de casa de Shellie, pero no puede evitar seguirlos hasta Old Town, donde Jackie Boy busca contratar los servicios de una prostituta de hermosos ojos azules. No obstante, sus malos modos provocan que Jackie Boy y sus hombres sean asesinados sin piedad, pero una vez muertos Jackie Boy tiene consigo una terrible sorpresa que augura múltiples problemas para las prostitutas de Old Town de no resolver el problema con prontitud.

    Una vez vista la película no se me ocurrían grandes elementos que cuestionar a "La gran masacre", pero es que aún no había leído el brillante "Moriría por ella", cómic en el que Miller nos habla largo y tendido sobre el pasado de Dwight, amén de resolvernos la duda sobre ciertos elementos presentes en "La gran masacre" como el ojo postizo de Manute o la relación existente entre Dwight y una prostituta llamada Gail. Por todo ello el espectador ignorante (como yo en su momento) puede pensar que la falta de referencias sobre dichos elementos dudosos puede ser premeditada, pero la verdad es que incluso el aspecto físico actual de Dwight tiene su origen en "Moriría por ella" y la adaptación de "La gran masacre" quizá sea el principal fallo de la película, no por no ser tan brillante como las otras historias que conforman "Sin City", pero sí por obviar el pasado de varios de los principales protagonistas. Me consta que Rodríguez y Miller han elegido "Moriría por ella" para ser una de las historias que conformen "Sin City 2" (la cual está previsto que empiece a rodarse este próximo enero), pero la indudable brillantez del relato quedará un poco empañada porque un espectador que no haya leído los cómics ya podrá adivinar varias líneas maestras de la acción, lo cual es una pena. Obviando ese dato, "La gran masacre" se centra más, de nuevo de forma harto sui generis, en el conflicto entre distintas bandas callejeras con una inesperada y no deseada sorpresa de por medio que coloca a unos en posición de inferioridad respecto a otros. La historia no es que sea el colmo de la originalidad (eso en "Sin City" no es muy habitual), pero todo está perfectamente resuelto y engancha al espectador, aunque el carisma que Clive Owen consigue arrancar de Dwight sea claramente menor al de Marv y Hartigan, los protagonistas de las otras dos historias.

    Dentro de la faceta de actores ya he apuntado la presencia de Clive Owen como el protagonista de "La gran masacre". Owen presta sus rasgos a Dwight, nuevamente una especie de justiciero urbano tremendamente particular que da la sensación de deambular por la vida sin rumbo claramente definido hasta que choca de bruces con la sorpresa que Jackie Boy guardaba. Hasta la fecha seguía sin tener claro si Owen es un actor al que merece la pena seguir o que simplemente se inspira esporádicamente, porque estaba horrendo en ese bodrio titulado "El Rey Arturo", pero a su vez su actuación era la más conseguida de la notable "Closer", por lo que en "Sin City" no sabía que esperarme de él, pero afortunadamente la balanza se decanta del lado positivo. Owen compone una notable actuación en la que únicamente se echa en falta un mayor hincapié en el tema de su mirada, aspecto que se delimitaba muy claramente en "Moriría por ella", por lo que aquí su mirada debería ser deudora de lo que allí se nos decía y la verdad es que hasta cierto punto Owen logra transmitirnos lo que Manute nos decía explícitamente en esa otra historia, pero hay momentos en que al menos a mí no me lo transmitía. Salvando ese detalle deudor de mi merecida fama de sacafallos, la verdad es que Owen lo hace bastante bien, pero no sé si es cosa del personaje o del actor, pero Marv y Hartigan resultan mucho más interesantes.

