Yo también soy maestra de Primaria y casualidad, también hice el ciclo de administración y finanzas. Quería tener otra salida por si la cosa se ponía fea (bueno, como está ahora mismo). Magisterio es una carrera preciosa pero, si los niños no te gustan, vas a vivir amargado en vida. A día de hoy no son solo los niños, también tienes que sumarle a los padres en algunos casos y luego el centro en el que caigas, que puede hacerte tu labor mucho más fácil o todo lo contrario, hacerte hasta odiar tu profesión. Mi consejo sería: se feliz y vive.