Estoy haciendo un trabajo de apoyo domiciliario. ¿Cómo veis este plan de trabajo?

Mª Dolores, una mujer con 72 años, vive junto a su marido Santiago, de 74 años. Ambos tienen una hija, Claudia, de 45 años, la cual va a visitarlos los fines de semana para poder ocuparse de ellos, ya que entre semana no puede porque trabaja a unos 200 km.

Santiago sufre de Hipertensión y de diabetes, con el tiempo va empeorando, pues a causa de la diabetes, está perdiendo visión del ojo derecho. Mª Dolores, sufrió una rotura de cadera, la cual le llevó a varias operaciones, y a colocarle una prótesis de cadera, ahora, está encamada y apenas puede levantarse de la cama.

Antes vivían en un pueblo, en la casa donde habían estado desde que se casaron, pero a Santiago, empezó a causarle problemas su enfermedad, y tras varias anginas de pecho y la preocupación de Mª Dolores, decidieron irse a vivir a la ciudad, al lado del hospital general.

El matrimonio decide pedir ayuda profesional, pues a causa de la pérdida de visión, Santiago no puede ocuparse de realizar las tareas del cuidado personal de Mª Dolores como lo hacía antes ni de las tareas domésticas.
También pide ayuda para la rehabilitación de Mª Dolores, pues parece no mejorar a pesar de haber pasado casi un año de la operación.

Mª Dolores está empezando a sentirse impotente, ya que ella ha sido siempre un no parar, y el ver el empeoramiento de Santiago y no poder hacer nada por evitarlo, está causándole problemas psicológicos. (Se pasa el día llorando, diciendo que para ser un estorbo, no quiere seguir viviendo y piensa que es una completa carga para su marido.)

Por las tardes, suelen estar acompañados por su nieta, que se encarga de hacer un poco más llevadera la situación. Ayuda a Santiago a hacer la cena, se pasa horas hablando con Mª Dolores y haciendo puzles con ella, gran hobby de ésta.