    Completando el elenco de actores destacan los nombres de Benicio Del Toro, Brittany Murphy, Devon Aoki, Alexis Bledel, Rosario Dawson y Michael Clarke Duncan. Del Toro da vida a Jackie Boy, un hombre que se ganó una merecida fama en su pasado, pero que actualmente no es más que un aborrecible desecho de la sociedad. La actuación de Del Toro es muy lograda, consiguiendo oscurecer a Owen y a quien se le ponga por delante en sus escasos minutos en pantalla. Brittany Murphy es Shellie, una camarera que sirve como enlace en los caminos de Dwight y Jackie Boy. Es una actuación correcta en un personaje sin mucho jugo en esta película. Devon Aoki es la encargada de dar vida a Miho, uno de los más fascinantes integrantes de las calles de Sin City. Es una prostituta con un manejo letal de arma que la convierte en prácticamente invencible en un duelo contra varios rivales, porque si sólo es uno ya puede darse por muerto. Al igual que Kevin no dice ni una sola palabra a lo largo del relato, pero su intimidatorio rostro y sus mortales acciones dejan una impronta mucho más fuerte en el espectador de lo que hubiesen logrado varias líneas de diálogo. Bledel (la hija de "Las Chicas Gilmore") es Becky, una frágil prostituta cuyos ojos azules son lo más bello en una cinta plagada de mujeres hermosas. Vive alejada de su madre, la cual cree que es secretaria, y su mayor deseo es abandonar la práctica de la prostitución. Su indefensión se convierte en su mejor arma, pero sigue siendo su principal debilidad. Una buena actuación, resultando convincente cautivadora, débil o con las ideas claras cuando el personaje lo requiere. Rosario Dawson es Gail, una prostituta cuyos clientes reciben un placer mayoritariamente doloroso y que mantuvo una brevísima relación con Dwight tiempo atrás (según sus palabras es al único hombre al que podrá amar). Hablar de buenas o malas actuaciones en este caso sobra, ya que Dawson es Gail, sin más, y conseguir eso ya es suficientemente difícil, con todo lo bueno que conlleva. Para el final he dejado a Clarke Duncan en el papel de Manute, un gigantón de violentos métodos que trabaja para los que quieren aprovecharse de la sorpresa que Jackie Boy traía consigo. El personaje de Manute ofrecía infinitas posibilidades, pero su peso en esta historia es bastante secundario, por lo que los que quieran ver más de sus expeditivos métodos tendrán que esperar a la adaptación de "Moriría por ella", donde también está algo desaprovechado, pero la sensación es mucho menor. La actuación es buena, aunque está muy basada en el componente físico y tras dos asesinos tan magnéticos como Kevin y Miho encontrarse con uno que habla hasta hace que desluzca.

    ESE COBARDE BASTARDO

    Hartigan es un veterano y honrado policía que, junto a su compañero, sabe que un hombre tiene a una niña en su poder y que piensa violarla y asesinarla en breves momentos, por lo que no está dispuesto a seguir el consejo de su compañero de esperar a los refuerzos y va a evitarlo. Hartigan dispara varias veces al violador, castrándole con una de las balas, y evita que la pequeña Nancy sea violada. No obstante, Hartigan está lejos de ser reconocido por su acción, ya que el violador era el hijo del senador Roark y sobre Hartigan caen los cargos de violación que deberían ser imputados a éste y es encarcelado en una celda aislada de todo contacto humano. Afortunadamente, Nancy escribe cada semana a Hartigan, pero bajo otra identidad para no ser reconocida y son sus cartas lo que ayudan a Hartigan a sobrevivir los ocho años que permanece en la cárcel. Un buen día las cartas dejan de llegar y Hartigan hace una confesión completa, lo cual curiosamente no le vale más tiempo en la cárcel, sino que le dejan en libertad y Hartigan sale a resolver la misteriosa desaparición de Nancy, pero ésta puede no ser más que una estratagema para que inconscientemente revele su paradero.

    El trato dado en la película a "Ese cobarde bastardo" es diferente al de las otras dos historias, pues Miller y Rodríguez optan por abrir y finalizar (si dejamos de lado los breves prólogo y epílogo) la película con esta historia, posiblemente sabedores de ser la más interesante de las tres. En esta ocasión el tono de vengador urbano apenas tiene cabida, pues Hartigan es un policía y su enemigo de turno no es más que un asqueroso violador, por lo cual no la venganza el tema a tratar, sino la justicia. Cierto que los métodos de Hartigan no son los más ortodoxos, pero eso no cambia mis apreciaciones. Si algo llama poderosamente la atención de "Ese cobarde bastardo" es que la acción se centra únicamente en tres personajes, resultando los demás de importancia meramente accesoria (es decir, hacen falta por una única cosa, caso del compañero de Hartigan, al que da vida a la perfección Michael Madsen), cuando no directamente da la sensación de que son meros elementos del decorado (incluida la breve aparición de Marv), pero que se mueven.

    Sobre Bruce Willis recae el peso del protagonismo en esta historia. Hartigan es un hombre bueno con unos claros principios morales, siendo su personaje el más semejante a una persona normal, ya que sus debilidades son mucho más explícitas y sus motivaciones mucho más bienintencionadas, aunque luego actúe como lo hace. La principal desventaja de Hartigan respecto a Marv es que el carisma de Hartigan no procede de su presencia arrolladora, sino que aparece de una forma más pausada a través de su honradez y por ser el único con el que el espectador puede llegar a sentir una cierta identificación real. La tarea de Willis era complicada, pero ha vuelto a renacer cual ave fénix (M. Night Shyamalan ya se lo posibilitó años atrás con su participación en la notable "El Sexto Sentido" o la estupenda "El Protegido", aún hoy la mejor película de Shyamalan) tras unos cuantos años dando tumbos en películas mediocres, pero con Hartigan tiene la posibilidad de repetir en la línea de policía duro y seco, algo alejado de su genial John McClane de "Jungla de Cristal". Sus posibilidades de destacar están claramente en 4 momentos que bien podrían resumirse en 2 que se repiten (con ciertos matices, claro), centrándose cada una en la fortaleza y debilidad del único habitante de Sin City que merecería el calificativo de héroe.

    En los otros dos papeles de entidad de "Ese cobarde bastardo" tenemos a Jessica Alba y Nick Stahl. Alba es la Nancy adulta, la chica que fue salvada de la violación de niña por Hartigan y que ahora sobrevive como bailarina de streaptease (que nadie espere ver nada más de la cuenta de Alba, porque por contrato exigió no salir tan ligera de ropa como en el cómic) en el tugurio favorito de Marv (de ahí que también aparezca brevemente en "El duro adiós"). No obstante, dejarse llevar por las apariencias es un grave error, puesto que Nancy es esa luz que evita la oscuridad total o quizá sea más adecuado definirla como la flor que ha crecido entre las malas hierbas de Sin City. Alba dota al personaje de una personalidad que fluctúa entre la fragilidad (esa es siempre la sensación que da cuando está con Hartigan) y la fortaleza (ver sus réplicas a la tortura a la que es sometida) para convertir a Nancy en un personaje único. Ni que decir tiene que estoy muy contento con la actuación de Alba, consiguiendo así hacer olvidar su flojo trabajo en "Los 4 Fantásticos". Por su parte, Nick Stahl da vida a Roark Jr., el violador de niñas que está al borde de la muerte tras su encuentro con Hartigan, pero que tras varias operaciones logra recuperar su miembro viril, pero a costa de una horrible mutación que lo convierte en un repugnante ser amarillo llamado Bastardo Amarillo. La actuación de Stahl, caracterizada siempre por la locura de su personaje, se mueve entre el egocentrismo y las ansias de venganza y cumple a la perfección en esas dos vertientes de la personalidad del personaje.

    (continúa)

  3. #48
    Avatar de freddyvoorhees Acantilado de conocerte
    Registrad@ el
    21/04/2005
    Localidad
    Elm Street
    Sexo
    Chico
    Edad
    33
    Mensajes
    1.458
    Agradecido
    0 veces
    Temas
    24
    GENERALIDADES

    Hasta ahora he procurado evitar en un aspecto de la película que a buen seguro provocará que muchos espectadores renieguen de "Sin City" sin saber nada más de ella. Dicho elemento es que la película está rodada prácticamente en su integridad en blanco y negro, pero lo que para algunos puede ser una desventaja se convierte en uno de los principales puntos fuertes de la película. Ya en el cómic el blanco y negro eran los colores dominantes y su juego con la inclusión de determinados elementos coloreados (bien podía ser un vestido o una persona) dotaba a la cinta de una expresividad especial que Rodríguez y Miller han conseguido traducir a la perfección en la película. Pero incluso más allá del juego con un número limitado de elementos, la utilización del blanco y negro (muy poco de moda en los últimos tiempos, donde cintas como ésta o la notable "El hombre que nunca estuvo allí" son la excepción a la regla) resulta imprescindible para conseguir una reproducción total del cómic. Con esto quiero decir que hay determinados momentos que rayan en la perfección plástica gracias al blanco y negro. El principal recurso beneficiado de esto es un número muy reducido de planos en los que la definición de los rasgos de los personajes y de los escenarios se reduce al mínimo, pero sin dejar de ser perfectamente reconocible por el espectador. Así, la naturaleza de cómic de la película se acentúa aún más sin la necesidad de recurrir a trucos de montaje como se hizo en la mediocre "Hulk". Dichos planos pueden descolocar al espectador que espere encontrarse con una película al uso, pero no es más que llevar al extremo un recurso que ya se deja ver a través de la blanquecina lluvia de Sin City o de la celda donde Hartigan es recluido, la cual parece suspendida en una nada oscura irreal en sí misma de no ser por la innegable naturaleza de cómic cinematográfico que tiene la película.

    Ponerme a hablar de la tarea de Rodríguez como director de la película (porque no dudo de que el director de verdad era él y Miller un consejero de lujo) es tremendamente complicado. Ya he dejado patente el escaso interés que suscitaba en mí la carrera previa como realizador de Rodríguez (exceptuando las simplemente entretenidas "Abierto Hasta el Amanecer", "The Faculty" y "Spy Kids" el resto de su carrera está gobernado por una preocupante mediocridad), pero lo que realmente me mosqueaba de Rodríguez era su megalomanía a la hora de desempeñar demasiadas facetas dentro de sus películas cuando en realidad no dominaba ninguna. Por todo ello sorprende tremendamente la labor que realiza en "Sin City", porque la personalidad de Rodríguez (y la de Tarantino, acreditado como director invitado, limitándose su participación a algunas escenas de "La gran masacre") no aparece explícitamente en ningún momento, ya que las similitudes entre su cine y "Sin City" no va más allá de la mera casualidad en algunos momentos aislados. Todo ello se debe a la apuesta por una fidelidad obsesiva (aunque hay algún cambio mínimo, pero centrado en la eliminación y no en la sustitución de algo) hacia el cómic de Miller, el cual directamente fue tomado como guión de la película y como una especie de story board de lujo. Simplemente la tarea de Rodríguez (que también participa en la acertada banda sonora junto a John Debney y Graeme Rewell) ha sido rodar la materia prima de Miller y ofrecer la transición de lo que sucedía entre viñeta y viñeta (este hecho es el único en el que se le pueden sacar pegas a la cinta, pues en alguna ocasión las transiciones están poco conseguidas). Con esto no quiero quitarle méritos, ya que de no ser por él la película nunca hubiese existido, pero sí apuntar que lo tenía algo más fácil de lo normal.

    Uno de los mayores aciertos de Rodríguez es la utilización de la voz en off, aunque para muchos la misma puede ser considerada un elemento que ralentiza el ritmo de la película y disminuye el interés del espectador hacia la historia. La verdad es que la voz en off es un recurso muy criticado en los manuales a la hora de elaborar un guión, por considerarlo una muestra de incapacidad del autor del libreto. Habitualmente estoy de acuerdo con esas apreciaciones, pero ya en "Adaptation" (excelente película de Spike Jonze) se nos demostró que eso no era necesariamente cierto. En el caso de "Sin City", la voz en off es un elemento recurrente para transmitirnos datos que en el cómic no aparecían en forma de diálogo, es decir, hacernos partícipes de las reflexiones de los protagonistas. Es cierto que el ritmo de la película avanza con menos rapidez, pero a cambio ayuda a aumentar la empatía de los espectadores hacia los personajes, porque de no ser así comprender a los personajes sería muy complicado, especialmente en el caso de la historia de "Ese Cobarde Bastardo", donde algunas reflexiones de Hartigan son decisivas para el devenir de la historia (la escena del reencuentro con Nancy carecería de profundidad de suprimir la voz en off). La utilización de la misma por parte de Rodríguez me parece acertada y realmente necesaria para mantener el altísimo grado de fidelidad respecto a los cómics que presenta la cinta.

    Si hay una crítica fuerte que he oído respecto a la película es hacia el machismo que domina la película y también que el exceso de fidelidad no termina de funcionar. Sobre el apartado del machismo se podría discutir largo y tendido de si una película ha de ser necesariamente mala si su ideología lo es (en ese caso "El Nacimiento de una Nación" de Griffith sería deplorable y no una de las obras capitales del cine como es considerada), pero es que a mí el tema del machismo no me parece para tanto. Cierto que da una sensación mayor al de las habituales superproducciones en las que simplemente el personaje femenino se reduce a una comparsa sin hacer mayor hincapié en eso. Aquí las personalidades masculinas son muy fuertes y prácticamente todas están dominadas por un machismo peculiar en cada caso, pero es que simplemente los protagonistas son los hombres y por eso su personalidad destaca más. Pero los personajes femeninos que aparecen en la cinta están lejos de ser mujeres débiles en apuros como sería lo habitual, porque incluso la que tiene una apariencia más vulnerable se revela como una mujer fuerte y aguerrida. Y ya sobre el tema del exceso de fidelidad considero que hay dos únicas opciones reales, ya que el resultado del mismo es que la película sea algo fría, pudiendo resultar eso molesto para algunos espectadores, pero es que otros estamos tan fascinados por lo que la película nos ofrece que la frialdad de la propuesta nos pasa casi completamente desapercibida.

    El campo de los efectos especiales resulta decisivo en "Sin City", ya que la película se rodó en su integridad sobre una pantalla verde en la que posteriormente se incluían los decorados. Este recurso, ya presente en "Sky Captain y el Mundo del Mañana", ayuda a dotar a la película de un poder visual sin parangón en la actualidad, que si bien puede resultar un poco evidente en algunos momentos la verdad es que hay que estar fijándose en cada momento para localizarlo, y ya he mencionado lo fascinante que me estaba resultando el visionado de la película, por lo que tampoco me paré mucho a buscar fallos en este aspecto. Un aspecto que llama poderosamente la atención por el uso reiterado de efectos especiales es que "Sin City" apenas ha costado 40 millones de dólares (cifra que ya ha triplicado en la taquilla mundial, a lo cual habrá que añadir los seguro que enormes ingresos que el merchandising generará), una minucia en los tiempos que corren para una producción con multitud de efectos especiales, pero esta vez sin el menor interés en epatar al espectador, sino en estar totalmente al servicio de la historia para conseguir recrear todos los lugares de la ciudad que sean necesarios. Tal recurso puede suponer un aumento en la sensación de artificio que desprenden algunas películas, pero la verdad es que abre nuevas posibilidades al lenguaje audiovisual, siendo estas mucho más interesantes que las que planteaba en su día "Elephant" (cinta que yo particularmente aborrezco), de la cual se dijo que abría nuevas posibilidades al lenguaje audiovisual, pero yo la verdad me quedo con las que se confirman en "Sin City".

    "Sin City" es la película que demuestra que una adaptación puede ser totalmente fiel a la obra de referencia, aunque eso pueda chirriar a algunos (pero si se hiciera lo contrario a buen seguro se criticaría hasta el cambio más pequeño), pero el filme nos ofrece unas actuaciones excelentes, una fuerza visual incuestionable y una experiencia inolvidable si consiguen atraparte las experiencias de los habitantes de una ciudad sin ley plagada de villanos y falsos héroes en la que sobrevivir depende de la fuerza y suerte que tengas, las cuales recomiendo no perderse en su paso por cine, pues el aspecto visual de la película es un elemento vital y en casa, salvo que tengas un home cinema de muy alta calidad, la experiencia será claramente inferior. "

Página 4 de 4 PrimeraPrimera ... 2 3 4

Permisos de tu Usuario

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes publicar respuestas
  • No puedes adjuntar archivos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • El código BB está activado
  • Los emoticonos están activados
  • La etiqueta [IMG] está activado
  • La etiqueta [VIDEO] está activado
  • El código HTML está desactivado
  • Los Trackbacks están desactivados
  • Los Pingbacks están desactivados
  • Los Refbacks están activados
  • Temas similares

    1. Juegos "Tycoon"
      Por dinamitta en Videojuegos
      Respuestas: 40
      Último mensaje: 09/09/2005, 18:19
    2. [Rap] SeViLLa CiTy!!!
      Por hhlevelone en Música
      Respuestas: 13
      Último mensaje: 22/12/2004, 23:02
    3. iN MáLaGa CiTy a Lo FuGiTiVo STYLe xD
      Por Invitado en Foro General
      Respuestas: 18
      Último mensaje: 21/06/2004, 15:55
    4. Fotos de vuestar city....
      Por Prima Tristeza en Foro General
      Respuestas: 69
      Último mensaje: 02/06/2004, 13:54
    5. Respuestas: 7
      Último mensaje: 08/04/2004, 19:50